Li­bros, jue­gos y ci­ne

Bee­vor re­vi­sa Mar­ket Gar­den, la úl­ti­ma vic­to­ria de Hitler en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Historia y Vida - - SUMARIO - Joa­quín Ar­ma­da Díaz

— La ba­ta­lla por los puen­tes. — 1917. El año en que Es­pa­ña pu­do cam­biar.

— El mar sin fin.

— As­sas­sin’s Creed: Odys­sey. — Red Dead Re­dem­ption 2. — Cold War.

— Gau­guin, via­je a Tahi­tí...

En la gue­rra, to­da vic­to­ria pro­pia es una de­rro­ta aje­na. En La ba­ta­lla por los puen­tes, su nue­vo li­bro, An­tony Bee­vor (Ken­sing­ton, 1946) con­clu­ye que la úl­ti­ma gran ope­ra­ción ae­ro­trans­por­ta­da de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue más un desas­tre bri­tá­ni­co que una vic­to­ria ale­ma­na. “Fue un plan muy ma­lo des­de el prin­ci­pio y des­de arri­ba [...]. La ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad, en to­do ca­so, re­caía en Mont­go­mery, por su vo­lun­tad de im­po­ner a to­da cos­ta un plan mal con­ce­bi­do”. Ope­ra­ción do­ble con nom­bre na­da cas­tren­se (“Mar­ket”, mer­ca­do, el asal­to aé­reo; y “Gar­den”, jar­dín, el avan­ce te­rres­tre), pre­ten­día ace­le­rar el fin de la gue­rra pe­ne­tran­do en el nor­te de Ale­ma­nia a tra­vés de Ho­lan­da. El I Ejér­ci­to Ae­ro­trans­por­ta­do alia­do ten­de­ría una “al­fom­bra” de pa­ra­cai­dis­tas pa­ra que los tan­ques del XXX Cuer­po de Ejér­ci­to bri­tá­ni­co cru­za­sen el Rin. An­tes de­bían su­pe­rar otros seis obs­tácu­los flu­via­les en so­lo 103 ki­ló­me­tros. Monty se ol­vi­dó de los ale­ma­nes, que con­vir­tie­ron la “al­fom­bra” en la “Ca­rre­te­ra del In­fierno”.

El plan te­nía de­ma­sia­dos de­fec­tos. Bee­vor los ana­li­za uno a uno, mien­tras nos mues­tra el desa­rro­llo de un com­ba­te que so­lo fue de mal en peor pa­ra los alia­dos. Ayu­da a man­te­ner el rit­mo que la ba­ta­lla tu­vie­se cua­tro es­ce­na­rios prin­ci­pa­les: el avan­ce te­rres­tre por una úni­ca y vul­ne­ra­ble ca­rre­te­ra (“un fren­te de un so­lo tan­que”); el asal­to de la 101.ª Di­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se a Eind­ho­ven; el de la 82.ª a Ni­me­ga; y, so­bre to­do, la an­gus­tio­sa pe­lea de la 1.ª Di­vi­sión Ae­ro­trans­por­ta­da bri­tá­ni­ca por el puen­te so­bre el Rin de Arn­hem. Lan­za­dos le­jos de su ob­je­ti­vo, los bri­tá­ni­cos re­nun­cia­ron al efec­to sor­pre­sa. No ayu­dó que su ge­ne­ral que­da­se ais­la­do por su im­pru­den­cia y que las ra­dios no fun­cio­na­sen. Pa­sa­da la va­ni­do­sa sor­pre­sa ini­cial del pru­siano Wal­ter Mo­del, que pen­sa­ba que to­da la ope­ra­ción era pa­ra atra­par­le, los ale­ma­nes reac­cio­na­ron con gran ra­pi­dez. Bee­vor elo­gia la efi­caz or­ga­ni­za­ción que man­te­nía la Wehr­macht a esas al­tu­ras de la gue­rra, ca­paz de mo­vi­li­zar sus mons­truo­sos tan­ques Ti­ger en ho­ras.

El sa­cri­fi­cio de los ho­lan­de­ses

Co­mo en sus me­jo­res re­la­tos, el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co re­cons­tru­ye la ba­ta­lla des­de múl­ti­ples pun­tos de vis­ta: el de los sol­da­dos y ofi­cia­les, de­fen­so­res y ata­can­tes, que lu­chan so­bre el te­rreno; el de sus man­dos (“cau­sa per­ple­ji­dad [...] su ma­ne­ra de es­cu­rrir el bulto”); y el de los ci­vi­les, las gran­des víc­ti­mas. Mi­lla­res sa­lu­da­ron con eu­fo­ria la li­be­ra­ción, so­lo pa­ra su­frir ho­ras des­pués la des­truc­ción de sus ho­ga­res. El plan de Monty ter­mi­nó con la ca­si ani­qui­la­ción de los pa­ra­cai­dis­tas bri­tá­ni­cos y la te­rri­ble ven­gan­za ale­ma­na so­bre los ho­lan­de­ses. Eje­cu­ta­ron a de­ce­nas, si no a cien­tos, en­via­ron a 40.000 a Ale­ma­nia co­mo mano de obra es­cla­va y pro­vo­ca­ron una ham­bru­na que ma­ta­ría, en “el in­vierno del ham­bre”, a otras 20.000 per­so­nas. Aun así, el 28 de sep­tiem­bre, Wins­ton Chur­chill, que alentó el ataque, afir­mó en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes: “‘No fue en vano’, de­cla­ran con or­gu­llo quie­nes han vuel­to a nues­tro la­do. ‘No fue en vano’, re­za el epi­ta­fio de los caí­dos”. Na­da más le­jos de la ver­dad.

12

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.