¿POR QUÉ FRA­CA­SÓ EN ÁFRI­CA LA BLITZKRIEG?

La apli­ca­ción de la efi­caz Blitzkrieg, el ata­que re­lám­pa­go ale­mán, fa­lló por com­ple­to en el ca­so del nor­te de Áfri­ca. Es­tos son los mo­ti­vos.

Historia y Vida - - EN EL FOCO - SER­GI VICH SÁEZ, HIS­TO­RIA­DOR

Aprin­ci­pios de fe­bre­ro de 1941, la si­tua­ción de los ita­lia­nos en el nor­te de Áfri­ca era in­sos­te­ni­ble. Ha­bían aban­do­na­do Ci­re­nai­ca en ma­nos bri­tá­ni­cas y es­ta­ban a pun­to de per­der Tri­po­li­ta­nia, es de­cir, caían las dos gran­des re­gio­nes que con­for­ma­ban la Li­bia italiana. El panorama era tan dra­má­ti­co que Mussolini re­con­si­de­ró el ofre­ci­mien­to de ayu­da de Hitler, re­cha­za­do en otras oca­sio­nes. El lí­der ale­mán pre­ten­día apun­ta­lar el te­rri­to­rio que aún con­ser­va­ba Ita­lia, pe­ro de nin­gún mo­do pa­sar a la ofen­si­va. De ahí que la ayu­da pro­me­ti­da con­sis­tie­ra, en prin­ci­pio, en un par de divisiones y al­gu­nas uni­da­des me­no­res, con el sos­tén de una efi­caz fuer­za aé­rea. El man­do de esta fuer­za, que se­ría co­no­ci­da co­mo Deuts­ches Afri­ka Korps (DAK), re­ca­yó en el ge­ne­ral Er­win Rom­mel, quien se ha­bía ga­na­do una jus­ta fa­ma en la vic­to­rio­sa cam­pa­ña de Fran­cia.

El 12 de fe­bre­ro, Rom­mel ate­rri­za­ba en el ae­ró­dro­mo Cas­tel Be­ni­to, y dos días des­pués des­em­bar­ca­ban en Trí­po­li sus pri­me­ras fuer­zas. Pe­ro el mi­li­tar sua­bo no era un hom­bre da­do a per­ma­ne­cer pa­si­vo. Sen­tía una pro­fun­da in­cli­na­ción por el ata­que, así que, en con­tra de las ór­de­nes re­ci­bi­das, lan­zó a sus hom­bres a la ofen­si­va. Con la ca­li­dad de es­tos, su au­daz es­ti­lo de man­do y el ago­ta­mien­to de los bri­tá­ni­cos, no so­lo ex­pul­só al enemi­go de Tri­po­li­ta­nia, sino que si­guió más allá. Co­mo él mis­mo co­men­ta­ría más ade­lan­te, en el nue­vo mar­co geo­grá­fi­co se ha­lla­ba en su ele­men­to: “Allí se en­fren­ta­ron en­tre sí for­ma­cio­nes to­tal­men­te mo­to­ri­za­das; un de­sier­to li­so, li­bre de to­do obs­tácu­lo, les ofre­cía po­si­bi­li­da­des de uti­li­za­ción in­sos­pe­cha­das has­ta en­ton­ces. So­lo allí po­ dían ser apli­ca­dos to­tal­men­te los prin­ci­pios de una gue­rra mo­to­ri­za­da tal co­mo ha­bía si­do en­se­ña­da an­tes de 1939, y lo que es más im­por­tan­te aún, allí exis­tía la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar más to­da­vía esos prin­ci­pios”. En efec­to, en el nor­te afri­cano Rom­mel co­se­chó me­mo­ra­bles vic­to­rias. Pe­ro, en con­tra de las apa­rien­cias ini­cia­les, las fuer­zas de la Com­mon­wealth que de­fen­dían aque­lla par­te del Im­pe­rio bri­tá­ni­co re­sul­ta­ron un hue­so du­ro de roer. En los dos años si­guien­tes, los avan­ces y retrocesos de las fuer­zas con­ten­dien­tes se re­pe­ti­rían. Es cier­to que los tan­ques del Eje lle­ga­ron a pe­ne­trar en te­rri­to­rio egip­cio, pe­ro en la co­no­ci­da co­mo se­gun­da ba­ta­lla de El Ala­mein (oc­tu­bre­no­viem­bre de 1942) re­ci­bie­ron un co­rrec­ti­vo del que ya no se re­pu­sie­ron, has­ta ser de­fi­ni­ti­va­men­te ex­pul­sa­dos del nor­te de Áfri­ca unos me­ses des­pués. ¿Qué ha­bía su­ce­di­do?

Se adu­cen va­rios fac­to­res pa­ra ex­pli­car la ines­pe­ra­da de­rro­ta de las fuer­zas del Eje, y se­gu­ra­men­te nos de­ja­mos al­guno en lo que ex­po­ne­mos a con­ti­nua­ción. Pe­ro to­dos los mo­ti­vos prin­ci­pa­les pue­den re­su­mir­se en uno so­lo: fal­ta de me­dios.

Un fren­te de se­gun­da

Du­ran­te to­da la cam­pa­ña, tan­to Hitler co­mo el Al­to Man­do del Ejér­ci­to ale­mán (OKH) tu­vie­ron los ojos pues­tos en la cam­pa­ña so­vié­ti­ca. A ella iba di­ri­gi­do el grue­so del ma­te­rial y de los re­em­pla­zos. Lo de­mues­tra el he­cho de que el Afri­ka Korps fue­se con­si­de­ra­do una fuer­za de con­ten­ción. Esta opi­nión no era com­par­ti­da por Ro­ma, que ver­tió in­gen­tes can­ti­da­des de hom­bres en el es­ce­na­rio, pe­ro sus an­ti­cua­dos y po­co efi­ca­ces me­dios les hi­cie­ron ir siem­pre a re­mol­que de sus alia­dos. Por el con­tra­rio, los bri­tá­ni­cos con­si­ de­ra­ban el nor­te de Áfri­ca un fren­te prin­ci­pal, que pro­te­gía sus fuen­tes pe­tro­lí­fe­ras, y ac­tua­ron en con­se­cuen­cia.

Ni hom­bres ni ma­te­rial

En el cam­po de ba­ta­lla, sal­vo en con­ta­das oca­sio­nes, las fuer­zas del Eje se ha­lla­ron en in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, muy en es­pe­cial por lo que res­pec­ta a los vehícu­los. So­lo la gran ca­pa­ci­dad de los equi­pos de re­cu­pe­ra­ción ale­ma­nes lo­gra­ba un equi­li­brio tem­po­ral, al po­ner a pun­to los vehícu­los cap­tu­ra­dos al enemi­go. In­clu­so el prin­ci­pal pues­to de man­do mó­vil de Er­win Rom­mel era in­glés.

Los bri­tá­ni­cos, por el con­tra­rio, con­ta­ron du­ran­te ca­si to­da la cam­pa­ña con una re­ser­va es­tra­té­gi­ca en Egip­to (en al­gún mo­men­to lle­gó a con­tar con cer­ca del 50% de los tan­ques que te­nían en el fren­te). Los ita­lo­ger­ma­nos pu­sie­ron siem­pre to­da la car­ne en el asa­dor, y so­lo con­ta­ban co­mo re­ser­va con los me­dios re­cién lle­ga­dos por mar y los que se es­ta­ban re­pa­ran­do.

Sin su­mi­nis­tros

Tras la ba­ta­lla del ca­bo Ma­ta­pán (Gre­cia, 27­29 de mar­zo de 1941), el do­mi­nio del Me­di­te­rrá­neo pa­só a ma­nos de la Ro­yal Navy, lo que li­mi­tó al má­xi­mo la ca­pa­ci­dad de la Re­gia Ma­ri­na de en­viar su­mi­nis­tros a las fuer­zas del Eje en el nor­te de Áfri­ca. En al­gún mo­men­to se lle­gó a per­der en­tre el 60 y el 70% de los trans­por­tes en­via­dos. A ello con­tri­bu­ye­ron de­ci­si­va­men­te los bar­cos y avio­nes bri­tá­ni­cos es­ta­cio­na­dos en la is­la de Mal­ta, un por­taa­vio­nes in­su­mer­gi­ble a me­dio ca­mino en­tre Si­ci­lia y Trí­po­li. Mal­ta fue in­ten­sa­men­te bom­bar­dea­da por los ita­lo­ger­ma­nos y exis­tía un plan de in­va­sión (Ope­ra­ción Hér­cu­les), pe­ro nun­ca se lle­vó a ca­bo.

Por otra par­te, cuan­do los su­mi­nis­tros lle­ga­ban a los puer­tos ita­lia­nos de Li­bia, de­bían re­co­rrer cien­tos de ki­ló­me­tros has­ta el fren­te por una úni­ca ca­rre­te­ra que bor­dea­ba la cos­ta (vía Bal­bia), ba­jo el ata­que per­ma­nen­te de una RAF que con­tro­ló los cie­los du­ran­te ca­si to­da la cam­pa­ña. En más de una oca­sión, los tan­ques ger­ma­nos tu­vie­ron que de­te­ner­se por fal­ta de ga­so­li­na.

Sin vi­sión es­tra­té­gi­ca

Rom­mel era un gran tác­ti­co, con un li­de­raz­go di­rec­to que sa­bía sa­car par­ti­do de ca­da si­tua­ción y una gran ca­pa­ci­dad pa­ra la co­la­bo­ra­ción in­ter­ar­mas. Pe­ro esta mis­ma for­ma de ac­tuar li­mi­ta­ba su vi­sión es­tra­té­gi­ca, por­que se mar­ca­ba unos ob­je­ti­vos pa­ra los que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, ca­re­cía de re­cur­sos. Cuan­do al­gún su­bor­di­na­do se que­ja­ba de la fal­ta de me­dios, so­lía res­pon­der: “Ya se los qui­ta­re­mos a los in­gle­ses”. Ya en abril de 1941, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor del OKH se que­ja­ba al res­pec­to: “Rom­mel ha pro­vo­ca­do una si­tua­ción pa­ra la que nues­tra ca­pa­ci­dad de abas­te­ci­mien­to es in­su­fi­cien­te”. Los ita­lo­ger­ma­nos fue­ron de­rro­ta­dos en la cam­pa­ña de Tú­nez, que se pro­lon­gó en­tre no­viem­bre de 1942 y ma­yo del año si­guien­te. Más de dos­cien­tos mil hom­bres, in­clui­da bue­na par­te del Afri­ka Korps, ca­ye­ron pri­sio­ne­ros. Era el fin de las po­ten­cias del Eje en el nor­te de Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.