Un desas­tre en el trono

FER­NAN­DO VII, CA­SO DE IM­PO­SI­BLE DE­FEN­SA

Historia y Vida - - LIBROS - Fran­cis­co Mar­tí­nez Ho­yos

Aun­que en vi­da fue “el Desea­do”, Fer­nan­do VII ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un in­de­sea­ble. Su fe­roz re­pre­sión con­tra cual­quier di­si­den­cia po­lí­ti­ca, así co­mo su ta­lan­te co­bar­de y trai­cio­ne­ro, le ha con­de­na­do an­te la pos­te­ri­dad. So­lo los his­to­ria­do­res de la lla­ma­da “es­cue­la de Na­va­rra” han in­ten­ta­do de­fen­der­le, pe­ro los do­cu­men­tos que sa­ca­ron a la luz sir­vie­ron en reali­dad pa­ra des­tro­zar aún más su ima­gen. Emilio La Pa­rra, uno de los gran­des es­pe­cia­lis­tas en su rei­na­do, res­ca­ta su vi­da per­so­nal y pú­bli­ca en una com­ple­ta bio­gra­fía que ha me­re­ci­do el Pre­mio Co­mi­llas. La Pa­rra fue fi­na­lis­ta de es­te ga­lar­dón en 2002 con su bio­gra­fía de Ma­nuel Go­doy, el va­li­do de Car­los IV, pa­dre de su ac­tual pro­ta­go­nis­ta.

Una in­ves­ti­ga­ción de es­te al­can­ce no pue­de lle­var­se a ca­bo en tres o cua­tro años. Se ne­ce­si­ta, co­mo es el ca­so, el ba­ga­je de to­da una vi­da de­di­ca­da al es­tu­dio de la épo­ca. Con un do­mi­nio ab­so­lu­to de la do­cu­men­ta­ción, el au­tor nos ha­ce sen­tir que se­gui­mos a Fer­nan­do VII a tra­vés de una cá­ma­ra ocul­ta, de for­ma que lle­ga­mos a co­no­cer has­ta sus más re­cón­di­tos sen­ti­mien­tos. El re­sul­ta­do no es agra­da­ble. Por­que te­ne­mos que en­fren­tar­nos a un per­so­na­je si­nies­tro, más que ca­paz de trai­cio­nar a to­do el mun­do, si eso be­ne­fi­cia­ba a sus pro­pó­si­tos.

La Pa­rra de­ta­lla las des­gra­cias fa­mi­lia­res de los Bor­bo­nes del mo­men­to. A Fer­nan­do VII no po­día so­por­tar­lo ni si­quie­ra su pro­pia ma­dre, la rei­na María Lui­sa, bue­na co­no­ce­do­ra de su ca­rác­ter tai­ma­do. Su hi­jo apren­dió a di­si­mu­lar en me­dio de las di­fi­cul­ta­des, co­mo cuan­do es­tu­vo re­te­ni­do por Na­po­león en Va­le­nçay du­ran­te la gue­rra de la In­de­pen­den­cia. Una vez que re­cu­pe­ró el trono, su pa­pel po­lí­ti­co fue, por de­cir­lo con sua­vi­dad, ne­fas­to. No es que re­ins­tau­ra­ra el ab­so­lu­tis­mo tra­di­cio­nal, sino que im­plan­tó una dic­ta­du­ra en la que el mo­nar­ca ejer­cía to­do el po­der sin con­tar con ins­ti­tu­cio­nes ni mi­nis­tros. So­lo con una ca­ma­ri­lla de fa­vo­ri­tos in­te­gra­da por gen­tes po­co re­co­men­da­bles por su ser­vi­lis­mo y co­rrup­ción.

Un mi­to sin fun­da­men­to

Aun­que La Pa­rra re­co­no­ce a su pro­ta­go­nis­ta cier­tas in­te­li­gen­cia y cul­tu­ra, acom­pa­ña­das de la tí­pi­ca cam­pe­cha­nía bor­bó­ni­ca, su re­tra­to no pue­de ser más de­mo­le­dor. Fer­nan­do VII apa­re­ce co­mo el vi­llano per­fec­to, fuer­te con los dé­bi­les y dé­bil con los fuer­tes. Pe­ro lo peor en él fue una ba­je­za hu­ma­na a prue­ba de re­mor­di­mien­tos. Su egoís­mo pa­re­cía no te­ner lí­mi­tes. Ni su cruel­dad, que no se ma­ni­fes­ta­ba úni­ca­men­te en las eje­cu­cio­nes de di­si­den­tes; tam­bién en la for­ma en que ce­sa­ba mi­nis­tros sin pre­vio avi­so y con or­den de des­tie­rro.

Lo más asom­bro­so, co­mo muy bien mues­tra el li­bro, es que los es­pa­ño­les no vie­ran sus evi­den­tes de­fec­tos e idea­li­za­ran su fi­gu­ra has­ta ex­tre­mos im­pen­sa­bles. Por eso di­ce nues­tro au­tor que Fer­nan­do VII fue un “rey ima­gi­na­do”. Los li­be­ra­les tu­vie­ron que ha­cer acro­ba­cias pa­ra ex­cu­sar sus desa­ti­nos, ca­si siem­pre con el tó­pi­co ma­ni­do de que los res­pon­sa­bles eran sus ma­los con­se­je­ros. No era en ellos, por des­con­ta­do, don­de re­si­día la raíz del mal.

FER­NAN­DO VII, el po­lé­mi­co so­be­rano es­pa­ñol, por Fran­cis­co de Go­ya, 1814. Mu­seo del Pra­do. Fer­nan­do VII EMILIO LA PA­RRA BAR­CE­LO­NA: TUS­QUETS, 2018 745 PP. 25,90 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.