LOS SE­CRE­TOS DEL EM­PE­RA­DOR

Apli­có en sus cam­pa­ñas una es­tra­te­gia ga­na­do­ra. Su fi­lo­so­fía mi­li­tar gi­ra­ba en torno a de­rro­tar al enemi­go con el me­nor ries­go y cos­te.

Historia y Vida - - GENGIS KAN -

ES­PIO­NA­JE

Gen­gis Kan creó una so­fis­ti­ca­da red de es­pio­na­je que ope­ra­ba en el ejér­ci­to mongol, las ru­tas co­mer­cia­les y los es­ta­dos va­sa­llos. An­tes del com­ba­te, los ge­ne­ra­les en­via­ban a unos dos­cien­tos hom­bres a ca­ba­llo en to­das di­rec­cio­nes pa­ra com­pro­bar si exis­tía ac­ti­vi­dad enemi­ga y re­ca­bar to­da la in­for­ma­ción po­si­ble so­bre sus fuer­zas.

PLA­NI­FI­CAR Y DELEGAR

Re­ca­ba­da esa in­for­ma­ción, Gen­gis y sus ge­ne­ra­les se reunían pa­ra de­ci­dir có­mo se iba a desa­rro­llar el com­ba­te. A la ho­ra de la ver­dad, los ge­ne­ra­les dis­fru­ta­ban de un am­plio mar­gen pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, siem­pre que res­pe­ta­ran las di­rec­ti­vas ge­ne­ra­les de Gen­gis Kan y cum­plie­ran los ob­je­ti­vos.

A TRES BAN­DAS

Los mon­go­les ata­ca­ban con tres cuer­pos de ejér­ci­to, de for­ma que los de los flan­cos se se­pa­ra­ran des­de el cen­tral en el mo­men­to que se con­si­de­ra­ra opor­tuno. Tras dar a co­no­cer su pre­sen­cia y ex­plo­rar los al­re­de­do­res, se reunían con el cuer­po cen­tral y ases­ta­ban al ad­ver­sa­rio el gol­pe de­fi­ni­ti­vo. La idea de di­vi­dir­se por los flan­cos era sem­brar el te­rror, re­unir in­for­ma­ción y eli­mi­nar las pe­que­ñas fuer­zas dis­per­sas del enemi­go an­tes de lan­zar­se con­tra el grue­so.

GUE­RRA PSICOLÓGICA

Gen­gis em­pleó con éxi­to el te­rror co­mo ar­ma psicológica. Si un enemi­go se le re­sis­tía, el je­fe mongol le da­ba la opor­tu­ni­dad de ren­dir­se y ofre­cer­le su va­sa­lla­je. Si la ofer­ta era re­cha­za­da, in­va­día las ciu­da­des y de­ja­ba li­bres a unos po­cos ci­vi­les pa­ra que hi­cie­ran co­rrer la voz por otras ciu­da­des so­bre las ca­la­mi­da­des que ha­bían su­fri­do.

AVAN­CES TEC­NO­LÓ­GI­COS

Las téc­ni­cas de ase­dio y za­pa fue­ron una pie­za fun­da­men­tal de las vic­to­rias de Gen­gis. Las adop­tó tras in­te­grar en su ejér­ci­to a in­ge­nie­ros chi­nos co­no­ce­do­res de tec­no­lo­gías mi­li­ta­res muy ade­lan­ta­das pa­ra la épo­ca. Las má­qui­nas de ase­dio se des­mon­ta­ban y eran trans­por­ta­das por ca­ba­llos.

FAL­SA RE­TI­RA­DA

En ple­na ba­ta­lla, una uni­dad o in­clu­so to­do el ejér­ci­to se re­ti­ra­ban sú­bi­ta­men­te pa­ra ha­cer creer al enemi­go que ha­bía fi­na­li­za­do la con­tien­da. Lue­go, apro­ve­chan­do su ra­pi­dez al ga­lo­pe, les ro­dea­ban lan­zán­do­les una llu­via de fle­chas.

A DIS­TAN­CIA

Los mon­go­les evi­ta­ban las re­frie­gas y el com­ba­te cuer­po a cuer­po. Pre­fe­rían ata­car a ca­ba­llo des­de le­jos, va­lién­do­se de su ha­bi­li­dad y pun­te­ría con los ar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.