JAQUE DES­DE EL MAR

No con­ten­to con asal­tar unos cua­ren­ta bar­cos a lo lar­go de su ca­rre­ra de­lic­ti­va, Bar­ba­ne­gra chan­ta­jeó a la ciu­dad de Char­les­ton en 1718.

Historia y Vida - - BARBANEGRA -

OCU­RRIÓ EN MA­YO DE 1718 y fue la ha­za­ña cri­mi­nal más so­no­ra de Bar­ba­ne­gra. Char­les­ton (aba­jo) era la ca­pi­tal de Ca­ro­li­na del Sur y el puer­to más di­ná­mi­co de los fu­tu­ros Es­ta­dos Uni­dos –tras Bos­ton, Nue­va York y Fi­la­del­fia–, al en­la­zar por el Atlán­ti­co las co­lo­nias bri­tá­ni­cas del nor­te y el sur. Es­ta ciu­dad prós­pe­ra su­frió un trau­ma cuan­do el pi­ra­ta apos­tó a sus 400 in­de­sea­bles en cua­tro bar­cos a la en­tra­da de la bahía. La na­ve que in­gre­sa­ba o sa­lía era sa­quea­da a fon­do, ade­más de to­mar­se co­mo rehe­nes a los pa­sa­je­ros y tri­pu­lan­tes. Has­ta ocho bu­ques, in­clui­do el imponente Crow­ley, en el que na­ve­ga­ba un con­se­je­ro pro­vin­cial, per­ma­ne­cie­ron se­cues­tra­dos du­ran­te seis días.

EL GOL­PE se tra­du­jo en un bo­tín de 86 es­cla­vos afri­ca­nos, nu­me­ro­sos ba­rri­les de arroz y unos tres­cien­tos mil eu­ros de hoy en oro y pla­ta ra­pi­ña­dos a los via­je­ros. Ade­más, el mal­he­chor exi­gió a las au­to­ri­da­des de Char­les­ton un co­fre lleno de mer­cu­rio y je­rin­gas a cam­bio de no cor­tar ca­be­zas ni que­mar los bar­cos cau­ti­vos. El me­tal lí­qui­do so­lía in­yec­tar­se pa­ra tra­tar un mal muy ex­ten­di­do en­tre los ma­to­nes de Bar­ba­ne­gra, la sí­fi­lis. Co­mo ad­ver­tía con hu­mor un di­cho por­tua­rio de la épo­ca: “Una no­che con Ve­nus pue­de sig­ni­fi­car to­da una vi­da con Mer­cu­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.