EL OTO­ÑO HÚN­GA­RO

El le­van­ta­mien­to de Hun­gría de 1956, co­mo re­fle­ja La re­vo­lu­ción si­len­cio­sa, mar­có la per­cep­ción que se te­nía de la Unión So­vié­ti­ca en el blo­que del Es­te.

Historia y Vida - - EN EL FOCO - CAR­LOS JORIC, PE­RIO­DIS­TA

El 23 de oc­tu­bre de 1956, mi­les de es­tu­dian­tes hún­ga­ros se con­gre­ga­ron en la pla­za del ge­ne­ral Bem Józ­sef, en Bu­da­pest. Ba­jo la es­ta­tua de es­te hé­roe na­cio­nal, que lu­chó en la Re­vo­lu­ción de 1848 con­tra los aus­tría­cos, los ma­ni­fes­tan­tes hi­cie­ron pú­bli­cas sus de­man­das: re­ti­ra­da de las tro­pas so­vié­ti­cas, de­mo­cra­ti­za­ción de la vi­da po­lí­ti­ca y re­torno al po­der del re­for­mis­ta Im­re Nagy, de­pues­to me­ses an­tes co­mo pri­mer mi­nis­tro. Con las ho­ras, la ma­ni­fes­ta­ción se fue ha­cien­do más nu­me­ro­sa. La mul­ti­tud lle­gó has­ta el Par­la­men­to y la emi­so­ra de ra­dio. An­te el te­mor de una in­su­rrec­ción, la po­li­cía de­tu­vo a los lí­de­res es­tu­dian­ti­les y abrió fue­go con­tra los ma­ni­fes­tan­tes. La re­vo­lu­ción es­ta­ba en mar­cha. El le­van­ta­mien­to hún­ga­ro se ins­cri­be den­tro de los mo­vi­mien­tos an­ti­so­vié­ti­cos que sur­gie­ron en los paí­ses del blo­que del Es­te a raíz de la muer­te de Sta­lin. El pro­ce­so de deses­ta­li­ni­za­ción de la Unión So­vié­ti­ca em­pren­di­do por Ni­ki­ta Jrus­chov ani­mó a ale­ma­nes, po­la­cos y hún­ga­ros, prin­ci­pal­men­te, a sa­lir a la ca­lle pa­ra re­cla­mar re­for­mas. La in­su­rrec­ción po­la­ca de 1956 im­pli­có la ex­pul­sión del go­bierno de los di­ri­gen­tes es­ta­li­nis­tas. Es­te éxi­to es­po­leó el áni­mo de los hún­ga­ros, que in­ten­ta­ron emu­lar a sus ve­ci­nos del nor­te. Sin em­bar­go, la vio­len­ta re­pre­sión ini­cia­da por el go­bierno del es­ta­li­nis­ta Erno Ge­ro, que ta­chó a los ma­ni­fes­tan­tes de reac­cio­na­rios (aun­que la ma­yo­ría eran de iz­quier­das), su­mió al país en una gue­rra ci­vil.

Los in­sur­gen­tes, que ha­bían con­se­gui­do ar­mar­se y re­ci­bie­ron el apo­yo de par­te de la po­li­cía y el Ejér­ci­to, co­men­za­ron una gue­rra de gue­rri­llas: le­van­ta­ron ba­rri­ca­das, asal­ta­ron edi­fi­cios pú­bli­cos y des­tru­ye­ron sím­bo­los del ré­gi­men co­mu­nis­ta, co­mo la gi­gan­tes­ca es­ta­tua de Sta­lin eri­gi­da años atrás en la pla­za de los Hé­roes de Bu­da­pest. Al mis­mo tiem­po, los tan­ques so­vié­ti­cos en­tra­ron en la ciu­dad, en­via­dos por Moscú tras la in­ter­me­dia­ción del em­ba­ja­dor ru­so Yu­ri An­dró­pov. La ba­ta­lla du­ró cinco días, ex­ten­dién­do­se rá­pi­da­men­te al res­to de Hun­gría. Por to­do el país se for­ma­ron con­se­jos re­vo­lu­cio­na­rios que to­ma­ron el po­der y se en­fren­ta­ron a los sim­pa­ti­zan­tes so­vié­ti­cos. La ines­pe­ra­da re­sis­ten­cia de los in­sur­gen­tes con­du­jo a un al­to el fue­go el 28 de oc­tu­bre y a la re­ti­ra­da de las tro­pas so­vié­ti­cas. Ge­ro hu­yó a la URSS y Nagy se con­vir­tió en el pri­mer mi­nis­tro. ¿Ha­bía triun­fa­do la re­vo­lu­ción?

De sue­ño a pe­sa­di­lla

Los hún­ga­ros en­tra­ron en el mes de no­viem­bre con­ven­ci­dos de que es­ta­ban vi­vien­do en un país nue­vo. Las pri­me­ras de­ci­sio­nes de Nagy ali­men­ta­ron ese sue­ño: for­mó un nue­vo go­bierno abo­lien­do el sis­te­ma de par­ti­do úni­co, li­be­ró a mu­chos pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y anun­ció la re­ti­ra­da de Hun­gría de la alian­za mi­li­tar del Pac­to de Var­so­via. Es­to úl­ti­mo pu­do ha­ber re­sul­ta­do de­ci­si­vo pa­ra el cam­bio de pos­tu­ra que se iba a pro­du­cir en el Krem­lin.

En la ma­dru­ga­da del 4 de no­viem­bre, die­ci­sie­te di­vi­sio­nes del Ejér­ci­to Ro­jo, do­ce más que la pri­me­ra vez, en­tra­ron en las ca­lles de Bu­da­pest. No tar­da­ron en ha­cer­se con el con­trol de la ciu­dad. Cien­tos de in­sur­gen­tes y ci­vi­les mu­rie­ron por los dis­pa­ros de los más de trein­ta mil sol­da­dos y el mi­llar de tan­ques mo­vi­li­za­dos por Moscú. An­tes de que las tro­pas lle­ga­ran al Par­la­men­to, el pri­mer mi­nis­tro se di­ri­gió por ra­dio a la na­ción de­nun­cian­do la ocu­pa­ción y pi­dien­do a las Na­cio­nes Uni­das que de­fen­die­ran la neu­tra­li­dad de Hun­gría. A las po­cas ho­ras, el go­bierno fue de­rro­ca­do. Seis días des­pués, el 10 de no­viem­bre, ca­ye­ron los úl­ti­mos fo­cos de re­sis­ten­cia.

Na­die acu­dió a la lla­ma­da de Hun­gría. Ni es­ta­dou­ni­den­ses, que no desea­ban im­pli­car­se mi­li­tar­men­te, ni bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses, in­mer­sos en la in­va­sión del ca­nal de Suez. La re­pre­sión que si­guió al aplas­ta­mien­to lle­vó al exi­lio a ca­si 200.000 per­so­nas. Se en­can­ce­ló a 22.000 in­sur­gen­tes, de los que 341 fue­ron eje­cu­ta­dos, en­tre ellos, el de­rro­ca­do Nagy. El fra­ca­so de la re­vo­lu­ción hún­ga­ra con­tri­bu­yó a mo­di­fi­car la per­cep­ción internacional so­bre la URSS. Los par­ti­dos co­mu­nis­tas oc­ci­den­ta­les se su­mie­ron en pro­fun­das cri­sis in­ter­nas, y los paí­ses del blo­que del Es­te sin­tie­ron más que nun­ca el ver­da­de­ro pe­so de la do­mi­na­ción so­vié­ti­ca. La re­vo­lu­ción si­len­cio­sa, que se es­tre­na el 20 de ju­lio (ver p. 96), re­la­ta una reac­ción al le­van­ta­mien­to en un instituto de la Ale­ma­nia Orien­tal.

RE­TI­RA­DA so­vié­ti­ca de Bu­da­pest el 31 de oc­tu­bre de 1956. Aba­jo, es­ce­na de La re­vo­lu­ción si­len­cio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.