CIU­DAD DE ES­CUL­TO­RES Y AS­TRÓ­NO­MOS

Historia y Vida - - MACHU PICCHU -

LOS IN­CAS ADORABAN AL SOL, a la Lu­na y a al­gu­nas es­tre­llas, co­mo las Plé­ya­des. Co­no­cían per­fec­ta­men­te los ci­clos solares. La orien­ta­ción de mu­chos edi­fi­cios de Ma­chu Pic­chu es­tá ba­sa­da en la as­tro­no­mía. Por otra par­te, las mon­ta­ñas tam­bién te­nían un va­lor sa­gra­do pa­ra ellos. Pa­si­llos y ven­ta­nas fa­vo­re­cen in­ten­cio­na­da­men­te la vis­ta de uno u otro pi­co, y den­tro del re­cin­to se han ha­lla­do ro­cas ta­lla­das que re­pro­du­cen exac­ta­men­te las cum­bres cer­ca­nas.

INTIHUATANA

Piedra ce­re­mo­nial vin­cu­la­da a los ri­tos de ado­ra­ción del dios In­ti, la di­vi­ni­dad del Sol. Po­dría tra­tar­se de un re­loj so­lar o de un sim­ple al­tar de sa­cri­fi­cio.

TO­RREÓN O TEM­PLO DEL SOL

Orien­ta­do ha­cia el pi­co sa­gra­do del Huay­na Pic­chu, cuen­ta con dos ven­ta­nas exac­ta­men­te ali­nea­das con la sa­li­da del Sol du­ran­te los sols­ti­cios de in­vierno y ve­rano. La luz a tra­vés de es­tas aper­tu­ras anun­cia­ría la lle­ga­da de las tem­po­ra­das de siem­bra y co­se­cha.

PA­LA­CIO DEL IN­CA

Con­ta­ba con co­me­do­res, dor­mi­to­rios y un área pa­ra los sir­vien­tes. Si­tua­do jun­to a la fuen­te prin­ci­pal, la pri­me­ra que re­ci­bía el agua ca­na­li­za­da has­ta la ciu­dad, el pa­la­cio se abas­te­cía con el agua más pu­ra.

TEM­PLO DE LAS TRES VEN­TA­NAS

Es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra con­tem­plar la cres­ta de San­ta Te­re­sa, que una ro­ca es­cul­tó­ri­ca re­pro­du­ce en su in­te­rior. En el tem­plo de­jó Li­zá­rra­ga el gra­fi­to con su nom­bre.

RO­CA SA­GRA­DA

Mo­nu­men­tal ré­pli­ca exac­ta de la cres­ta del ce­rro Ya­nan­tin. Es­ta piedra pla­na, si­tua­da so­bre un pe­des­tal, de­li­mi­ta la ciu­dad por el nor­te. Des­de es­te pun­to se abre una vía a Huay­na Pic­chu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.