Li­bros

Có­mo el cris­tia­nis­mo des­tru­yó el mun­do clá­si­co

Historia y Vida - - SUMARIO - Joa­quín Ar­ma­da Díaz

— La edad de la pe­num­bra. — Fer­nan­do VII.

— La des­apa­ri­ción de Jo­sef Men­ge­le.

— Fi­lek.

— El in­di­ge­nis­mo.

Ysi los sal­va­do­res fue­ron los des­truc­to­res? ¿Y si los san­tos más fa­mo­sos fue­ron unos ván­da­los? ¿Y si los cris­tia­nos fun­da­ron una teo­cra­cia ate­rra­do­ra que du­ró mil años? Las res­pues­tas es­tán en La edad de la pe­num­bra, el apa­sio­nan­te re­la­to de Cat­he­ri­ne Ni­xey so­bre el fin del mun­do clá­si­co. “Po­co de lo que abor­da es­te li­bro se co­no­ce fue­ra de círcu­los aca­dé­mi­cos”, cuen­ta la au­to­ra bri­tá­ni­ca en la in­tro­duc­ción de es­te en­sa­yo tan ori­gi­nal co­mo in­tere­san­te, que nos atra­pa des­de una es­ce­na ini­cial que cree­mos ha­ber vis­to... aun­que ocu­rrió ha­ce más de mil seis­cien­tos años.

So­lo los mar­ti­llos neu­má­ti­cos y los ex­plo­si­vos dis­tin­guen a los te­rro­ris­tas del ISIS que en 2015 des­tru­ye­ron los la­ma­sus asi­rios de Ní­ni­ve de la ban­da de ma­to­nes cris­tia­nos que, a fi­na­les del si­glo iv, des­cuar­ti­za­ron la her­mo­sa Ate­nea de un tem­plo de Pal­mi­ra. Los bár­ba­ros de ayer y de hoy veían en las es­ta­tuas de los dio­ses pa­ga­nos una ima­ gen del de­mo­nio. Su vio­len­cia es­ta­ba (es­tá) ali­men­ta­da por la idea to­ta­li­ta­ria de que so­lo exis­te un dios: el su­yo. Co­mo pre­go­na­ba Juan Cri­sós­to­mo (otro santo), aco­sar a los pa­ga­nos era “sal­var­los”. Con­ver­ti­do Cons­tan­tino al cris­tia­nis­mo (312), los otro­ra per­se­gui­dos (ni tan­to ni tan in­ten­sa­men­te, afir­ma Ni­xey) se tor­na­ron per­se­gui­do­res im­pla­ca­bles. “Se con­si­de­ró fue­ra de la ley a quie­nes se ne­ga­ron a con­ver­tir­se, se les aco­só a me­di­da que la per­se­cu­ción se in­ten­si­fi­ca­ba y has­ta fue­ron eje­cu­ta­dos por unas au­to­ri­da­des fa­ná­ti­cas”. Por las bue­nas y, so­bre to­do, por las ma­las, los pa­ga­nos pa­sa­ron de ser el 90% de la po­bla­ción del Im­pe­rio ro­mano a prin­ci­pios del si­glo iv al 10% a fi­na­les del mis­mo. Tem­plos cen­te­na­rios, co­mo el de Se­ra­pis en Ale­jan­dría, se re­du­je­ron a es­com­bros en ho­ras. En tres ge­ne­ra­cio­nes, el sis­te­ma re­li­gio­so clá­si­co fue he­ri­do de muer­te. Ni­xey co­mien­za y ter­mi­na su en­sa­yo con el des­tie­rro de Da­mas­cio y otros seis fi­ ló­so­fos grie­gos. En 532 de­ja­ron Ate­nas rum­bo a Per­sia. Eran los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de la Aca­de­mia, la ins­ti­tu­ción mi­le­na­ria crea­da por Pla­tón. Tres años an­tes, la ley 1.11.10.2 les ha­bía he­cho la vi­da im­po­si­ble. “Los fi­ló­so­fos no po­dían ga­nar di­ne­ro, no po­dían tra­ba­jar, no po­dían prac­ti­car su re­li­gión y aho­ra no po­dían si­quie­ra re­te­ner la pro­pie­dad que po­seían”. Ya en el si­glo xviii, Ed­ward Gib­bon se­ña­ló que es­ta ley da­ñó más a la fi­lo­so­fía grie­ga que las in­va­sio­nes bár­ba­ras.

La edad de la pe­num­bra re­vi­sa la ima­gen tó­pi­ca del ini­cio de la Edad Me­dia: “An­tes de pre­ser­var, la Igle­sia des­tru­yó”. Ar­die­ron bi­blio­te­cas en­te­ras y se bo­rra­ron per­ga­mi­nos clá­si­cos pa­ra es­cri­bir bi­blias. Con­si­de­ra­das he­ré­ti­cas o pe­li­gro­sas, des­apa­re­cie­ron el 99% de la li­te­ra­tu­ra la­ti­na y el 90% de la grie­ga, in­clui­das obras cien­tí­fi­cas co­mo la in­no­va­do­ra teo­ría ató­mi­ca de De­mó­cri­to. “La Igle­sia do­mi­nó el pen­sa­mien­to eu­ro­peo du­ran­te más de un mi­le­nio” y bo­rró la me­mo­ria de la opo­si­ción al cris­tia­nis­mo. Cat­he­ri­ne Ni­xey la re­cu­pe­ra en es­te li­bro ne­ce­sa­rio, de­nun­cia de obis­pos ma­to­nes y san­tos te­rro­ris­tas, reivin­di­ca­ción de fi­ló­so­fos per­se­gui­dos.

La edad de la pe­num­bra CAT­HE­RI­NE NI­XEY TRAD. DE RA­MÓN GON­ZÁ­LEZ FÉRRIZ BAR­CE­LO­NA: TAU­RUS, 2018 320 PP. 22,90 € ES­CE­NA PAGANA. Pi­ta­gó­ri­cos ce­le­bran­do el ama­ne­cer, por Fió­dor Bron­ni­kov, 1868.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.