CO­RREO DEL LEC­TOR

Historia y Vida - - CARTAS -

UN HE­RE­DE­RO QUE NO ES­TU­VO A LA AL­TU­RA

Cuan­do Car­los III par­tió ha­cia Es­pa­ña (hyv 603), en Ná­po­les que­dó su hi­jo Fer­nan­do [1751­1825; en la ima­gen], un rey me­dio­cre que de­jó el go­bierno en ma­nos de su es­po­sa, María Ca­ro­li­na de Aus­tria. Al igual que su so­brino, Fer­nan­do VII de Es­pa­ña, fue un ab­so­lu­tis­ta in­tran­si­gen­te. Em­pren­dió con­tra los li­be­ra­les una re­pre­sión tan des­pia­da­da que has­ta Aus­tria, una po­ten­cia de su mis­ma ideo­lo­gía, se sin­tió obli­ga­da a pro­tes­tar por sus abu­sos. Jai­me Marín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.