Lady Ja­ne Grey

Lady Ja­ne Grey fue la rei­na más bre­ve de In­gla­te­rra. So­lo nue­ve días es­tu­vo en el trono es­ta ado­les­cen­te, pri­ma de la ca­tó­li­ca María Tu­dor.

Historia y Vida - - SUMARIO - M. Al­pert, his­to­ria­dor.

La so­bri­na nie­ta de En­ri­que VIII ci­ñó la Co­ro­na du­ran­te so­lo nue­ve días.

Pa­ra com­pren­der los mo­ti­vos del ajus­ti­cia­mien­to en 1554 de la rei­na Ja­ne de In­gla­te­rra, a sus die­ci­séis años y des­pués de un rei­na­do de so­lo nue­ve días, hay que re­mon­tar­se cua­ren­ta y cinco años atrás, has­ta el rei­na­do de En­ri­que VIII, cuan­do es­te, re­cién co­ro­na­do, se ca­só en 1509 con Ca­ta­li­na de Ara­gón. Des­pués de una his­to­ria gi­ne­co­ló­gi­ca di­fí­cil, Ca­ta­li­na dio a luz a una ni­ña. Sin em­bar­go, pa­ra ase­gu­rar la su­ce­sión de los Tu­dor, En­ri­que VIII ne­ce­si­ta­ba un hi­jo va­rón na­ci­do de le­gí­ti­mo ma­ tri­mo­nio. Ini­ció re­la­cio­nes con Ana Bo­le­na. Al ne­gar­se el pa­pa a anu­lar su ma­tri­mo­nio con Ca­ta­li­na, En­ri­que nom­bró pri­ma­do de In­gla­te­rra a Tho­mas Cran­mer, que apro­bó el di­vor­cio real. A prin­ci­pios de 1533, En­ri­que se ca­só con Ana Bo­le­na.

Es­ta es­ta­ba ya em­ba­ra­za­da. Pa­ra ase­gu­rar la le­gi­ti­mi­dad del ni­ño que lle­va­ba en su seno, se de­cla­ró sin efec­to el ma­tri­mo­nio de En­ri­que con Ca­ta­li­na. En­ri­que ale­ga­ba que, co­mo Ca­ta­li­na ha­bía si­do mu­jer de su her­mano ma­yor, con­tra­vi­nien­do así la ley bí­bli­ca que prohí­be ca­sar­se con la mu­jer

del her­mano, la dis­pen­sa pa­pal que ha­bía per­mi­ti­do su ma­tri­mo­nio con Ca­ta­li­na no era vá­li­da, y, por tan­to, la au­sen­cia de un hi­jo va­rón sim­bo­li­za­ba el cas­ti­go di­vino. Muer­ta Ca­ta­li­na de Ara­gón y ajus­ti­cia­da Ana Bo­le­na por sos­pe­chas de in­fi­de­li­dad, en ma­yo de 1536, En­ri­que VIII se ca­só con Ja­ne Sey­mour. En oc­tu­bre del año si­guien­te, Ja­ne dio a luz a un ni­ño, bau­ti­za­do Eduar­do, que se­ría el úni­co hi­jo va­rón de En­ri­que VIII. Por fin pa­re­cía que la su­ce­sión es­ta­ba ase­gu­ra­da.

Una re­vo­lu­ción inevi­ta­ble

Sin em­bar­go, el ma­re­mág­num de la cues­tión re­li­gio­sa, mo­ti­vo de gran con­flic­to en In­gla­te­rra, no se cal­ma­ba. A pe­sar de ha­ber­se in­de­pen­di­za­do de Roma, y pe­se a su di­vor­cio de Ca­ta­li­na, En­ri­que VIII con­ti­nua­ba con­si­de­rán­do­se ca­tó­li­co. En 1539 obli­gó al Par­la­men­to a apro­bar los Seis ar­tícu­los, que re­afir­ma­ban la or­to­do­xia ca­tó­li­ca en te­mas doc­tri­na­les cla­ves, so­bre to­do los de la tran­sus­tan­cia­ción, la con­fe­sión y el ce­li­ba­to sa­cer­do­tal. Con los Seis ar­tícu­los, el rey bus­ca­ba dis­tan­ciar­se del evan­ge­lis­mo pro­tes­tan­te avan­za­do por el ar­zo­bis­po Cran­mer y por di­ver­sos no­bles del reino. No obs­tan­te, la anulación de su ma­tri­mo­nio con Ca­ta­li­na re­pre­sen­ta­ba un ca­ta­li­za­dor que pu­so en mar­cha una se­rie de cam­bios di­fí­ci­les de con­tro­lar. Con­tra su pro­pia vo­lun­tad, En­ri­que VIII ha­bía des­en­ca­de­na­do una re­vo­lu­ción re­li­gio­sa en In­gla­te­rra, país con una lar­ga his­to­ria de an­ti­cle­ri­ca­lis­mo y en el cual pe­ne­tra­ban ya las doc­tri­nas lu­te­ra­nas. Cuan­do, en enero de 1547, En­ri­que VIII fa­lle­ció, su su­ce­sor, Eduar­do VI, te­nía so­la­men­te nue­ve años. Muer­ta su ma­dre de fie­bres puer­pe­ra­les, la re­gen­cia pa­só al tío del rey, Ed­ward Sey­mour, nom­bra­do aho­ra du­que de So­mer­set. So­mer­set y el ar­zo­bis­po Cran­mer apro­ve­cha­ron la si­tua­ción pa­ra im­po­ner una se­rie de re­for­mas pro­tes­tan­tes en la prác­ti­ca re­li­gio­sa, en­tre ellas, una li­tur­gia nue­va: el lla­ma­do Book of Com­mon Pra­yer, el li­bro de ofi­cios cris­tia­nos que to­dos de­be­rían em­plear, su­pri­mien­do la mi­sa y el ce­li­ba­to sa­cer­do­tal. Eduar­do VI, al ir en­tran­do en la ado­les­cen­cia, adop­tó con en­tu­sias­mo las nue­vas doc­tri­nas pro­tes­tan­tes. Du­ran­te su cor­to rei­na­do se rea­li­za­ron re­for­mas que, en­tre otros cam­bios fun­da­men­ta­les, su­pu­sie­ron la re­mo­ción de al­ta­res, de imá­ge­nes sa­gra­das y del em­pleo de in­cien­so, así co­mo la im­po­si­ción del in­glés co­mo len­gua li­túr­gi­ca. Al mis­mo tiem­po, el jo­ven rey dis­cu­tía cons­tan­te­men­te con su her­ma­na ma­yor, María Tu­dor, que ha­bía si­do edu­ca­da en el ca­to­li­cis­mo por su ma­dre, Ca­ta­li­na de Ara­gón. Oír mi­sa cons­ti­tuía un ac­to prohi­bi­do por ley, de mo­do que la in­sis­ten­cia de María en ob­ser­var es­te ri­to en su ca­pi­lla pri­va­da es­ta­ba pro­vo­can­do una cri­sis internacional en­tre In­gla­te­rra y el em­pe­ra­dor Car­los V, pri­mo de María. Pa­re­cía que In­gla­te­rra se en­ca­mi­na­ba ha­cia la Re­for­ma. Es­ta­lló una cri­sis cuan­do, du­ran­te el verano de 1553, se hi­zo evi­den­te que no le que­da­ban al jo­ven rey mu­chos días de vi­da. El año an­te­rior, Eduar­do ha­bía su­fri­do sa­ram­pión y va­ri­ce­la, y en ese mo­men­

to pa­de­cía una in­fec­ción pul­mo­nar que desem­bo­ca­ría en una sep­ti­ce­mia ge­ne­ra­li­za­da. Su en­ton­ces pro­tec­tor, el con­de de War­wick (lue­go du­que de Northumberland), es­ta­ba re­suel­to a pre­ser­var las re­for­mas pro­tes­tan­tes ya es­ta­ble­ci­das. Sin em­bar­go, si ac­ce­día al trono María Tu­dor, era ob­vio que res­tau­ra­ría a ra­ja­ta­bla el ca­to­li­cis­mo tal co­mo ha­bía re­gi­do en In­gla­te­rra an­tes del cis­ma con Roma.

Agi­tan­do un avis­pe­ro

El 21 de ma­yo de 1553, la jo­ven de quin­ce años Ja­ne Grey, hi­ja del du­que de Suf­folk y nie­ta de la her­ma­na de En­ri­que VIII (y, por tan­to, ter­ce­ra en la lí­nea de su­ce­sión al trono des­pués de las hi­jas de En­ri­que), se ca­só con Guild­ford Dud­ley, hi­jo del du­que de Northumberland. La unión, se es­pe­ra­ba, con­lle­va­ría ven­ta­jas po­lí­ti­cas y fi­nan­cie­ras pa­ra am­bas fa­mi­lias. Northumberland pro­pu­so al en­fer­mi­zo mo­nar­ca que apar­ta­ra del trono a sus her­ma­nas­tras María e Isa­bel y que le­ga­ra la Co­ro­na a su pri­ma Ja­ne Grey. La cues­tión le­gal era si Eduar­do VI con­ser­va­ba el de­re­cho de nom­brar su­ce­sor a quien él qui­sie­ra. Aho­ra bien, Eduar­do, vien­do acer­car­se la muer­te y de­ci­di­do a pre­ser­var el pro­tes­tan­tis­mo en In­gla­te­rra, re­dac­tó una de­cla­ra­ción que ex­cluía a María y a Isa­bel del trono, ale­gan­do que las dos eran ile­gí­ti­mas (se ba­sa­ba en que el ma­tri­mo­nio de En­ri­que VIII con Ca­ta­li­na ha­bía si­do in­vá­li­do y en que Isa­bel ha­bía si­do con­ce­bi­da an­tes de que En­ri­que se ca­sa­ra con Ana Bo­le­na). Pe­se a las du­das ex­pre­sa­das, y con el rey en su le­cho de muer­te, el 21 de ju­nio los con­se­je­ros reales y el ar­zo­bis­po Cran­mer acor­da­ron acep­tar a Ja­ne Grey co­mo fu­tu­ra rei­na. Quin­ce días des­pués, el 6 de ju­lio, Eduar­do VI fa­lle­ció, po­co an­tes de cum­plir die­ci­séis años. María, avi­sa­da de que el du­que de Northumberland, uno de los po­de­ro­sos no­bles que apo­ya­ban a Ja­ne Grey, pen­sa­ba se­cues­trar­la, se re­fu­gió en sus pro­pias tie­rras en el con­da­do de Nor­folk, don­de se sen­tía

NORTHUMBERLAND PRO­PU­SO A EDUAR­DO VI QUE LE­GA­RA EL TRONO A GREY PA­RA GA­RAN­TI­ZAR LAS RE­FOR­MAS

a sal­vo. Mien­tras tan­to, el al­cal­de y los prin­ci­pa­les ciu­da­da­nos de Lon­dres acep­ta­ron a Ja­ne Grey co­mo so­be­ra­na. Po­co iba a du­rar su leal­tad. Ja­ne era rei­na, pe­ro era tam­bién pri­sio­ne­ra de un gru­po de hom­bres sin es­crú­pu­los y ávi­dos de po­der. El día 10 de ju­lio, la jo­ven, acom­pa­ña­da de su ma­ri­do y su sue­gro, se hos­pe­dó en la to­rre de Lon­dres, don­de, por tra­di­ción, los mo­nar­cas de In­gla­te­rra to­ma­ban po­se­sión del reino. Un mer­ca­der ge­no­vés, Bap­tis­ta Spi­no­la, anotó en sus re­cuer­dos que Ja­ne era “bien for­ma­da y gra­cio­sa”, aun­que tan pe­que­ña que lle­va­ba cha­pi­nes, za­pa­tos con sue­las al­tas pa­ra al­can­zar ma­yor es­ta­tu­ra. Aña­dió el ge­no­vés: “Pe­ro es­ta se­ño­ra es muy he­ré­ti­ca y nun­ca ha oí­do mi­sa, por lo cual mu­cha gen­te prin­ci­pal no se pre­sen­tó [a la co­ro­na­ción]”. En­se­gui­da, los ha­bi­tan­tes de East An­glia, la zo­na orien­tal del país, mo­vi­li­za­ron fuer­zas pa­ra apo­yar a María. ¿Es­ta­lla­ría una gue­rra ci­vil? María se mu­dó al castillo de Fram­ling­ham, a me­nos de quin­ce mi­llas del mar, des­de don­de, en ca­so de una vic­to­ria de las fuer­zas de Northumberland y de Suf­folk –sue­gro y pa­dre de Ja­ne–, po­dría huir en bar­co y po­ner­se ba­jo la pro­tec­ción

PA­RA PAR­TE DE LOS IN­GLE­SES, IN­CLU­SO PRO­TES­TAN­TES, MARÍA TU­DOR SE­GUÍA SIEN­DO LA LE­GÍ­TI­MA SO­BE­RA­NA

de su pri­mo, el em­pe­ra­dor Car­los V. Northumberland reunió un ejér­ci­to y en­vió una ar­ma­da al puer­to de Yar­mouth con or­den de pa­tru­llar la cos­ta.

La po­bla­ción de los con­da­dos más cer­ca­nos a Lon­dres, jun­to con di­ver­sos gru­pos de fa­mi­lias po­de­ro­sas, pres­ta­ba apo­yo a María. Pa­ra mu­chas per­so­nas, in­clu­so pro­tes­tan­tes, ella se­guía sien­do la le­gí­ti­ma so­be­ra­na. El 13 de ju­lio, la flo­ti­lla que Northumberland ha­bía des­pa­cha­do se amo­ti­nó, ofre­cién­do­se a ser­vir a María. La si­tua­ción cam­bia­ba a su fa­vor. La opi­nión pú­bli­ca se vol­vía con­tra Northumberland y con­tra Ja­ne Grey. El do­min­go 16, cuan­do Ni­cho­las Rid­ley, obis­po pro­tes­tan­te de Lon­dres, pre­di­có a fa­vor de es­ta y con­tra María, los gri­tos y pro­tes­tas de los fie­ les le obli­ga­ron a aban­do­nar el púl­pi­to. Northumberland, sin em­bar­go, sa­lió de Lon­dres a la ca­be­za de sus sol­da­dos. En aquel mo­men­to, los par­ti­da­rios po­de­ro­sos de María or­ga­ni­za­ron un gol­pe de Es­ta­do. Los du­ques, con­des y otros po­ten­ta­dos con­si­guie­ron per­sua­dir a los de­más miem­bros del Con­se­jo Real –ex­cep­to a Henry Grey, pa­dre de Ja­ne, al ar­zo­bis­po Cran­mer y a sir John Che­ke, ca­te­drá­ti­co de Grie­go en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, que ha­bía si­do maes­tro de Eduar­do VI– de que de­bían ofre­cer el trono a María. Cuan­do el al­cal­de de la ca­pi­tal tam­bién se de­cla­ró a su fa­vor, mi­les de ciu­da­da­nos sa­lie­ron a la ca­lle a vi­to­rear­la, mien­tras las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les des­fi­la­ban por el co­ra­zón de la ciu­dad pa­ra pro­cla­mar­la

rei­na. Las cam­pa­nas de las iglesias re­pi­ca­ban, y los lon­di­nen­ses bai­la­ban y can­ta­ban lle­va­dos por el en­tu­sias­mo. En efec­to, las ca­pas po­pu­la­res, con­ser­va­do­ras, veían con re­ce­lo la vio­len­cia rui­do­sa de los re­for­mis­tas pro­tes­tan­tes, y aún más la ex­trac­ción de imá­ge­nes y otros ob­je­tos sa­gra­dos de las iglesias pa­rro­quia­les. Los di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros acre­di­ta­dos en In­gla­te­rra ano­ta­ban asom­bra­dos en sus des­pa­chos lo mu­da­ble de la opi­nión pú­bli­ca in­gle­sa.

Qué ha­cer con Ja­ne

Ja­ne y su pa­dre, des­de la to­rre de Lon­dres, oían ner­vio­sos el tu­mul­to. No ha­bía na­da que ha­cer. El du­que de Suf­folk le di­jo a su hi­ja ado­les­cen­te que ya no era rei­na, y que lo me­jor que po­día ha­cer era pe­dir per­dón a su pri­ma María. El 3 de agos­to, María en­tró triun­fal­men­te en Lon­dres. El Par­la­men­to de­cla­ró que el di­vor­cio de En­ri­que VIII ha­bía si­do im­pro­ce­den­te y que María era su le­gí­ti­ma su­ce­so­ra. Ade­más, su­pri­mió gran par­te de la le­gis­la­ción fa­vo­ra­ble al pro­tes­tan­tis­mo de Eduar­do VI. Ja­ne, de­te­ni­da, di­ri­gió a su pri­ma una car­ta. Ha­bía si­do im­pru­den­te, con­fe­só, pe­ro por­que la ha­bían acon­se­ja­do mal. Lo cier­to es que Ja­ne era muy in­te­li­gen­te, po­seía am­plios ho­ri­zon­tes y te­nía opi­nión pro­pia. Ha­bía be­bi­do del nue­vo es­pí­ri­tu que alen­ta­ba la cul­tu­ra hu­ma­nís­ti­ca fe­me­ni­na, y se car­tea­ba con pen­sa­do­res pro­tes­tan­tes de otros pun­tos de Eu­ro­pa. El pén­du­lo iba a os­ci­lar en In­gla­te­rra una vez más. La opi­nión pú­bli­ca se vol­vió en con­tra de María, al ru­mo­rear­se que pen­sa­ba ca­sar­se con el fu­tu­ro Fe­li­pe II. Los mi­li­tan­tes pro­tes­tan­tes de­cla­ra­ban que In­gla­te­rra su­fri­ría una in­va­sión des­de Es­pa­ña, que el país lle­ga­ría a ser una me­ra pro­vin­cia del Im­pe­rio his­pano y que se re­im­pon­dría en él la au­to­ri­dad del pa­pa. Se ha­bla­ba ya de re­be­lión.

María, que no ha­bía que­ri­do cas­ti­gar a su jo­ven pri­ma, se re­plan­teó sus pla­nes. En no­viem­bre, Ja­ne, su ma­ri­do y el ar­zo­bis­po Cran­mer tu­vie­ron que com­pa­re­cer an­te un tri­bu­nal acu­sa­dos de al­ta trai­ción, de­li­to que ad­mi­tie­ron. ¿Ejer­ce­ría la rei­na su po­der de gra­cia o man­da­ría ajus­ti­ciar a Ja­ne? La si­tua­ción era de­li­ca­da, ya que gru­pos de re­bel­des ase­dia­ban Lon­dres. Fue­ron des­ar­ti­cu­la­dos, pe­ro María sa­bía que, o bien aban­do­na­ba su pro­yec­to de ca­sar­se con el prín­ci­pe es­pa­ñol, o bien ten­dría que mos­trar­se fir­me. Ja­ne Grey, a cu­yo al­re­de­dor po­día or­ga­ni­zar­se una re­be­lión pro­tes­tan­te, su­fri­ría la pe­na ca­pi­tal. María hi­zo gran­des es­fuer­zos pa­ra sal­var el alma de su pri­ma en­vián­do­le, en vano, va­rios sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos. En­fren­ta­da a la muer­te, Ja­ne se de­fen­dió con va­lor. Pa­só sus úl­ti­mos días pre­pa­rán­do­se pa­ra el trá­gi­co ac­to fi­nal, que tu­vo lu­gar el 12 de fe­bre­ro de 1554, en pri­va­do, en To­wer Green, un es­pa­cio al ai­re li­bre (y no co­mo en el fa­mo­so cua­dro del su­ce­so, pin­ta­do con ima­gi­na­ción ro­mán­ti­ca en 1833 por Paul De­la­ro­che, que se ex­hi­be en la Na­tio­nal Ga­llery lon­di­nen­se).

Lady Ja­ne lu­cía un sen­ci­llo ves­ti­do ne­gro y sos­te­nía un li­bro de ora­cio­nes. Des­de el ca­dal­so di­ri­gió unas pa­la­bras al pe­que­ño gru­po que iba a pre­sen­ciar su su­pli­cio. Re­co­no­ció su cul­pa­bi­li­dad, pe­ro de­cla­ró que ha­bía ac­tua­do con inocen­cia. Re­ci­tó un sal­mo y, tras dar sus guan­tes, su pa­ñue­lo y el li­bro de ora­cio­nes a los que la aten­dían, se arro­di­lló, con los ojos ven­da­dos, ex­cla­man­do: “¡Se­ñor, en tus ma­nos en­co­mien­do mi es­pí­ri­tu!”.

LA TO­RRE DE LON­DRES. A la dcha., María Tu­dor en un óleo del maes­tro Juan de 1544.

LA EJE­CU­CIÓN de lady Ja­ne Grey, por Paul De­la­ro­che, 1833. The Na­tio­nal Ga­llery, Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.