CENAGAL ALIA­DO EN ITA­LIA

Aná­li­sis por­me­no­ri­za­do de un en­fren­ta­mien­to épi­co

Historia y Vida - - LIBROS - Ser­gi Vich Sáez

Cuan­do, en 1943, los alia­dos in­va­die­ron la pe­nín­su­la ita­lia­na, a la Wehr­macht so­lo le ca­bían dos es­tra­te­gias: aban­do­nar te­rri­to­rio y con­cen­trar sus li­mi­ta­dos re­cur­sos en su zo­na nor­te, te­sis de Rom­mel, o, apo­yán­do­se en la com­ple­ja oro­gra­fía, for­zar una gue­rra de des­gas­te, co­mo de­fen­día Kes­sel­ring. Pa­ra des­gra­cia de los alia­dos, triun­fó la se­gun­da. Apro­ve­chan­do los obs­tácu­los na­tu­ra­les, los ger­ma­nos per­ge­ña­ron una se­rie de lí­neas de­fen­si­vas a lo an­cho de la pe­nín­su­la: “Vik­tor”, “Bar­ba­ra”, “Bern­hardt”... La “Gus­tav” era una va­rian­te de re­plie­gue de es­ta úl­ti­ma, pre­si­di­da por la mo­le del mo­nas­te­rio de Mon­te­cas­sino, que do­mi­na­ba las ru­tas de apro­xi­ma­ción.

La “Gus­tav” re­sul­tó un hue­so muy du­ro de roer, y em­pan­ta­nó a los alia­dos du­ran­te me­ses. Por otra par­te, la des­truc­ción del mo­nas­te­rio por la USAAF, la fuer­za aé­rea es­ta­dou­ni­den­se, no so­lo no ayu­dó tác­ti­ca­men­te, sino que com­por­tó la ge­ne­ral re- pul­sa del mun­do ca­tó­li­co, y más cuan­to que no ha­bía uni­da­des ale­ma­nas en él. Al fi­nal, la ba­ta­lla que lle­va su nom­bre de­ge­ne­ró en un com­ba­te in­fer­nal cuer­po a cuer­po en el que la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca aca­bó por do­ble­gar, a cos­ta de mu­chí­si­mas ba­jas, a una efi­caz de­fen­sa. Al­gu­nas uni­da­des ale­ma­nas, co­mo los pa­ra­cai­dis­tas de la Luft­waf­fe (los “Dia­blos ver­des”), se la­bra­ron pá­gi­nas im­pe­re­ce­de­ras en la his­to­ria.

El pro­fe­sor Pe­ter Caddick-adams ofre­ce en Mon­te Cas­sino una re­vi­sión per­fec­ta­men­te con­tex­tua­li­za­da de la ba­ta­lla, en la que no so­lo atien­de al desa­rro­llo de los com­ba­tes, sino que ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en un mar­co geo­grá­fi­co que obli­gó a los ata­can­tes a sus­ti­tuir sus vehícu­los por reatas de mu­los –ve­ni­dos de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Chi­pre– y en una cli­ma­to­lo­gía ad­ver­sa que anu­ló la su­pe­rio­ri­dad aé­rea alia­da y re­bo­zó a los sol­da­dos en “un frío y per­ma­nen­te ba­ño de lo­do”. Elo­gio­so con el fle­xi­ble sis­te­ma de man­do ale­mán y sus “tác­ti­cas de mi­sión”, el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co re­sul­ta muy crí­ti­co con el de sus opo­nen­tes. Des­car­ga, por ejem­plo, con­tra la fi­gu­ra del ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se Mark Clark “y su ne­ce­si­dad pa­to­ló­gi­ca de ha­cer­se pu­bli­ci­dad”, que pre­fi­rió una fo­to co­mo li­be­ra­dor de Ro­ma a des­truir al 10.º Ejér­ci­to ale­mán en re­ti­ra­da. De cual­quier mo­do, no de­bía de re­sul­tar fá­cil di­ri­gir a un ejér­ci­to en el que se in­te­gra­ban dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, a cu­yo es­tu­dio in­di­vi­dua­li­za­do Caddick-adams de­di­ca sus me­jo­res pá­gi­nas. Des­de fran­ce­ses a po­la­cos, pa­san­do por bri­tá­ni­cos e in­dios, el autor re­des­cu­bre al­gu­nas os­cu­ras pá­gi­nas, si no des­co­no­ci­das, sí vo­lun­ta­ria­men­te ol­vi­da­das. Co­mo la de los ofi­cia­les ga­los que “te­nían ten­den­cia a ‘gas­tar’ vi­das afri­ca­nas con más fa­ci­li­dad que eu­ro­peas”, o la de la epi­de­mia de de­ser­cio­nes bri­tá­ni­cas, que hi­cie­ron es­cri­bir al ma­ris­cal Ale­xan­der: “Fue un gran error eli­mi­nar la pe­na de muer­te por de­ser­ción”.

Del li­bro de Caddick-adams, im­pres­cin­di­ble y ameno, hay que leer­lo to­do, in­clu­so las notas, y así ob­te­ner una ca­bal vi­sión de lo que real­men­te su­ce­dió al­re­de­dor de Mon­te­cas­sino.

RUI­NAS tras la ba­ta­lla de Mon­te­cas­sino en­tre las tro­pas alia­das y el ejér­ci­to ale­mán, 1944.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.