FLO­RA EN LAS TRIN­CHE­RAS

Flo­ra San­des fue la úni­ca sol­da­do in­gle­sa co­no­ci­da por ha­ber­se alis­ta­do y lu­cha­do en la Gran Gue­rra co­mo miem­bro de un ejér­ci­to re­gu­lar.

Historia y Vida - - CHICOTE - MA­RÍA AL­DA­VE, PERIODISTA

Cuan­do la so­cie­dad in­gle­sa de prin­ci­pios del si­glo xx te­nía re­ser­va­do un es­tre­cho es­pa­cio so­cial pa­ra sus mu­je­res, Flo­ra San­des rom­pió con pre­jui­cios e im­po­si­cio­nes a los que de­bían so­me­ter­se las bri­tá­ni­cas pa­ra em­pu­ñar una bayoneta y pe­lear en las trin­che­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En la co­ntie­nda ga­na­ría una pres­ti­gio­sa con­de­co­ra­ción por su va­lor en el fren­te. Se alis­tó en el Ejér­ci­to el 28 de no­viem­bre de 1915, y dos se­ma­nas des­pués ya en­tró en com­ba­te, lo que la con­vir­tió en la úni­ca mu­jer bri­tá­ni­ca en lu­char du­ran­te la Gran Gue­rra. Con­ta­ba en­ton­ces 39 años. Pe­ro ¿quién era Flo­ra San­des?

Ha­bía na­ci­do en 1876 en el con­da­do in­glés de Yorks­hi­re. Su pa­dre era un vi­ca­rio an­gli­cano ir­lan­dés de cla­se me­dia. Cuan­do te­nía nue­ve años, su fa­mi­lia se mu­dó a Mar­les­ford, en el con­da­do de Suf­folk, don­de cre­ció co­mo una jo­ven­ci­ta to­tal­men­te ajena a los con­ven­cio­na­lis­mos que im­pe­ra­ban so­bre las ni­ñas. Así que, en vez de cos­tu­ra y can­to, apren­dió a mon­tar a ca­ba­llo y a ca­zar, des­tre­zas que le se­rían de enor­me uti­li­dad en el fu­tu­ro.

A la jo­ven Flo­ra le gus­ta­ba el poe­ma del dra­ma­tur­go in­glés lord Al­fred Tenny­son

“La car­ga de la Bri­ga­da Li­ge­ra”. Se tra­ta de una obra so­bre la ba­ta­lla de Ba­la­cla­va (25 de oc­tu­bre de 1854), du­ran­te la gue­rra de Cri­mea, un su­ce­so heroico en el que la in­com­pe­ten­cia mi­li­tar cos­tó la vi­da a la mi­tad de la bri­ga­da bri­tá­ni­ca que in­ter­vino. Es­te poe­ma, que glo­ri­fi­ca la ac­ción mi­li­tar, se hi­zo muy po­pu­lar tras su pu­bli­ca­ción en el pe­rió­di­co The Exa­mi­ner en di­ciem­bre de ese año, y Flo­ra se ins­pi­ra­ba en él en sus jue­gos, ima­gi­nan­do que lu­cha­ba con­tra los ru­sos y prac­ti­can­do su pun­te­ría. Tam­bién le en­can­ta­ba be­ber y fu­mar, na­da apro­pia­do pa­ra una jo­ven in­gle­sa, cu­yos sue­ños de­be­rían ha­ber­se cen­tra­do en un con­ve­nien­te matrimonio, hi­jos, reunio­nes pa­ra to­mar el té y, co­mo mu­cho, al­gún par­ti­do de te­nis.

Sal­van­do ba­rre­ras

En 1894, San­des se ins­ta­ló con su fa­mi­lia en el dis­tri­to lon­di­nen­se de Thorn­ton Heath y reali­zó es­tu­dios de ta­qui­gra­fía. Gra­cias a sus ap­ti­tu­des co­mo se­cre­ta­ria pu­do via­jar pa­ra tra­ba­jar en El Cairo, en la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá) y en Es­ta­dos Uni­dos. A su re­gre­so a Lon­dres apren­dió a con­du­cir, y en 1908 se com­pró un co­che de ca­rre­ras. Ade­más de dis­fru­tar de la ve­lo­ci­dad, prac­ti­có su pun­te­ría en un cam­po de ti­ro y se unió a una or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca fe­me­ni­na bri­tá­ni­ca, la First Aid Nur­sing Yeo­manry (FANY), al­go así co­mo la Ca­ba­lle­ría de En­fer­me­ría de Pri­me­ros Au­xi­lios, cu­yas aten­cio­nes mé­di­cas tu­vie­ron enor­me pro­ta­go­nis­mo du­ran­te las gue­rras mun­dia­les. Fun­da­da en 1907, sus vo­lun­ta­rias eran en­la­ce en­tre los hos­pi­ta­les de cam­pa­ña y las lí­neas del fren­te, don­de ac­tua­ban co­mo mé­di­cos de com­ba­te, al pro­por­cio­nar pri­me­ros au­xi­lios a los he­ri­dos. Al ir mon­ta­das a ca­ba­llo, po­dían tras-

la­dar­se con ma­yor ra­pi­dez que las am­bu­lan­cias allí don­de se las ne­ce­si­ta­ra.

El 28 de ju­lio de 1914, Aus­tria-hun­gría in­va­dió el Reino de Ser­bia. Ha­bía em­pe­za­do la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. To­do co­men­zó jus­to un mes an­tes, cuan­do un na­cio­na­lis­ta ser­bio, Ga­vri­lo Prin­cip, ase­si­nó al ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Aus­tria, el he­re­de­ro del mí­ti­co em­pe­ra­dor aus­tría­co Fran­cis­co Jo­sé. Las alian­zas in­ter­na­cio­na­les del mo­men­to pro­pi­cia­ron que en el con­flic­to se vie­ran en­vuel­tas va­rias po­ten­cias. Y así, mien­tras Ru­sia co­men­za­ba su mo­vi­li­za­ción y Aus­tria-hun­gría ata­ca­ba a los ser­bios, Ale­ma­nia in­va­día Bél­gi­ca y Lu­xem­bur­go en su avan­ce ha­cia Fran­cia, mo­ti­vo es­te úl­ti­mo que lle­vó a Gran Bre­ta­ña a de­cla­rar la gue­rra a los ale­ma­nes el 4 de agos­to.

En aquel mo­men­to, Flo­ra con­ta­ba 38 años y vi­vía con un so­brino ado­les­cen­te y con su pa­dre, ya anciano. Flo­ra te­nía el pe­lo pre­ma­tu­ra­men­te ca­no­so y lo lle­va­ba de­ma­sia­do cor­to pa­ra lo que era cos­tum­bre en­tre las mu­je­res de la épo­ca. Se­guía be­bien­do y fu­man­do, y las ta­reas del ho­gar, a las que ape­nas de­di­ca­ba tiem­po, no le in­tere­sa­ban lo más mí­ni­mo. San­des se to­mó aque­lla de­cla­ra­ción de gue­rra co­mo al­go per­so­nal, y ocho días des­pués iba ca­mino de los Bal­ca­nes con la pri­me­ra uni­dad de vo­lun­ta­rias que zar­pó de las cos­tas bri­tá­ni­cas. Sin du­dar­lo un ins­tan­te, se ha­bía su­ma­do a la uni­dad de am­bu­lan­cias de St. John. For­ma­da por sie­te mu­je­res, se di­ri­gían a Ser­bia pa­ra la­bo­res de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Las en­ca­be­za­ba Ma­bel Grouitch, la es­po­sa es­ta­dou­ni­den­se de Slav­ko Grouitch, un al­to fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ser­bio. Ma­bel y Flo­ra co­nec­ta­ron y se hi­cie­ron bue­nas ami­gas. A fi­na­les de agos­to de 1914 lle­ga­ron a Ser­bia y fue­ron des­ti­na­das a la ciu­dad de Kra­gu­je­vac, en pri­me­ra lí­nea de la re­sis­ten­cia de los ser­bios fren­te al ata­que aus­trohún­ga­ro. “Po­co po­día ima­gi­nar lo que me te­nía pre­pa­ra­do el des­tino cuan­do es­ta­lló la Gran Gue­rra; me uní a la pe­que­ña uni­dad de la se­ño­ra Ma­bel Grouitch y fui a Ser­bia co­mo en­fer­me­ra, se­gu­ra­men­te la ocu­pa­ción más fe­me­ni­na de la Tie­rra”, cuen­ta Flo­ra San­des en su au­to­bio­gra­fía, don­de na­rra que, cuan­do era ni­ña, ca­da no­che re­za­ba por con­ver­tir­se en un mu­cha­cho.

La sol­da­do San­des

Flo­ra tra­ba­jó du­ran­te va­rios me­ses en hos­pi­ta­les mi­li­ta­res aten­dien­do a los he­ri­dos ser­bios. En­ton­ces se en­ten­día con ellos por se­ñas. Des­pués re­gre­só a In­gla­te­rra pa­ra pe­dir ayu­da eco­nó­mi­ca y ma­te­rial pa­ra Ser­bia y vol­vió con lo con­se­gui­do a los Bal­ca­nes, es­ta vez a Val­je­vo (en el oes­te de Ser­bia Cen­tral), una po­bla­ción azo­ta­da por el ti­fus, en­fer­me­dad que tam­bién se co­bró la vi­da de gran par­te del per­so­nal mé­di­co. La mis­ma Flo­ra ca­yó en­fer­ma, y tu­vo que via­jar a In­gla­te­rra a re­po­ner­se. En oc­tu­bre de 1915, Ser­bia vol­vió a ser ata­ca­da, es­ta vez por los búl­ga­ros. El Reino de Bul­ga­ria se ha­bía uni­do a las po­ten­cias cen­tra­les (Ale­ma­nia y Aus­tria-hun­gría) pa­ra re­cu­pe­rar­se de la de­rro­ta su­fri­da en 1913, cuan­do aca­bó la se­gun­da gue­rra de los Bal­ca­nes, por la que ha­bía per­di­do te­rri­to­rios ma­ce­do­nios que con­si­de­ra­ba pro­pios y que ha­bían ido a pa­rar a Ser­bia y Gre­cia. Pa­ra en­ton­ces, Flo­ra ha­bía apren­di­do su­fi­cien­te ser­bio co­mo pa­ra unir­se a la Cruz Ro­ja Ser­bia y tra­ba­jar en una am­bu­lan­cia del 2.º Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría. Co­no­ci­do co­mo “el Re­gi­mien­to de Hie­rro”, es­te cuer­po pa­só la ma­yor par­te del tiem­po en pri­me­ra lí­nea de com­ba­te.

En es­ta oca­sión, los ser­bios no tu­vie­ron el mis­mo éxi­to que ha­bían co­se­cha­do fren­te a los aus­trohún­ga­ros, y po­co a po­co sus ciu­da­des fue­ron clau­di­can­do. En di­ciem­bre, el país es­ta­ba prác­ti­ca­men­te in­va­di­do. El ejér­ci­to ser­bio, cer­ca de la de­rro­ta, se veía em­pu­ja­do a re­tro­ce­der a tra­vés de las mon­ta­ñas de Al­ba­nia en lo que se lla­mó la Gran Re­ti­ra­da. Fue en­ton­ces cuan­do San­des tu­vo que ele­gir qué ha­cer: o vol­ver al Reino Uni­do o que­dar­se

SAN­DES NO DU­DÓ EN SU­MAR­SE A UNA UNI­DAD DE EN­FER­ME­RAS VO­LUN­TA­RIAS QUE ZAR­PÓ HA­CIA SER­BIA

en el Ejér­ci­to. Ape­nas va­ci­ló: se alis­tó co­mo sol­da­do ra­so en el 2.º Re­gi­mien­to. Su en­tra­da en el Ejér­ci­to, un im­po­si­ble pa­ra las mu­je­res oc­ci­den­ta­les de aque­llos años, en reali­dad no fue na­da ex­cep­cio­nal pa­ra los Bal­ca­nes, don­de las vír­ge­nes ju­ra­das eran prác­ti­ca­men­te una ins­ti­tu­ción. Se tra­ta­ba de una fór­mu­la que fa­cul­ta­ba a las mu­je­res del mun­do ru­ral que se que­da­ban sin el am­pa­ro de un hom­bre –al­go no tan ex­tra­ño en una tie­rra ha­bi­tua­da a la gue­rra, en la que el pa­triar­ca po­día mo­rir sin de­jar he­re­de­ros va­ro­nes– pa­ra asu­mir el pa­pel de ca­be­zas de fa­mi­lia, ma­ne­jar ar­mas, te­ner pro­pie­da­des y cir­cu­lar con li­ber­tad, al­go im­pen­sa­ble pa­ra el se­xo fe­me­nino en ge­ne­ral has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­cos años. A cam­bio, de­bían man­te­ner­se vír­ge­nes. Las que así lo ha­cían ves­tían co­mo hom­bres, y so­lían es­tar en com­pa­ñía de va­ro­nes y com­por­tar­se co­mo ellos. Ser vir­gen ju­ra­da tam­bién era una sa­li­da pa­ra quie­nes que­rían za­far­se de un matrimonio que no desea­ban y pa­ra las que sim­ple­men­te an­he­la­ban dis­po­ner de sus pro­pias vi­das. Si en al­gún mo­men­to desea­ban vol­ver a vi­vir co­mo mu­je­res y ca­sar­se, po­dían ha­cer­lo sin pro­ble­mas. Así pues, Flo­ra no era la úni­ca sol­da­do del ejér­ci­to ser­bio –de he­cho, hu­bo otras com­ba­tien­tes du­ran­te aque­lla gue­rra, co­mo Mi­lun­ka Sa­vic, So­fi­ja Jo­va­no­vic o Je­le­na Sau­lic, las tres de la des­apa­re­ci­da Yu­gos­la­via–, pe­ro sí la úni­ca in­gle­sa que par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te co­mo sol­da­do. La si­tua­ción de los ser­bios era crí­ti­ca, y en aque­lla gue­rra ne­ce­si­ta­ban a to­da per­so­na que fue­ra ca­paz de dis­pa­rar, así que no es­ta­ban pa­ra re­mil­gos ma­chis­tas.

“Her­mano” en la lu­cha

La aco­gi­da de Flo­ra en­tre sus com­pa­ñe­ros fue fá­cil; su ale­gría y sim­pa­tía, así co­mo su va­lor, la con­vir­tie­ron en to­do un per­so­na­je. Y Flo­ra se en­con­tra­ba a sus an­chas ves­ti­da co­mo un sol­da­do, co­rrien­do en­tre ba­las y ata­can­do trin­che­ras enemi­gas bayoneta en ris­tre. Es­ta mu­jer, a la que al prin­ci­pio los sol­da­dos se re­fe­rían co­mo “nues­tra in­gle­sa”, pa­só a ser lla­ma­da “her­mano”, ape­la­ti­vo con que se di­ri­gían unos a otros. En aque­llos du­ros mo­men­tos pa­ra ellos, su pre­sen­cia era una es­pe­ran­za, la prue­ba de que no es­ta­ban so­los, sino que con­ta­ban con el res­pal­do de los in­gle­ses. Los sol­da­dos ser­bios, Flo­ra in­clui­da, mar­cha­ron du­ran­te me­ses en­tre el ba­rro y la llu­via, sin pro­vi­sio­nes, con un frío he­la­dor y mal per­tre­cha­dos, pa­ra in­ten­tar po­ner a sal­vo lo que que­da­ba de su ejér­ci­to. En aque­lla re­ti­ra­da per­die­ron cien­tos de

SU EN­TRA­DA EN EL EJÉR­CI­TO NO FUE NA­DA EX­CEP­CIO­NAL EN LOS BAL­CA­NES; MU­CHAS MU­JE­RES LU­CHA­BAN ALLÍ

mi­les de hom­bres por ham­bre y en­fer­me­da­des. En oto­ño de 1916, los alia­dos ex­pul­sa­ron a los búl­ga­ros de Fló­ri­na (hoy lo­ca­li­dad de la Ma­ce­do­nia grie­ga) y los ser­bios se hi­cie­ron con los al­re­de­do­res de la ciu­dad de Mo­nas­tir (en la ac­tua­li­dad, Bi­to­la, en la Re­pú­bli­ca de Ma­ce­do­nia). Flo­ra lu­chó en di­ver­sas ba­ta­llas en las mon­ta­ñas ma­ce­do­nias pa­ra tra­tar de li­be­rar par­te del te­rri­to­rio ocu­pa­do. Pre­ci­sa­men­te el 15 de no­viem­bre, du­ran­te el avan­ce ser­bio en Mo­nas­tir, Flo­ra se vio en­vuel­ta en un com­ba­te con­tra po­si­cio­nes de in­fan­te­ría búl­ga­ras du­ran­te el cual re­sul­tó he­ri­da por una gra­na­da. Te­nía 40 años. Que­dó in­cons­cien­te. Un te­nien­te de la com­pa­ñía con­si­guió arras­trar­la has­ta po­ner­la a sal­vo. Par­te de la es­pal­da y el la­do de­re­cho del cuer­po que­da­ron muy afec­ta­dos por he­ri­das de me­tra­lla. In­gre­só en un hos­pi­tal de cam­pa­ña mi­li­tar que los bri­tá­ni­cos ha­bían ins­ta­la­do pa­ra aten­der a los he­ri­dos ser­bios, y allí per­ma­ne­ció dos me­ses. Fue con­de­co­ra­da por su va­len­tía en ac­ción con la Es­tre­lla de Ka­ra­geor­ge –el más al­to ho­nor mi­li­tar del go­bierno ser­bio– y as­cen­di­da a sar­gen­to ma­yor. En ma­yo de 1917, se re­in­cor­po­ró a su re­gi­mien­to y par­ti­ci­pó en el res­to de ope­ra­cio­nes has­ta el fi­nal de la co­ntie­nda.

La vi­da de en­tre­gue­rras

La gue­rra aca­bó el 11 de no­viem­bre de 1918, y po­co des­pués, el 1 de di­ciem­bre, se creó un nue­vo es­ta­do bal­cá­ni­co, que se lla­mó Reino de los Ser­bios, Croa­tas y Es­lo­ve­nos. Era el re­sul­ta­do de la unión de va­rios te­rri­to­rios es­la­vos tras la de­rro­ta del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro en la gue­rra. El Im­pe­rio tra­tó de evi­tar a to­da cos­ta su des­mem­bra­ción, pe­ro fue en vano. San­des se ins­ta­ló en Ser­bia, y en ju­nio de 1919, el Par­la­men­to la con­vir­tió ofi­cial­men­te en la pri­me­ra mu­jer y úni­ca ex­tran­je­ra en ser as­cen­di­da a ofi­cial, y se le pro­por­cio­nó su pro­pio pe­lo­tón. Sin em­bar­go, su vi­da co­mo mi­li­tar te­nía los días con­ta­dos. En oc­tu­bre de 1922, Flo­ra fue des­mo­vi­li­za­da. A pe­sar de es­tar fue­ra de la vi­da cas­tren­se, Flo­ra de­ci­dió se­guir en su país de adop­ción, don­de com­ple­ta­ba su pen­sión co­mo ve­te­ra­na con al­gu­nos in­gre­sos que ob­te­nía co­mo pro­fe­so­ra de in­glés. En 1926, Flo­ra fue as­cen­di­da a ca­pi­tán en la re­ser­va. Al año si­guien­te, cuan­do con­ta­ba ya 51 años, pu­bli­có su se­gun­da au­to­bio­gra­fía y se ca­só con un an­ti­guo ofi­cial del Ejér­ci­to Blan­co de Ru­sia. Se lla­ma­ba Yu­rie Yu­de­nitch, era 12 años más jo­ven que ella y ha­bía pe­lea­do en su mis­mo re­gi­mien­to. Am­bos se ins­ta­la­ron en Bel­gra­do. Flo­ra so­lía via­jar a me­nu­do –In­gla­te­rra, Aus­tra­lia, Nue­va Zelanda, Fran­cia, Nor­tea­mé­ri­ca...– pa­ra dar con­fe­ren­cias so­bre sus ex­pe­rien­cias bé­li­cas, que im­par­tía con el uni­for­me mi­li­tar de ca­pi­tán.

Fiel a Ser­bia

Al es­ta­llar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, an­te la in­mi­nen­te in­va­sión na­zi, se avi­só a los bri­tá­ni­cos que se en­con­tra­ban en Yu­gos­la­via de que de­be­rían sa­lir del país por su se­gu­ri­dad, pe­ro Flo­ra se ne­gó a aban­do­nar Bel­gra­do. Cuan­do Ale­ma­nia in­va­dió Yu­gos­la­via en abril de 1941, Flo­ra y Yu­rie fue­ron mo­vi­li­za­dos. Sin em­bar­go, no tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de com­ba­tir, por­que la ocu­pa­ción se com­ple­tó en dos se­ma­nas. En­ton­ces Flo­ra te­nía 65 años. La Ges­ta­po la arres­tó el 24 de ju­nio y la en­ce­rró en una cel­da con otros pri­sio­ne­ros du­ran­te 11 días, al ca­bo de los cua­les se le con­ce­dió la li­ber­tad con­di­cio­nal que la obli­ga­ba a pre­sen­tar­se an­te la po­li­cía se­cre­ta na­zi una vez a la se­ma­na. Po­co des­pués, en sep­tiem­bre, Yu­rie en­fer­mó y fa­lle­ció. Aun así, Flo­ra si­guió en la Bel­gra­do ocu­pa­da por los ale­ma­nes. De es­te mo­do trans­cu­rrie­ron tres años y me­dio, has­ta que Yu­gos­la­via fue li­be­ra­da.

En los úl­ti­mos días de oc­tu­bre de 1944, los par­ti­sa­nos de Jo­sip Broz Ti­to, el lí­der de la re­sis­ten­cia fren­te a la ocu­pa­ción na­zi, ha­bían ex­pul­sa­do a los úl­ti­mos ale­ma­nes del te­rri­to­rio yu­gos­la­vo. Em­po­bre­ci­da y sin na­die a su la­do, Flo­ra de­ci­dió fi­nal­men­te de­jar Ser­bia, pe­ro no pa­ra re­gre­sar a In­gla­te­rra. En ju­lio de 1945 se tras­la­dó a Ro­de­sia (hoy Zim­ba­bue) con su so­brino, don­de pa­só al­gu­nos me­ses.

EL PAR­LA­MEN­TO SER­BIO LA CON­VIR­TIÓ EN LA PRI­ME­RA MU­JER Y ÚNI­CA EX­TRAN­JE­RA EN SER AS­CEN­DI­DA A OFI­CIAL

Tras aque­lla es­tan­cia, San­des re­gre­só a Suf­folk. Allí mu­rió, en 1956, a la edad de 80 años, que­ján­do­se de la vi­da tan abu­rri­da que se veía obli­ga­da a so­bre­lle­var y re­cor­dan­do sus años de ac­ción co­mo los más fe­li­ces de to­dos. La úni­ca ac­ti­vi­dad en In­gla­te­rra que con­si­guió pro­por­cio­nar­le al­go de ilu­sión era el en­cuen­tro anual de la Sa­lo­ni­ka Reunion As­so­cia­tion. En él se sen­tía real­men­te apre­cia­da. La reunión aglu­ti­na­ba a ve­te­ra­nos del ejér­ci­to de Sa­ló­ni­ca bri­tá­ni­co que sir­vie­ron en­tre 1915 y 1919 con los con­tin­gen­tes alia­dos que lu­cha­ron en los Bal­ca­nes.

El re­gre­so a la ru­ti­na le ha­bía re­sul­ta­do frus­tran­te. So­lo el he­cho de te­ner que lle­var ro­pa fe­me­ni­na le pa­re­cía in­su­fri­ble. Le ha­bía re­sul­ta­do mu­cho más sen­ci­llo con­ver­tir­se en sol­da­do. Ade­más, ¿có­mo po­día vol­ver a acep­tar que la tra­ta­ran co­mo a una mu­jer? “Mi me­ta­mor­fo­sis [a mu­jer co­mún] tam­bién me hi­zo per­der a to­dos mis vie­jos ami­gos. Aun­que to­da­vía eran ama­bles con­mi­go, aho­ra se com­por­ta­ban de for­ma bas­tan­te di­fe­ren­te. Ya no vol­ve­ría a ser lo mis­mo. Co­mo ha­ce mu­cho tiem­po tu­ve oca­sión de ad­ver­tir, los hom­bres nun­ca son igual de na­tu­ra­les cuan­do hay mu­je­res pre­sen­tes que cuan­do es­tán en­tre ellos”. Ase­gu­ra­ba que sus ex­pe­rien­cias en la gue­rra ha­bían si­do ma­ra­vi­llo­sas, por­que aque­llos años le pro­cu­ra­ron una li­ber­tad que nun­ca ha­bía so­ña­do. Lo más im­por­tan­te es que siem­pre se sin­tió acep­ta­da por sus ca­ma­ra­das de ar­mas. Por ello, ja­más qui­so re­sig­nar­se a un fu­tu­ro sin aven­tu­ras. De he­cho, ha­bía re­no­va­do su pa­sa­por­te po­co an­tes de mo­rir.

El 15 de di­ciem­bre de 2014, cuan­do se cum­plió el cen­te­na­rio de la vic­to­ria de los ser­bios so­bre los aus­trohún­ga­ros en la ba­ta­lla de Ko­lu­ba­ra (3-9 de di­ciem­bre de 1914), el em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Ser­bia hi­zo una vi­si­ta a la ciu­dad de Val­je­vo pa­ra ho­me­na­jear a Flo­ra San­des.

ARRES­TO del ase­sino del ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do. A la dcha., Ma­bel Grouitch, c. 1918-21.

SOL­DA­DOS SER­BIOS tras una ope­ra­ción de re­ti­ra­da en la is­la de Cor­fú, enero de 1916.

FO­TO DE SAN­DES co­mo sar­gen­to ma­yor en al­gún mo­men­to en­tre 1916 y 1919.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.