Gen­gis Kan

Ex­plo­tó al má­xi­mo el po­ten­cial de sus hor­das y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos chi­nos. El re­sul­ta­do fue el me­jor ejér­ci­to de su tiem­po y el ma­yor im­pe­rio con­ti­guo de la his­to­ria. Pe­ro, más allá de su fa­ma de san­gui­na­rio, el gran cau­di­llo mongol fue un lí­der prag

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Mon­ca­yo, pe­rio­dis­ta.

Di­ri­gió el me­jor ejér­ci­to del mun­do has­ta en­ton­ces y creó el ma­yor im­pe­rio con­ti­nuo de la his­to­ria.

La fi­gu­ra de Gen­gis Kan, fun­da­dor del Im­pe­rio mongol, evo­ca te­rri­bles his­to­rias de con­quis­tas, des­truc­cio­nes y ma­tan­zas. No hay du­da de que sus hor­das sem­bra­ron el te­rror y arra­sa­ron ciu­da­des y po­bla­cio­nes en­te­ras, pe­ro es­te he­cho, por sí so­lo, no ex­pli­ca la vas­te­dad de un im­pe­rio que con sus des­cen­dien­tes lle­ga­ría a ser el ma­yor de la his­to­ria, des­de el océano Pa­cí­fi­co has­ta el Da­nu­bio. Tal aco­pio de po­der no po­dría ha­ber­se lo­gra­do sin los ex­ce­len­tes ji­ne­tes y ar­que­ros mon­go­les ni la de­bi­li­dad de los im­pe­rios se­den­ta­rios que co­lin­da­ban con es­te pue­blo nó­ma­da en el si­glo xiii. Tam­po­co sin el te­són, el li­de­raz­go vi­sio­na­rio y la agu­da in­te­li­gen­cia mi­li­tar y po­lí­ti­ca de Gen­gis Kan.

Un as­cen­so im­pa­ra­ble

No se sa­be exac­ta­men­te cuán­do ni dón­de na­ció: los his­to­ria­do­res ma­ne­jan tres fe­chas, 1155, 1162 y 1167, y un lu­gar, las cer­ca­nías del la­go Bai­kal, en la ac­tual Mon­go­lia. Su pa­dre, Ye­su­gei, era el je­fe de un clan me­nor

SU PA­DRE, JE­FE DE UN CLAN ME­NOR, MU­RIÓ ENVENENADO TRAS LU­CHAR TO­DA SU VI­DA CON­TRA LOS TÁRTAROS

y po­bre, los bor­ji­gin. En aquel mo­men­to, las tri­bus mon­go­las es­ta­ban desuni­das y los tártaros do­mi­na­ban la es­te­pa. Ye­su­gei pa­só to­da su vi­da lu­chan­do con­tra es­tos úl­ti­mos, que aca­ba­ron en­ve­ne­nán­do­lo po­co des­pués de ha­ber ca­sa­do a su hi­jo Te­mu­jin –así se lla­ma­ba el pe­que­ño Gen­gis– cuan­do es­te con­ta­ba ape­nas nue­ve años. Te­mu­jin y su fa­mi­lia se vie­ron obli­ga­dos a va­gar por las lla­nu­ras, aco­sa­dos por el ham­bre y las per­se­cu­cio­nes de otras tri­bus. Su ma­dre le en­se­ñó a apre­ciar el va­lor de las alian­zas en el hos­til en­torno en que vi­vían, al­go que él no tar­da­ría en cul­ti­var. A los 15 años, Te­mu­jin con­ta­ba ya con un gru­po de lea­les que res­pe­ta­ban su co­ra­je, as­tu­cia y po­der de per­sua­sión. El pre­coz lí­der re­no­vó la alian­za que su pa­dre ha­bía for­ja­do con Ton­gu­ril, je­fe de los ke­rait, y se va­lió de él y otros par­ti­da­rios pa­ra afian­zar su as­cen­sión po­lí­ti­ca.

Al­gu­nos de sus se­gui­do­res se con­vir­tie­ron en no­kor, o her­ma­nos de san­gre, gue­rre­ros dis­pues­tos a re­nun­ciar a su pro­pia tri­bu pa­ra unir­se a un nue­vo kan, o je­fe. En­tre ellos des­ta­có Ja­muk­ha, un ami­go de la in­fan­cia que ayu­dó a Te­mu­jin a ini­ciar su con­quis­ta de la es­te­pa.

La uni­fi­ca­ción de las tri­bus

Los tártaros fue­ron su pri­mer ob­je­ti­vo. En ven­gan­za por el ase­si­na­to de su pa­dre, Te­mu­jin or­de­nó ma­tar a to­dos los hom­bres y re­cién na­ci­dos y re­par­tió a las mu­je­res en­tre sus tro­pas. Es­ta ac­ción le pro­por­cio­nó mu­chos se­gui­do­res de to­das las tri­bus y es­tra­tos so­cia­les, atraí­dos por su fa­ma de no­ble y jus­to con los su­yos y por las ex­pec­ta­ti­vas de bo­tín. Or­ga­ni­zó su ejér­ci­to si­guien­do la tra­di­ción mi­li­tar de la es­te­pa, pe­ro mez­cló las dis­tin­tas tri­bus y fo­men­tó una leal­tad más orien­ta­da a la cohe­sión in­ter­na que ha­cia la pro­pia tri­bu. Otra de las in­no­va­cio­nes fue vin­cu­lar el ran­go a la com­pe­ten­cia, y no al li­na­je. Mos­tró una gran ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer el ta­len­to de los que se­rían sus hom­bres de con­fian­za, tan­to mi­li­ta­res co­mo ci­vi­les. Una cua­li­dad que le per­mi­tió iden­ti­fi­car tem­pra­na­men­te a aque­llos que más tar­de for­ma­rían su guar­dia im­pe­rial o el grue­so del ge­ne­ra­la­to, así co­mo a los que se­rían los me­jo­res ad­mi­nis­tra­do­res de los pue­blos ven­ci­dos. El es­pí­ri­tu de su­per­vi­ven­cia del jo­ven gue­rre­ro se trans­for­mó, a me­di­da que au­men­ta­ba su in­fluen­cia, en am­bi­ción de po­der. No du­dó en rom­per la alian­za con Ja­muk­ha y Ton­gu­ril en be­ne­fi­cio pro­pio y, apo­ya­do en su efi­caz ejér­ci­to, do­ble­gó una tras otra a to­das las tri­bus ri­va­les de la es­te­pa. En 1206, la reunión de no­bles mon­go­les que él mis­mo ha­bía con­vo­ca­do (el ku­ril­tai) le pro­cla­mó Gen­gis Kan (se­ñor uni­ver­sal). El nue­vo cau­di­llo de los mon­go­les apro­ve­chó la asam­blea pa­ra or­de­nar sus pri­me­ras me­di­das po­lí­ti­cas. Adop­tó el ui­gur pa­ra es­cri­bir el mongol y dio for­ma a una cier­ta es­truc­tu­ra ju­di­cial apo­ya­da en la Ya­sa (un có­di­go de le­yes es­tric­tas pe­ro jus­tas dic­ta­das por él y que a par­tir de en­ton­ces re­gi­ría la vi­da mon­go­la).

La re­van­cha nó­ma­da

En 1209, los ui­gu­res, mu­sul­ma­nes se­den­ta­rios que ha­bían al­can­za­do un desa­rro­llo cul­tu­ral im­por­tan­te, se alia­ron con Gen­gis Kan. Con ellos apren­dió la im­por­tan­cia de con­tar con una ad­mi­nis­tra­ción y fuen­tes de in­gre­sos pa­ra que pros­pe­ra­ra su pue­blo. Fue­ron ellos tam­bién los que le

ani­ma­ron a ex­ten­der sus fron­te­ras y a lu­char con­tra Xi Xia, el im­pe­rio de los tan­gut, si­tua­do en el no­roes­te de Chi­na y ri­val de los ui­gu­res en la ru­ta de la se­da. Gen­gis Kan vio en la con­quis­ta la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a los pas­tos chi­nos y en­ri­que­cer­se con los im­pues­tos del co­mer­cio. Ade­más, la cam­pa­ña bé­li­ca te­nía una be­ne­fi­cio­sa con­tra­par­ti­da pa­ra sus am­bi­cio­nes per­so­na­les: se­gún la tra­di­ción mon­go­la, el kan go­za­ba de po­der ab­so­lu­to en tiem­pos de gue­rra, pe­ro po­día ver li­mi­ta­da su ac­ción e in­clu­so ser de­pues­to cuan­do rei­na­ba la paz. Así fue co­mo Gen­gis ini­ció una era de veinte años de con­quis­tas. Tras cru­zar el de­sier­to de Go­bi y ane­xio­nar­se Xi Xia co­mo es­ta­do va­sa­llo, Gen­gis Kan apun­tó en 1211 al in­men­so y po­de­ro­so im­pe­rio Jin, en el nor­te de Chi­na. Sus hor­das se hi­cie­ron pri­me­ro con el con­trol de Man­chu­ria, gra­cias a la in­cor­po­ra­ción a sus fi­las de los kidan, una tri­bu opri­mi­da por la di­nas­tía Jin que apor­tó am­plios co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos de lo­gís­ti­ca e in­ge­nie­ría mi­li­tar. Aun­que el ejér­ci­to Jin era diez ve­ces su­pe­rior al su­yo, Gen­gis Kan avan­zó has­ta la Gran Mu­ra­lla. En 1215 la cru­zó con tres cuer­pos de ejér­ci­to y de­vas­tó Pekín, tras ase­diar­la y sa­quear­la. La cor­te Jin hu­yó al sur, y Gen­gis de­jó a su me­jor ge­ne­ral, Mu­ka­li, la ta­rea de con­ti­nuar la con­quis­ta, que no se com­ple­ta­ría has­ta 1234. El im­pe­rio chino si­tua­do más al sur, el de los Song, re­sis­ti­ría el em­pu­je de los mon­go­les al­gu­nos de­ce­nios más.

LA IN­COR­PO­RA­CIÓN DE LOS KIDAN A SUS FI­LAS APOR­TÓ CO­NO­CI­MIEN­TOS A GEN­GIS DE LO­GÍS­TI­CA E IN­GE­NIE­RÍA MI­LI­TAR

Asia Cen­tral arra­sa­da

De vuel­ta a Mon­go­lia, Gen­gis di­ri­gió su aten­ción ha­cia el oes­te. Apro­ve­chó un con­flic­to in­terno en el reino de los ka­ra­ji­tai pa­ra apo­de­rar­se de él en 1218. Los do­mi­nios de Gen­gis Kan co­lin­da­ban ya con los del sah Moha­med, el reino juaz­rem, un in­men­so te­rri­to­rio que cu­bría los ac­tua­les Af­ga­nis­tán e Irán y las re­pú­bli­cas ex­so­vié­ti­cas de Asia Cen­tral.

El ase­si­na­to de una ca­ra­va­na de mer­ca­de­res mon­go­les y de uno de los em­ba­ja­do­res que Gen­gis Kan ha­bía en­via­do a Moha­med desató la ira del cau­di­llo, que de­ci­dió ata­car en re­pre­sa­lia por la afren­ta. Tras re­ca­bar in­for­ma­ción de los te­rri­to­rios del sah me­dian­te espías y di­vul­gar fal­sas no­ti­cias en­tre las fi­las enemi­gas, lan­zó tres cuer­pos de éli­te de unos trein­ta mil ji­ne­tes ca­da uno con­tra las ciu­da­des de Tash­kent y Bu­ja­rá y la ca­pi­tal, Sa­mar­can­da. El ejér­ci­to di­ri­gi­do por Gen­gis se apo­de­ró por sor­pre­sa de

DE­TA­LLE de una es­ta­tua ecues­tre mo­nu­men­tal de Gen­gis Kan en Tson­jin Bol­dog, Mon­go­lia.

LA CA­BA­LLE­RÍA mon­go­la du­ran­te un com­ba­te. Mi­nia­tu­ra de un ma­nus­cri­to per­sa, si­glo xiv.

UN TRA­MO de la Gran Mu­ra­lla chi­na. Gen­gis Kan la cru­zó en 1215 con tres cuer­pos de ejér­ci­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.