Ar­queo­lo­gía

¿RE­TI­RO O FUER­TE?

Historia y Vida - - SUMARIO - NA­CHO MON­ZÓN ACOS­TA, HIS­TO­RIA­DOR Y AR­QUEÓ­LO­GO

En lo que hoy es la ciu­dad de Split, Dio­cle­ciano se hi­zo cons­truir un pa­la­cio ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien de­fen­di­do. N. Mon­zón

Acos­ta, his­to­ria­dor y ar­queó­lo­go.

Dio­cle­ciano es­tá con­si­de­ra­do por la his­to­rio­gra­fía ac­tual co­mo uno de los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos más im­por­tan­tes de la his­to­ria, en una épo­ca enor­me­men­te di­fí­cil pa­ra el Im­pe­rio. Du­ran­te más de veinte años (284-305) gue­rreó con­tra in­va­so­res y usur­pa­do­res, re­or­ga­ni­zó la ad­mi­nis­tra­ción de las pro­vin­cias y creó la te­trar­quía (sis­te­ma de go­bierno com­par­ti­do en­tre cua­tro per­so­nas), de­jan­do tes­ti­gos le­ga­les, co­mo el Edic­to de Pre­cios, o fí­si­cos, co­mo las gran­des ter­mas que le­van­tó en Roma. Otro de es­tos ejem­plos fí­si­cos fue su úl­ti­ma re­si­den­cia, una mez­cla de pa­la­cio y for­ta­le­za si­tua­da le­jos de las cor­tes im­pe­ria­les de sus días.

¿Plan de ju­bi­la­ción?

Cuan­do Dio­cle­ciano re­nun­ció a la Co­ro­na im­pe­rial, pa­re­ce que su pri­me­ra in­ten­ción fue vi­vir en su pa­la­cio de Ni­co­me­dia (hoy en Tur­quía), pe­ro un in­cen­dio pu­do lle­var­le a re­plan­tear­se su de­ci­sión. A unos tres o cua­tro ki­ló­me­tros de Sa­lo­na, ca­pi­tal pro­vin­cial de la cos­ta de Pa­no­nia (en el sur de Croacia), en­con­tró un lu­gar con gran­des ven­ta­jas. Al op­tar por una bahía del Adriá­ti­co se ase­gu­ra­ba las co­mu­ni­ca­cio­nes con el res­to del Im­pe­rio, sin ol­vi­dar el nu­do de ca­mi­nos que re­pre­sen­ta­ba la ve­ci­na ciu­dad. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, su le­ja­nía de los gran­des cen­tros de po­der

y de las fron­te­ras le pro­por­cio­na­ba una gran sen­sa­ción de se­gu­ri­dad.

Es­to tam­bién que­da­ba pa­ten­te en su ar­qui­tec­tu­ra. De plan­ta cua­dran­gu­lar, li­ge­ra­men­te irre­gu­lar, su pe­rí­me­tro se cal­cu­la en unos 38.000 me­tros cua­dra­dos, de­li­mi­ta­do por una po­ten­te mu­ra­lla de más de 15 me­tros de al­tu­ra y en torno a 2 de an­cho, re­for­za­da con to­rres pro­yec­ta­das ha­cia la ca­ra ex­ter­na. Apar­te de la puer­ta que da­ba al mar, so­la­men­te ha­bía tres gran- des ac­ce­sos, flan­quea­dos por to­rreo­nes oc­to­go­na­les, de­jan­do cla­ro el fé­rreo con­trol que se ejer­cía en cuan­to a en­tra­das y sa­li­das. Es­tos y otros ele­men­tos lo ase­me­jan a un di­se­ño marcial, ti­po cas­trum, en el que se ha que­ri­do ver un re­fle­jo del ca­rác­ter mi­li­tar de Dio­cle­ciano. La in­se­gu­ri­dad ge­ne­ral por las re­vuel­tas in­ter­nas y la pre­sión de los in­va­so­res en las fron­te­ras habrían su­ma­do pun­tos pa­ra es­ta orien­ta­ción, pe­ro des­de ha­ce años se ba­ra­ja otra po­si­bi­li­dad. Pa­re­ce que la re­nun­cia de Dio­cle­ciano a la Co­ro­na no fue tan com­ple­ta co­mo se hi­zo creer, y que se­guía re­ci­bien­do in­for­mes y des­pa­chos, co­mo un po­der en la som­bra que des­per­ta­ba en­vi­dias y re­ce­los. Su morada, por tan­to, te­nía que le­van­tar­se co­mo una for­ta­le­za con­tra po­si­bles enemi­gos po­lí­ti­cos.

De­ja­da a su suer­te

Po­co se sa­be del des­tino de la úl­ti­ma morada de Dio­cle­ciano tras su muer­te. El lu­gar tu­vo que re­que­rir cien­tos o mi­les de per­so­nas en ca­li­dad de sir­vien­tes, ad­mi­nis­tra­do­res y guar­dias, lo que se tra­du­ci­ría en un man­te­ni­mien­to muy gra­vo­so. Su es­po­sa Pris­ca y su hi­ja Va­le­ria fue­ron exi­lia­das y fi­nal­men­te eje­cu­ta­das por sus ri­va­les, y no hay in­di­cios de que se mos­tra­se la me­nor preo­cu­pa­ción por es­te lu­gar. Po­de­mos de­du­cir que du­ran­te los si­glos iv y v que­dó des­ha­bi­ta­do, y tal vez fue sa­quea­do o in­clu­so usa­do co­mo can­te­ra. Hay no­ti­cias de que, du­ran­te el vii, los ata­ques de los áva­ros y es­la­vos mo­ti­va­ron el aban­dono de Sa­lo­na a fa­vor de is­las cer­ca­nas y de la an­ti­gua for­ta­le­za. Es­ta, con el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción, co­bró en los si­glos si­guien­tes na­tu­ra­le­za de ciu­dad, y se re­for­ma­ron mu­chas de sus áreas. El an­ti­guo mau­so­leo del em­pe­ra­dor ( ), una es­truc­tu­ra de plan­ta oc­to­go­nal con en­tra­da mo­nu­men­tal y cú­pu­la pi­ra­midal, fue apro­ve­cha­do por los cris­tia­nos. Ca­si

SU RE­NUN­CIA A LA CO­RO­NA NO FUE TAN COM­PLE­TA CO­MO SE HI­ZO CREER, Y SI­GUIÓ CO­MO PO­DER EN LA SOM­BRA

una iro­nía, tra­tán­do­se de la tum­ba de uno de sus gran­des per­se­gui­do­res. Am­plia­do con un cam­pa­na­rio de más de 50 me­tros de al­tu­ra, fue con­ver­ti­do en el si­glo viii en la ca­te­dral de San Du­je, o San Dom­ni­us, que si­gue abier­ta al cul­to. Ello ha per­mi­ti­do un al­to gra­do de con­ser­va­ción, que se apre­cia en sus mu­ros ex­te­rio­res, de si­lla­res de ca­li­za de gran ca­li­dad y ro­dea­dos par­cial­men­te por una co­lum­na­ta de or­den com­pues­to. Al­gu­nas mues­tras de gran lu­jo, co­mo már­mo­les traí­dos de Egip­to, se com­ple­men­tan con dos me­da­llo­nes es­cul­pi­dos que re­tra­tan a un hom­bre y a una mu­jer, iden­ti­fi­ca­dos co­mo Dio­cle­ciano y Pris­ca. El sar­có­fa­go del em­pe­ra­dor, se­gu­ra­men­te co­lo­ca­do en el cen­tro del mau­so­leo, des­apa­re­ció ha­ce si­glos, y las gran­des puer­tas fue­ron sus­ti­tui­das en el xiii por otras con re­lie­ves cris­tia­nos. Fren­te a la en­tra­da de la ac­tual ca­te­dral se ubi­ca­ba un área sacra con dos tem­plos cir­cu­la­res y uno rec­tan­gu­lar ( ), que es el

LA GRAN CON­SER­VA­CIÓN DEL PERISTILO PUE­DE DAR­NOS UNA IDEA DE LA IMA­GEN QUE TU­VO EN LOS DÍAS DE LOS CÉSARES

úni­co que ha con­ser­va­do par­te de su es­truc­tu­ra. Atri­bui­do a Jú­pi­ter, fue trans­for­ma­do en bap­tis­te­rio y co­bi­ja una crip­ta de­di­ca­da a santo To­más.

Tan­to la ca­te­dral co­mo el bap­tis­te­rio es­tán se­pa­ra­dos por un es­pa­cio rec­tan­gu­lar que hoy es una pla­za ( ) y que en su día fue la par­te me­ri­dio­nal del car­do, la ca­lle que ser­vía de eje nor­te-sur. La con­ser­va­ción de bue­na par­te de las co­lum­nas que ro­dea­ban es­te es­pa­cio, for­man­do un peristilo con ar­cos de gran al­tu­ra, pue­de dar­nos una idea de la ima­gen que tu­vo en los días de los césares. Más aún al con­tem­plar una es­fin­ge traí­da del país del Ni­lo que no ha cam­bia­do de po­si­ción. Mi­ran­do al sur se levanta la gran fa­cha­da que da­ba ac­ce­so a las de­pen­den­cias im­pe­ria­les, con enor­mes co­lum­nas de gra­ni­to ro­ji­zo. Fran­quean­do sus puer­tas se lle­ga­ba a una es­pe­cie de gran ves­tí­bu­lo ( ) que ha po­di­do con­ser­var­se y que mues­tra sus pa­re­des ca­si des­nu­das y una gran cú­pu­la abier­ta.

Po­co ha que­da­do del es­pa­cio pri­va­do de Dio­cle­ciano, pe­ro sí se han do­cu­men­ta­do los res­tos de unas ter­mas y otras áreas de in­te­rés. Aquí des­ta­ca­rían los in­men­sos só­ta­nos que co­nec­ta­ban con la Por­ta Ae­nea ( ), y es­ta, a su vez, con el em­bar­ca­de­ro. Aun­que ori­gi­nal­men­te fue­ron al­ma­ce­nes, se sa­be que los só­ta­nos ( ) lle­ga­ron a al­ber­gar en el Me­die­vo las es­tan­cias de no­bles lo­ca­les, e in­clu­so se em­plea­ron co­mo bo­de­ga y al­ma­za­ra. Con el tiem­po, es­tas fun­cio­nes tam­bién que­da­ron atrás, y los ha­bi­tan­tes los usa­ron co­mo ba­su­re­ro. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas dé­ca­das se ha rea­li­za­do un enor­me es­fuer­zo de lim­pie­za y res­tau­ra­ción. Los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar hoy de las gran­des bó­ve­das que com­bi­nan el la­dri­llo y cemento ro­ma­nos y el po­ten­te pa­ra­men­to de si­lle­ría que sir­ve co­mo ba­se a to­da la es­truc­tu­ra.

Los es­tu­dios pos­te­rio­res

Se­pul­ta­do por el ol­vi­do du­ran­te si­glos, la re­uti­li­za­ción del pa­la­cio co­mo cas­co ur­bano

LOS HA­BI­TAN­TES DE LA CIU­DAD LLE­GA­RON A EM­PLEAR LOS SÓ­TA­NOS DEL AN­TI­GUO PA­LA­CIO CO­MO BA­SU­RE­RO

por la ac­tual Split im­pi­dió el es­tu­dio de su es­truc­tu­ra ori­gi­nal has­ta ha­ce unos cien años. No obs­tan­te, es cier­to que en el si­glo xviii se le dio un gran im­pul­so con la vi­si­ta de Ro­bert Adam. Es­te ar­qui­tec­to es­co­cés lle­gó a la lo­ca­li­dad en 1757 y co­men­zó el pri­mer es­tu­dio me­tó­di­co de los res­tos vi­si­bles. Sus tex­tos y los di­bu­jos que re­cons­truían su al­za­do, pu­bli­ca­dos en 1764, re­des­cu­brie­ron el lu­gar pa­ra eru­di­tos de to­da Eu­ro­pa y abrie­ron el ca­mino a pos­te­rio­res in­ves­ti­ga­cio­nes.

Sin em­bar­go, hu­bo que es­pe­rar has­ta prin­ci­pios del si­glo xx pa­ra ver los tra­ba­jos del aus­tría­co Geor­ge Nie­mann (1910) y, ca­si al mis­mo tiem­po, el de los fran­ce­ses Er­nest Hé­brard y Jac­ques Zei­ller (1912). Nie­mann, ar­qui­tec­to co­mo Adam, po­seía una ma­yor for­ma­ción ar­queo­ló­gi­ca que es­te, lo que dio más so­li­dez a sus ex­pli­ca­cio­nes. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con la pu­bli­ca­ción de Hé­brard, ar­qui­tec­to que unió fuer­zas con

un his­to­ria­dor, Zei­ller, lo que pro­por­cio­nó va­lio­sas cla­ves pa­ra com­pren­der la es­truc­tu­ra y dis­tri­bu­ción del com­ple­jo. Fue­ron jus­ta­men­te ellos los que hi­cie­ron no­tar el es­que­ma de cam­pa­men­to mi­li­tar con in­fluen­cias de pa­la­cios y vi­llas orien­ta­les. La di­fu­sión de sus re­sul­ta­dos in­clu­yó la ma­yor par­te de las re­cons­truc­cio­nes que ve­mos hoy en día, cuan­do las in­ter­ven­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas no se ha­bían lle­va­do a ca­bo. De he­cho, los pos­te­rio­res tra­ba­jos de cam­po no han si­do muy nu­me­ro­sos, y de­ben en­ten­der­se co­mo un enor­me es­fuer­zo, co­mún en otros nú­cleos ha­bi­ta­dos. La exis­ten­cia de vi­vien­das y otros edi­fi­cios en uso des­de la Edad Me­dia obli­ga a man­te­ner un equi­li­brio en­tre in­ves­ti­ga­ción, con­ser­va­ción y ur­ba­nis­mo. Por ello, es nor­mal que, a pe­sar de los pro­gre­sos, no to­das las áreas ha­yan si­do co­rrec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­das. De cual­quier mo­do, la par­te an­ti­gua de Split, in­clui­dos los res­tos del pa­la­cio, fue re­co­no­ci­da co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1979.

CEN­TRO de Split, so­bre la es­truc­tu­ra del an­ti­guo com­ple­jo. A la izq­da., ac­ce­so a es­tan­cias im­pe­ria­les.

LA ES­FIN­GE traí­da de Egip­to que per­ma­ne­ce en el mis­mo rin­cón del peristilo en que se hi­zo ins­ta­lar.

SÓ­TA­NOS del pa­la­cio de Dio­cle­ciano. En la ima­gen su­pe­rior, ves­tí­bu­lo de las de­pen­den­cias im­pe­ria­les.

RE­CREA­CIÓN DEL PA­LA­CIO de Dio­cle­ciano se­gún las des­crip­cio­nes de E. Hé­brard y J. Zei­ller de 1912.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.