EVA­SIÓN Y DE­RRO­TA

La vi­da clan­des­ti­na de Men­ge­le y la fic­ti­cia de Fi­lek

Historia y Vida - - LIBROS - Em­par Re­vert

Dos au­to­res si­guen el ras­tro de dos hom­bres a la fu­ga. Dos hom­bres muy dis­tin­tos en fu­gas tam­bién muy di­fe­ren­tes. Uno, el doc­tor Jo­sef Men­ge­le, “el án­gel de la muer­te” de Ausch­witz, un ase­sino que li­qui­dó a cua­tro­cien­tas mil per­so­nas y tor­tu­ró a mi­les de ni­ños en la Ale­ma­nia de Hitler. El otro, el aus­tría­co Al­bert von Fi­lek, un es­ta­fa­dor in­cu­ra­ble que ro­zó la glo­ria en la Es­pa­ña de Fran­co. El pe­rio­dis­ta fran­cés Oli­vier Guez ga­nó el Pre­mio Re­nau­dot 2017 con La des­apa­ri­ción de Jo­sef Men­ge­le, no­ve­li­za­ción de los úl­ti­mos trein­ta años de la vi­da del ale­mán, de 1949 a 1979. Con una na­rra­ción po­de­ro­sa por so­bria, efec­túa un do­cu­men­ta­do se­gui­mien­to de las idas y ve­ni­das del na­zi por Su­da­mé­ri­ca, adon­de lo­gró lle­gar co­mo Hel­mut Gre­gor. Sus pri­me­ros diez años fue­ron un es­pe­jis­mo. Él y mu­chos otros an­ti­guos na­zis “se pe­gan la gran vi­da” en la Ar­gen­ti­na de Pe­rón en una es­pe­cie de “Cuar­to Reich fantasma”. A Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pa­ra­guay, Bra­sil, Bo­li­via... han ido a pa­rar per­so­na­jes in­fa­mes, co­mo Eduard Rosch­mann, “el Car­ni­ce­ro de Ri­ga” (trein­ta mil ju­díos le­to­nes eli­mi­na­dos); Wal­ter Rauff, “el ase­sino de Mi­lán” (no­ven­ta y sie­te mil ho­mi­ci­dios); o Franz Stangl, ex­co­man­dan­te de So­bi­bor y Tre­blin­ka. Su sen­sa­ción de im­pu­ni­dad es tal que al­gu­nos creen po­si­ble vol­ver a ga­nar Ale­ma­nia en las ur­nas, mien­tras que el pro­pio Men­ge­le se ani­ma a so­li­ci­tar pa­sa­por­te en el con­su­la­do de la RFA en Bue­nos Ai­res con su nom­bre real. Jo­sef es un ti­po enor­me­men­te ego­cén­tri­co: “… des­de ni­ño, por más que afir­me su amor a Ale­ma­nia y su fi­de­li­dad al na­zis­mo, só­lo ha pen­sa­do en sí mis­mo, só­lo se ha que­ri­do a sí mis­mo”. Con sus ne­go­cios vien­to en po­pa, dis­fru­ta de su éxi­to. Pe­ro to­do em­pe­za­rá a hun­dir­se pa­ra él en 1958. El mun­do ha ido des­cu­brien­do po­co a po­co el ex­ter­mi­nio de los ju­díos. Ese año se fil­tra a la pren­sa ale­ma­na su hui­da a Su­da­mé­ri­ca, y las de­nun­cias lle­gan a las fis­ca­lías. Men­ge­le reac­cio­na “co­mo un lo­co, un lo­bo ra­bio­so”. Los si­guien­tes veinte años se­rán de vi­da erran­te (en Pa­ra­guay, en Bra­sil), de ani­mal aco­rra­la­do, pa­ra­noi­co, de­li­ran­te, co­lé­ri­co. Co­mo Pe­ter Hoch­bi­chler pri­me­ro. Co­mo Wolf­gang Ger­hard des­pués. “Pa­pá, ¿qué hi­cis­te en Ausch­witz?”, le pre­gun­ta Rolf, su úni­co hi­jo, que lo cre­yó muer­to du­ran­te dé­ca­das, al en­tre­vis­tar­se con él en Bra­sil en 1977. “Mi de­ber”, res­pon­de él. No la­men­ta na­da. Su hi­jo no vol­ve­rá a ver­le ni a res­pon­der a sus car­tas. “El án­gel de la muer­te” mo­ri­rá me­nos de dos años des­pués, so­lo. El mun­do le ima­gi­na li­bre, rién­do­se de sus per­se­gui­do­res. No sa­be del pa­te­tis­mo de su cau­ti­ve­rio au­to­im­pues­to.

Hui­da ha­cia de­lan­te

El aus­tría­co tam­bién se ocul­tó tras va­rios nom­bres. Al­bert Fü­lek-sa­men­go, Al­ber­to von Tu­lek, Al­ber­to von Cu­lek... Se pre­sen­tó co­mo aris­tó­cra­ta, ca­pi­tán, in­ge­nie­ro y quí­mi­co; no pa­re­ce que fue­se nin­gu­na de es­tas co­sas. Sus de­li­rios de

gran­de­za no ha­cen más que com­pli­car­le la vi­da y me­ter­le en líos. Pe­ro él se­gui­rá siem­pre ha­cia de­lan­te, in­ven­tan­do la si­guien­te far­sa, pre­pa­ran­do el si­guien­te frau­de. El mul­ti­pre­mia­do es­cri­tor Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són nos con­du­ce en Fi­lek por su in­ves­ti­ga­ción pa­ra re­di­bu­jar la bo­rro­sa his­to­ria de es­te men­ti­ro­so com­pul­si­vo, cu­ya fal­ta de es­crú­pu­los le con­vier­te en oca­sio­nes en un ca­na­lla. Con una pro­sa di­rec­ta, Mar­tí­nez de Pi­són nos des­ve­la sus des­cu­bri­mien­tos y sus hi­pó­te­sis so­bre las in­con­ta­bles la­gu­nas en la bio­gra­fía del es­ta­fa­dor. De ma­ne­ra in­com­pren­si­ble, Fi­lek lo­gra­rá fran­quear­se puer­tas has­ta ven­der­le a Fran­co un ti­mo que ha­bía co­lo­ca­do a va­rios in­cau­tos an­tes: una ga­so­li­na sin­té­ti­ca, “una es­tra­fa­la­ria mez­co­lan­za de pro­duc­tos de dro­gue­ría y tien­da de ul­tra­ma­ri­nos”. “Ha­cía fal­ta ser muy cán­di­do o muy ig­no­ran­te pa­ra creer que de un po­pu­rrí co­mo ese po­día sa­lir el pre­cia­dí­si­mo car­bu­ran­te”. Pe­ro el ré­gi­men le con­fie­re re­cur­sos, y Fi­lek se de­di­ca a vi­vir a lo gran­de sin te­ner na­da que ofre­cer. Por su­pues­to, la fun­ción ten­drá que aca­bar­se an­tes o des­pués.

Los dos li­bros co­men­ta­dos po­nen en evi­den­cia, ade­más, dos ca­sos in­con­tes­ta­bles de in­com­pe­ten­cia. La de Oc­ci­den­te, que fa­lló a la ho­ra de lle­var a los tri­bu­na­les a nu­me­ro­sos cri­mi­na­les del Ter­cer Reich. Y la del ré­gi­men de Fran­co, de un ama­teu­ris­mo tal que, en ple­na ca­res­tía de pos­gue­rra, re­ga­ló fon­dos a un tram­po­so sin las mí­ni­mas com­pro­ba­cio­nes pre­vias.

JO­SEF MEN­GE­LE, se­gun­do por la iz­quier­da, con un gru­po de ofi­cia­les de las SS en Ausch­witz.

La des­apa­ri­ción de Jo­sef Men­ge­le OLI­VIER GUEZTRAD. DE JAVIER AL­BI­ÑA­NA BAR­CE­LO­NA: TUS­QUETS, 2018 242 PP. 18,90 €

Fi­lek IG­NA­CIO MAR­TÍ­NEZ DE PI­SÓN BAR­CE­LO­NA:SEIX BARRAL, 2018261 PP. 19 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.