RE­SIS­TIR O MO­RIR

Historia y Vida - - RESISTENCIA -

En 1940 ha­bía en Fran­cia unos dos­cien­tos ochen­ta mil ju­díos, la ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Ru­sia y Eu­ro­pa Cen­tral. La ocu­pa­ción ale­ma­na y las po­lí­ti­cas de Vichy, que pa­só a co­la­bo­rar en sus de­por­ta­cio­nes, hi­cie­ron que mu­chos hu­ye­sen o se ocul­ta­sen en es­pe­ra de una me­jo­ra de la si­tua­ción. Sin em­bar­go, pe­se al ries­go, una mi­no­ría de­ci­dió re­sis­tir. Una par­te im­por­tan­te, com­pues­ta fun­da­men­tal­men­te por ju­díos po­la­cos muy in­fluen­cia­dos por la Re­vo­lu­ción Ru­sa (mu­chos ha­bían si­do ex­pul­sa­dos tras la vic­to­ria de Po­lo­nia con­tra el Ejér­ci­to Ro­jo en 1921), se pa­só a las fi­las de la re­sis­ten­cia co­mu­nis­ta. La otra par­te, más con­ser­va­do­ra y cer­ca­na al mo­vi­mien­to sio­nis­ta, creó sus pro­pios ór­ga­nos de re­sis­ten­cia.

Una de las pri­me­ras or­ga­ni­za­cio­nes fue So­li­da­ri­té, vin­cu­la­da a la co­mu­ni­dad co­mu­nis­ta ju­deo­po­la­ca de Pa­rís. Se creó co­mo una red de co­mu­ni­ca­ción des­ple­ga­da por la ciu­dad. De­bía pro­por­cio­nar in­for­ma­ción a tra­vés de la pu­bli­ca­ción clan­des­ti­na en yi­dis Un­ser Wort (Nues­tra Voz) –muy ne­ce­sa­ria, ya que los ju­díos ha­bían si­do obli­ga­dos a en­tre­gar sus ra­dios– y avi­sar de las re­da­das que se iban a pro­du­cir. Gra­cias a ese pe­rió­di­co y a las oc­ta­vi­llas que se dis­tri­buían, mu­chos co­no­cie­ron la exis­ten­cia del cam­po de in­ter­na­mien­to de Drancy (“el Da­chau de Pa­rís”), tu­vie­ron no­ti­cia de las cá­ma­ras de gas de los cam­pos de ex­ter­mi­nio del es­te eu­ro­peo y fue­ron ad­ver­ti­dos de la ma­yor re­da­da or­ga­ni­za­da por los na­zis y la po­li­cía de Vichy, la del “Ve­ló­dro­mo de In­vierno”, per­pe­tra­da en­tre el 16 y el 17 de ju­lio de 1942, don­de so­lo se atra­pó a la mi­tad de los vein­ti­sie­te mil ju­díos pre­vis­tos. Tam­bién rea­li­za­ban la­bo­res de sal­va­men­to, pro­por­cio­nan­do identidades fal­sas y li­be­ran­do a los pre­sos. En Tou­lou­se, don­de ha­bían lle­ga­do mu­chos ju­díos hu­yen­do de la zo­na ocu­pa­da, se fun­dó la red de asis­ten­cia Main For­te (Mano Fir­me), que des­pués de­ri­vó en Ar­mée Jui­ve (Ejér­ci­to Ju­dío), el ma­yor gru­po de re­sis­ten­cia de fi­lia­ción sio­nis­ta. Aun­que adop­tó los ob­je­ti­vos de la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa (apo­yar el es­fuer­zo de gue­rra alia­do y pre­pa­rar­se pa­ra com­ba­tir en el mo­men­to de la li­be­ra­ción), no res­pon­día an­te ella, sino an­te la Ha­ga­ná, fuer­za pa­ra­mi­li­tar ju­día con se­de en Pa­les­ti­na. Des­de Tou­lou­se, es­ta­ble­ció pues­tos de avan­za­da en Lyon, Pa­rís y Ni­za. Es­te úl­ti­mo ser­vía co­mo vía de es­ca­pe, ya que los fas­cis­tas ita­lia­nos, que con­tro­la­ron la ciu­dad en­tre 1942 y 1943, no te­nían las des­truc­ti­vas le­yes an­ti­se­mi­tas de los na­zis. El fin de Ar­mée Jui­ve era li­brar “una gue­rra den­tro de la gue­rra”, lu­char con­tra los na­zis no so­lo pa­ra li­be­rar Fran­cia, sino pa­ra so­bre­vi­vir co­mo pue­blo. Pa­ra ello, se crea­ron re­des de sal­va­men­to que per­mi­tie­ron la hui­da de me­dio mi­llar de com­pa­trio­tas, y se for­ma­ron ma­quis que ayu­da­ron a li­be­rar, no sin ba­jas, mu­chas ciu­da­des del sur.

DE­POR­TA­CIÓN de ju­díos por or­den del go­bierno de Vichy a un cam­po en los Pi­ri­neos. Pa­rís, 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.