LOS PA­DRES DEL PO­PU­LIS­MO

La Re­pú­bli­ca de Ro­ma vi­vió un pul­so cre­cien­te en­tre los aris­tó­cra­tas del Se­na­do y los lla­ma­dos “po­pu­la­res”, los po­lí­ti­cos que bus­ca­ron el apo­yo del pue­blo pa­ra lle­gar al po­der.

Historia y Vida - - CARTAS - DAVID MAR­TÍN GON­ZÁ­LEZ, PE­RIO­DIS­TA

En el año 494 a. C., los ple­be­yos de la an­ti­gua Ro­ma hi­cie­ron las ma­le­tas y se mu­da­ron a la co­li­na del Aven­tino con el ob­je­ti­vo de mon­tar una nue­va ciu­dad. Es­ta­ban can­sa­dos de la ac­ti­tud de los aris­tó­cra­tas ha­cia el pue­blo, de las pro­me­sas in­cum­pli­das y de sos­te­ner el pe­so de los con­flic­tos bé­li­cos a cam­bio de un nu­lo ac­ce­so a los car­gos más im­por­tan­tes del Es­ta­do. La re­vuel­ta obli­gó a las gran­des fa­mi­lias aris­to­crá­ti­cas a ha­cer con­ce­sio­nes an­te el ries­go de co­lap­so de la ur­be, crean­do dos fi­gu­ras que ge­ne­ra­ron una es­pe­cie de Es­ta­do den­tro del Es­ta­do: la asam­blea ple­be­ya y el tri­buno de la ple­be. Con aquel can­to a la de­mo­cra­cia, la cla­se po­pu­lar se eri­gió en un ele­men­to a te­ner en cuen­ta por aque­llos que que­rían ha­cer ca­rre­ra po­lí­ti­ca en la an­ti­gua Ro­ma.

El caldo de cul­ti­vo

Un par de si­glos más tar­de, ser ple­be­yo en Ro­ma se ha­bía con­ver­ti­do en al­go peor que la es­cla­vi­tud. El cam­pe­si­na­do ro­mán­ ti­co que cria­ba su pro­pio ga­na­do y cul­ti­va­ba sus tie­rras, to­man­do de vez en cuan­do las ar­mas en de­fen­sa de la pa­tria, se trans­for­mó en una ma­sa de mi­gran­tes que ha­bi­ta­ban cha­bo­las en el ex­tra­rra­dio. La ex­pan­sión ro­ma­na tras la caí­da de Car­ta­go y Ma­ce­do­nia pro­vo­có que las cam­pa­ñas de lar­ga du­ra­ción fue­ran al­go ha­bi­tual, lo que im­pi­dió a mu­chos cam­pe­si­nos vol­ ver a tiem­po a ca­sa pa­ra la co­se­cha. Eso de­jó sus tie­rras en ma­nos de unos cuan­tos te­rra­te­nien­tes, que pa­sa­ron a ex­plo­tar el agro con la mano de obra es­cla­va ob­te­ni­da tras ca­da cam­pa­ña, mien­tras los ple­be­yos mal­vi­vían sin ocu­pa­ción al­gu­na. Pe­ro la po­bre­za do­mi­nan­te en­tre los ro­ma­nos lla­mó la aten­ción de al­gu­nos po­lí­ti­cos. Hu­bo quie­nes, bien lle­va­dos por una ideo­lo­gía que bus­ca­ba la igual­dad y la jus­ti­cia, bien por su am­bi­ción per­so­nal, em­pe­za­ron a se­du­cir al pue­blo pa­ra ga­nar sus vo­tos. Es­tos po­lí­ti­cos fue­ron co­no­ci­dos co­mo po­pu­la­res, y de en­tre sus fi­las sur­gi­rían los prin­ci­pa­les po­pu­lis­tas de la his­to­ria de la an­ti­gua Ro­ma.

Re­vo­lu­ción y po­der

El pri­me­ro de es­tos po­pu­lis­tas era nie­to de Es­ci­pión el Afri­cano. Se lla­ma­ba Ti­be­rio

LA PO­BRE­ZA DO­MI­NAN­TE LLA­MÓ LA ATEN­CIÓN DE AL­GU­NOS PO­LÍ­TI­COS, POR IDEO­LO­GÍA O POR AM­BI­CIÓN

Sem­pro­nio Gra­co, y cuen­ta la le­yen­da que, en su ca­mino ha­cia la gue­rra en His­pa­nia, pa­só por los cam­pos de Etru­ria con­fian­do en dis­fru­tar del pai­sa­je bu­có­li­co del mun­do ru­ral. Pe­ro lo que vio fue­ron gran­des ex­ten­sio­nes de te­rreno ex­plo­ta­do de for­ma in­dus­trial por es­cla­vos tra­ta­dos a de­güe­llo, mien­tras el pue­blo ro­mano mo­ría de ham­bre. Aque­llo ha­bría trans­for­ma­do ideo­ló­gi­ca­men­te a Ti­be­rio, con­vir­tién­do­lo en el ada­lid de la cau­sa po­pu­lar.

Pro­ba­ble­men­te el epi­so­dio no tu­vo lu­gar, pe­ro te­nía una ba­se real que fa­ci­li­ta­ría los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de Ti­be­rio, ele­gi­do tri­buno de la ple­be en 134 a. C. No de­bió de re­sul­tar­le di­fí­cil ac­ce­der a es­te car­go, pues se pre­sen­tó a las elec­cio­nes con una pro­pues­ta de re­for­ma agra­ria que im­pli­ca­ba que bue­na par­te de la tie­rra del Es­ta­do se dis­tri­bu­ye­ra en pe­que­ñas par­ce­las a los cam­pe­si­nos ro­ma­nos des­po­seí­dos. El Se­na­do se opu­so e in­ten­tó fre­nar la ley, pe­ro la asam­blea de la ple­be la sa­có ade­lan­te. Ti­be­rio ini­ció en­ton­ces una lu­cha a muer­te con­tra el Se­na­do, al que iden­ti­fi­có en sus pro­cla­mas co­mo el enemi­go del pue­blo ro­mano. Ejem­plo de es­to es un dis­cur­so en el que es­ta­ble­ce el no­so­tros y el ellos clá­si­cos del po­pu­lis­mo: “Nues­tros ge­ne­ra­les nos in­ci­tan a com­ba­tir por los tem­plos y las tum­bas de vues­tros an­te­pa­sa­dos. Ocio­so y vano lla­ma­mien­to. Vo­so­tros no

TI­BE­RIO GRA­CO INI­CIÓ UNA LU­CHA A MUER­TE CON­TRA EL SE­NA­DO, AL QUE IDEN­TI­FI­CÓ CO­MO EL ENEMI­GO DEL PUE­BLO

te­néis al­ta­res pa­ter­nos. Vo­so­tros no te­néis tum­bas an­ces­tra­les. Vo­so­tros no te­néis na­da. Com­ba­tís y mo­rís so­lo pa­ra pro­cu­rar lu­jo y ri­que­za a los otros”.

Era cier­to. Y las pa­la­bras de Ti­be­rio re­sul­ta­ron más acer­ta­das cuan­do los se­na­do­res, que tu­vie­ron que tra­gar­se la re­for­ma, se ne­ga­ron a su­mi­nis­trar fi­nan­cia­ción a los cam­pe­si­nos a los que se en­tre­ga­ba la tie­rra pa­ra que em­pe­za­ran a po­ner en mar­cha los cul­ti­vos. En pa­ra­le­lo, aque­llos ini­cia­ron una cam­pa­ña de des­cré­di­to con­tra Ti­be­rio, re­cu­rrien­do a dis­cur­sos y ru­mo­res de­ma­gó­gi­cos que con­clu­ye­ron con la más te­rri­ble de las acu­sa­cio­nes que po­día ha­cer­se con­tra un po­lí­ti­co re­pu­bli­cano: la de que­rer con­ver­tir­se en rey. Ti­be­rio res­pon­dió con una nue­va ape­la­ción al pue­blo. Se pre­sen­tó a las elec­cio­nes pa­ra un se­gun­do tri­bu­na­do pro­me­tien­do re­du­cir el ser­vi­cio mi­li­tar y el ac­ce­so de los ro­ma­nos del or­den ecues­tre a los tri­bu­na­les, así co­mo tra­tar el asun­to de la ciu­da­da­nía ro­ma­na pa­ra los pue­blos itá­li­cos alia­dos (que li­bra­ban las gue­rras de

los ro­ma­nos pe­ro no go­za­ban de los be­ne­fi­cios de la ciu­da­da­nía). Pa­ra exal­tar a la ple­be, acu­dió ves­ti­do de ri­gu­ro­so lu­to a las elec­cio­nes. Aquel es­pec­tácu­lo man­da­ba un men­sa­je vi­sual a sus po­ten­cia­les vo­tan­tes: “Si no me das tu pa­pe­le­ta, soy hom­bre muer­to”. Vo­tar­le no evi­tó su muer­te. Un gru­po de se­na­do­res le abrió la ca­be­za con la pa­ta de una si­lla. Des­pués arro­ja­ron su ca­dá­ver al Tí­ber jun­to a dos­cien­tos de sus se­gui­do­res.

El otro Gra­co

A su her­mano Cayo no le de­ja­ron re­cu­pe­rar el cuer­po. Te­nía 21 años cuan­do ocu­rrie­ron aque­llos su­ce­sos, pe­ro no ol­vi­dó el ges­to. De­ci­dió de­vol­ver la afren­ta al Se­na­do unos años más tar­de, en 124 a. C., cuan­do fue ele­gi­do tri­buno de la ple­be con fa­ci­li­dad gra­cias a su ape­lli­do y a un pro­gra­ma a fa­vor del pue­blo.

Cayo era un hom­bre ca­ris­má­ti­co que sa­bía aren­gar a las ma­sas. Se­gún Ci­ce­rón fue el se­gun­do me­jor ora­dor de Ro­ma (el pri­me­ro era el pro­pio Ci­ce­rón), y rom­pió con la tra­di­ción de de­cla­mar los dis­cur­sos po­lí­ti­cos de ca­ra al Se­na­do, re­ci­tán­do­los ha­cia el pue­blo, que se reunía en el Fo­ro. Tras ser ele­gi­do, Cayo em­pe­zó a eje­cu­tar un pro­gra­ma mu­cho más am­bi­cio­so que el de su her­mano. La más de­ci­si­va de sus le­yes fue la Lex Fru­men­ta­ria, que obli­ga­ba al Es­ta­do a com­prar tri­go pa­ra dis­tri­ buir­lo en­tre la ple­be de Ro­ma a un pre­cio fi­jo más ba­jo que el del mer­ca­do. Así pu­so las ba­ses del fa­mo­so “pan” con el que los po­pu­lis­tas ro­ma­nos so­bor­na­rían a la “chus­ma de Re­mo” du­ran­te si­glos, en pa­la­bras del poe­ta Ju­ve­nal.

A esta ley aña­dió otra que im­pe­día el re­clu­ta­mien­to de los me­no­res de 16 años y obli­ga­ba al Es­ta­do a equi­par a los sol­da­dos. Con es­tos pre­ce­den­tes se pre­sen­tó a las elec­cio­nes nue­va­men­te en 122 a. C., sien­do re­ele­gi­do. Y de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de con­ver­tir en ciu­da­da­nos ro­ma­nos a los ha­bi­tan­tes de Ita­lia. La pro­pues­ta de Cayo era ra­zo­na­ble, pe­ro te­nía tru­co. Si lle­va­ba a ca­bo su re­for­ma, con­se­gui­ría in­cluir en el cen­so elec­to­ral a mu­chos ita­lia­nos que le es­ta­rían eter­na­ men­te agra­de­ci­dos. Los se­na­do­res pa­sa­ron a la ac­ción re­cu­rrien­do, ellos tam­bién, al po­pu­lis­mo. Ad­vir­tie­ron al pue­blo so­bre aque­llos ex­tran­je­ros ita­lia­nos que, si en­tra­ban en el cen­so, re­du­ci­rían las ayu­das ali­men­ta­rias. El pá­ni­co in­yec­ta­do en las ma­sas, su­ma­do a la pro­me­sa del Se­na­do de dar tie­rras en las co­lo­nias a los po­bres, hi­zo que Cayo per­die­ra apo­yos. Y fue en­ton­ces cuan­do el Se­na­do re­pi­tió la es­tra­te­gia que tan bien fun­cio­nó con su her­mano: dio vía li­bre pa­ra ase­si­nar­lo. Cayo in­ten­tó es­qui­var el gol­pe hu­yen­do al Aven­tino, el vie­jo sím­bo­lo de la ple­be re­bel­de, pe­ro al ver­se su­pe­ra­do pi­dió a un es­cla­vo que le die­ra muer­te. Pe­re­ció jun­to a tres mil se­gui­do­res. Aque­lla mis­ma no­che, la ple­be lo hon­ró sa­quean­do su ca­sa.

Hé­roe del pue­blo

A la muer­te de los Gra­co, la cau­sa po­pu­lar per­dió im­pul­so. Pe­ro aque­llo no me­jo­ró la si­tua­ción de la Re­pú­bli­ca, en cu­yo seno la co­rrup­ción y las de­rro­tas mi­li­ta­res fue­ron en au­men­to. La más san­gran­te de aque­llas hu­mi­lla­cio­nes bé­li­cas vino de la mano de Yu­gur­ta, so­brino del mí­ti­co rey nú­mi­da Ma­si­ni­sa. Yu­gur­ta se ha­bía he­cho con la to­ta­li­dad del reino, y, en­tre alian­zas, so­bor­nos y ma­tan­zas, con­si­guió man­te­ner­se fir­me an­te una Ro­ma in­ca­paz de do­ble­gar­lo. Has­ta que apa­re­ció Cayo Ma­rio. Ma­rio no era miem­bro de la no­ble­za, pe­ro for­ma­ba par­te de lo que po­dría­mos de­no­mi­nar bur­gue­sía de pro­vin­cias. Era un hom­bre nue­vo en la es­ce­na po­lí­ti­ca con una po­si­ción aco­mo­da­da, aun­que sin un gran ape­lli­do de­trás. Un ple­be­yo, en de­fi­ni­ti­va, con una bue­na cuen­ta co­rrien­te. La si­tua­ción de la gue­rra en Nu­mi­dia, al­gún ren­cor per­so­nal y su am­bi­ción lo im­pul­sa­ron a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes al con­su­la­do de 107 a. C. Aque­llo no gus­tó al Se­na­do, que ma­nio­bró pa­ra evi­tar que ob­tu­vie­ra el man­do su­pre­mo de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro la cam­pa­ña de Ma­rio sur­tió efec­to en­tre las cla­ses po­pu­la­res. Sa­lus­tio re­co­ge uno de sus dis­cur­sos, muy en la lí­nea de Ti­be­rio Gra­co: “Ellos me­nos­pre­cian mi os­cu­ro na­ci­mien­to y yo su co­bar­día. A mí se me pue­de echar en ca­ra mi hu­mil­de con­di­ción y a ellos su opro­bio. Sin em­bar­go, yo creo que la na­tu­ra­le­za hu­ma­na es la mis­ma y co­mún a to­dos, y que cuan­to más es­for­za­dos más no­bles so­mos. Si fue­ra po­si­ble pre­gun­tar a los pa­dres de Al­bino o de Bes­tia si les hu­bie­ra gus­ta­do te­ner­los a ellos o a mí por hi­jos, ¿qué pen­sáis que ha­brían res­pon­di­do, sino que qui­sie­ran te­ner por hi­jos a los me­jo­res?”. Ellos, co­mo en tiem­pos de los Gra­co, eran los aris­tó­cra­tas que co­pa­ban el Se­na­do. Más allá de sus dis­cur­sos, Ma­rio su­po iden­ti­fi­car su fi­gu­ra con el pue­blo ha­cien­do cir­cu­lar his­to­rias inverosímiles, co­mo la

CAYO MA­RIO IDEN­TI­FI­CÓ SU FI­GU­RA CON EL PUE­BLO HA­CIEN­DO CIR­CU­LAR HIS­TO­RIAS INVEROSÍMILES

de que sus adi­ne­ra­dos pa­dres ha­bían tra­ba­ja­do con las ma­nos a las afue­ras de la pro­vin­cia­na ciu­dad de Ar­pi­num. Una for­ma co­mo otra cual­quie­ra de co­mu­ni­car a los ple­be­yos: “Ho­la, soy de los vues­tros. No co­mo esos abo­tar­ga­dos se­na­do­res”. El pue­blo se vol­có con Cayo Ma­rio. Y cuan­do el Se­na­do in­ten­tó ve­tar su as­cen­so al con­su­la­do, la ple­be lo pu­so al frente de la Re­pú­bli­ca. Y así, aquel ple­be­yo se hi­zo car­go de la gue­rra con­tra Yu­gur­ta, a quien de­rro­tó de­fi­ni­ti­va­men­te con la ayu­da de un aris­tó­cra­ta em­po­bre­ci­do lla­ma­do Lu­cio Cor­ne­lio Sila.

Pe­ro aque­lla vic­to­ria no fue co­sa de dos. Ma­rio y Sila se hi­cie­ron acom­pa­ñar de los más po­bres en­tre los ro­ma­nos. Aque­llos que no te­nían pro­pie­da­des y que, por ello, no po­dían par­ti­ci­par en las ba­ta­llas de la Re­pú­bli­ca. Ma­rio es­ta­ble­ció sus pro­pias re­glas de re­clu­ta­mien­to apro­ve­chan­do la necesidad de una vic­to­ria con­tra los nú­mi­das, y creó un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal for­ma­do por ple­be­yos, a los que pro­me­tió una gran re­com­pen­sa al fi­nal de la cam­pa­ña. Eso con­vir­tió a aque­lla ban­da de pro­le­ta­rios en mi­les de vo­tan­tes sa­tis­fe­chos con quien les po­nía en una me­jor si­tua­ción en la lu­cha por la vi­da. Y, lle­ga­do el ca­so, aque­llos vo­tan­tes bien po­dían tor­nar­se en un ejér­ci­to con el que pro­te­ger­se de gen­tes co­mo las que ase­si­na­ron a los Gra­co.

De la ci­ma al abis­mo

Ma­rio re­pe­ti­ría co­mo cón­sul gra­cias al pá­ni­co por el mo­vi­mien­to mi­gra­to­rio agre­si­vo de los cim­brios, un pue­blo pro­ce­den­ te de la le­ja­na Jutlan­dia, si­tua­da en lo que hoy es Di­na­mar­ca. Con su vic­to­ria so­bre ellos y sus pro­me­sas a los ple­be­yos ga­nó el con­su­la­do una y otra vez.

Pe­ro cuan­do las ba­ta­llas se aca­ba­ron, a Ma­rio se le ago­tó la for­tu­na. Al iden­ti­fi­car­se con la cau­sa del pue­blo, aca­bó alián­do­se con dos os­cu­ros per­so­na­jes, Ser­vi­lio Glau­cia y Lu­cio Apu­le­yo Sa­tur­nino. Aque­llos in­di­vi­duos so­lo te­nían un ob­je­ti­vo: uti­li­zar la po­lí­ti­ca pa­ra ba­ñar­se en oro. Ma­rio ne­ce­si­tó su apo­yo pa­ra lo­grar tie­rras pa­ra sus ve­te­ra­nos, pe­ro Sa­tur­nino y Glau­cia apro­ve­cha­ron su alian­za con el hom­bre más po­de­ro­so de Ro­ma pa­ra lle­var la cau­sa po­pu­lar al ex­tre­mo. Sa­tur­nino lle­gó a ba­jar el pre­cio del tri­go has­ta el pun­to de lle­var al bor­de de la ban­ca­rro­ta a la Re­pú­bli­ca, y a con­ti­nua­ción se de­di­có a com­ba­tir me­dian­te ban­das vio­len­tas a Glau­cia y a Mem­mio, un con­ser­va­dor que as­pi­ra­ba al con­su­la­do. An­te el caos que se adue­ñó de Ro­ma de­bi­do a las pe­leas en­tre ban­das ri­va­les, Ma­rio de­ci­dió cam­biar de cha­que­ta y aliar­se con el Se­na­do, mo­vi­mien­to que pro­vo­có que el pue­blo aca­ba­ra des­pre­cián­do­lo.

El to­que de los dio­ses

Años des­pués de es­tos su­ce­sos, mien­tras Ma­rio ru­mia­ba su pér­di­da de po­pu­la­ri­dad y su an­ti­guo alia­do Sila aglu­ti­na­ba ca­da vez más po­der, Sul­pi­cio Ru­fo se con­vir­tió en tri­buno de la ple­be. Es­te po­lí­ti­co po­pu­lar propuso sa­near el Se­na­do, ex­pul­san­do del mis­mo a aque­llos que tu­vie­ran deu­das de más de dos mil de­na­rios, y plan­teó in­tro­du­cir en la ins­ti­tu­ción a hom­bres nue­vos. Al mis­mo tiem­po que ha­cía esta im­po­pu­lar pro­pues­ta a los aris­tó­cra­tas, ope­ró pa­ra ata­car al nue­vo ada­lid de la no­ble­za, Sila, quien ha­bía ob­te­ni­do el man­do en la gue­rra con­tra Mi­trí­da­tes VI de Pon­to. Man­do que an­he­la­ba Ma­rio, que es­ta­ba de­trás de las ma­nio­bras de Sul­pi­cio Ru­fo.

Sila no se de­jó arre­ba­tar el pues­to. To­mó a sus sol­da­dos y en­tró en Ro­ma, ma­tan­do a Sul­pi­cio Ru­fo y obli­gan­do a huir a Ma­rio. Des­pués partió al frente de sus tro­pas pa­ra de­rro­tar a Mi­trí­da­tes VI. Con Sila fue­ra de la pe­nín­su­la itá­li­ca, en 87 a. C. el po­pu­lar Cin­na fue ele­gi­do cón­sul. El Se­na­do in­ten­tó fre­nar a es­te enemi­go de los aris­tó­cra­tas, pe­ro Cin­na re­cu­rrió al apa­lea­do Ma­rio, quien, emu­lan­do a Sila,

SILA SE ERI­GIÓ EN DIC­TA­DOR, ACA­BAN­DO DE PA­SO CON LA ASAM­BLEA DE LA PLE­BE Y EL TRI­BU­NA­DO

se lan­zó so­bre Ro­ma con su ejér­ci­to, con­vir­tién­do­se por sép­ti­ma y úl­ti­ma vez en cón­sul. No dis­fru­tó mu­cho de sus éxi­tos, pues mo­ri­ría en el año 84 a. C., de­jan­do a Ro­ma trans­for­ma­da en un cam­po de ba­ta­lla pa­ra los pan­di­lle­ros de la po­lí­ti­ca. En­ton­ces vol­vió Sila de su vi­si­ta a Mi­trí­da­tes, ma­sa­cró a los po­pu­la­res y se eri­gió en dic­ta­dor, aca­ban­do de pa­so con el po­der de la asam­blea de la ple­be y del tri­bu­na­do.

Nue­vos in­gre­dien­tes

El nue­vo ge­ne­ral de la aris­to­cra­cia no re­nun­ció a las prác­ti­cas po­pu­lis­tas ya clá­si­cas. En pri­mer lu­gar uti­li­zó su po­der pa­ra ro­bar el di­ne­ro y las tie­rras de los po­pu­la­res y en­tre­gó el bo­tín a sus ve­te­ra­nos. Des­pués li­be­ró a 10.000 es­cla­vos, a los que dio su nom­bre, trans­for­mán­do­los en 10.000 vo­tan­tes com­pla­ci­dos con su ges­tión. Por úl­ti­mo, ini­ció una cos­tum­bre que se­ría per­pe­tua­da por los em­pe­ra­do­res que lo su­ce­de­rían: uti­li­zar la re­li­gión co­mo ar­ma de pro­pa­gan­da.

Sila se en­car­gó de di­fun­dir que es­ta­ba pro­te­gi­do por Afro­di­ta en­tre los grie­gos y por For­tu­na en la pe­nín­su­la itá­li­ca. Ga­nó así los apo­dos de For­tu­na­tus y Fe­lix. Al mis­mo tiem­po, pu­so las ba­ses de la fu­tu­ra pro­pa­gan­da im­pe­rial, tan ca­rac­te­rís­ti­ca de Au­gus­to, inau­gu­ran­do una es­ta­tua

su­ya en el Fo­ro y na­rran­do sus ha­za­ñas en un mo­nu­men­to en el Ca­pi­to­lio. Tam­bién re­cu­rrió al es­pec­tácu­lo pa­ra mo­ti­var a la ple­be. En su triun­fo con­tra Mi­trí­da­tes hi­zo que aque­llos que ha­bían si­do per­se­gui­dos por Cin­na lo sa­lu­da­ran co­mo “sal­va­dor” y “pa­dre”, iden­ti­fi­can­do su dic­ta­du­ra con al­go tan pa­ter­na­lis­ta co­mo lo se­ría el im­pe­rio del fu­tu­ro Au­gus­to. A su muer­te, los po­pu­la­res se que­da­ron en cua­dro. Pe­ro es­tos no tar­da­rían en rear­mar­se pa­ra dar a luz a uno de los más gran­des po­pu­lis­tas de to­dos los tiem­pos.

Uno de los nues­tros

Las ac­cio­nes de Cayo Ma­rio y Sila ha­bían pro­vo­ca­do que el Se­na­do se vie­ra obli­ ga­do a con­fiar en gran­des je­fes mi­li­ta­res pa­ra so­bre­vi­vir. En es­te con­tex­to es don­de apa­re­ce la fi­gu­ra de Pom­pe­yo, el ni­ño mi­ma­do de los con­ser­va­do­res.

Al mis­mo tiem­po que la es­tre­lla de Pom­pe­yo as­cen­día, otro hom­bre po­de­ro­so, Cra­so, que­ría pre­sen­tar­se co­mo al­ter­na­ti­va y asu­mió la cau­sa de los po­pu­la­res. Ya ha­bía in­ten­ta­do el mo­vi­mien­to apo­yan­do a Ca­ti­li­na, que ca­yó an­te Ci­ce­rón acu­sa­do de una cons­pi­ra­ción con­tra la Re­pú­bli­ca. Pe­ro esta vez re­cu­rri­ría a un hue­so du­ro de roer: Ju­lio Cé­sar. Cé­sar era po­pu­lis­ta de na­ci­mien­to. Su ca­sa es­ta­ba en el Su­bu­ra, el ba­rrio con peor repu­tación de Ro­ma, lo que le da­ba ya el ha­lo de ve­cino de la ple­be. Uno de los nues­tros, en de­fi­ni­ti­va. Ade­más, se ocu­pó de re­cor­dar cons­tan­te­men­te que des­cen­día de la dio­sa Ve­nus, lo que le da­ba ca­ché, y, tras re­pu­diar a su pri­me­ra mu­jer, se ca­só con Cor­ne­lia, hi­ja del po­lí­ti­co po­pu­lar Cin­na, con­vir­tién­do­se me­dian­te es­te gol­pe de efec­to en el lí­der por de­re­cho fa­mi­liar de los po­pu­la­res. Uno de los ele­men­tos que más pres­ti­gio otor­gó a Cé­sar fue su re­la­ción con la mi­li­cia. Ca­mi­na­ba jun­to a sus sol­da­dos en las lar­gas mar­chas mi­li­ta­res y se es­for­zó por reír­les las gra­cias, qui­zá por­que aque­llos chis­tes be­ne­fi­cia­ban a un po­lí­ti­co de su cla­se en la ma­chis­ta so­cie­dad ro­ma­na. Al fin y al ca­bo, los sol­da­dos de Cé­sar so­lo bro­mea­ban so­bre sus ca­pa­ci­da­des se­xua­les y sus asal­tos a los ca­tres ma­ri­ta­les de de­ter­mi­na­dos aris­tó­cra­tas, re­fi­rién­do­se a él co­mo el “adúl­te­ro cal­vo”.

As de los so­bor­nos

Cé­sar em­pe­zó a co­brar fuer­za po­lí­ti­ca tras pa­sar por His­pa­nia, sa­near sus cuen­tas con la ges­tión de aque­llas tie­rras y ser ele­gi­do edil en 65 a. C. Os­ten­tan­do es­te car­go se preo­cu­pó de dar gran­des es­pec­tácu­los gra­tui­tos pa­ra en­tre­te­ner al pue­blo y, al ca­lor del am­bien­te fes­ti­vo, pu­so en las ca­lles

CÉ­SAR PRO­VE­NÍA DEL BA­RRIO CON PEOR REPU­TACIÓN DE RO­MA, LO QUE LE DA­BA EL HA­LO DE VE­CINO DE LA PLE­BE

al­gu­nas es­ta­tuas de Ma­rio, pa­ra re­go­ci­jo de mu­chos ro­ma­nos. Pe­ro el mo­vi­mien­to ma­gis­tral de Cé­sar fue el de con­se­guir re­con­ci­liar a Pom­pe­yo y Cra­so y apro­ve­char esta alian­za con los dos pe­sos pe­sa­dos de la po­lí­ti­ca ro­ma­na pa­ra pre­sen­tar­se a cón­sul, ti­ran­do del ya clá­si­co pro­gra­ma po­pu­lis­ta inau­gu­ra­do por los Gra­co. Cé­sar pro­me­tió una nue­va ley agra­ria pa­ra re­par­tir tie­rras y di­ne­ro a los ve­te­ra­nos de Pom­pe­yo, pe­ro tam­bién propuso dis­tri­buir tie­rra pú­bli­ca en­tre los po­bres, com­pran­do la que fue­ra ne­ce­sa­ria pa­ra ayu­dar al pue­blo. Es­to, su­ma­do a los gran­des es­pec­tácu­los que ofre­cie­ron de con­ti­nuo el trío de ami­gos, hi­zo que so­lo los más en­te­ra­dos pres­ta­ran aten­ción a lo que su­ce­día

real­men­te: aque­llos hom­bres es­ta­ban ha­cién­do­se, a ba­se de so­bor­nar al pue­blo y a las tro­pas, con la dic­ta­du­ra de la Re­pú­bli­ca.

El gran gol­pe

La so­cie­dad aca­ba­ría por rom­per­se, con Cra­so mu­rien­do en las le­ja­nas are­nas de Par­tia y Pom­pe­yo, en Ro­ma, alián­do­se nue­va­men­te con los con­ser­va­do­res. Fue en­ton­ces cuan­do Cé­sar cru­zó el Ru­bi­cón, des­tru­yó a sus ad­ver­sa­rios y vol­vió a Ro­ma co­mo je­fe ab­so­lu­to pa­ra or­ga­ni­zar las co­sas a su gus­to. Por el ca­mino Cé­sar ha­bía es­cri­to un pe­cu­liar tex­to pro­pa­gan­dís­ti­co, sus fa­mo­sos Co­men­ta­rios so­bre las gue­rras de las Ga­lias, en los que so­lo tie­ne bue­nas pa­la­bras pa­ra los cen­tu­rio­nes y los sol­da­dos ra­sos, nun­ca pa­ra esos no­bles que no for­ma­ban par­te de la cla­se so­cial que le man­te­nía en el po­der. Pe­ro sus ges­tos po­pu­lis­tas, sus cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da y los es­pec­tácu­los que re­ga­la­ba al pue­blo ocul­ta­ban su trans­for­ma­ción. Pues Cé­sar, ya con el man­do ab­so­lu­to de la Re­pú­bli­ca, ha­bía da­do en par­te la es­pal­da a las cla­ses ba­jas, re­du­cien­do las sub­ven­cio­nes de tri­go y preo­cu­pán­do­se más por la ca­li­dad de vi­da de los sol­da­dos, a quie­nes pa­ga­ba con ge­ne­ro­si­dad. Aque­llos sol­da­dos no evi­ta­ron, sin em­bar­go, el desen­la­ce. Cé­sar aca­bó sien­do ase­si­na­do por un gru­po de se­na­do­res que que­rían mantener in­ma­cu­la­da la Re­pú­bli­ca y lim­piar­la de los he­re­jes del po­pu­lis­mo. Mien­tras lo apu­ña­la­ban, no sos­pe­cha­ban que aquel ac­to aca­ba­ría con la for­ma de go­bierno tra­di­cio­nal y per­pe­tua­ría las prác­ti­cas po­pu­lis­tas en te­rri­to­rio ro­mano du­ran­te si­glos.

COR­NE­LIA y sus hi­jos, los Gra­co, A. Kauff­mann, s. xvii. En la pág. an­te­rior, un triun­fo de Cé­sar.

CAYO MA­RIO, por J. Van­derlyn, 1807. En la pág. opues­ta, Yu­gur­ta de­ja Ro­ma tras unas ne­go­cia­cio­nes, s. xix.

SILA, bus­to de épo­ca ro­ma­na. A la dcha., Con­ju­ra de Ca­ti­li­na, por Ce­sa­re Mac­ca­ri, si­glo xix.

JU­LIO CÉ­SAR, es­cul­tu­ra en már­mol del ar­tis­ta flo­ren­tino An­drea di Pie­tro di Mar­co Fe­rruc­ci, c. 1512-14.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.