LA NOR­MA­TI­VA AN­TI­FAS­CIS­TA

El mie­do bri­tá­ni­co a una quin­ta co­lum­na.

Historia y Vida - - DOSSIER -

EL INI­CIO DE

la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue la cró­ni­ca de una con­tien­da anun­cia­da. Co­mo era evi­den­te que las hos­ti­li­da­des es­ta­lla­rían an­tes o des­pués, la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes bri­tá­ni­ca apro­bó en 1939 una ley de emer­gen­cia que re­cor­ta­ba las li­ber­ta­des ci­vi­les. Al año si­guien­te, es­tas res­tric­cio­nes se am­plia­ron en una nor­ma­ti­va co­no­ci­da co­mo 18B, por la que una per­so­na po­día ser en­car­ce­la­da sin jui­cio pre­vio en ca­so de que mos­tra­ra afi­ni­dad por el enemi­go.

EN AQUE­LLOS MO­MEN­TOS,

un sim­pa­ti­zan­te del fas­cis­mo, Vid­kun Quis­ling, ha­bía lle­ga­do al po­der en No­rue­ga. Era una fi­gu­ra muy si­mi­lar a la del lí­der de la Unión Bri­tá­ni­ca de Fas­cis­tas, Os­wald Mos­ley (aba­jo, con su pri­me­ra es­po­sa). Por eso, no pa­re­cía irra­zo­na­ble su­po­ner que un gol­pe de la ex­tre­ma de­re­cha de­rro­ca­ra al go­bierno bri­tá­ni­co. Co­mo era de es­pe­rar, Mos­ley no tar­dó en ser apre­sa­do.

EN 1940 LLE­GA­RON

a con­tar­se al­re­de­dor de un mi­llar de de­te­ni­dos. Pero des­pués de la ba­ta­lla de In­gla­te­rra la ame­na­za na­zi de­jó de ser tan acu­cian­te. Eso hi­zo po­si­ble que el nú­me­ro de in­ter­na­dos dis­mi­nu­ye­ra pro­gre­si­va­men­te has­ta que la 18B de­jó de apli­car­se en 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.