Cien­cia

EN­TRE CIEN­CIA Y FIC­CIÓN

Historia y Vida - - SUMARIO - E. Ros, his­to­ria­dor del ci­ne y pe­rio­dis­ta.

El ci­ne que desafía a las le­yes de la na­tu­ra­le­za.

De­be la cien­cia de las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción ser pre­ci­sa?, se pre­gun­ta­ba la pe­rio­dis­ta Ni­co­le Nash des­de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da en compu­tación Te­chre­pu­blic. La pre­gun­ta no es ba­la­dí. Des­de la ini­ciá­ti­ca Via­je a la Lu­na (1902), de Geor­ges Mé­liès, las pe­lí­cu­las de cor­te fan­tás­ti­co se han in­tere­sa­do por ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des de la de­no­mi­na­da frin­ge scien­ce (“cien­cia lí­mi­te”) de ca­da mo­men­to; es de­cir, de aque­llas in­ves­ti­ga­cio­nes que se apar­tan de la or­to­do­xia cien­tí­fi­ca pa­ra es­pe­cu­lar con po­si­bi­li­da­des más allá de las res­tric­cio­nes del mé­to­do car­te­siano. El ci­ne de cien­cia fic­ción se ba­sa en el có­di­go na­rra­ti­vo del what if. La pre­gun­ta “¿Qué pa­sa­ría si...?” es la pre­mi­sa ideal pa­ra su­mer­gir­nos en mun­dos al­ter­na­ti­vos y fu­tu­ros dis­tó­pi­cos que, con fre­cuen­cia, son ale­go­rías de nues­tra vi­da aquí y aho­ra. Pe­ro la fan­ta­sía no tie­ne por qué es­tar re­ñi­da con la cre­di­bi­li­dad. La de­no­mi­na­da “cien­cia fic­ción du­ra” ha tra­ta­do de apar­tar­se de la ingenuidad de las cintas fu­tu­ris­tas de se­rie B de los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta, acu­dien­do a ex­per­tos que pu­die­ran ase­so­rar en as­pec­tos pu­ra­men­te tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos. Uno de los más fa­mo­sos en los úl­ti­mos tiem­pos ha si­do el fí­si­co teó­ri­co es­ta­dou­ni­den­se Kip Thor­ne, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 2017. Thor­ne fue pro­duc­tor eje­cu­ti­vo del fil­me In­ters­te­llar (2014), y lle­gó a es­cri­bir un li­bro ana­li­zan­do la pe­lí­cu­la des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, ti­tu­la­do jus­ta­men­te The Scien­ce of In­ters­te­llar.

Pe­ro in­clu­so los fil­mes que pre­sen­tan un tono más “adul­to” y ri­gu­ro­so pue­den ser cues­tio­na­dos por la cien­cia. El as­tro­fí­si­co Neil de­gras­se Ty­son, di­rec­tor del Pla­ne­ta­rio Hay­den, en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Nue­va York, co­men­tó por Twit­ter ha­ce al­gún tiem­po al­gu­nos ga­za­pos de una cin­ta re­cien­te con­si­de­ra­da es­pe­cial­men­te ve­ro­sí­mil en su re­pre­sen­ta­ción del es­pa­cio: Gra­vity (2013), de Al­fon­so Cua­rón. Ty­son, que con­fe­só ha­ber dis­fru­ta­do mu­cho con la pe­lí­cu­la, se­ña­ló un par de esos erro­res que so­lo pue­den ad­ver­tir los es­pe­cia­lis­tas: la im­po­si­bi­li­dad de que las dos es­ta­cio­nes es­pa­cia­les de la pe­lí­cu­la pue­dan ver­se una a la otra con el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble o la po­ca cre­di­bi­li­dad de las es­ce­nas que mues­tran el des­pla­za­mien­to de los res­tos del sa­té­li­te de es­te a oes­te (los sa­té­li­tes

LA “CIEN­CIA FIC­CIÓN DU­RA” SE APAR­TA DE LA INGENUIDAD DE LAS CINTAS DE SE­RIE B DE LOS CUA­REN­TA Y CIN­CUEN­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.