Ar­te

ENVOLTORIOS DEL AR­TE

Historia y Vida - - SUMARIO - A. Eche­ve­rría, pe­rio­dis­ta.

Edi­fi­cios que la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa” ha con­ver­ti­do en Cai­xa­fo­rum.

Ha­cer de ca­da edi­fi­cio una obra de ar­te fue una de las pre­mi­sas del Mo­der­nis­mo ca­ta­lán, pre­mi­sa que cum­plie­ron a ra­ja­ta­bla fi­gu­ras de ta­lla internacional co­mo An­to­ni Gau­dí, Jo­sep Font i Gu­mà, Lluís Do­mè­nech i Mon­ta­ner o Jo­sep Puig i Ca­da­falch. Tam­bién en Va­len­cia, Ca­na­rias, Can­ta­bria o As­tu­rias sur­gie­ron ar­qui­tec­tos dis­pues­tos a pro­yec­tar ca­sas de en­sue­ño pa­ra una nue­va bur­gue­sía, en­ri­que­ci­da gra­cias a la Re­vo­lu­ción In­dus­trial o a in­ver­sio­nes en ul­tra­mar. Sin el abul­ta­do bol­si­llo de me­ce­nas co­mo Eu­se­bi Güell, An­to­ni Amatller o An­to­nio Ló­pez, mar­qués de Co­mi­llas, el nue­vo con­cep­to mo­der­nis­ta de la opu­len­cia, con su cul­to a la co­mo­di­dad y al or­na­men­to, ja­más ha­bría vis­to la luz. No to­do fue­ron par­ques, ca­pi­llas y man­sio­nes par­ti­cu­la­res. Tam­bién la in­dus­tria se vol­vió fun­cio­nal y es­té­ti­ca a par­tes igua­les. Y una de es­tas his­to­rias de amor pro­fe­sio­nal en­tre em­pre­sa­rio y ar­qui­tec­to dio ori­gen a la fá­bri­ca Ca­sa­ra­mo­na, se­de ac­tual de Cai­xa­fo­rum Bar­ce­lo­na. Ca­si­mir Ca­ sa­ra­mo­na (Vic, 1838­Bar­ce­lo­na, 1913) se es­tre­na en el ne­go­cio tex­til gra­cias a su her­mano ma­yor, Joan. A di­fe­ren­cia de es­te, que aca­ba arrui­na­do, Ca­si­mir ini­cia una ca­rre­ra de éxi­to. Sus pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les no ha­cen más que cre­cer, has­ ta con­tar con dos fá­bri­cas en Bar­ce­lo­na y una ter­ce­ra en Cas­tell­te­rçol, de­di­ca­das a la con­fec­ción de pro­duc­tos de al­go­dón. En 1888 ga­na la me­da­lla de pla­ta de la Ex­po­si­ción de Bar­ce­lo­na “por su magnífica co­lec­ción de man­tas, toa­llas y lien­zos”,

ga­lar­dón que re­pe­ti­ría años más tar­de en Bru­se­las y en Bue­nos Ai­res.

En 1903, Ca­si­mir em­pie­za a ex­por­tar sus pro­duc­tos a Amé­ri­ca La­ti­na, y su for­tu­na per­so­nal au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te, has­ta el pun­to de pe­dir a Puig i Ca­da­falch que pro­yec­te pa­ra él una nue­va fá­bri­ca. Pa­ra en­ton­ces, el ar­qui­tec­to ca­ta­lán ya se ha la­bra­do un nom­bre en la ciu­dad con­dal con la Ca­sa Mar­tí, la Ca­sa Amatller, el Pa­lau Ma­ca­ya (que aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en la se­de del pri­mer cen­tro cul­tu­ral de “la Cai­xa”) y la Ca­sa de les Pun­xes. Ade­más, es­tá in­mer­so en un co­lo­sal tra­ba­jo ur­ba­nís­ti­co, la se­gun­da fa­se de la aper­tu­ra de la Via Laie­ta­na, y es dipu­tado por Bar­ce­lo­na en las Cor­tes. Cues­ta ima­gi­nar de dón­de sa­ca tiem­po es­te Da Vin­ci del si­glo xx pa­ra com­pa­gi­nar su ac­ti­vi­dad co­mo po­lí­ti­co, ar­qui­tec­to, res­tau­ra­dor, ar­queó­lo­go, do­cen­te e his­to­ria­dor del ar­te, pe­ro el ca­so es que la fá­bri­ca Ca­sa­ra­mo­na se pro­yec­ta en 1909 y em­pie­za a cons­truir­se al ca­bo de un año, en un am­plio y des­pe­ja­do so­lar jun­to a la ac­tual pla­za Es­pan­ya.

De­ca­den­cia y res­ca­te

En 1911 se que­ma la pe­que­ña fá­bri­ca de Ca­sa­ra­mo­na en el ba­rrio del Ra­val. El in­dus­trial de­ci­de con­cen­trar en el nue­vo edi­fi­cio to­da su pro­duc­ción. Puig i Ca­da­falch aña­di­rá al pro­yec­to mo­der­nas me­di­das an­ti­in­cen­dios, con cis­ter­nas de agua en las to­rres. El edi­fi­cio, ade­más de be­llo, es ab­so­lu­ta­men­te fun­cio­nal. Las ta­reas de hi­la­

do, te­ji­do, acon­di­cio­na­mien­to y ven­ta se re­par­ten en tres na­ves alar­ga­das, lu­mi­no­sas y ven­ti­la­das, co­mu­ni­ca­das en­tre sí por pa­si­llos al ai­re li­bre. Las ba­las de al­go­dón y otras ma­te­rias pri­mas se al­ma­ce­na­ban en un só­tano ilu­mi­na­do con cla­ra­bo­yas se­mi­cir­cu­la­res. Tres­cien­tos obre­ros se tras­la­da­ron allí en con­di­cio­nes de hi­gie­ne y sa­lu­bri­dad ex­ce­len­tes pa­ra la épo­ca. Ca­si­mir Ca­sa­ra­mo­na tu­vo po­co tiem­po pa­ra dis­fru­tar de su le­ga­do. Fa­lle­ce­ría en 1913, so­lo cua­tro me­ses des­pués de que el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na en­tre­ga­ra a Puig i Ca­da­falch el pri­mer pre­mio en su cer­ta­men de ar­qui­tec­tu­ra. Su hi­jo no he­re­dó su ta­len­to pa­ra los ne­go­cios: an­tes de 1920, la em­pre­sa ya es­ta­ba ce­rra­da. Du­ran­te la Ex­po­si­ción Internacional de 1929 se em­pleó co­mo al­ma­cén, y tras la Gue­rra Ci­vil, co­mo cuar­tel de la po­li­cía. En 1976, el edi­fi­cio se de­cla­ró Mo­nu­men­to Na­cio­nal. En 1993, “la Cai­xa” ini­ció un lar­go pro­ce­so de res­tau­ra­ción que cul­mi­na­ría con la inau­gu­ra­ción del cen­tro cul­tu­ral Cai­xa­fo­rum en 2002. Adap­tar la an­ti­gua fá­bri­ca a su nue­vo uso sin al­te­rar su as­pec­to fue to­do un desafío, que se re­sol­vió am­plian­do el só­tano, de ma­ne­ra que el edi­fi­cio pa­só de los 7.589 m2 ini­cia­les a sus 11.947 m2 ac­tua­les. Re­cu­pe­rar o re­pro­du­cir los or­na­men­tos ori­gi­na­les tam­bién su­pu­so un re­to: se eli­mi­na­ron aña­di­dos de la épo­ca cuar­te­la­ria, se fa­bri­ca­ron la­dri­llos idén­ti­cos a los an­ti­guos pa­ra re­cons­truir los mu­ros, se rehi­cie­ron ale­ros, al­me­nas y tra­ga­lu­ces, se lim­pia­ron las su­per­fi­cies, se re­cu­pe­ra­ron

es­ca­le­ras de ca­ra­col y ador­nos de for­ja. En la en­tra­da prin­ci­pal se aña­dió una mar­que­si­na di­se­ña­da por Ara­ta Iso­za­ki.

Ar­te cinco es­tre­llas

Cuan­do re­ci­bió el en­car­go de pro­yec­tar el Gran Ho­tel de Pal­ma de Ma­llor­ca, en 1903, Lluís Do­mè­nech i Mon­ta­ner ya con­ta­ba en su cu­rrí­cu­lum con una proeza en el ám­bi­to ho­te­le­ro: el Gran Ho­tel Internacional de Ca­net de Mar, una cons­truc­ción ci­cló­pea, de 5.240 m2, le­van­ta­da en tan so­lo 83 días pa­ra la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1888 y de­rrui­da al ca­bo de un año. No es de ex­tra­ñar que su nom­bre fue­ra es­co­gi­do pa­ra pro­yec­tar el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to de lu­jo en Pal­ma, con un re­sul­ta­do no tan co­lo­sal, pe­ro sí mu­cho más per­du­ra­ble. El en­can­to de la is­la ya ha­bía si­do ca­paz de se­du­cir a ce­le­bri­da­des co­mo Cho­pin y Geor­ge Sand, pe­ro es­ta­ba le­jos de con­ver­tir­se en la atrac­ción tu­rís­ti­ca que es hoy, y los me­jo­res alo­ja­mien­tos no pa­sa­ban de ser po­sa­das y hos­ta­les. Al fren­te de un nu­tri­do gru­po de ar­tis­tas y artesanos, Do­mè­nech creó un pa­la­cio pa­ra via­je­ros, un ecléc­ti­co fes­tín pa­ra los sen­ti­dos, con to­ques mu­dé­ja­res y neo­gó­ti­cos, ce­rá­mi­ca pro­du­ci­da con téc­ni­cas me­die­va­les, es­cul­tu­ras de fan­ta­sía y ela­bo­ra­dos bal­co­nes cir­cu­la­res. Su res­tau­ra­ción, en 1993, fue un au­tén­ti­co rom­pe­ca­be­zas. Tras la Gue­rra Ci­vil, se per­pe­tró un “ho­mi­ci­dio ar­qui­tec­tó­ni­co”, en pa­la­bras de Pe­re Ni­co­lau, uno de los ar­qui­tec­tos en­car­ga­dos de la reha­bi­li­ta­ción. El Instituto Na­cio­nal de Pre­vi­sión se ins­ta­ló en el an­ti­guo ho­tel y des­fi­gu­ró por com­ple­to la plan­ta ba­ja, eli­mi­nan­do ar­ca­das, co­lum­nas y es­cul­tu­ras. Pa­ra ali­vio de Ni­co­lau y de su com­pa­ñe­ro Jau­me Mar­tí­nez, las an­ti­guas es­truc­tu­ras apa­re­cie­ron al de­rri­bar la fa­cha­da de los años cua­ren­ta. Aun así, fue pre­ci­so re­cu­rrir a fo­to­gra­fías de la épo­ca, y en oca­sio­nes a la sim­ple de­ duc­ción, pa­ra re­cons­truir las vi­drie­ras y mu­chos de los or­na­men­tos. Una vez re­con­ver­ti­do en cen­tro cul­tu­ral, “la Cai­xa” de­ci­dió al­ber­gar allí la co­lec­ción de Her­men An­gla­da Ca­ma­ra­sa. Im­po­si­ble ima­gi­nar me­jor aco­mo­do pa­ra la obra de un ar­tis­ta exu­be­ran­te co­mo po­cos y enamo­ra­do de Ma­llor­ca, que en vi­da ha­bría dis­fru­ta­do alo­ján­do­se en el Gran Ho­tel.

LA RES­TAU­RA­CIÓN DE LA SE­DE DEL CAI­XA­FO­RUM DE MA­LLOR­CA EN 1993 SE­RÍA UN AU­TÉN­TI­CO ROM­PE­CA­BE­ZAS

ÁR­BOL de Ara­ta Iso­za­ki an­te el Cai­xa­fo­rum de Bar­ce­lo­na. A la izq­da., or­na­men­to del edi­fi­cio.

ARRI­BA, fo­to­gra­fía de la fá­bri­ca Ca­sa­ra­mo­na sin fe­char. ABA­JO, una de las sa­las de te­ji­do del com­ple­jo.

CA­SI­MIR CA­SA­RA­MO­NA (sen­ta­do) e in­vi­ta­dos a la inau­gu­ra­ción, 1913. A la dcha., es­ca­le­ra en la fá­bri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.