En bre­ve

La su­per­vi­ven­cia de los mu­seos se en­fren­ta a dia­rio con gran­des ene­mi­gos

Historia y Vida - - SUMARIO - Em­par Re­vert

EL FUE­GO, EL AGUA, la gue­rra y las pla­gas. Tras los cua­tro ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis se es­con­den el azar de los ac­ci­den­tes, la de­ri­va del cam­bio cli­má­ti­co, la con­flic­ti­vi­dad hu­ma­na o el fac­tor apa­ren­te­men­te me­nos ame­na­za­dor pe­ro a me­nu­do el más des­truc­ti­vo, por­que fa­ci­li­ta el triun­fo de ca­si to­dos los de­más: la fal­ta de pre­su­pues­to. La des­apa­ri­ción el pa­sa­do sep­tiem­bre del Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil (arri­ba), con­su­mi­do has­ta los ci­mien­tos por el fue­go, res­pon­día a esos es­ca­sos re­cur­sos que de­jan los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad en una bro­ma. En 1978, Río de Ja­nei­ro ya vio con­ver­ti­do en ce­ni­zas el 90% de los fon­dos de su Mu­seo de Ar­te Mo­derno (adiós eterno a obras de Pi­cas­so, Mi­ró, Da­lí, Ma­grit­te, Klee...). Por mo­ti­vos que re­sul­ta in­ne­ce­sa­rio ex­pli­car, esa ca­ren­cia de me­di­das sue­le afec­tar es­pe­cial­men­te a los paí­ses en desa­rro­llo. En 2010, el tam­bién bra­si­le­ño Ins­ti­tu­to Bu­tan­tan, de São Pau­lo, per­dió a raíz del fue­go su co­lec­ción de más de me­dio mi­llón de ser­pien­tes, es­cor­pio­nes y ara­ñas ve­ne­no­sas (im­pres­cin­di­bles pa­ra es­tu­diar tan­to las es­pe­cies co­mo po­si­bles con­tra­ve­ne­nos). En 2016 se es­fu­mó pa­ra siem­pre la co­lec­ción del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral de Nue­va Delhi, en In­dia, a cau­sa de un in­cen­dio. La ma­la suer­te qui­so que se es­tu­vie­se pla­nean­do un even­tual tras­la­do a una se­de me­jor pro­vis­ta. LAS INS­TI­TU­CIO­NES de los paí­ses ri­cos no se li­bran de las ame­na­zas, aun­que sa­len me­jor pa­ra­das de los in­ci­den­tes. El Lou­vre tu­vo que clau­su­rar va­rias de­pen­den­cias a prin­ci­pios de es­te año te­mien­do la cre­ci­da del Se­na por una se­rie de tor­men­tas. No hu­bo que la­men­tar pér­di­das. Tam­po­co en 2016, cuan­do ce­rró las puer­tas al pú­bli­co por el mis­mo mo­ti­vo (co­mo el cer­cano Mu­sée d’or­say), tras­la­dan­do mi­les de pie­zas a otras sa­las. La sin­gu­la­ri­dad es que esas de­ci­sio­nes for­man par­te de un plan de pre­ven­ción en el que se em­pe­zó a pen­sar en 2002, y que con­tem­pla nue­vos al­ma­ce­nes adi­cio­na­les (aho­ra en cons­truc­ción) en Lié­vin, en el nor­te del país. EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO es­tá mul­ti­pli­can­do es­tos ries­gos de inun­da­ción, co­mo tam­bién el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ras, hu­me­dad o luz so­lar, con­tra las que im­ple­men­tan sis­te­mas es­pe­cia­les mu­seos bien do­ta­dos de ca­pi­tal, ca­so del Getty Cen­ter de Los Án­ge­les, de ca­rác­ter pri­va­do. LAS SE­CUE­LAS de la gue­rra en es­te te­rreno nos son de so­bra co­no­ci­das (el Mu­seo de Mo­sul, Irak, des­trui­do por el ISIS; el de Pal­mi­ra, en Si­ria, da­ña­do por el mis­mo gru­po; el Mu­seo Egip­cio de El Cai­ro, sa­quea­do du­ran­te la Pri­ma­ve­ra Ára­be...). No lo son tan­to pa­ra el gran pú­bli­co los pro­duc­tos de las pla­gas. El moho, las po­li­llas, los es­ca­ra­ba­jos de las al­fom­bras, los roe­do­res... son un ries­go pa­ra es­truc­tu­ras e in­clu­so pa­ra co­lec­cio­nes en­te­ras. El Mu­seo Na­cio­nal de Bra­sil, de he­cho, ha­bía cerrado un ter­cio de su es­pa­cio ex­po­si­ti­vo por cul­pa de una pla­ga de ter­mi­tas. EL DI­NE­RO ES, cla­ra­men­te, cla­ve del éxi­to o el fra­ca­so de la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio de los mu­seos. Un edi­to­rial del se­ma­na­rio bri­tá­ni­co The Eco­no­mist acu­sa­ba de inac­ción a la Unes­co y em­pla­za­ba a los gran­des mu­seos del pri­mer mun­do (el Bri­tish, el Lou­vre) a com­par­tir con otros su ex­pe­rien­cia y sus co­no­ci­mien­tos de pre­ser­va­ción. El ca­pi­tal pri­va­do, tan­to a tra­vés de las do­na­cio­nes de gran­des be­ne­fac­to­res co­mo de mi­cro­me­ce­naz­gos, es y se­rá ca­da vez más una fuen­te de in­gre­sos in­elu­di­ble pa­ra los mu­seos de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.