La Atlántida & Cía.

NUES­TRA IS­LA NO ES­TÁ SO­LA EN LA NÓ­MI­NA DE LOS CON­TI­NEN­TES PER­DI­DOS

Historia y Vida - - ATLÁNTIDA -

ex­pu­so una hi­pó­te­sis a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. La de­ca­den­cia mi­noi­ca que so­bre­vino a fi­na­les del xvi a. C. no es­ta­ría di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la in­va­sión de gru­pos mi­cé­ni­cos pro­ce­den­tes de la Gre­cia con­ti­nen­tal, co­mo se creía, sino con una ca­tás­tro­fe na­tu­ral de gran mag­ni­tud. El fo­co es­ta­ría ra­di­ca­do a no más de 120 km al nor­te de Cno­sos, exac­ta­men­te en la is­la de Te­ra (la ac­tual San­to­ri­ni). Allí, una enor­me erup­ción vol­cá­ni­ca –hoy sa­be­mos que muy su­pe­rior a la del vol­cán in­do­ne­sio de Kra­ka­toa de 1883–, se­gui­da de un ma­re­mo­to, ha­bría hun­di­do par­te de la is­la ori­gi­na­ria y ha­bría arra­sa­do las cos­tas cre­ten­ses.

En los años si­guien­tes, y en co­la­bo­ra­ción con el sis­mó­lo­go An­ge­los Ga­la­no­pou­los, Ma­ri­na­tos no so­lo con­fir­mó la idea, sino que la am­plió con el es­tu­dio de los per­ni­cio­sos efec­tos que las nu­bes de ce­ni­za tu­vie­ron so­bre los cul­ti­vos cre­ten­ses. El ham­bre ge­ne­ra­da y la gra­ve con­mo­ción so­cial sí ha­brían si­do apro­ve­cha­das por los in­va­so­res mi­cé­ni­cos pa­ra ha­cer­se con el con­trol de la is­la. Esta con­vic­ción pu­do re­for­zar­se con los ha­llaz­gos en­con­tra­dos a par­tir de 1967 en el ya­ci­mien­to de Akro­ti­ri, en Te­ra. La fe­cha exac­ta de la erup­ción es aún ob­je­to de dis­cu­sión, da­do que se pro­du­je­ron va­rias. Co­mo de pa­sa­da, Ma­ri­na­tos de­jó caer que qui­zá los tex­tos pla­tó­ni­cos se ba­sa­ran en lo ocu­rri­do en Cre­ta y Te­ra. Sin em­bar­go, no qui­so in­ci­dir en el te­ma pa­ra no con­ta­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en cur­so

con un re­la­to en el que ca­bían las más dis­pa­ra­ta­das hi­pó­te­sis, des­de in­ter­ven­cio­nes ex­tra­te­rres­tres has­ta se­res de le­yen­da, pa­san­do por desas­tres cós­mi­cos. Su su­ce­sor en las ex­ca­va­cio­nes, el profesor Ch­ris­tos G. Dou­mas, man­tu­vo la pru­den­te de­ci­sión de Ma­ri­na­tos. Otros, co­mo el profesor Ni­ko­laos Pla­ton, si­guie­ron en­con­tran­do coin­ci­den­cias: “La or­ga­ni­za­ción política y so­cial de la Atlántida pre­sen­ta nu­me­ro­sas ana­lo­gías con la Cre­ta mi­noi­ca”. El cla­si­cis­ta ir­lan­dés J. V. Lu­ce lo re­su­mió en una obra de gran in­fluen­cia, El fin de la Atlántida (1968), don­de se­ña­la­ba que las di­fe­ren­cias en­tre el re­la­to pla­tó­ni­co y la ci­vi­li­za­ción mi­noi­ca, in­clui­da la cro­no­ló­gi­ca, se de­bían a erro­res de tra­duc­ción: “Mi idea es que So­lón tra­du­jo Kef­tiu [Cre­ta pa­ra los egip­cios] co­mo Atlan­tis, la is­la de los atlan­tes”.

La Atlántida hoy

Más allá de hi­pó­te­sis bie­nin­ten­cio­na­das aun­que ca­ren­tes de ba­se cien­tí­fi­ca, la in­ter­pre­ta­ción que los me­dios aca­dé­mi­cos ha­cen hoy del mi­to pla­tó­ni­co es­tá re­la­cio­na­da con la si­tua­ción política de la Ate­nas de aque­llos años. Al pa­re­cer, la pre­ten­sión de Pla­tón al re­dac­tar la fa­lli­da tri­lo­gía era re­cor­dar a sus com­pa­trio­tas las ne­fas­tas con­se­cuen­cias traí­das por su agre­si­va política (gue­rras del Pe­lo­po­ne­so, s. v a. C.) y la ne­ce­si­dad de vol­ver a los an­ti­guos usos. Pa­ra ello ha­bría idea­do un im­pe­rio fic­ti­cio, en el que los ate­nien­ses pu­die­ran ver­se re­fle­ja­dos, hur­gan­do en di­ver­sos acon­te­ci­mien­tos pre­sen­tes en la me­mo­ria de los he­le­nos, has­ta ha­cer de las par­tes un to­do nue­vo. Re­sul­ta di­fí­cil pre­ci­sar en cuá­les se ba­só. Es pro­ba­ble que las re­fe­ren­cias a la ci­vi­li­za­ción mi­noi­ca se ha­llen pre­sen­tes en su re­la­to, por no ha­blar de los gran­des mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios pro­pi­cia­dos por los Pue­blos del Mar en el si­glo xii a. C. Pe­ro qui­zá tam­bién fi­gu­ren las mu­cho más cer­ca­nas destrucciones de la is­la italiana de Ata­lan­te men­cio­na­da por Tu­cí­di­des (ss. v-iv a. C.), cu­ya si­mi­li­tud no­mi­nal re­sul­ta su­ges­ti­va, o de la ciu­dad grie­ga de Hé­li­ce, arra­sa­da por un terremoto y un tsu­na­mi en 373 a. C. Pa­ra los ele­men­tos ma­te­ria­les po­dría ha­ber­se ins­pi­ra­do en los ar­se­na­les de Co­rin­to o en el tem­plo de Ar­te­mi­sa en Éfe­so, por ci­tar al­gún po­si­ble ejem­plo. En cual­quier ca­so, to­do lo que he­mos contado son so­lo hi­pó­te­sis so­bre un apa­sio­nan­te re­la­to que con­ti­nua­rá cau­ti­van­do a los lec­to­res. ¿Quién sa­be si al­gún fu­tu­ro de­tec­ti­ve de la his­to­ria, emu­lan­do al Schlie­mann que nos hi­zo real la Tro­ya de Ho­me­ro, lo­gra­rá tras­pa­sar la es­pe­sa nie­bla que en­vuel­ve a la Atlántida?

PLA­TÓN PO­DRÍA HA­BER IDEA­DO UN IM­PE­RIO FIC­TI­CIO BA­SÁN­DO­SE EN DESTRUCCIONES CO­MO LAS DE CRE­TA O HÉ­LI­CE

EL AR­QUEÓ­LO­GO Ch­ris­tos G. Dou­mas mues­tra los tra­ba­jos de Akro­ti­ri en la is­la grie­ga de San­to­ri­ni, 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.