Li­bros

Vir­gi­nia Cow­les re­co­rre en Com­pli­car­se la vi­da la sen­da a la II Gue­rra Mun­dial

Historia y Vida - - SUMARIO - Joa­quín Ar­ma­da Díaz

Mi ha­bi­ta­ción del quin­to pi­so del ho­tel Flo­ri­da de­la­ta­ba mi con­di­ción de afi­cio­na­da: los en­te­ra­dos vi­vían lo más cer­ca del sue­lo que po­dían co­mo pre­cau­ción con­tra las bom­bas de la avia­ción”. Vir­gi­nia Cow­les (1910-83) mi­ra por la ventana y ve­mos los ce­rros des­de don­de la ar­ti­lle­ría de Fran­co bom­bar­dea Ma­drid. Es abril de 1937, y la jo­ven re­por­te­ra aca­ba de unir­se a “la tri­bu” que cuen­ta a los es­ta­dou­ni­den­ses nues­tra Gue­rra Ci­vil. Li­be­ra­da de la ti­ra­nía de na­rrar el día a día, Cow­les –in­tré­pi­da y pers­pi­caz– vi­si­ta el fren­te y re­co­rre una ciu­dad ham­brien­ta y va­lien­te, “pro­le­ta­ria con to­da su al­ma”. Atrac­ti­va –Lau­ren Ba­call an­tes de Lau­ren Ba­call– y con ex­ce­len­tes con­tac­tos, Cow­les vi­si­ta la Sa­la­man­ca de Fran­co des­pués de ser bom­bar­dea­da en el Ma­drid re­pu­bli­cano. Le sor­pren­de la pa­ra­fer­na­lia na­zi y fas­cis­ta que mues­tra sin com­ple­jos el apo­yo de Hitler y Mus­so­li­ni, ve que las dis­cor­dias en­tre car­lis­tas y fa­lan­gis­tas no en­vi­dian a las de anar­quis­tas y co­mu­nis­tas y, so­bre to­do, per­ci­be un afán de ven­gan­za que du­ra­rá dé­ca­das: “Al pa­re­cer, to­do el mun­do ha­bía ol­vi­da­do que la gue­rra la ha­bía em­pe­za­do el ge­ne­ral Fran­co”. Co­mo Cha­ves No­ga­les, el gran re­por­te­ro es­pa­ñol de la épo­ca, con­clu­ye: “Aun­que mis sim­pa­tías se de­can­ta­ban por la Re­pú­bli­ca [...] no po­día creer que de la gue­rra fue­ra a sur­gir la de­mo­cra­cia, fue­ra quien fue­se el ven­ce­dor”. Pa­ra Cow­les, la Gue­rra Ci­vil es el pri­mer ac­to de una lu­cha ti­tá­ni­ca en­tre el Bien (la de­mo­cra­cia) y el Mal (la dic­ta­du­ra). “Sen­tía ins­tin­ti­va­men­te que eran ‘el enemi­go’”, escribe cuan­do en Ber­lín ve el odio que los na­zis im­preg­nan en una so­cie­dad que ado­ra a un Hitler que, de cer­ca, es vul­gar: “Era sim­ple­men­te un hom­bre­ci­llo co­rrien­te y más bien in­sig­ni­fi­can­te”.

Ale­ga­to por la de­mo­cra­cia

Cow­les nos lle­va a la Praga que es­te “hom­bre­ci­llo” va a de­vo­rar –an­te la pa­si­vi­dad de bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses–, pe­ro no pue­de lle­gar a Var­so­via. La pe­que­ña Fin­lan­dia sí re­sis­te lo su­fi­cien­te la in­va­sión so­vié­ti­ca pa­ra que es­cri­ba un re­por­ta­je fas­ci­nan­te. Si en Hel­sin­ki sen­ti­mos el frío, en Pa­rís es­cu­cha­mos el si­len­cio. So­lo los po­bres es­pe­ran la en­tra­da de los na­zis en una ciu­dad eva­cua­da de for­ma caó­ti­ca. De nue­vo coin­ci­de con Cha­ves: “La mo­ral era cues­tión de fe: fe en tu cau­sa, fe en tu me­ta, pe­ro, so­bre to­do, fe en tus lí­de­res. ¿Có­mo po­dían aque­llas per­so­nas te­ner fe en unos lí­de­res que las ha­bían aban­do­na­do...?”.

Los tex­tos de Cow­les de­rro­chan vi­ta­li­dad y ener­gía, y nos con­vier­ten en con­tem­po­rá­neos de he­chos que su­ce­den an­te no­so­tros. Nos en­se­ñan que la Ita­lia de Mus­so­li­ni y la URSS de Sta­lin son pu­ra fa­cha­da, y que el na­zis­mo ne­ce­si­ta un enemi­go al que ani­qui­lar. En sus pá­gi­nas fi­na­les, Com­pli­car­se la vi­da se con­vier­te en un ale­ga­to por la de­mo­cra­cia, co­mo si fué­ra­mos los com­pa­trio­tas de 1941 pa­ra los que escribe es­te li­bro apa­sio­nan­te que he leí­do con mu­cha en­vi­dia. Hoy, cuan­do los “en­via­dos es­pe­cia­les” son sus­ti­tui­dos por “en­con­tra­dos es­pe­cia­les”, cuan­do el pe­rio­dis­mo es más apa­ren­te que real, Cow­les no po­dría com­pli­car­se la vi­da.

VIRGINA COW­LES (2.ª por la izq­da.) jun­to a Mart­ha Gell­horn con ac­to­res en Lon­dres, 1946.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.