EL DI­SE­ÑO DE LA OPE­RA­CIÓN HUSKY

Chur­chill con­ven­ció a Roo­se­velt de in­va­dir Si­ci­lia tras arre­ba­tar el nor­te de Áfri­ca a los ale­ma­nes. La pla­ni­fi­ca­ción de la Ope­ra­ción Husky re­ve­la­ría las ten­sio­nes en­tre los man­dos alia­dos.

Historia y Vida - - DOSSIER - SER­GI VICH SÁEZ, HIS­TO­RIA­DOR

Co­mo ca­da día, el vier­nes 30 de abril de 1943 Jo­sé An­to­nio Rey sa­lió a fae­nar en su bar­ca. Ser uno de los me­jo­res pes­ca­do­res de Pun­ta Um­bría (Huel­va) no le exi­mía de tra­ba­jar sin des­can­so. Ni si­quie­ra cuan­do, co­mo aquel vier­nes, el cie­lo era gris y ame­na­za­ba tor­men­ta. La pos­gue­rra es­pa­ño­la es­ta­ba sien­do muy du­ra, y ha­bía que es­for­zar­se mu­cho pa­ra po­ner al­go en­ci­ma de la me­sa.

A me­dia mañana, Rey ob­ser­vó un cuer­po en el agua. No era al­go ha­bi­tual, pe­ro tam­po­co ex­tra­ño. Fue­ra de las aguas es­pa­ño­las se es­ta­ba li­bran­do una gue­rra en to­da re­gla, y, de vez en cuan­do, lle­ga­ban a nues­tras pla­yas res­tos de al­gún bu­que hun­di­do o de al­gún avión de­rri­ba­do. Sin em­bar­go, aquel ca­dá­ver era distinto. No por su uni­for­me, que pa­re­cía el de un ofi­cial in­glés, sino por­que lle­va­ba un ma­le­tín uni­do al cuer­po por una ca­de­na. No era cues­tión de de­jar­lo en el mar, por lo que lla­mó la aten­ción de al­gu­nos com­pa­ñe­ros que fae­na­ban cer­ca y, con su ayu­da, subió al di­fun­to a bor­do pa­ra lle­var­lo a la pla­ya y dar par­te a las au­to­ri­da­des. Pron­to co­rrió la voz del ma­ca­bro ha­llaz­go. El prin­ci­pal agen­te ale­mán en la zo­na, Adolf Clauss, se es­for­zó sin éxi­to en co­no­cer el con­te­ni­do del di­cho­so ma­le­tín. Se en­ta­bló en­ton­ces una pug­na en­tre bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes. Mien­tras unos se em­pe­ña­ban en re­cu­pe­rar el ob­je­to y los otros per­se­guían leer las car­tas que por­ta­ba, la car­te­ra via­ja­ba has­ta Madrid. Se­rían los

LOS ALE­MA­NES DEDUJERON QUE LOS ALIA­DOS IBAN A DES­EM­BAR­CAR EN GRE­CIA O CÓRCEGA, O EN AM­BOS

ger­ma­nos los pri­me­ros en ver sa­tis­fe­chos sus de­seos. Lue­go el ma­le­tín fue de­vuel­to a Lon­dres co­mo si na­da.

Del es­tu­dio de las mi­si­vas, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia ale­mán de­du­jo que el si­guien­te pa­so a dar por los alia­dos tras la con­quis­ta de Tú­nez iba a ser un des­em­bar­co en Gre­cia o en Córcega, sin ex­cluir que

pu­die­ran pro­du­cir­se am­bos si­mul­tá­nea­men­te, mien­tras se lle­va­ba a ca­bo una ope­ra­ción de di­ver­sión so­bre Si­ci­lia. Hitler y su Cuar­tel Ge­ne­ral die­ron cré­di­to a es­tas con­clu­sio­nes, por lo que re­for­za­ron las zo­nas su­pues­ta­men­te en pe­li­gro. Tan se­gu­ros es­ta­ban de ello que el je­fe de Es­ta­do Ma­yor del Al­to Man­do de la Wehr­macht (OKW), el ge­ne­ral Al­fred Jodl, aca­lló así to­da re­ti­cen­cia: “Po­déis ol­vi­da­ros de Si­ci­lia; sa­be­mos que es Gre­cia”. El in­te­rés mos­tra­do por Lon­dres pa­ra re­cu­pe­rar el ma­le­tín, no obs­tan­te, no ha­bía si­do real. For­ma­ba par­te de una so­fis­ti­ca­da ope­ra­ción de des­in­for­ma­ción ur­di­da por la in­te­li­gen­cia na­val bri­tá­ni­ca que los ale­ma­nes se ha­bían creí­do a pies jun­ti­llas. El si­guien­te ob­je­ti­vo iba a ser,

LOS ES­TA­DOU­NI­DEN­SES SE DEBATÍAN EN­TRE ATA­CAR FRAN­CIA O JA­PÓN, PE­RO CHUR­CHILL PEN­SA­BA EN ITA­LIA

por su­pues­to, Si­ci­lia, co­mo la ló­gi­ca y los ana­lis­tas ita­lia­nos apun­ta­ban.

¿Por qué Si­ci­lia?

La Con­fe­ren­cia de Ca­sa­blan­ca se ce­le­bró en­tre el 14 y el 24 de enero de 1943 en es­ta ciu­dad ma­rro­quí, pe­se a que ale­ma­nes e ita­lia­nos se­guían de­fen­dien­do fe­roz­men­te Tú­nez en aquel mo­men­to. En el cur­so del en­cuen­tro, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt y el pre­mier bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill con­ver­sa­ron acer­ca de cuál ha­bría de ser el nue­vo mo­vi­mien­to en su es­tra­te­gia ofen­si­va, una vez que sus enemi­gos fue­ran de­fi­ni­ti­va­men­te ex­pul­sa­dos del nor­te de Áfri­ca. La fuer­te per­so­na­li­dad de Chur­chill ha­bía lle­va­do a una pos­tu­ra uní­vo­ca en el seno de la de­le­ga­ción bri­tá­ni­ca, pe­ro no ocu­rría lo mis­mo del la­do es­ta­dou­ni­den­se. Fiel a su le­ma “Wait and see” (“es­pe­re­mos a ver”), el pre­si­den­te pa­re­cía no que­rer in­ter­ve­nir en el desacuer­do plan­tea­do en­tre sus má­xi­mos co­la­bo­ra­do­res. Pa­ra su je­fe de Es­ta­do Ma­yor, el pres­ti­gio­so ge­ne­ral Geor­ge C. Mars­hall, el ob­je­ti­vo de­bía ser Fran­cia, al­go re­cla­ma­do por Sta­lin pa­ra dis­mi­nuir la pre­sión de la Wehr­macht

so­bre el Ejér­ci­to Ro­jo. Por el con­tra­rio, la Ar­ma­da, re­pre­sen­ta­da por el quis­qui­llo­so al­mi­ran­te Er­nest J. King, pe­día má­xi­ma prio­ri­dad a la lu­cha na­val con­tra Ja­pón. Al fi­nal, no sin re­ti­cen­cias, Roo­se­velt se de­can­tó por la pro­pues­ta del pre­mier bri­tá­ni­co: dar un fir­me gol­pe al de­no­mi­na­do “ba­jo vien­tre del Eje”, y qué me­jor lu­gar pa­ra ha­cer­lo que Si­ci­lia. En una nue­va con­fe­ren­cia ce­le­bra­da en Was­hing­ton se so­lu­cio­na­ron los fle­cos pen­dien­tes. A los mi­li­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos les que­da­ría el re­gus­to de ha­ber si­do em­bau­ca­dos. Bas­ta con ojear el ma­pa pa­ra ver que la dis­tan­cia en­tre la gran is­la y Tú­nez es re­la­ti­va­men­te cor­ta, lo que fa­ci­li­ta­ba la lo­gís­ti­ca de in­va­sión. Ade­más, la to­ma de sus puer­tos y ae­ró­dro­mos ase­gu­ra­ba el con­trol del Me­di­te­rrá­neo y la con­ver­tía en un mag­ní­fi­co tram­po­lín pa­ra in­va­dir la pe­nín­su­la ita­lia­na y de­rro­car al ré­gi­men fas­cis­ta en un se­gun­do pa­so, al tiem­po que per­mi­tía me­dir las po­si­bi­li­da­des de la in­ va­sión de Fran­cia. Tam­bién, aun­que en me­nor me­di­da, se de­trae­rían con ello tro­pas ale­ma­nas del fren­te ru­so.

Pe­ro el he­cho de que fue­ra la op­ción más ló­gi­ca con­lle­va­ba la po­ten­cial aler­ta de un enemi­go que, al me­nor in­di­cio, co­mo los im­pres­cin­di­bles bom­bar­deos pre­vios, po­día re­for­zar sus de­fen­sas y ha­cer pa­gar un al­to tri­bu­to de san­gre por su con­quis­ta. De ahí que, pa­ra ocul­tar­lo, se ar­ti­cu­la­se la ma­yor cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción lle­va­da a ca­bo has­ta en­ton­ces. Co­no­ci­da co­mo Ope­ra­ción Bar­clay, se nu­tri­ría de no­ti­cias

SE­GÚN BLETCHLEY PARK, HITLER SOSPECHABA QUE LOS ALIA­DOS SEN­TÍAN PRE­FE­REN­CIA POR GRE­CIA

fal­sas y ejér­ci­tos fic­ti­cios. Era ne­ce­sa­rio re­for­zar la idea que Adolf Hitler y su OKW te­nían, en el sen­ti­do de que la op­ción pre­fe­ri­da por los alia­dos no era otra que Gre­cia, tal co­mo los des­ci­fra­do­res de Bletchley Park ha­bían des­cu­bier­to. El ca­dá­ver de Pun­ta Um­bría so­lo ha­bía si­do una exi­to­sa ope­ra­ción com­ple­men­ta­ria de Bar­clay.

Sin em­bar­go, la pre­pa­ra­ción de la Ope­ra­ción Husky, nom­bre que se dio a la in­va­sión, no co­men­zó con muy buen pie. No so­lo ha­bía in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas lo­gís­ti­cos que re­sol­ver pa­ra la ma­yor ac­ción an­fi­bia ja­más desa­rro­lla­da, sino que, ade­más, los res­pon­sa­bles bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to co­men­za­ron a pla­ni­fi­car de for­ma in­de­pen­dien­te, mien­tras en pri­va­do de­cían pes­tes los unos de los otros.

Pla­ni­fi­can­do Husky

Aun­que la cam­pa­ña lle­va­ba el se­llo bri­tá­ni­co y el con­tin­gen­te an­glo­ca­na­dien­se era ma­yor, por ra­zo­nes de ima­gen se pu­so al fren­te al ge­ne­ral nor­te­ame­ri­cano Dwight D. Ei­sen­ho­wer. De él, Ber­nard Law Mont­go­mery, je­fe del 8.º Ejér­ci­to bri­tá­ni­co, di­jo con des­pre­cio: “Su co­no­ci­mien­to de có­mo ha­cer la gue­rra o pe­lear en una ba­ta­lla es de­fi­ni­ti­va­men­te nu­lo”. Pa­ra “ase­so­rar­le”, se co­lo­có co­mo se­gun­do y je­fe del XV Gru­po de Ejér­ci­tos al in­glés Ha­rold Ale­xan­der, que du­ran­te to­da la ope­ra­ción man­ten­dría a los nor­te­ame­ri­ca­nos en un se­gun­do plano. Nin­guno acep­ta­ba la vi­sión del otro, mien­tras el pa­cien­te Ei­sen­ho­wer se es­for­za­ba por me­diar. Por fin, Mont­go­mery dio un gol­pe de efec­to: tras aco­rra­lar a Wal­ter R. Smith, je­fe de la pla­na ma­yor de Ei­sen­ho­wer, en unos la­va­bos, im­pu­so su vi­sión de có­mo ha­bía de ser la ope­ra­ción. Bri­tá­ni­ca se­ría la idea y bri­tá­ni­ca la eje­cu­ción, al con­tra­rio que en Nor­man­día. En pu­ri­dad, la in­va­sión de Si­ci­lia se con­ce­bi­ría co­mo dos ac­cio­nes in­de­pen­dien­tes, una lle­va­da a ca­bo por bri­tá­ni­cos y otra por ame­ri­ca­nos. Dos pla­nes que po­co o na­da pre­veían pa­ra más allá de los pri­me­ros días.

En lí­neas ge­ne­ra­les, se pro­yec­tó el des­em­bar­co del 8.º Ejér­ci­to bri­tá­ni­co al sud­es­te de Si­ra­cu­sa, mien­tras el 7.º nor­te­ame­ri­cano (con el ge­ne­ral Geor­ge Pat­ton al fren­te) lo ha­ría en el gol­fo de Ge­la. Al mis­mo tiem­po, ac­cio­nes ae­ro­trans­por­ta­das y de co­man­dos ase­gu­ra­rían los pun­tos cla­ve de una is­la mon­ta­ño­sa y con po­cas in­fraes­truc­tu­ras. En to­tal, se alis­tó a 115.000 sol­da­dos an­glo­ca­na­dien­ses y a 66.000 nor­te­ame­ri­ca­nos, más un pe­que­ño con­tin­gen­te fran­cés. Se con­ta­ba con 600 tan­ques, 1.800 pie­zas de ar­ti­lle­ría y unos 14.000 vehícu­los, que se­rían trans­por­ta­dos y pro­te­gi­dos por 2.590 bu­ques y lan­chas de des­em­bar­co, en­tre los que se en­con­tra­ban 6 aco­ra­za­dos, 2 por­taa­vio­nes, 15 cru­ce­ros, 128 des­truc­to­res y va­rios sub­ma­ri­nos en­car­ga­dos de ba­li­zar las ru­tas de apro­xi­ma­ción. Ade­más, se pro­ba­rían nue­vos mo­de­los, co­mo el LST, un bu­que de des­em­bar­co de tan­

EN ES­TE CA­SO, TAN­TO LA IDEA CO­MO LA EJE­CU­CIÓN SE­RÍAN BRI­TÁ­NI­CAS, AL CON­TRA­RIO DE LO QUE PA­SA­RÍA EN NOR­MAN­DÍA

ques, o el DUKW, un efi­caz vehícu­lo an­fi­bio de trans­por­te. Nun­ca el Me­di­te­rrá­neo ha­bía co­no­ci­do se­me­jan­te flo­ta. Pe­ro la in­for­ma­ción so­bre la to­po­gra­fía de la is­la y sus de­fen­sas era es­ca­sa. Por ello, la Ofi­ci­na de In­te­li­gen­cia Na­val es­ta­dou­ni­den­se re­sol­vió acu­dir al ma­fio­so Char­lie “Lucky” Lu­ciano pa­ra que ac­tua­ra de va­le­dor an­te la co­mu­ni­dad si­ci­lia­na, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en la is­la. Los re­sul­ta­dos fue­ron dig­nos, aun­que la co­la­bo­ra­ción iba a mag­ni­fi­car­se años des­pués.

Una de­fen­sa com­pli­ca­da

Sin co­ne­xión al­gu­na con el pe­li­gro que ace­cha­ba, ha­cía es­ca­sa­men­te dos me­ses que el Co­man­do Su­pre­mo ita­liano ha­bía en­car­ga­do la de­fen­sa de la is­la al ge­ne­ral Al­fre­do Guz­zo­ni. Tras sa­car­lo de la re­ser­va, lo nom­bró je­fe del 6.º Ejér­ci­to des­ti­na­do allí. Se tra­ta­ba de un buen mi­li­tar con ex­pe­rien­cia, bien vis­to por los ale­ma­nes. Tras cons­ta­tar la fal­ta de ma­te­rial mo­derno y de tro­pas pre­pa­ra­das –en es­pe­cial, las

KESSELRING, JE­FE DE LAS FUER­ZAS GERMANAS EN EL ME­DI­TE­RRÁ­NEO SUR, NO CON­FIA­BA EN SUS CAMARADAS ITA­LIA­NOS

de­no­mi­na­das Di­vi­sio­nes Cos­te­ras, for­ma­das por hom­bres de edad que de­bían cu­brir el pri­mer en­vi­te–, Guz­zo­ni ela­bo­ró un ra­zo­na­ble plan de­fen­si­vo. Con­sis­tía en re­unir le­jos de la cos­ta a sus cua­tro me­jo­res di­vi­sio­nes más las dos ale­ma­nas allí ra­di­ca­das, de las que era teó­ri­co su­pe­rior, a fin de cons­ti­tuir una fuer­za de ma­nio­bra ca­paz de gol­pear las po­si­bles ca­be­zas de puen­te. Pa­ra su des­gra­cia, no se vio se­cun­da­do por el ma­ris­cal Al­bert Kesselring, je­fe de las fuer­zas germanas en el Me­di­te­rrá­neo sur, quien las dis­per­só pa­ra con­tro­lar me­jor a unos camaradas en los que no con­fia­ba. El 6.º Ejér­ci­to con­ta­ba con unos 200.000 hom­bres, pe­ro so­lo la mo­to­ri­za­da di­vi­sión Li­vorno po­seía cier­ta ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to, a pe­sar de in­cluir bas­tan­te ma­te­rial ob­so­le­to. Las otras tres, am­pu­lo­sa­men­te de­no­mi­na­das Fuer­zas Mó­vi­les, ape­nas dis­po­nían de al­gu­nos ca­mio­nes, mien­tras los ba­ta­llo­nes de tan­ques agre­

ga­dos es­ta­ban equi­pa­dos con vie­jos Re­nault R35 pro­ve­nien­tes del bo­tín re­par­ti­do tras la de­ba­cle fran­ce­sa de 1940. La fac­tu­ra en hom­bres y ma­te­rial que pa­gó el Du­ce en el nor­te de Áfri­ca y Ru­sia ha­bía de­ja­do exan­güe al ejér­ci­to ita­liano.

Por su par­te, la Wehr­macht con­ta­ba con los 35.000 hom­bres de las di­vi­sio­nes Her­mann Gö­ring (al man­do de Paul Con­rath) y 15.ª de Gra­na­de­ros Pan­zer (Eber­hard Rodt), que in­cluían 184 tan­ques, de los que 17 eran del po­de­ro­so mo­de­lo Ti­ger I. Pe­ro en la is­la tan so­lo que­da­ban 175 de los 885 avio­nes de la 2.ª Luft­flot­te, pues los bom­bar­deos enemi­gos ha­bían acon­se­ja­do re­ti­rar­los al con­ti­nen­te. La avia­ción ita­lia­na es­ta­ba en cua­dro, y la aún res­pe­ta­ble flo­ta de Mus­so­li­ni per­ma­ne­ce­ría en La Spe­zia –sal­vo por dos tí­mi­das sa­li­das– por fal­ta de com­bus­ti­ble y radar. Lo cier­to es que, en aque­llos días, la Her­mann Gö­ring dis­ta­ba de ser una uni­dad de éli­te. In­com­ple­ta, ca­re­cía de hom­bres fo­guea­dos. Tam­po­co los Ti­ger I pu­die­ron em­plear­se a fon­do, da­da la di­fí­cil geo­gra­fía si­ci­lia­na, y su­frie­ron gra­ves ave­rías que obli­ga­ron a sus do­ta­cio­nes a sa­bo­tear­los pa­ra no de­jar­los al enemi­go. Sin em­bar­go, pa­sa­dos los pri­me­ros días, los ale­ma­nes res­pon­de­rían con el pro­ba­do sis­te­ma de los Kampf­grup­pe, uni­da­des au­to­su­fi­cien­tes crea­das ad hoc con par­tes de otras. So­lían re­ci­bir el nom­bre de su co­man­dan­te, y su­pie­ron apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de­fen­si­vas que ofre­cía la mon­ta­ño­sa oro­gra­fía del lu­gar. Los ger­ma­nos es­ta­ble­cie­ron tam­bién un efi­caz puen­te aé­reo y ma­rí­ti­mo a tra­vés del es­tre­cho de Me­si­na que per­mi­tió en­viar re­fuer­zos, en es­pe­cial los fa­mo­sos Dia­blos Ver­des de la 1.ª Di­vi­sión de Pa­ra­cai­dis­tas, una de las me­jo­res uni­da­des de la Wehr­macht.

CON­FE­REN­CIA de Ca­sa­blan­ca, 1943. En la pág. an­te­rior, pre­pa­ra­ción del des­em­bar­co de Si­ci­lia.

SO­VIÉ­TI­COS en el fren­te ru­so, 1943. A la dcha., Ale­xan­der en­tre Ei­sen­ho­wer y Chur­chill, 1944.

EL MA­RIS­CAL Al­bert Kesselring (con el bas­tón) pa­sa re­vis­ta a tro­pas ale­ma­nas en Ita­lia, no­viem­bre de 1943.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.