Cien­cia

EL ELECTROSHOCK

Historia y Vida - - SUMARIO - A. He­rre­ra, periodista.

His­to­ria de los vai­ve­nes de es­ta te­ra­pia.

El 18 de abril de 1938, un in­ge­nie­ro que la po­li­cía ha­bía en­con­tra­do vagando por una es­ta­ción fe­rro­via­ria de Ro­ma con un sín­dro­me es­qui­zo­fré­ni­co fue so­me­ti­do a una te­ra­pia que cam­bia­ría pa­ra siem­pre la his­to­ria de la psi­quia­tría. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res li­de­ra­do por el doc­tor Ugo Cer­let­ti (1877-1963) co­lo­có unos elec­tro­dos en su ca­be­za y, me­dian­te un apa­ra­to de co­rrien­te al­ter­na, le ad­mi­nis­tró una des­car­ga de 70 vol­tios en ape­nas una frac­ción de se­gun­do. Pa­ra sor­pre­sa de to­dos los pre­sen­tes, tras el es­pas­mo mus­cu­lar, el pa­cien­te em­pe­zó a can­tar. Pe­ro lo que es­pe­ra­ba Cer­let­ti era in­du­cir una cri­sis con­vul­si­va y la pér­di­da de con­cien­cia. Pi­dió otro in­ten­to con ma­yor vol­ta­je, a lo que el in­ge­nie­ro se ne­gó: “Non una se­con­da! Mor­ti­fe­ra!”, cuen­tan que ex­cla­mó, agi­ta­do. La se­gun­da des­car­ga fue de 110 vol­tios y 0,5 se­gun­dos y le pro­vo­có una cri­sis epi­lép­ti­ca. Des­pués de una do­ce­na de se­sio­nes a lo lar­go de dos me­ses, la sin­to­ma­to­lo­gía del tras­torno es­qui­zo­fré­ni­co de­sa­pa­re­ció por com­ple­to. El electroshock –tam­bién lla­ma­do te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va (TEC)– uti­li­za­do con fi­nes te­ra­péu­ti­cos en hu­ma­nos aca­ba­ba de na­cer. Y, a pe­sar de su ma­la pren­sa –re­cuer­den a Jack Ni­chol­son re­tor­cién­do­se de do­lor ca­da vez que la en­fer­me­ra del pa­be­llón psi­quiá­tri­co lo tor­tu­ra con des­car­gas eléc­tri­cas en Al­guien voló so­bre el ni­do del cu­co (Mi­los For­man, 1975)–, es un tra­ta­mien­to muy efi­caz en ca­sos de de­pre­sión se­ve­ra, ma­nías agu­das y al­gu­nos ti­pos de es­qui­zo­fre­nia.

Ob­je­ti­vo: con­vul­sio­nes

Las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo xx pre­sen­cia­ron una im­por­tan­te re­vo­lu­ción en la com­pren­sión y el tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des men­ta­les. Has­ta en­ton­ces, ape­nas exis­tían op­cio­nes cu­ra­ti­vas pa­ra per­so­nas con psi­co­sis, mu­chas de las cua­les aca­ba­ban en­ce­rra­das en ma­ni­co­mios. El gi­ro se pro­du­jo gra­cias a las apor­ta­cio­nes de Sig­mund Freud, el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, teo­ría se­gún la cual las pa­to­lo­gías men­ta­les –en es­pe­cial, las neu­ro­sis– se de­ben a des­via­cio­nes en la per­so­na­li­dad a cau­sa de fac­to­res ex­ter­nos, co­mo, por ejem­plo, pro­ble­mas en la in­fan­cia. El psi­coa­ná­li­sis pro­po­ne un mé­to­do te­ra­péu­ti­co ba­sa­do en téc­ni­cas de aso­cia­ción li­bre o de la in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños. Pa­ra­le­la­men­te apa­re­ció una co­rrien­te que su­ge­ría que, más que por des­via­cio­nes en la per­so­na­li­dad, las en­fer­me­da­des men­ta­les se pro­du­cen por al­te­ra­cio­nes quí­mi­cas del ce­re­bro. El tra­ta­mien­to, en es­te ca­so, con­sis­ti­ría en pro­vo­car un cho­que fi­sio­ló­gi­co en el in­di­vi­duo, que, an­tes de la in­ven­ción del apa­ra­to de electroshock, se in­du­cía, con ma­yor o me­nor éxi­to, con fár­ma­cos. El mé­di­co aus­tría­co Ju­lius Wagner-jau­regg (1857-1940) tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do. Ha­bía ob­ser­va­do que mu­chos de sus pa­cien­tes psi­có­ti­cos me­jo­ra­ban tras su­frir epi­so­dios de fie­bre por en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas co­mo la tu­bercu­losis o la eri­si­pe­la. Im­pre­sio­na­do por es­ta coin­ci­den­cia, co­men­zó a pro­vo­car al­tas fie­bres en los en­fer­mos de for­ma ar­ti­fi­cial, re­cu­rrien­do a di­fe­ren­tes bac­te­rias e in­clu­so a la tu­ber­cu­li­na. En 1917 co­men­zó a tra­tar la de­men­cia pa­ra­lí­ti­ca, una en­fer­me­dad que cau­sa un da­ño irre­ver­si­ble en el ce­re­bro a raíz de una sí­fi­lis no tra­ta­da y que en­ton­ces era ter­mi­nal, in­yec­tan­do a los afec­ta­dos el pa­rá­si­to de la ma­la­ria. La téc­ni­ca fue un éxi­to, pues­to que en más de un 80% de los pa­cien­tes des­apa­re­cie­ron los sín­to­mas, un hi­to que le va­lió a Wagner-jau­regg el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 1927.

Ese mis­mo año, un jo­ven psi­quia­tra po­la­co lla­ma­do Man­fred Sa­kel (1900-57) dio por ac­ci­den­te con un im­por­tan­te ha­llaz­go: una do­sis al­ta de in­su­li­na po­día pro­vo­car con­vul­sio­nes que, en el ca­so de pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ni­cos, les ha­cía re­cu­pe­rar fa­cul­ta­des men­ta­les. La in­su­li­na, des­cu­bier­ta ape­nas unos años an­tes, es una hor­mo­na que fa­bri­ca el pán­creas pa­ra man­te­ner el equi­li­brio de la glu­co­sa en san­gre. La cau­sa

UNA CO­RRIEN­TE SU­GE­RÍA QUE LAS EN­FER­ME­DA­DES MEN­TA­LES SE PRO­DU­CEN POR AL­TE­RA­CIO­NES QUÍ­MI­CAS DEL CE­RE­BRO

de la dia­be­tes es un au­men­to anor­mal de la can­ti­dad de glu­co­sa (hi­per­glu­ce­mia), mien­tras que si hay un dé­fi­cit (hi­po­glu­ce­mia), apa­re­cen sín­to­mas co­mo ce­fa­lea, ma­reos y tem­blo­res.

Cuan­do Sa­kel anun­ció los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dios en la So­cie­dad Mé­di­ca Vie­ne­sa en 1933, Lász­ló Me­du­na tra­ta­ba de in­du­cir con­vul­sio­nes en ani­ma­les con sus­tan­cias quí­mi­cas co­mo es­tric­ni­na, te­baí­na o ca­feí­na. Po­co des­pués, el psi­quia­tra hún­ga­ro em­pe­zó a tra­tar a sus pri­me­ros pa­cien­tes con acei­te de al­can­for, que fue sus­ti­tui­do pro­gre­si­va­men­te por me­tra­zol. Am­bas sus­tan­cias re­sul­ta­ban efi­ca­ces en el tra­ta­mien­to de la es­qui­zo­fre­nia, pe­ro

te­nían des­agra­da­bles efec­tos se­cun­da­rios: des­de an­sie­dad has­ta frac­tu­ras en la co­lum­na ver­te­bral por las sa­cu­di­das.

Ins­pi­ra­ción en el ma­ta­de­ro

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se ha­lla­ba di­vi­di­da en­tre los que de­fen­dían la te­ra­pia de cho­que con in­su­li­na y los que pre­fe­rían las con­vul­sio­nes in­du­ci­das por me­tra­zol cuan­do Cer­let­ti irrum­pió con el in­no­va­dor mé­to­do de la te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va. El psi­quia­tra ita­liano, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de En­fer­me­da­des Men­ta­les y Neu­ro­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ro­ma, se ha­bía es­pe­cia­li­za­do en el es­tu­dio de las cri­sis epi­lép­ti­cas, y ha­bía in­du­ci­do cri­sis con­vul­si­vas en pe­rros me­dian­te la uti­li­za­ción de des­car­gas eléc­tri­cas. La idea de pro­bar la téc­ni­ca en hu­ma­nos le so­bre­vino vi­si­tan­do un ma­ta­de­ro, cuan­do vio có­mo los car­ni­ce­ros pa­ra­li­za­ban a los cer­dos con unas te­na­zas co­nec­ta­das a la co­rrien­te an­tes de sa­cri­fi­car­los, a mo­do de anes­te­sia. A la aven­tu­ra se unió su co­le­ga Lu­cio Bi­ni (1908-1964), quien en 1938 fa­bri­có el pri­mer apa­ra­to de electroshock. Su máquina po­seía un po­ten­ció­me­tro, que me­día el po­ten­cial eléc­tri­co en­tre los 50 y los 150 vol­tios, y dos cir­cui­tos, uno pa­ra re­gu­lar el tiem­po y otro la re­sis­ten­cia.

Tras apli­car la TEC en cien­tos de ani­ma­les, se pa­só a ha­cer prue­bas en hu­ma­nos. Los es­pe­cia­lis­tas ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res en pa­cien­tes con de­pre­sión se­ve­ra, es­qui­zo­fre­nia, des­ór­de­nes afec­ti­vos..., con un por­cen­ta­je de éxi­to de has­ta el 90% en tan so­lo 10-20 se­sio­nes en días al­ter­nos. La gran ven­ta­ja fren­te a la in­su­li­na o el me­tra­zol era que se po­día re­pe­tir el tra­ta­mien­to si no ha­bía si­do sa­tis­fac­to­rio, y tam­bién que los pa­cien­tes pa­de­cían una pe­que­ña am­ne­sia que les ha­cía ol­vi­dar los even­tos in­me­dia­ta­men­te an­te­rio­res al

LA VEN­TA­JA FREN­TE A LA IN­SU­LI­NA O EL ME­TRA­ZOL ERA QUE SE PO­DÍA RE­PE­TIR EL TRA­TA­MIEN­TO

cho­que, por lo que la ex­pe­rien­cia era me­nos trau­má­ti­ca. Por­que no ol­vi­de­mos que, has­ta la apa­ri­ción de los re­la­jan­tes mus­cu­la­res sin­té­ti­cos a prin­ci­pios de los años cin­cuen­ta, los elec­tros­hocks se apli­ca­ban sin se­dar al en­fer­mo.

Del abuso al aban­dono

La TEC se hi­zo po­pu­lar en un tiem­po ré­cord. Tan­to es así que mu­chos hos­pi­ta­les psi­quiá-

tri­cos em­pe­za­ron a apli­car elec­tros­hocks de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, no tan­to pa­ra cu­rar co­mo pa­ra te­ner con­tro­la­dos a los pa­cien­tes, que lle­ga­ban a re­ci­bir va­rias des­car­gas al día aun­que la téc­ni­ca no es­tu­vie­ra in­di­ca­da en su ca­so. No es de ex­tra­ñar que emer­gie­ra un mo­vi­mien­to an­ti­psi­quiá­tri­co que abo­ga­ra por el uso de te­ra­pias ba­sa­das en un tra­to hu­mano, prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. El electroshock, por ello, per­dió po­pu­la­ri­dad du­ran­te las dé­ca­das de los se­sen­ta y se­ten­ta, pa­ra lue­go re­sur­gir fuer­te­men­te en la de los ochen­ta, cuan­do ca­da vez más es­tu­dios de­mos­tra­ban su efec­ti­vi­dad. Hoy en día, la TEC si­gue sien­do un tra­ta­mien­to vi­gen­te en psi­quia­tría, es­pe­cial­men­te in­di­ca­do en los tras­tor­nos de­pre­si­vos gra­ves, en cua­dros es­qui­zo­fré­ni­cos, en al­gu­nos ca­sos de ma­nía agu­da e in­clu­so en la en­fer­me­dad de Par­kin­son, con una ta­sa de res­pues­ta de en­tre el 70% y el 90%, se­gún la Ame­ri­can Psy­chia­tric As­so­cia­tion. En el ca­so con­cre­to de la de­pre­sión, tie­ne una de las ma­yo­res ta­sas de re­mi­sión de to­dos los tra­ta­mien­tos an­ti­de­pre­si­vos. Cuan­do un es­pe­cia­lis­ta pres­cri­be la te­ra­pia elec­tro­con­vul­si­va es por­que el pa­cien­te no ha res­pon­di­do a la vía far­ma­co­ló­gi­ca, hay un al­to ries­go de sui­ci­dio o se nie­ga a co­mer, o bien se tra­ta de mu­je­res em­ba­ra­za­das o per­so­nas ma­yo­res a las que la me­di­ca­ción pue­de cau­sar al­gún da­ño. Al­re­de­dor de un mi­llón de per­so­nas al año re­ci­ben es­te tra­ta­mien­to en to­do el mun­do; so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, 100.000. En el ca­so de Es­pa­ña, los úni­cos da­tos pu­bli­ca­dos co­rres­pon­den a Ca­ta­lu­ña, don­de en 2012 se apli­có la TEC a cer­ca de 1.200 per­so­nas. Aun­que el Con­sen­so Es­pa­ñol so­bre la TEC, do­cu­men­to de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría apro­ba­do en 1999, no du­da de la efi­ca­cia del tra­ta­mien­to, los es­pe­cia­lis­tas cri­ti­can que en nues­tro país se apli­ca po­co y ade­más de for­ma de­si­gual en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. La ra­zón prin­ci­pal, ar­gu­men­tan, es una fal­sa per­cep­ción tan­to en­tre los ciu­da­da­nos co­mo en­tre los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, que qui­zá si­guen ima­gi­nán­do­se a Jack Ni­chol­son en el pa­be­llón psi­quiá­tri­co ca­da vez que es­cu­chan la pa­la­bra “electroshock”.

UGO CER­LET­TI (1.ª fi­la, 2.º por la izq­da.), c. 1910. En la pág. opues­ta, uni­dad de cho­que en EE. UU., 1970.

PRO­TES­TA an­te el Ca­pi­to­lio con­tra la apli­ca­ción de la TEC en EE. UU. Was­hing­ton D. C., 1977.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.