LA EPO­PE­YA BOL­CHE­VI­QUE

Nue­va tra­duc­ción ilus­tra­da del clá­si­co de John Reed

Historia y Vida - - LIBROS - Joa­quín Ar­ma­da

El pue­blo ru­so se al­zó con­tra la in­jus­ti­cia, de­rri­bó la cruel au­to­cra­cia zarista y pu­so a Le­nin al fren­te de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. El pro­ble­ma de es­te re­su­men de la Re­vo­lu­ción Ru­sa en 140 ca­rac­te­res es que omi­te que Le­nin no aca­bó con el za­ris­mo, sino con el pri­mer in­ten­to de con­ver­tir Ru­sia en una de­mo­cra­cia. “Que­rían que Ru­sia fue­ra una re­pú­bli­ca cons­ti­tu­cio­nal, co­mo Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos, o una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal, co­mo In­gla­te­rra –es­cri­be John Reed en el pró­lo­go de Diez días que sa­cu­die­ron el mun­do–. Las ma­sas po­pu­la­res, por su par­te, que­rían una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia in­dus­trial y agraria”.

John Reed (Portland, 1887-Mos­cú, 1920), el cro­nis­ta más en­tu­sias­ta de la in­su­rrec­ción bol­che­vi­que (¡es­tá en­te­rra­do en el Krem­lin!), pre­fe­ría la pa­sión a la ob­je­ti­vi­dad y te­nía cla­ro cuál era su ban­do. “Du­ran­te la lu­cha, mis sen­ti­mien­tos no fue­ron neu­tra­les. Pe­ro, al con­tar la his­to­ria de aque­llos días he­roi­cos, he in­ten­ta­do mi­rar los he­chos con los ojos de un re­por­te­ro con­cien­zu­do e in­tere­sa­do en con­sig­nar la ver­dad”. El re­por­te­ro lle­gó a Pe­tro­gra­do en sep­tiem­bre de 1917 y, co­mo des­ta­có la re­vo­lu­cio­na­ria

Na­dezh­da Krúps­ka­ya (es­po­sa de Le­nin) en el pró­lo­go a la pri­me­ra edi­ción ru­sa, sin sa­ber ru­so. No im­por­ta; es­ta­ba en el lu­gar pre­ci­so y en el mo­men­to ade­cua­do.

Le­nin el gi­gan­te

La suer­te son­rió a su te­na­ci­dad. Reed se unió en­se­gui­da a los bol­che­vi­ques y fue tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de los pre­pa­ra­ti­vos del gol­pe y del éxi­to de la in­su­rrec­ción. Su re­la­to, re­ple­to de mo­men­tos emo­cio­nan­tes, atra­pa des­de el prin­ci­pio y mues­tra las claves del triun­fo bol­che­vi­que: el har­taz­go de la gue­rra, la so­ber­bia ce­gue­ra de Ké­rensky y, so­bre to­do, la ener­gía in­fi­ni­ta de Le­nin. Acier­ta Fer­nan­do Vi­cen­te al re­tra­tar­lo co­mo un gi­gan­te y con­ver­tir­lo en pro­ta­go­nis­ta de mu­chas de las her­mo­sas imá­ge­nes que ilus­tran la nue­va tra­duc­ción de Íñi­go Jáu­re­gui, que agi­li­za, y mu­cho, las an­te­rio­res y que re­cla­ma su lu­gar des­de el tí­tu­lo: los días ya no es­tre­me­cen, sa­cu­den.

EN LA IMA­GEN SU­PE­RIOR, el periodista es­ta­dou­ni­den­se John Si­las Reed (1887-1920) en una fo­to­gra­fía sin da­tar. ARRI­BA Y A LA DCHA., dos ilus­tra­cio­nes de Fer­nan­do Vi­cen­te pa­ra el pre­sen­te vo­lu­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.