Ar­te

AMOR Y PSI­QUE

Historia y Vida - - SUMARIO - A. Eche­ve­rría, pe­rio­dis­ta.

El gran re­to es­cul­tó­ri­co del ar­tis­ta ita­liano An­to­nio Ca­no­va.

Ri­va­li­zar con dio­sas ja­más ha de­pa­ra­do na­da bueno a las mor­ta­les. Arac­ne pa­gó con su vi­da la osa­día de desafiar a Ate­nea a una com­pe­ti­ción de ar­te­sa­nía tex­til. A Quio­ne no le fue me­jor tras ha­cer­le un feo a Ar­te­mi­sa. La prin­ce­sa Psi­que ni si­quie­ra hi­zo gran co­sa pa­ra po­ner­se a Afro­di­ta en con­tra; bas­tó con que sus con­tem­po­rá­neos com­pa­ra­sen su be­lle­za con la de la dio­sa del amor. Eso sí, cuan­do tu­vo opor­tu­ni­dad de arre­glar­lo, la cu­rio­si­dad le hi­zo me­ter la pa­ta has­ta dos ve­ces. Una men­te in­quie­ta es, ade­más de be­lla, irre­fre­na­ble. Apu­le­yo, en su Asno de oro, na­rra la his­to­ria de la fa­lli­da ven­gan­za de Afro­di­ta. La dio­sa pi­de a su hi­jo Eros que atra­vie­se a la jo­ven con una de sus fle­chas y la ha­ga pren­dar­se del peor par­ti­do que pue­da en- con­trar, al­gún me­que­tre­fe sin for­tu­na, sa­lud ni atrac­ti­vo. Pe­ro Eros se enamo­ra de ella, la lle­va a su pa­la­cio y la ro­dea de invisibles aten­cio­nes. Invisibles por­que, pa­ra evi­tar­se pro­ble­mas con su di­vi­na ma­dre, Eros úni­ca­men­te vi­si­ta a la prin­ce­sa des­pués de po­ner­se el sol y le prohí­be ter­mi­nan­te­men­te ver su ros­tro. Una no­che, ins­ti­ga­da por sus en­vi­dio­sas her­ma­nas, Psi­que que­bran­ta la prohibición y en­cien­de un can­dil, de­ci­di­da a des­cu­brir la iden­ti­dad de su aman­te, pe­ro una go­ta de acei­te hir­vien­do des­pier­ta al dios, quien, sin­tién­do­se trai­cio­na­do, la aban­do­na. Su sue­gra, no con­ten­ta con ello, de­ci­de tor­tu­rar­la en­co­men­dán­do­le ta­reas im­po­si­bles. La úl­ti­ma de ellas con­sis­te en des­cen­der a los in­fier­nos y pe­dir a Pro­ser­pi­na, la es­po­sa de Ha­des, un fras­co que con­ten­ga un po­co de su pro­pia be­lle­za. La ex­cu­sa

de Afro­di­ta es que cui­dar del afli­gi­do Eros la es­tá con­su­mien­do, de ahí que ne­ce­si­te un cos­mé­ti­co de emer­gen­cia. Psi­que sa­le ai­ro­sa de la ta­rea, pe­ro no pue­de re­sis­tir la ten­ta­ción de pro­bar un po­qui­to del un­güen­to mi­la­gro­so. Ig­no­ra que lo que Pro­ser­pi­na ha in­tro­du­ci­do en el ja­rrón es un ma­le­fi­cio co­no­ci­do co­mo sue­ño es­ti­gio. La mu­cha­cha cae en un le­tar­go pa­re­ci­do a la muer­te. En­ton­ces Eros, ya re­pues­to del dis­gus­to del can­dil, re­apa­re­ce, la ro­za con una de sus fle­chas y la sal­va con un be­so de amor. Zeus re­don­dea el fi­nal fe­liz ha­cien­do in­mor­tal a Psi­que y ben­di­cien­do a la pa­re­ja. Es­te mi­to, no muy dis­tin­to a al­gu­nos cuen­tos de ha­das, ha­cía fu­ror en la Eu­ro­pa pre­rro­mán­ti­ca por su sim­bo­lis­mo. La atrac­ción fí­si­ca se con­vier­te en al­go más pro­fun­do, in­clu­so su­bli­me, cuan­do pa­sa por el fil­tro del es­pí­ri­tu. El amor ma­du­ro exi­ge prue­bas y sacrificios. Una vi­sión neo­pla­tó­ni­ca que ex­pre­só de for­ma ma­gis­tral el ita­liano An­to­nio Ca­no­va en 1793, gra­cias a un en­car­go del co­ro­nel bri­tá­ni­co John Camp­bell. Psi­que re­ani­ma­da por el be­so del amor es in­cla­si­fi­ca­ble: sen­sual y en­ter­ne­ce­do­ra, neo­clá­si­ca y ba­rro­ca, se­re­na y ex­ci­tan­te, to­do a la vez.

El se­cre­to es­tá en la com­po­si­ción, que es ex­traor­di­na­ria. Las alas y pier­nas de Cu­pi­do for­man un as­pa en com­bi­na­ción con el cuer­po de la mu­cha­cha, una fi­gu­ra geo­mé­tri­ca sin­gu­lar, es­ta­ble pe­ro di­ná­mi­ca. Las pier­nas son una pi­rá­mi­de que an­cla las fi­gu­ras só­li­da­men­te al sue­lo, pe­ro las alas su­gie­ren ele­va­ción y sub­ra­yan el mo­vi­mien­to ver­ti­cal de Psi­que, que em­pie­za a in­cor­po­rar­se lán­gui­da­men­te. Las dos dia­go­na­les en fu­ga con­tra­di­cen el gesto prin­ci­pal de los per­so­na­jes, que con­sis­te en acer­car los la­bios. Es­te con­tras­te pro­du­ce una ten­sión con­te­ni­da. La li­ge­ra tor­sión de los cuer­pos, en es­pi­ral, acen­túa la im­pre­sión de mo­vi­mien­to. Y, en el cen­tro de to­do, el to­que ge­nial: los bra­zos de ella, un óva­lo per­fec­to que cen­tra nues­tra mi­ra­da en ese be­so eter­na­men­te de­mo­ra­do. El ero­tis­mo de la es­ce­na es in­ne­ga­ble, con la mano de Eros ro­dean­do el seno de Psi­que y el pa­ño a pun­to de res­ba­lar de la pel­vis de ella. Sin em­bar­go, la ex­pre­sión de los aman­tes es de ter­nu­ra en­si­mis­ma­da: sus ros­tros, idea­li­za­dos, pa­re­cen de otro mun­do; en sus cuer­pos no hay plie­gues ni ve­nas que los ha­gan real­men­te car­na­les. A ello con­tri­bu­ye la téc­ni­ca ob­se­si­va de Ca­no­va, que pulía el mármol has­ta ha­cer­lo pa­re­cer tras­lú­ci­do. De­ma­sia­do plá­ci­da pa­ra ser ba­rro­ca, de­ma­sia­do eró­ti­ca pa­ra ser real­men­te neo­clá­si­ca, no to­do el mun­do su­po apre­ciar es­ta obra maes­tra. Al crí­ti­co ale­mán Carl Lud­wig Fer­now le irri­ta­ba su ri­que­za de pers­pec­ti­vas, que obli­ga a con­tem­plar­la des­de dis­tin­tos án­gu­los. Ca­no­va, pre­vi­sor, in­cor­po­ró un asa que per­mi­te ro­tar la es­cul­tu­ra. Na­da que ver con la reacción, un po­co van­dá­li­ca, de Flau­bert, que se arro­jó en bra­zos de la es­ta­tua: “Be­sé a la be­lle­za en per­so­na”, es­cri­bió.

EN SUS CUER­POS NO HAY PLIE­GUES NI VE­NAS: CA­NO­VA PULÍA TAN­TO EL MÁRMOL QUE LO HA­CÍA PA­RE­CER TRAS­LÚ­CI­DO

VIS­TA FRON­TAL de Psi­que re­ani­ma­da por el be­so del amor, An­to­nio Ca­no­va, 1787-1793. Lou­vre.

VIS­TA POS­TE­RIOR. Ba­jo el pie de la prin­ce­sa se apre­cia el asa que in­clu­yó Ca­no­va pa­ra ro­tar la obra.

RETRATO de An­to­nio Ca­no­va, Tho­mas Law­ren­ce, 1816. Mu­seo Ca­no­va, Pos­sagno, Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.