EN­TRE EL MI­TO Y LA REALI­DAD

La de­rro­ta an­te Ale­ma­nia y el co­la­bo­ra­cio­nis­mo de Vichy abrie­ron do­lo­ro­sas he­ri­das en Fran­cia. Se su­tu­ra­ron crean­do un mi­to na­cio­nal: la Re­sis­ten­cia.

Historia y Vida - - DOSSIER - CAR­LOS JO­RIC, HIS­TO­RIA­DOR Y PE­RIO­DIS­TA

El 18 de junio de 1940, el ge­ne­ral Char­les de Gau­lle pro­nun­ció un dis­cur­so ra­dio­fó­ni­co des­de Lon­dres en el que ha­cía un lla­ma­mien­to al pue­blo fran­cés pa­ra que re­sis­tie­ra fren­te al in­va­sor ale­mán. “Pa­se lo que pa­se, la lla­ma de la re­sis­ten­cia no de­be apa­gar­se y no se apa­ga­rá”, ter­mi­na­ba di­cien­do el ge­ne­ral. La alo­cu­ción, trans­mi­ti­da por la BBC a las diez de la no­che, fue con­si­de­ra­da pos­te­rior­men­te co­mo el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra la for­ma­ción de la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa, la me­cha que pren­dió esa “lla­ma” a la que alu­de el men­sa­je. Sin em­bar­go, ese re­la­to ofi­cial par­tía de una con­tra­dic­ción: ca­si na­die es­cu­chó el dis­cur­so. En reali­dad, esta ver­sión re­ajus­ta­da de los he­chos fue uno más de los mi­tos pa­trió­ti­cos que Fran­cia cons­tru­yó tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra ha­cer fren­te al trau­ma de la ocu­pa­ción y po­der rein­ven­tar­se co­mo na­ción. Re­sis­ten­cia hu­bo, pe­ro no fue ni tan ma­si­va ni tan re­le­van­te ni tan fran­ce­sa.

De­rro­ta re­lám­pa­go

La rá­pi­da ca­pi­tu­la­ción de las tro­pas fran­ce­sas fren­te a la ofen­si­va ale­ma­na de­jó al país con­mo­cio­na­do. Pa­re­cía inex­pli­ca­ble que un ejér­ci­to que vein­ti­dós años atrás ha­bía sa­li­do vic­to­rio­so de las trin­che­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial su­cum­bie­ra aho­ra en po­co más de un mes. Pe­ro así fue. Los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­die­ron a gran ve­lo­ci­dad. El 14 de junio, los ale­ma­nes ocu­pa­ron Pa­rís. El 16 di­mi­tió el pri­mer mi­nis­tro Paul Rey­naud, trans­fi­rién­do­se el po­der al mariscal Phi­lip­pe Pé­tain. El 17, el go­bierno so­li­ci­tó un ar­mis­ti­cio. El 22 se fir­mó. De esta ma­ne­ra, Fran­cia ter­mi­nó di­vi­di­da en dos zo­nas. La mi­tad nor­te y to­da la fran­ja atlán­ti­ca que­da­ron en po­der de los na­zis. El res­to, in­clui­das las co­lo­nias, per­ma­ne­ció ba­jo con­trol fran­cés. Me­nos de tres se­ma­nas des­pués, el 10 de ju­lio, Pé­tain abo­lió la Re­pú­bli­ca e ins­tau­ró un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio y co­la­bo­ra­cio­nis­ta con ca­pi­tal en la ciu­dad bal­nea­rio de Vichy. ¿Có­mo reac­cio­nó el pue­blo fran­cés an­te to­do es­to? La ma­yo­ría, con ali­vio. El ar­mis­ti­cio sig­ni­fi­ca­ba el fi­nal de la gue­rra y de sus su­fri­mien­tos. Otra par­te, per­te­ne­cien­te a los sec­to­res más con­ser­va­do­res, lo hi­zo con es­pe­ran­za. La lle­ga­da del mariscal al go­bierno, to­do un hé­roe na­cio­nal tras su vic­to­ria en Ver­dún du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, sig­ni­fi­ca­ba un cam­bio de rum­bo po­lí­ti­co que pro­me­tía fre­nar el avan­ce de ju­díos, co­mu­nis­tas y franc­ma­so­nes. Y otra par­te, muy mi­no­ri­ta­ria, se opu­so. En­tre ellos, De Gau­lle. El ge­ne­ral, te­mien­do ser de­te­ni­do, se tras­la­dó a In­gla­te­rra el mis­mo día en que Pé­tain so­li­ci­tó el ar­mis­ti­cio. Des­de allí reali­zó el cé­le­bre y po­co es­cu­cha­do lla­ma­mien­to y asu­mió el man­do del go­bierno fran­cés en el exi­lio, la de­no­mi­na­da Fran­cia Li­bre. Te­nien­do en cuen­ta que, en un pri­mer mo­men­to, la re­sis­ten­cia so­lo se en­ten­día en tér­mi­nos mi­li­ta­res, a ellos fue a quien se di­ri­gió prin­ci­pal­men­te en su alo­cu­ción, a los mi­les de sol­da­dos fran­ce­ses que ha­bían lle­ga­do a In­gla­te­rra des­de las pla­yas de Dun­ker­que o a los que se ha­bían re­ti­ra­do al sur de Fran­cia an­te el avan­ce de la Wehr­macht. La res­pues­ta, sin em­bar­go, fue es­ca­sa. A pe­sar de que el 28 de junio el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill re­co­no­ció a De Gau­lle co­mo “lí­der de to­da la

EL CÉ­LE­BRE LLA­MA­MIEN­TO DE DE GAU­LLE A LOS SOL­DA­DOS FRAN­CE­SES NO FUE MUY ES­CU­CHA­DO

Fran­cia Li­bre”, la ma­yor par­te de los sol­da­dos que es­ta­ban en In­gla­te­rra op­ta­ron por ser re­pa­tria­dos. Los que per­ma­ne­cie­ron en sue­lo fran­cés, o fue­ron des­mo­vi­li­za­dos o se unie­ron al re­ve­ren­cia­do Pé­tain. In­clu­so las co­lo­nias más im­por­tan­tes des­de un pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co, las del nor­te de Áfri­ca y Orien­te Me­dio, se pu­sie­ron de par­te del mariscal. Los po­cos que acu­die­ron al lla­ma­mien­to for­ma­ron las Fuer­zas Fran­ce­sas Li­bres. En­tre ellos, los in­te­gran­tes de la Le­gión Ex­tran­je­ra, don­de ha­bía un gran nú­me­ro de re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les.

Aux ar­mes, ci­to­yens!

¿Có­mo sur­gió la Re­sis­ten­cia? En un pri­mer mo­men­to, de for­ma es­pon­tá­nea, a tra­vés de ges­tos de re­bel­día es­po­rá­di­cos que evi­den­cia­ban el ma­les­tar de una par­te de la po­bla­ción. Co­lo­car una ban­de­ra tri­co­lor en lo al­to de un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co, con­me­mo­rar una efe­mé­ri­de de ca­rác­ter pa­trió­ti­co, ma­ni­fes­tar­se el 1 de ma­yo, pin­tar la V de vic­to­ria en un lu­gar pú­bli­co, can­tar La Mar­se­lle­sa, pro­tes­tar por la es­ca­sez y el al­to pre­cio de ali­men­tos y com­bus­ti­ble o, sim­ple­men­te, es­cu­char la BBC, prohi­bi­da en to­da Fran­cia. Ac­cio­nes mí­ni­mas, la ma­yo­ría de ca­rác­ter sim­bó­li­co, pe­ro no exen­tas de gran­des ries­gos.

Con el pa­so del tiem­po fue­ron apa­re­cien­do pe­que­ños gru­pos or­ga­ni­za­dos. Sur­gie­ron de di­fe­ren­tes ám­bi­tos: sin­di­cal, mi­li­tar, uni­ver­si­ta­rio, ecle­siás­ti­co. Y abar­ca­ron to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co. Des­de la ex­tre­ma de­re­cha, con ex­mi­li­ta­res y em­pre­sa­rios he­ri­dos en su ho­nor pa­trió­ti­co, has­ta la ex­tre­ma iz­quier­da co­mu­nis­ta, di­vi­di­da en un pri­mer mo­men­to en­tre sus con­vic­cio­nes an­ti­fas­cis­tas y el res­pe­to al pac­to de no agre­sión en­tre na­zis y so­vié­ti­cos. Uno de los pri­me­ros en apa­re­cer fue el del Mu­sée de l’hom­me, una red crea­da por in­te­gran­tes de es­te mu­seo et­no­grá­fi­co que ha­bía si­do fun­da­do en Pa­rís por el Fren­te Po­pu­lar en 1937. El gru­po lle­vó a ca­bo ac­cio­nes de to­do ti­po. Fun­da­men­tal­men­te de pro­pa­gan­da, pu­bli­can­do un pe­rió­di­co clan­des­tino de elo­cuen­te nom­bre, Ré­sis­tan­ce. Pe­ro tam­bién de sal­va­men­to, crean­do re­des pa­ra ayu­dar a es­ca­par a pri­sio­ne­ros de gue­rra, y de in­te­li­gen­cia, su­mi­nis­tran­do da­tos a los alia­dos. Co­mo ocurrió con mu­chos otros gru­pos, su fi­nal fue trá­gi­co. La red fue des­man­te­la­da por la Ges­ta­po des­pués de que un con­fi­den­te se in­fil­tra­ra en ella. Sus miem­bros fue­ron en­car­ce­la­dos y sie­te de ellos, fu­si­la­dos.

En la zo­na li­bre tar­da­ron al­go más en or­ga­ni­zar­se. Sin em­bar­go, gra­cias a la am­plia

pre­sen­cia de re­fu­gia­dos y ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos que ha­bían hui­do de la zo­na ocu­pa­da, se for­mó un cal­do de cul­ti­vo idó­neo pa­ra la co­la­bo­ra­ción en­tre in­su­rrec­tos. Lyon se con­vir­tió en la “ca­pi­tal de la Re­sis­ten­cia”. A ello con­tri­bu­yó su al­ta den­si­dad de po­bla­ción, la mag­ni­tud de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, su vi­tal nú­cleo uni­ver­si­ta­rio y ecle­siás­ti­co y su es­tra­té­gi­ca si­tua­ción, en un cru­ce de ca­mi­nos que per­mi­tía la rá­pi­da hui­da ha­cia Sui­za o el puer­to de Mar­se­lla. Allí se for­ma­ron al­gu­nos de los gru­pos de re­sis­ten­cia más im­por­tan­tes, co­mo Com­bat o Franc-ti­reur. En un prin­ci­pio se li­mi­ta­ron a rea­li­zar ac­cio­nes de pro­pa­gan­da, fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, sa­bo­ta­jes... Más ade­lan­te, con­for­me fue­ron con­si­guien­do ar­mas, su ac­ti­vi­dad se fue vol­vien­do más vio­len­ta; so­bre to­do por par­te de los gru­pos co­mu­nis­tas, li­be­ra­dos de la dis­ci­pli­na de par­ti­do tras el ata­que de Ale­ma­nia a la Unión So­vié­ti­ca en junio de 1941.

El 23 de agos­to de ese año se pro­du­jo el pri­mer ase­si­na­to de un ofi­cial ale­mán por

A ME­DI­DA QUE FUE­RON CON­SI­GUIEN­DO AR­MAS, LA AC­TI­VI­DAD DE LOS PRIN­CI­PA­LES GRU­POS SE VOL­VIÓ MÁS VIO­LEN­TA

par­te de un miem­bro de la Re­sis­ten­cia. Fue en Pa­rís, en la es­ta­ción de me­tro de Bar­bès. Un jo­ven co­mu­nis­ta dis­pa­ró a un sub­ofi­cial de la Ma­ri­na co­mo ven­gan­za por la eje­cu­ción unos días an­tes de unos ca­ma­ra­das. Es­te suceso mar­có un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria de la Re­sis­ten­cia: se ha­bía vio­la­do el ta­bú de ata­car fí­si­ca­men­te a las fuer­zas de ocu­pa­ción. Co­mo era de es­pe­rar, las re­pre­sa­lias fue­ron du­rí­si­mas. Ese mis­mo día fue­ron eje­cu­ta­dos seis pri­sio­ne­ros co­mu­nis­tas, y otros cin­cuen­ta y ocho más a fi­na­les de sep­tiem­bre.

El ase­si­na­to el 20 de oc­tu­bre del go­ber­na­dor mi­li­tar de Nan­tes desató una tor­men­ta de reac­cio­nes. Pri­me­ro, por par­te de los ale­ma­nes, que eje­cu­ta­ron a cua­ren­ta y ocho rehe­nes per­te­ne­cien­tes a to­das las ca­pas de la po­bla­ción y ame­na­za­ron con ma­tar a otros cin­cuen­ta más si no apa­re­cían los cul­pa­bles. Lue­go, en­tre la Re­sis­ten­cia. Tan­to co­mu­nis­ta, don­de una par­te te­mía el re­cha­zo de la po­bla­ción y de los de­más gru­pos de re­sis­ten­tes, co­mo no co­mu­nis­ta, alar­ma­da por las bru­ta­les re­pre­sa­lias de los ale­ma­nes. Y, por úl­ti­mo, por par­te del go­bierno en el exi­lio, que con­si­de­ra­ba esa “re­sis­ten­cia te­me­ra­ria” co­mo una for­ma in­di­rec­ta de afian­zar la au­to­ri­dad de Pé­tain. La res­pues­ta de De Gau­lle no se hi­zo es­pe­rar. En un men­sa­je emi­ti­do por la BBC anun­ció: “La gue­rra ha de ser asu­mi­da por quie­nes se ocu­pan de ella. Or­deno a to­dos aque­llos que se en­cuen­tran en te­rri­to­rio ocu­pa­do que no ma­ten ale­ma­nes”.

La unión ha­ce la fuer­za

A pe­sar de com­par­tir ob­je­ti­vos y es­pa­cios de ac­ción, ape­nas ha­bía co­mu­ni­ca­ción en­tre los di­fe­ren­tes gru­pos de re­sis­ten­tes, la ma­yo­ría de ellos des­or­ga­ni­za­dos y po­co coor­di­na­dos. En la zo­na ocu­pa­da es­te ais­la­mien­to te­nía mu­cho que ver con la clan­des­ti­ni­dad en la que ac­tua­ban. Más que mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia, co­mo en la zo­na li­bre, se pue­de ha­blar de re­des, de pe­que­ños gru­pos que ope­ra­ban en se­cre­to rea­li­zan­do la­bo­res de es­pio­na­je, sal­va­men­to o sa­bo­ta­je. En cuan­to a la zo­na li­bre, la in­co­mu­ni­ca­ción se de­bía más a las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y de cla­se so­cial que exis­tían en­tre los miem­bros de ca­da gru­po. Sus ac­cio­nes y mo­ti­va­cio­nes es­ta­ban en mu­chos ca­sos im­preg­na­das de un fuer­te sen­ti­do po­lí­ti­co. For­ma­ban par­te de una lu­cha más am­plia, la que se di­ri­mía in­ter­na­cio­nal­men­te en­tre el fas­cis­mo, el co­mu­nis­mo y las de­mo­cra­cias ca­pi­ta­lis­tas. No se tra­ta­ba so­lo de ayu­dar a sus com­pa­trio­tas per­se­gui­dos o alla­nar el ca­mino pa­ra una fu­tu­ra intervención alia­da, sino tam­bién de de­nun­ciar los ma­les de la ocu­pa­ción y del co­la­bo­ra­cio­nis­mo de Vichy y de ayu­dar a sen­tar las ba­ses de la so­cie­dad que que­rían cons­truir tras la li­be­ra­ción. En es­te sen­ti­do, exis­tía una frac­tu­ra con-

si­de­ra­ble en­tre, por una par­te, los gru­pos que aún con­fia­ban en que Pé­tain se unie­ra a los alia­dos; por otra, los par­ti­da­rios de De Gau­lle y la Fran­cia Li­bre; y, fi­nal­men­te, los que ha­bían de­ci­di­do pa­sar a la lu­cha ar­ma­da con vis­tas a pro­vo­car una po­si­ble in­su­rrec­ción na­cio­nal. Pa­ra in­ten­tar po­ner or­den en to­do es­te caos y for­mar un fren­te co­mún ba­jo su man­do, De Gau­lle eli­gió a un hom­bre: Jean Mou­lin. De con­vic­cio­nes so­cia­lis­tas pe­ro re­la­ti­va­men­te li­bre de ata­du­ras po­lí­ti­cas, Mou­lin ha­bía lle­ga­do a Lon­dres en sep­tiem­bre de 1941 tras ser ce­sa­do de su car­go de pre­fec­to en Char­tres. En­se­gui­da se en­ten­dió con el ge­ne­ral. Tres me­ses des­pués, la no­che del 1 de enero de 1942, fue lan­za­do en pa­ra­caí­das so­bre Fran­cia. Su mi­sión era la de uni­fi­car a los dis­tin­tos gru­pos de re­sis­ten­cia ba­jo su au­to­ri­dad y ar­mar un ejér­ci­to vir­tual que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do pa­ra apo­yar a las fuer­zas alia­das cuan­do des­em­bar­ca­ran en sue­lo fran­cés. Aun­que el per­so­na­lis­mo de al­gu­nos lí­de­res (co­mo Hen­ri Fre­nay, de Com­bat, que uni­fi­có va­rios mo­vi­mien­tos pa­ra opo­ner­se a Lon­dres) y sus di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas (so­bre to­do con los co­mu­nis­tas) di­fi­cul­ta­ron mu­cho su la­bor, Mou­lin con­si­guió sus ob­je­ti­vos: or­ga­ni­zó el Ejér­ci­to Se­cre­to con los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res de los dis­tin­tos mo­vi­mien­tos, que lue­go for­ma­rían las Fuer­zas Fran­ce­sas del In­te­rior (FFI), y uni­fi­có es­tos a tra­vés de la crea­ción del Con­se­jo Na­cio­nal de la Re­sis­ten­cia (CNR), don­de tam­bién ha­bía re­pre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Gol­pe a la Re­sis­ten­cia

El 27 de ma­yo de 1943 se ce­le­bró en un pe­que­ño pi­so de Pa­rís, cer­ca de Sain­tsul­pi­ce, la pri­me­ra reunión clan­des­ti­na del CNR. Allí acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes de los prin­ci­pa­les gru­pos de re­sis­ten­cia, los dos sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios (CGT, de he­ge­mo­nía co­mu­nis­ta, y CFTC, so­cial­cris­tia­na) y los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos, in­clu­yen­do el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés (PCF) y el con­ser­va­dor Fé­dé­ra­tion

MOU­LIN PA­RE­CÍA HA­BER ALLA­NA­DO EL CA­MINO PA­RA LA LI­BE­RA­CIÓN, PE­RO NO FUE SE­GÚN LO PRE­VIS­TO

Ré­pu­bli­cai­ne. Fue un hi­to en la his­to­ria de la Re­sis­ten­cia, el sím­bo­lo de su uni­dad y su in­te­gra­ción en la Fran­cia Li­bre (lla­ma­da Fran­cia Com­ba­tien­te des­de 1942). Es­te éxi­to con­so­li­dó tam­bién el li­de­raz­go de De Gau­lle, quien una semana des­pués for­ma­ría en Ar­gel un go­bierno em­brio­na­rio lla­ma­do Co­mi­té Fran­cés de Li­be­ra­ción Na­cio­nal. La te­na­ci­dad y las excelentes do­tes di­plo­má­ti­cas de Mou­lin pa­re­cían ha­ber alla­na­do el ca­mino pa­ra la pró­xi­ma li­be­ra­ción. Sin em­bar­go, no to­do fue se­gún lo pre­vis­to.

El 9 de junio de 1943, el ge­ne­ral Char­les De­les­traint, ca­be­za del Ejér­ci­to Se­cre­to, fue de­te­ni­do por la Ges­ta­po. Tras ser in­te­rro­ga­do, lo tras­la­da­ron al cam­po de con­cen­tra­ción de Da­chau, de don­de no re­gre­só. El gol­pe fue du­ro, pe­ro el si­guien­te fue de­vas­ta­dor. El 21 de junio, du­ran­te una reunión en Lyon pa­ra de­ci­dir quién iba a re­em­pla­zar a De­les­traint, Mou­lin fue arres­ta­do jun­to a otros re­sis­ten­tes. Al­guien los ha­bía trai­cio­na­do. El di­ri­gen­te fue en­ce­rra­do en una pri­sión y tor­tu­ra­do has­ta ca­si la muer­te por el je­fe de la Ges­ta­po en la ciu­dad, Klaus Bar­bie, apo­da­do “el Car­ni­ce­ro de Lyon”. Mou­lin fa­lle­ció días des­pués a cau­sa de las he­ri­das mien­tras lo tras­la­da­ban en un tren a Ale­ma­nia. Tras su muer­te, el víncu­lo que unía Lon­dres con la Re­sis­ten­cia se res­que­bra­jó. La cri­sis su­ce­so­ria que se desató des­pués fue apro­ve­cha­da por los lí­de­res más re­ti­cen­tes a la uni­fi­ca­ción pa­ra in­ten­tar re­co­brar su au­to­no­mía.

Fue el ca­so de los co­mu­nis­tas. Tras las vic­to­rias del Ejér­ci­to Ro­jo con­tra los na­zis, los re­sis­ten­tes afi­nes al PCF se sen­tían ca­da vez más fuer­tes y apo­ya­dos. Te­nían el con­ven­ci­mien­to de que, con el ade­cua­do im­pul­so y los su­fi­cien­tes me­dios, el pue­blo fran­cés se le­van­ta­ría en ar­mas pa­ra li­be­rar­se del ocu­pan­te a tra­vés de una gue­rra de gue­rri­llas. Co­mo con­se­cuen­cia, em­pe­za­ron a cues­tio­nar las ór­de­nes de De Gau­lle de de­te­ner la lu­cha ar­ma­da has­ta el des­em­bar­co de los alia­dos. A esta idea de in­su­rrec­ción na­cio­nal con­tri­bu­yó el cre­cien­te nú­me­ro de jó­ve­nes fran­ce­ses que es­ta­ban pa­san­do a la clan­des­ti­ni­dad pa­ra evi­tar ser re­clu­ta­dos co­mo mano de obra for­zo­sa por par­te de los ale­ma­nes. El cam­bio de rum­bo de la gue­rra obli­gó al Ter­cer Reich a in­cre­men­tar la de­man­da de tra­ba­ja­do­res pa­ra las fá­bri­cas de ar­ma­men­to ale­ma­nas. Pa­ra ello, el go­bierno de Vichy tra­zó un plan se­gún el cual por ca­da tres tra­ba­ja­do­res que fue­ran “vo­lun­ta­ria­men­te” a Ale­ma­nia re­gre­sa­ría un pri­sio­ne­ro de gue­rra a Fran­cia. La Re­lè­ve, co­mo se co­no­ció a es­te in­ter­cam­bio, pro­vo­có un fuer­te re­cha­zo en­tre la po­bla­ción. Se or­ga­ni­za­ron huel­gas, se sa­bo­tea­ron ar­chi­vos, se crea­ron vías de eva­sión... Unos dos­cien­tos mil tra­ba­ja­do­res de­ci­die­ron pa­sar a la clan­des­ti­ni­dad. La ma­yo­ría de los ré­frac­tai­res, co­mo se les bau­ti­zó, op­ta­ron por ocul­tar­se y lle­var una vi­da lo más dis­cre­ta po­si­ble. Pe­ro al­gu­nos, en­tre trein­ta y cua­ren­ta mil hom­bres, pre­fi­rie­ron re­fu­giar­se en los bos­ques y las mon­ta­ñas, prin­ci­pal­men­te de los Al­pes y el Ma­ci­zo Cen­tral, y unir­se al ma­quis, nom­bre que re­ci­bían los gru­pos de re­sis­ten­tes que ope­ra­ban en las zo­nas mon­ta­ño­sas. Esta ten­sión en­tre dos mo­de­los de li­be­ra­ción lle­gó has­ta el Día D. La Fran­cia Com­ba­tien­te que­ría evi­tar a to­da cos­ta una in­su­rrec­ción que con­lle­va­ra una to­ma de po­der por par­te de los co­mu­nis­tas. La ac­ti­vi­dad de la Re­sis­ten­cia, por tan­to, de­bía es­tar com­ple­ta­men­te su­bor­di­na­da a las es­tra­te­gias mi­li­ta­res de los alia­dos y res­pe­tar al go­bierno pro­vi­sio­nal. Los gru­pos co­mu­nis­tas, en cam­bio, pen­sa­ban que era me­jor pro­ce­der al re­vés: pro­vo­car pri­me­ro un le­van­ta­mien­to po­pu­lar que aca­ba­ra con las vie­jas éli­tes co­la­bo­ra­cio­nis­tas y lue­go, en ca­so ne­ce­sa­rio, re­ci­bir el apo­yo de las tro­pas alia­das. ¿Qué pen­sa­ban los alia­dos de to­dos es­tos de­ba­tes? En reali­dad, les in­tere­sa­ban muy po­co. En par­ti­cu­lar a los es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes no sim­pa­ti­za­ban ni con De Gau­lle,

PA­RÍS. Ba­rri­ca­da de re­sis­ten­tes del FFI (Fuer­zas Fran­ce­sas del In­te­rior), 25 de agos­to de 1944.

PAR­TI­DA­RIOS del ge­ne­ral Pé­tain. A la iz­quier­da, De Gau­lle lla­ma a los fran­ce­ses a re­sis­tir, 1940.

JEAN MOU­LIN, el mí­ti­co lí­der que lo­gró uni­fi­car la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa, en 1939. Fo­to­gra­fía co­lo­rea­da.

GRU­PO DE GUERRILLEROS de la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa avan­zan­do en­tre las mon­ta­ñas, 1944.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.