LA SU­CE­SIÓN DE STA­LIN

El es­treno de la po­lé­mi­ca pe­lí­cu­la La muer­te de Sta­lin, que ha si­do prohi­bi­da en Ru­sia, nos acer­ca a un pe­río­do tras­cen­den­tal en la his­to­ria de la Unión So­vié­ti­ca: la desestalinización.

Historia y Vida - - EN BREVE -

LA MA­DRU­GA­DA DEL 1 DE MAR­ZO de 1953, Jo­sef Sta­lin se re­ti­ró a su ha­bi­ta­ción des­pués de ce­le­brar una de sus in­ter­mi­na­bles ce­nas con la cú­pu­la del go­bierno. El man­da­ta­rio so­lía dor­mir has­ta tar­de, pero ese día se es­ta­ba de­mo­ran­do más de lo nor­mal. Las ho­ras pa­sa­ron sin que na­die se atre­vie­ra a mo­les­tar­le. Cuan­do, al­re­de­dor de las on­ce de la no­che, su guar­dia per­so­nal de­ci­dió en­trar en su cuar­to a ver qué ocu­rría, se en­con­tra­ron al di­ri­gen­te in­cons­cien­te en el sue­lo en me­dio de un char­co de ori­na. Los mé­di­cos dic­ta­mi­na­ron que ha­bía su­fri­do un de­rra­me ce­re­bral co­mo con­se­cuen­cia de la ate­roes­cle­ro­sis que pa­de­cía. Pa­ra­li­za­do y sin ca­pa­ci­dad de ha­bla, Sta­lin es­tu­vo ago­ni­zan­do has­ta que mu­rió cua­tro días des­pués, el 5 de mar­zo. Su cuer­po fue em­bal­sa­ma­do y se­pul­ta­do en el mau­so­leo de la plaza Ro­ja jun­to al de Le­nin. LU­CHA POR LA SU­CE­SIÓN Co­mo des­cri­be de for­ma sa­tí­ri­ca la pe­lí­cu­la La muer­te de Sta­lin (ver pág. 97), la su­ce­sión del man­da­ta­rio no fue sen­ci­lla. Tras ca­si trein­ta años de go­bierno au­to­ri­ta­rio y per­so­na­lis­ta, el va­cío de po­der que de­jó fue enor­me. Sta­lin no ha­bía nom­bra­do a nin­gún su­ce­sor, ni es­ta­ba cla­ro quién de­bía ser­lo. La au­sen­cia de un can­di­da­to in­dis­cu­ti­ble pro­vo­có una dispu­ta por el li­de­raz­go que se alar­gó du­ran­te tres años. A pe­sar de que has­ta el nú­cleo más du­ro del es­ta­li­nis­mo es­ta­ba de acuer­do en la ne­ce­si­dad de ha­cer re­for­mas, exis­tía una pro­fun­da di­vi­sión in­ter­na. Ha­bía dos fac­cio­nes prin­ci­pa­les: los par­ti­da­rios de la su­pre­ma­cía del apa­ra­to es­ta­tal, con el con­ser­va­dor Gueor­gui Ma­len­kov a la ca­be­za, y los de­fen­so­res de la he­ge­mo­nía del par­ti­do, ca­pi­ta­nea­dos por el re­for­mis­ta Ni­ki­ta Jrus­chov. TRAS VA­RIOS AÑOS de dispu­tas, Jrus­chov se hi­zo fi­nal­men­te con el po­der. En el Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta ce­le­bra­do en 1956, el man­da­ta­rio pro­nun­ció un dis­cur­so en el que de­nun­ció abier­ta­men­te las po­lí­ti­cas re­pre­si­vas de Sta­lin y el cul­to a su per­so­na­li­dad. Con es­tas crí­ti­cas per­se­guía un do­ble ob­je­ti­vo: des­acre­di­tar a sus ri­va­les po­lí­ti­cos, aso­cián­do­los con el es­ta­li­nis­mo, y exi­mir al par­ti­do de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad so­bre los pa­sa­dos abu­sos de po­der.

LA DESESTALINIZACIÓN se ma­te­ria­li­zó de di­ver­sas ma­ne­ras: se li­be­ró a mi­les de pre­sos po­lí­ti­cos, se apli­ca­ron re­for­mas eco­nó­mi­cas y so­cia­les, se re­la­jó la cen­su­ra, se aflo­jó el con­trol so­bre los paí­ses del blo­que del Es­te (fa­ci­li­tan­do las re­vuel­tas en Po­lo­nia y Hun­gría) y se pro­du­jo una tí­mi­da aper­tu­ra a Oc­ci­den­te que con­lle­vó el ale­ja­mien­to con la China de Mao. El “des­hie­lo” tam­bién de­rri­tió el re­cuer­do de Sta­lin. Su fi­gu­ra fue pro­gre­si­va­men­te eli­mi­na­da de la vi­da pú­bli­ca. Se re­ti­ra­ron es­ta­tuas y re­tra­tos, se cam­bió el nom­bre de la em­ble­má­ti­ca Sta­lin­gra­do por Vol­go­gra­do y, co­mo sim­bó­li­co co­lo­fón, se tras­la­da­ron los res­tos del dic­ta­dor a un ce­men­te­rio fue­ra del Krem­lin. Car­los Jo­ric

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.