EL GRAN TRAUMA

La I Gue­rra Mun­dial fue un ca­ta­clis­mo so­cial y hu­mano sin pre­ce­den­tes. El es­treno de Nos ve­mos allá arri­ba nos per­mi­te exa­mi­nar las con­se­cuen­cias.

Historia y Vida - - EN EL FOCO - CAR­LOS JORIC, HIS­TO­RIA­DOR Y PE­RIO­DIS­TA

Nun­ca se ha­bía vis­to na­da igual: diez mi­llo­nes de sol­da­dos muer­tos, el do­ble de he­ri­dos y unos seis mi­llo­nes de víc­ti­mas ci­vi­les. To­da una ge­ne­ra­ción de fran­ce­ses, ru­sos y ale­ma­nes, prin­ci­pal­men­te, pe­re­cie­ron en los em­ba­rra­dos cam­pos de ba­ta­lla de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. El au­men­to de la eficacia y po­ten­cia de las ar­mas (fu­si­les de re­pe­ti­ción, ame­tra­lla­do­ras, bom­bas), el uso ma­si­vo de gas ve­ne­no­so (a pe­sar de es­tar prohi­bi­do por la Con­fe­ren­cia de La Ha­ya), las de­fi­cien­cias en el equi­pa­mien­to de los sol­da­dos (el uso del cas­co de ace­ro no se ge­ne­ra­li­zó has­ta 1916), las tác­ti­cas mi­li­ta­res an­ti­cua­das (los “ata­ques sui­ci­das” fue­ron muy fre­cuen­tes), la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des (al­gu­nas es­pe­cí­fi­cas, co­mo la “fie­bre de trin­che­ra” o el “pie de trin­che­ra”) y, so­bre to­do, la pro­lon­ga­ción de la gue­rra has­ta lí­mi­tes in­con­ce­bi­bles (se ha­bía pre­vis­to que du­ra­ra unos po­cos me­ses) pro­vo­ca­ron una can­ti­dad de víc­ti­mas sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de los con­flic­tos bé­li­cos. ¿Có­mo vi­vió Eu­ro­pa es­te ca­ta­clis­mo hu­mano?

Ge­ne­ra­cio­nes per­di­das

Se cal­cu­la que, tras el fin de la gue­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia y Aus­tria-hun­gría perdieron en­tre el diez y el quin­ce por cien­to de su po­bla­ción ac­ti­va mas­cu­li­na. En los Bal­ca­nes fue aún peor. En paí­ses co­mo Ser­bia o Mon­te­ne­gro, en los que la gue­rra tu­vo una es­pe­cial in­ci­den­cia, des­apa­re­ció el die­ci­séis por cien­to de la po­bla­ción to­tal. Es­ta ca­tás­tro­fe de­mo­grá­fi­ca tu­vo un efec­to de­vas­ta­dor en el áni­mo de los eu­ro­peos. La gue­rra, a la que mu­chos hom­bres acu­die­ron co­mo si fue­ra una gran aven­tu­ra, ha­bía per­di­do to­do su ro­man­ti­cis­mo. El des­con­ten­to de la po­bla­ción se tra­du­jo en una des­con­fian­za ha­cia los lí­de­res po­lí­ti­cos que se ca­na­li­zó de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Las cla­ses pro­le­ta­rias, em­pu­ja­das por la cre­cien­te pre­ca­rie­dad la­bo­ral y ani­ma­das por el éxi­to re­vo­lu­cio­na­rio en Ru­sia, pro­ta­go­ni­za­ron huel­gas e in­su­rrec­cio­nes por to­da Eu­ro­pa. Pa­ra­le­la­men­te, au­men­ta­ron los mo­vi­mien­tos de ex­tre­ma de­re­cha, apo­ya­dos por una po­bla­ción de­sen­can­ta­da y, en el ca­so de las na­cio­nes de­rro­ta­das, re­van­chis­ta (el cé­le­bre mi­to ale­mán de la “pu­ña­la­da por la es­pal­da”), que con­fia­ba en las pro­me­sas na­cio­na­lis­tas de los lí­de­res au­to­ri­ta­rios. Fue­ra de Eu­ro­pa, en Es­ta­dos

Uni­dos, el tra­di­cio­nal sen­ti­mien­to ais­la­cio­nis­ta de su po­bla­ción se re­for­zó aún más tras la gue­rra. Co­mo con­se­cuen­cia, el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se se ne­gó a ra­ti­fi­car el Tra­ta­do de Ver­sa­lles (1919) y vo­tó en con­tra de su in­te­gra­ción en la re­cién crea­da So­cie­dad de Na­cio­nes.

Me­di­ci­na y fe­mi­nis­mo

No so­lo el nú­me­ro de muer­tos re­sul­tó trau­má­ti­co pa­ra la so­cie­dad de pos­gue­rra; tam­bién el de los he­ri­dos. Cien­tos de mi­les de ex­com­ba­tien­tes re­gre­sa­ron de la con­tien­da aque­ja­dos de una dis­ca­pa­ci­dad de por vi­da: mu­ti­la­dos por las bom­bas, cie­gos por el gas mos­ta­za, des­fi­gu­ra­dos por la me­tra­lla o afec­ta­dos por la lla­ma­da “neu­ro­sis de com­ba­te”. Co­mo re­fle­ja la pe­lí­cu­la Nos ve­mos allá arri­ba (ver p. 97), las ca­lles de las ciu­da­des eu­ro­peas se lle­na­ron de ve­te­ra­nos de gue­rra con pa­vo­ro­sas he­ri­das que pro­vo­ca­ban la com­pa­sión o el re­cha­zo de sus con­ciu­da­da­nos. La obli­ga­ción mo­ral de ayu­dar a es­tos ex­com­ba­tien­tes hi­zo que la me­di­ci­na avan­za­se de for­ma ex­tra­or­di­na­ria. Se abrie­ron los pri­me­ros bancos de san­gre, se ace­le­ró la in­ves­ti­ga­ción de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas (el fin de la gue­rra coin­ci­dió con la pro­pa­ga­ción de la “gri­pe es­pa­ño­la”), se desa­rro­lla­ron enor­me­men­te cam­pos po­co avan­za­dos co­mo la psi­quia­tría, la ra­dio­lo­gía, la or­to­pe­dia o la ci­ru­gía es­té­ti­ca, y has­ta se in­ven­tó una mo­des­ta téc­ni­ca trau­ma­to­ló­gi­ca que evi­tó mi­llo­nes de ampu­tacio­nes: el en­ta­bli­lla­do.

La al­ta mortandad de la gue­rra se tra­du­jo tam­bién en un acu­sa­do des­equi­li­brio en­tre la po­bla­ción mas­cu­li­na y fe­me­ni­na. Es­ta bre­cha de­mo­grá­fi­ca tu­vo un efec­to ines­pe­ra­do: el au­men­to de la con­cien­cia fe­mi­nis­ta. El con­flic­to de­jó un gran nú­me­ro de viu­das y mu­je­res sol­te­ras a las que no les iba a re­sul­tar fá­cil en­con­trar un ma­ri­do que las man­tu­vie­ra. Mu­chas de ellas se ha­bían in­cor­po­ra­do al mer­ca­do la­bo­ral du­ran­te el con­flic­to, ad­qui­rien­do con ello una men­ta­li­dad re­vo­lu­cio­na­ria. Aun­que la vuel­ta de los hom­bres del fren­te y el cre­cien­te des­em­pleo hi­cie­ron que su pro­ta­go­nis­mo re­tro­ce­die­ra, la se­mi­lla ya es­ta­ba es­par­ci­da. In­gla­te­rra, Ale­ma­nia, Aus­tria, Es­ta­dos Uni­dos y la ma­yo­ría de las re­pú­bli­cas sur­gi­das tras la di­so­lu­ción de los im­pe­rios ru­so y aus­trohún­ga­ro adop­ta­ron el su­fra­gio fe­me­nino en los pri­me­ros años de la pos­gue­rra. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el mo­vi­mien­to fue ya im­pa­ra­ble.

LA MORTANDAD DE LA GUE­RRA SE TRA­DU­JO EN UN DES­EQUI­LI­BRIO EN­TRE LA PO­BLA­CIÓN MAS­CU­LI­NA Y FE­ME­NI­NA

FOTOGRAMA de Nos ve­mos allá arri­ba. A la izq­da., trin­che­ras en Ar­gon­ne, 1915.

FRAN­CE­SAS en una fá­bri­ca de obu­ses, 1917.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.