CAR­TA­GO RO­MA­NA

Po­co que­da de la Car­ta­go fun­da­da por los fe­ni­cios, pe­ro los res­tos de la ciu­dad ro­ma­na me­re­cie­ron la aten­ción de los ex­per­tos, los tu­ris­tas y la Unesco.

Historia y Vida - - SUMARIO - JU­LIÁN ELLIOT, PERIODISTA

La ciu­dad que re­sur­gió

Hay acon­te­ci­mien­tos tan in­flu­yen­tes en el cur­so de la his­to­ria que tien­den a fa­go­ci­tar asun­tos re­la­cio­na­dos. Ocu­rre con Car­ta­go. Fa­mo­sa ri­val de Ro­ma por el do­mi­nio del Me­di­te­rrá­neo, la des­truc­ción ejem­pla­ri­zan­te de la ciu­dad a ma­nos de Es­ci­pión Emiliano en 146 a. C. in­du­ce a pen­sar que na­da vol­vió a cre­cer des­pués en ese so­lar mal­di­to –es­te­ri­li­za­do con sal, si he­mos de creer una le­yen­da de­ci­mo­nó­ni­ca–. Pe­ro no fue así en ab­so­lu­to: Car­ta­go re­na­ció tras su im­pla­ca­ble de­mo­li­ción en la ter­ce­ra y úl­ti­ma gue­rra pú­ni­ca.

Lo hi­zo en la for­ma de una co­lo­nia ro­ma­na tras el me­tó­di­co apo­ca­lip­sis eje­cu­ta­do por las le­gio­nes. No su­ce­dió de in­me­dia­to, ni tam­po­co con for­tu­na al pri­mer in­ten­to. Sin em­bar­go, cuan­do re­sur­gió de ma­ne­ra es­ta­ble, Car­ta­go ter­mi­nó ad­qui­rien­do tal es­plen­dor que me­re­ce­ría un lu­gar de ho­nor en cual­quier ma­pa de la An­ti­güe­dad, in­clu­so si se pres­cin­die­ra de su des­lum­bran­te vi­da an­te­rior co­mo po­ten­cia neo­fe­ni­cia. Así de im­por­tan­te lle­gó a ser es­te en­cla­ve, re­fun­da­do por Au­gus­to en 29 a. C. en me­mo­ria de su pa­dre adop­ti­vo, Ju­lio Cé­sar. De he­cho, de es­te ve­nía la idea, ins­pi­ra­da a su vez en un pro­yec­to fa­lli­do de Ca­yo, el me­nor de los her­ma­nos Gra­co.

Me­ga­ló­po­lis ro­ma­na

La Car­ta­go la­ti­na fue el cen­tro ur­bano más pro­mi­nen­te de la ex­ten­sa pro­vin­cia se­na­to­rial de Áfri­ca Pro­con­su­lar, uno de los prin­ci­pa­les gra­ne­ros del Al­to Im­pe­rio. Por otra par­te, so­lo Ro­ma y las otras me­ga­ló­po­lis de la era im­pe­rial (Ale­jan­dría en Egip­to, An­tio­quía en Si­ria y la tar­día Cons­tan­ti­no­pla en­tre Eu­ro­pa y Asia) su­pe­raron en ha­bi­tan­tes a la ca­pi­tal ma­gre­bí. Es­ta reunió más de cien mil ve­ci­nos –has­ta medio mi­llón, pa­ra al­gu­nas fuen­tes– des­de el si­glo i d. C. Eso sin ol­vi­dar la ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de Car­ta­go, en la cos­ta sur del Me­di­te­rrá­neo cen­tral, ni la re­le­van­cia po­lí­ti­ca de­ri­va­da de to­do lo an­te­rior. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ex­pli­can la atrac­ción que sin­tie­ron por la co­lo­nia los ván­da­los du­ran­te el nau­fra­gio del Im­pe­rio ro­mano: ellos la con­vir­tie­ron en ca­pi­tal de su efí­me­ro reino bár­ba­ro. Un si­glo des­pués, a ini­cios del vi, los bi­zan­ti­nos re­co­bra­ron la ciu­dad por­tua­ria pa­ra el mun­do la­tino. Sin em­bar­go, no tar­dó en ser ab­sor­bi­da por la olea­da con­quis­ta­do­ra del re­cién na­ci­do is­lam. Es­te pri­vi­le­gió un nú­cleo pró­xi­mo, la Túnez de hoy, en de­tri­men­to de la ya de­ca­den­te Car­ta­go, de la que to­mó pa­ra la nue­va me­tró­po­lis des­de ma­te­ria­les has­ta po­bla­ción.

To­das es­tas mu­ta­cio­nes de­ja­ron en el lu­gar hue­llas mo­nu­men­ta­les tan tras­cen­den­tes que la Unesco las de­cla­ró Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad en 1979. En­tre ellas des­ta­can las de ori­gen ro­mano

AU­GUS­TO LA RE­FUN­DÓ, PE­RO ERA UNA IDEA DE JU­LIO CÉ­SAR INS­PI­RA­DA EN UN PRO­YEC­TO FA­LLI­DO DE CA­YO GRA­CO

por su can­ti­dad, en­ver­ga­du­ra, va­rie­dad y be­lle­za, so­bre to­do da­da la de­vas­ta­ción la­ti­na del va­lio­so le­ga­do pú­ni­co.

De es­te úl­ti­mo so­lo per­du­ran ex­cep­cio­nes, co­mo el lla­ma­do to­fet de Sa­lam­bó (el ma­ca­bro san­tua­rio y ce­men­te­rio pa­ra los ni­ños sa­cri­fi­ca­dos por los car­ta­gi­ne­ses a sus dio­ses) o por­cio­nes, más es­truc­tu­ra­les que ar­tís­ti­cas, de los de­no­mi­na­dos puertos pú­ni­cos. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los bie­nes pre­vios a la ciu­dad ro­ma­na su­frie­ron el des­tino fa­tí­di­co de, por ejem­plo, el tem­plo de Esh­mún. De su­ma im­por­tan­cia pa­ra la ci­vi­li­za­ción neo­fe­ni­cia, fue por ello mis­mo arrui­na­do por los siem­pre efi­cien­tes in­ge­nie­ros la­ti­nos, has­ta el pun­to de alla­nar la ele­va­ción so­bre la que se eri­gía.

La “car­ta­go­ma­nía”

Las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes ri­gu­ro­sas de Car­ta­go tu­vie­ron lu­gar a me­dia­dos del si­glo xix. Las rea­li­za­ron equi­pos fran­ce­ses, es de­cir, de la po­ten­cia co­lo­nial de la épo­ca en Túnez. No obs­tan­te, la des­crip­ción pio­ne­ra del si­tio co­mo es­pa­cio de in­te­rés ar­queo­ló­gi­co se de­be a un ex­plo­ra­dor y di­plo­má­ti­co da­nés. Se tra­tó de Ch­ris­tian Tu­xen Fal­be, que pu­bli­có un es­tu­dio, emi-

nen­te­men­te to­po­grá­fi­co, ya en 1833. Por en­ton­ces se creó en Pa­rís una so­cie­dad cien­tí­fi­ca que fo­men­tó la in­ves­ti­ga­ción del ya­ci­mien­to. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, no fue­ron los em­pren­di­mien­tos aca­dé­mi­cos, sino uno li­te­ra­rio, lo que aca­bó in­cen­ti­van­do aquel exa­men a fondo. Gra­cias a los in­gre­sos ob­te­ni­dos po­co an­tes por la po­lé­mi­ca Ma­da­me Bo­vary, el escritor Gus­ta­ve Flau­bert pu­do vi­si­tar las rui­nas nor­te­afri­ca­nas pa­ra com­ple­men­tar sus lec­tu­ras do­cu­men­ta­les y com­po­ner la no­ve­la his­tó­ri­ca Sa­lam­bó. El re­la­to de es­ta prin­ce­sa pú­ni­ca, una hi­ja fic­ti­cia de Amíl­car Bar­ca, co­no­ció un éxi­to ro­tun­do. En bo­ca de to­dos, el best se­ller con­tri­bu­yó a una “car­ta­go­ma­nía” que aus­pi­ció que ar­queó­lo­gos co­mo el pro­fe­sor Char­les Er­nest Beu­lé en 1860 y el mi­sio­ne­ro Al­fred Louis De­lat­tre des­de 1875 con­ta­ran con re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra ins­pec­cio­nar el área de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca. En el ca­so del pa­dre De­lat­tre, en cam­pa­ñas in­ter­mi­ten­tes a lo lar­go de medio si­glo, na­da me­nos. Am­bos cen­tra­ron sus es­fuer­zos en la co­li­na de Bir­sa, el pun­to más al­to, so­lem­ne y pro­te­gi­do, una es­pe­cie de acró­po­lis, de la Car­ta­go an­ti­gua. Así co­men­za­ron a emer­ger te­so­ros de di­fe­ren­tes épo­cas, des­de pú­ni­cos has­ta mu­sul­ma­nes. Pe­ro los más nu­me­ro­sos y ad­mi­ra­bles fue­ron los ro­ma­nos, tan­to clá­si­cos co­mo pa­leo­cris­tia­nos. En­tre ellos, los áb­si­des pa­ga­nos que en­con­tró Beu­lé y las ne­cró­po­lis y ba­sí­li­cas de la Igle­sia pri­mi­ti­va que des­en­te­rró De­lat­tre.

Fue tam­bién en la Be­lle Épo­que cuan­do se ins­ti­tu­ye­ron, por otro la­do, los mu­seos na­cio­na­les de Car­ta­go, en la pro­pia Bir­sa, y del Bar­do, en Túnez (tris­te­men­te no­to­rio en la ac­tua­li­dad por su­frir un san­grien­to ata­que yiha­dis­ta en 2015). Am­bos cen­tros se re­par­ten al­gu­nas de las co­lec­cio­nes ro­ma­nas más fascinantes de mo­sai­cos, es­cul­tu­ra, ce­rá­mi­ca y otros ar­te­fac­tos re­cu­pe­ra­dos en el ya­ci­mien­to.

Un si­glo hi­per­ac­ti­vo

Na­da más em­pe­zar el si­glo xx, el epi­gra­fis­ta Au­gus­te Au­do­llent des­ci­fró ins­crip­cio­nes lo­ca­les y con­si­guió di­vi­dir la Car­ta­go la­ti­na en cua­tro dis­tri­tos, dos en la ciu­dad al­ta (Bir­sa, más cos­te­ro, y La Mal-

ga, tie­rra aden­tro) y dos en la ba­ja (Car­ta­ge­na y Der­mech). A me­dia­dos de los años vein­te, el ar­queó­lo­go Char­les Sau­mag­ne lo­gró con­fec­cio­nar un plano bas­tan­te com­ple­to de la co­lo­nia ro­ma­na, que re­fi­nó en los años trein­ta gra­cias al uso de la fo­to­gra­fía aé­rea, con la que pu­do ob­ser­var el an­ti­guo par­ce­la­do ur­bano y ru­ral, es de­cir, la cen­tu­ria­ción. Hu­bo tam­bién apor­ta­cio­nes de nu­me­ro­sos ex­ca­va­do­res afi­cio­na­dos en el pe­río­do de en­tre­gue­rras, cuan­do la ar­queo­lo­gía, tras el des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tank­ha­món, ex­pe­ri­men­tó un au­tén­ti­co boom. La ca­ra amar­ga de es­te en­tu­sias­mo ge­ne­ra­li­za­do fue que mu­chos ama­teurs eran vo­ra­ces ca­za­do­res de te­so­ros que de­te­rio­ra­ron el si­tio y se lle­va­ron pie­zas sin au­to­ri­za­ción al­gu­na. Tras el vio­len­to in­ter­lu­dio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la si­tua­ción me­jo­ró de un mo­do evi­den­te. En ello co­la­bo­ra­ron tan­to la pro­fe­sio­na­li­za­ción de­fi­ni­ti­va de las obras co­mo la ins­tau­ra­ción de un par­que ar­queo­ló­gi­co de­bi­da­men­te vi­gi­la­do. Es­ta pro­tec­ción au­men­tó al má­xi­mo ni­vel en 1972. Fue cuan­do la Unesco em­pren­dió un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal de ex­ca­va­ción, con­ser­va­ción y ex­hi­bi­ción en el re­cin­to. Fi­na­li­za­da en 1992, la cam­pa­ña con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de equi­pos tu­ne­ci­nos, eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos ba­jo la di­rec­ción de es­pe­cia­lis­tas co­mo Ab­del­ma­jid Ennabli, su es­po­sa Li­lia­ne, Hé­di Slim, Ser­ge Lan­cel... La crea­ción de un mu­seo nue­vo, el Pa­leo­cris­tiano de Car­ta­go, con ha­llaz­gos efec­tua­dos en­tre 1975 y 1984, se cuen­ta en­tre los fru­tos de es­ta am­bi­cio­sa ini­cia­ti­va.

Con fi­nal fe­liz

La es­tre­lla del mu­seo, una es­ta­tui­lla de már­mol blan­co del si­glo iv que mues­tra a Ga­ní­me­des con el águi­la de Zeus trans­fi­gu­ra­do, fue ro­ba­da en 2013. La bue­na no­ti­cia es que la po­li­cía ju­di­cial de Túnez con­si­guió re­co­brar­la en enero de es­te año tras una ar­dua pes­qui­sa. En cuan­to a la caí­da del tu­ris­mo su­fri­da por el país en 2015 –tras lo ocu­rri­do en el Mu­seo del Bar­do y un se­gun­do aten­ta­do cer­ca de la ciu­dad de Su­sa–, se ob­ser­va un len­to pe­ro sos­te­ni­do re­pun­te en la afluen­cia de vi­si­tan­tes. Es­to be­ne­fi­cia a la in­ves­ti­ga­ción y al man­te­ni­mien­to de la ciu­dad an­ti­gua, pues Car­ta­go, hoy in­ser­ta en un ba­rrio re­si­den­cial de al­to stan­ding a las afue­ras de la ca­pi­tal, no es so­lo la jo­ya ar­queo­ló­gi­ca por an­to­no­ma­sia del país, sino tam­bién su ma­yor ac­ti­vo tu­rís­ti­co.

HU­BO APOR­TA­CIO­NES DE AMA­TEURS, PE­RO AL­GU­NOS EXCAVARON PA­RA LLE­VAR­SE PIE­ZAS SIN AU­TO­RI­ZA­CIÓN

RES­TOS DEL TO­FET de Sa­lam­bó. A la iz­quier­da, pa­tio de la co­no­ci­da co­mo vi­lla de la Pa­ja­re­ra.

RES­TOS de las ter­mas de An­to­nino Pío. En la pág. an­te­rior, el Ga­ní­me­des del Mu­seo Pa­leo­cris­tiano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.