EL SUI­CI­DIO DEL GE­NE­RAL

La ac­ti­tud de Ni­co­lás II an­te las di­fi­cul­ta­des que vi­ve su pue­blo ace­le­ra­rá el in­cen­dio de la Re­vo­lu­ción de 1905 y vol­ve­rá a pe­sar en la que es­tá por lle­gar.

Historia y Vida - - DOSSIER -

Có­mo ex­pli­car­le al zar la de­rro­ta? ¿Có­mo con­tar­le que el Se­gun­do Ejér­ci­to ya no exis­te? La ba­ta­lla co­mien­za el 13 de agos­to de 1914, en­tre los bos­ques y cien­tos de la­gos de Ma­su­ria, en Pru­sia Orien­tal. Paul von Hin­den­burg y Erich Lu­den­dorff han de­te­ni­do una in­va­sión ru­sa que el ge­ne­ral Ma­xi­mi­lian von Pritt­witz, el “sol­da­do gor­do”, sor­pren­di­do por la ve­loz mo­vi­li­za­ción ru­sa, con­si­de­ra­ba im­pa­ra­ble. Li­de­ra­dos por ge­ne­ra­les que ri­va­li­zan en­tre sí, el Pri­mer y Se­gun­do Ejér­ci­to ru­so han avan­za­do sin en­crip­tar sus co­mu­ni­ca­cio­nes, con­fia­dos tras sus vic­to­rias ini­cia­les. No, Ale­xandr Sam­so­nov sien­te que no pue­de ex­pli­car su fra­ca­so. El 16, un día an­tes de que la ba­ta­lla ter­mi­ne, se sui­ci­da de un dis­pa­ro en la ca­be­za. Los ale­ma­nes bau­ti­zan su vic­to­ria co­mo la ba­ta­lla de Tan­nen­berg, pa­ra ol­vi­dar una de­rro­ta me­die­val an­te el eterno enemi­go es­la­vo. Dos se­ma­nas des­pués, Paul von Hin­den­burg ven­ce a Paul von Ren­nen­kampf, el ge­ne­ral del Pri­mer Ejér­ci­to ru­so. Ren­nen­kampf no se sui­ci­da. Su de­rro­ta no es tan abru­ma­do­ra. En su avan­ce frus­tra­do ha­cia Berlín, los ru­sos han per­di­do más de tres­cien­tos mil sol­da­dos y ofi­cia­les. Su sa­cri­fi­cio sal­va Pa­rís, pe­ro su de­rro­ta pro­lon­ga­rá la gue­rra cua­tro años más. Un re­to que la di­nas­tía de los Ro­ma­nov no su­pe­rará. “Pro­me­to y ju­ro an­te Dios to­do­po­de­ro­so [...] ser­vir a su ma­jes­tad im­pe­rial [...] y de­fen­der su di­nas­tía [...] has­ta las úl­ti­mas go­tas de mi san­gre”. Los sol­da­dos y ofi­cia­les ru­sos ju­ran así fi­de­li­dad a Ni­co­lás II. “El ejér­ci­to ru­so per­te­ne­cía al zar en per­so­na –es­cri­be Orlando Fi­ges–; sus ofi­cia­les y sol­da­dos eran de ma­ne­ra efec­ti­va sus va­sa­llos”. Va­sa­llos que re­pri­men a otros va­sa­llos. Una y otra vez, Ni­co­lás II re­cu­rre al Ejér­ci­to pa­ra aca­llar las pro­tes­tas de su pue­blo. No tie­ne su­fi­cien­tes po­li­cías. El 9 de enero de 1905, las tro­pas im­pe­ria­les di­suel­ven a ti­ros una con­cen­tra­ción pa­cí­fi­ca an­te el pa­la­cio de In­vierno. Nie­tos de sier­vos, hi­jos de sier­vos, han cam­bia­do la

es­cla­vi­tud del cam­po por la de las fá­bri­cas de la ciu­dad. Ago­tan sus vi­das por sa­la­rios de mi­se­ria. El pa­dre Ga­pón les ha con­ven­ci­do de que el zar les es­cu­cha­rá. Pe­ro Ni­co­lás ni si­quie­ra es­tá en la ciu­dad. Sus sol­da­dos matan a unos dos­cien­tos ma­ni­fes­tan­tes y hieren a otros ocho­cien­tos. Ese “Do­min­go san­grien­to”, la ima­gen del zar co­mo pro­tec­tor del pue­blo se ha­ce añi­cos. Las pro­tes­tas se su­ce­den por to­do el país, mien­tras el ejér­ci­to im­pe­rial su­fre una de­rro­ta hu­mi­llan­te an­te Ja­pón.

El pri­me­ro en caer

A re­ga­ña­dien­tes, Ni­co­lás II acep­ta la crea­ción de un par­la­men­to, la Du­ma. Es el ma­yor éxi­to de la re­vo­lu­ción bur­gue­sa de 1905. Pe­ro el zar de­sa­pro­ve­cha la opor­tu­ni­dad de de­mo­cra­ti­zar su im­pe­rio. Quie­re de­te­ner el tiem­po. Piotr Stoly­pin in­ten­ta sa­car­le de su error. “Pa­ra la opo­si­ción –es­cri­be Ri­chard Pipes– Stoly­pin era un la­ca­yo de la de­pre­cia­da mo­nar­quía, y pa­ra la mo­nar­quía era un po­lí­ti­co am­bi­cio­so y egoís­ta”. El úl­ti­mo mi­nis­tro bri­llan­te del za­ris­mo sa­be que no pue­de fa­llar: “Ten­go la re­vo­lu­ción su­je­ta por el cue­llo y, si no pe­rez­co an­tes, la es­tran­gu­la­ré con mis pro­pias ma­nos”. Mue­re ase­si­na­do en 1911, sin cul­mi­nar sus re­for­mas y sin el fa­vor del zar. Des­pués de él, Ni­co­lás so­lo ten­drá go­bier­nos dig­nos de su me­dio­cri­dad. ¿Se di­ri­ge Ru­sia ha­cia una nue­va re­vo­lu­ción, co­mo sos­ten­drá la his­to­rio­gra­fía co­mu­nis­ta? Pipes afir­ma que no, pe­ro ad­mi­te que “en vís­pe­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Ru­sia era un país per­tur­ba­do y an­gus­tia­do”. Hay odio, mu­cho odio, en un país que se in­dus­tria­li­za a gran ve­lo­ci­dad, pe­ro en el que el 80% de la po­bla­ción mal­vi­ve en el cam­po. Con ex­cep­ción del bri­tá­ni­co, nin­gún im­pe­rio eu­ro­peo so­bre­vi­vi­rá a la I Gue­rra Mun­dial, pe­ro el ru­so se­rá el pri­me­ro en caer. Lo pri­me­ro que pier­de el zar es su ejér­ci­to. “Des­pués de ape­nas tres me­ses de gue­rra, la ma­yor par­te de nues­tros ofi­cia­les re­gu­la­res y pro­fe­sio­na­les y de los hom­bres en­tre­na­dos ha­bía des­apa­re­ci­do”, es­cri­be Alek­séi Bru­sí­lov, el más ca­paz de los ge­ne­ra­les ru­sos. Ru­sia ha en­tra­do en la gue­rra obli­ga­da por su alian­za mi­li­tar con Fran­cia. “Na­da de po­lí­ti­ca has­ta la vic­to­ria” es el le­ma del go­bierno ru­so, que con­fía en que el pa­trio­tis­mo si­len­cie to­dos los pro­ble­mas. Pe­ro so­lo en 1914 los ru­sos pier­den 1,8 mi­llo­nes de hom­bres. En 1915, los ale­ma­nes ini­cian una ofen­si­va im­pa­ra­ble: con­ quis­tan Po­lo­nia, Li­tua­nia y gran par­te de Letonia. El avan­ce ale­mán no lo­gra­rá que Ru­sia sal­ga de la gue­rra. El 22 de agos­to, Ni­co­lás II asu­me el man­do di­rec­to de las tro­pas. Una se­ma­na más tar­de cie­rra la Du­ma, “dos de­ci­sio­nes que mu­chos con­tem­po­rá­neos –es­cri­be Pipes– vie­ron co­mo una sentencia de muer­te de la di­nas­tía”. En ju­nio de 1916, Bru­sí­lov em­pren­de una ofen­si­va que po­ne a los aus­trohún­ga­ros al bor­de del co­lap­so. Pe­ro cuan­do su ata­que se agota, el bri­llan­te ge­ne­ral ha per­di­do 400.000 hom­bres y, so­bre to­do, su fe en el zar: “Ru­sia no po­día ga­nar la gue­rra con su pre­sen­te sis­te­ma de go­bierno”. Ni­co­lás ya no tie­ne ge­ne­ra­les que se sui­ci­den.

EL ZAR DE­SA­PRO­VE­CHA LA OPOR­TU­NI­DAD DE DE­MO­CRA­TI­ZAR SU IM­PE­RIO. QUIE­RE DE­TE­NER EL TIEM­PO

PRO­TES­TA en Mos­cú, Re­vo­lu­ción de 1905. En la pág. an­te­rior, pós­ter de Le­nin, sin fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.