RO­MA CON­TRA LOS JU­DÍOS

Des­de que Pom­pe­yo pi­sa­ra sue­lo ju­dío, los ro­ma­nos lu­cha­ron por ha­cer­se con aquel te­rri­to­rio. La re­sis­ten­cia de sus ha­bi­tan­tes du­ró ca­si dos si­glos.

Historia y Vida - - ROMA - DA­VID MAR­TÍN GON­ZÁ­LEZ, PERIODISTA

In­ti­fa­das y bom­bar­deos, co­lo­nos is­rae­líes ocu­pan­do te­rri­to­rio pa­les­tino y Do­nald Trump abrien­do en Je­ru­sa­lén la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos. To­dos es­tos he­chos que pro­ta­go­ni­zan ti­tu­la­res en la ac­tua­li­dad no se ha­brían pro­du­ci­do ja­más de no ha­ber si­do, en par­te, por la lle­ga­da de los ro­ma­nos a la Tie­rra Pro­me­ti­da en el año 63 a. C. Por aquel en­ton­ces, Pom­pe­yo ba­ta­lla­ba cer­ca de los te­rri­to­rios que aho­ra co­no­ce­mos co­mo Is­rael y Pa­les­ti­na, em­bar­ca­do en una gue­rra de con­quis­ta de Si­ria. En mi­tad de la cam­pa­ña es­cu­chó que ha­bía ju­díos que te­nían en es­ti­ma a Ro­ma, los fa­ri­seos, y otros que no veían con bue­nos ojos a la re­pú­bli­ca me­di­te­rrá­nea. Pom­pe­yo to­mó par­ti­do por los que más con­ve­nían a su pa­tria, cap­tu­ró Je­ru­sa­lén y pa­só por las ar­mas a 12.000 per­so­nas. Con aque­lla ma­tan­za se abrió la ve­da a mu­chas otras.

El caldo de cul­ti­vo

Tras la vi­si­ta de Pom­pe­yo, los ro­ma­nos es­ta­ble­cie­ron re­la­cio­nes con­ti­nua­das con los ju­díos. Re­la­cio­nes que, con Oc­ta­viano trans­for­ma­do en di­vino Au­gus­to, al­can­za­ron gran so­li­dez. El pri­mer em­pe­ra­dor de Ro­ma se en­ten­dió bien con un ani­mal po­lí­ti­co a su al­tu­ra, He­ro­des el Gran­de, prag­má­ti­co rey de los ju­díos que com­pren­dió que se vi­vía me­jor sien­do un reino clien­te de Ro­ma que uno con­tra Ro­ma. A la muer­te de He­ro­des en 4 d. C., su reino que­dó di­vi­di­do en ban­dos li­de­ra­dos por va­rios de sus hi­jos, que pug­na­ron por el li­de­raz­go ab­so­lu­to. Mien­tras, en pa­ra­le­lo, sur­gía una sec­ta de te­rro­ris­tas re­li­gio­sos, los ze­lo­tes, que in­cluían en su idea­rio la lu­cha a muer­te con­tra Ro­ma. Mal pa­no­ra­ma pa­ra Au­gus­to, que in­ter­vino po­nien­do el te­rri­to­rio ba­jo su tu­te­la y trans­for­mán­do­lo en la pro­vin­cia de Ju­dea. Ex­plo­sio­nes pun­tua­les apar­te, tan­to Au­gus­to co­mo sus su­ce­so­res lo­gra­ron man­te­ner el or­den has­ta que la mu­jer de Ne­rón, Po­pea, ama­ñó el nom­bra­mien­to del go­ber­na­dor de Ju­dea pa­ra en­viar allí al ma­ri­do de una ami­ga. El nue­vo go­ber­na­dor se lla­ma­ba Ge­sio Flo­ro, y con­si­guió ten­sio­nar tan­to a los ju­díos que es­ta­lla­ron

en la que se­ría su pri­me­ra gran re­be­lión con­tra Ro­ma, en 66 d. C.

Po­nien­do em­pe­ra­do­res

Los ro­ma­nos mar­cha­ron so­bre Je­ru­sa­lén en cuan­to tu­vie­ron no­ti­cia de que la guar­ni­ción ha­bía si­do ase­si­na­da en una de las pri­me­ras ac­cio­nes de la re­vuel­ta. Pe­ro aquel mo­vi­mien­to no sir­vió pa­ra re­cu­pe­rar la ciu­dad, así que el le­ga­do de Si­ria, Ca­yo Ces­tio Ga­lo, reunió a to­da pri­sa un ejér­ci­to de po­ca ca­li­dad y mar­chó so­bre Ju­dea, pa­ra ver pron­to có­mo 5.780 de sus sol­da­dos per­dían la vi­da en una em­bos­ca­da en el es­tre­cho pa­so de Beth Ho­ron. El pro­pio le­ga­do fa­lle­ció po­co des­pués víc­ti­ma de una en­fer­me­dad. Ne­rón de­ci­dió en­viar a Ju­dea a uno de sus me­jo­res ge­ne­ra­les, Ves­pa­siano, con­fian­do en que cons­tru­ye­ra un di­que an­te el desas­tre. Ves­pa­siano era un per­so­na­je pe­cu­liar, pro­vin­ciano, pro­ce­den­te de la nue­va bur­gue­sía y con 57 años re­cién cum­pli­dos. Lu­cía una bri­llan­te cal­va y un tos­co ros­tro en­mar­ca­do por dos gi­gan­tes­cas y pe­lu­das ore­jas. Y era un gran sol­da­do. Así le des­cri­bió Tá­ci­to: “Ac­ti­vo en la gue­rra y acos­tum­bra­do a mar­char a la ca­be­za de la co­lum­na, a ele­gir el em­pla­za­mien­to del cam­pa­men­to y a des­tro­zar al enemi­go día y no­che con su ha­bi­li­dad tác­ti­ca y, si la oca­sión lo re­que­ría, con sus pro­pias ma­nos”. El ge­ne­ral lle­gó a Ju­dea a fi­na­les de 66 o prin­ci­pios de 67, y allí se to­pó con un ju­dío que se co­no­ce­ría con el nom­bre de Fla­vio Jo­se­fo, un re­bel­de que sal­vó el pe­lle­jo de ma­ne­ra po­co cla­ra mien­tras sus co­rre­li­gio­na­rios se sui­ci­da­ban a su al­re­de­dor. Ade­más de pre­de­cir que Ves­pa­siano se­ría em­pe­ra­dor an­tes de po­ner­se a su in­con­di­cio­nal ser­vi­cio, Fla­vio Jo­se­fo es­cri­bió Las gue­rras de los ju­díos. Gra­cias a es­te tex­to co­no­ce­mos có­mo fue aque­lla pri­me­ra co­ntie­nda a tra­vés de un tes­ti­go di­rec­to. Ves­pa­siano con­du­jo bien las ope­ra­cio­nes, pe­ro la po­lí­ti­ca in­ter­na de Ro­ma lla­mó a su puer­ta, re­tra­san­do el fin de las hos­ti­li­da­des. Ne­rón ha­bía si­do ase­si­na­do, y le su­ce­die­ron en un so­lo año los em­pe­ra­do­res Gal­ba, Otón y Vi­te­lio. Has­ta que Ves­pa­siano, al fren­te de sus tro­pas, de­ci­dió po­ner fin a aquel bai­le su­ce­so­rio y se co­ro­nó em­pe­ra­dor, tal co­mo ha­bía pre­di­cho Jo­se­fo. El es­tan­dar­te de Ro­ma en Ju­dea que­dó a car­go de su hi­jo Ti­to, que te­nía or­den de so­me­ter a los ju­díos y re­con­quis­tar Je­ru­sa­lén a cual­quier pre­cio.

La to­ma de Je­ru­sa­lén

La Je­ru­sa­lén re­bel­de ha­bía que­da­do di­vi­di­da en di­ver­sas fac­cio­nes, lo que pro­vo­có una te­rri­ble lu­cha por el con­trol de la ca­pi­tal. Dos de las ban­das en con­flic­to per­te­ne­cían a los ze­lo­tes, y pe­lea­ron has­ta uni­fi­car­se ba­jo el man­do de Juan de Gis­cha­la. La ter­ce­ra en dis­cor­dia es­ta­ba li­de­ra­da por Si­món bar Gio­ra. Mien­tras los ro­ma­nos no lla­ma­ron a las puer­tas de la ciu­dad, co­rrió la san­gre por las calles e im­pe­ró la ley del te­rror. La po­bla­ción de­bió de agra­de­cer, pro­ba­ble­men­te, que lle­ga­ra Ro­ma con un ejér­ci­to de unos cua­ren­ta mil sol­da­dos. Al me­nos, es­to su­pu­so que los dos gru­pos en li­za pu­sie­sen fin a las hos­ti­li­da­des y se unie­ran pa­ra ha­cer fren­te al enemi­go co­mún. La con­quis­ta de Je­ru­sa­lén em­pe­zó mal pa­ra Ti­to, que par­tió a ca­ba­llo con un re­du­ci­do gru­po de hom­bres pa­ra es­tu­diar la ciu­dad an­tes de po­ner­la ofi­cial­men­te

JU­DEA QUE­DÓ A CAR­GO DE TI­TO, QUE TE­NÍA OR­DEN DE SO­ME­TER A LOS JU­DÍOS Y DE RE­TO­MAR JE­RU­SA­LÉN

ba­jo ase­dio. Los ju­díos apro­ve­cha­ron que te­nían al al­can­ce de la mano al co­man­dan­te en je­fe enemi­go y car­ga­ron con­tra él, con­si­guien­do se­pa­rar­lo del res­to del ejér­ci­to y obli­gán­do­lo a lu­char por su vi­da. Ti­to se sal­vó, y aque­llo no pa­só de ser una es­ca­ra­mu­za sin im­por­tan­cia, pe­ro tam­bién de­mos­tró que los ju­díos te­nían ga­rras con las que ara­ñar. Y uti­li­za­rían es­tas ga­rras en di­fe­ren­tes salidas a lo lar­go del ase­dio con no­ta­ble éxi­to.

Los ro­ma­nos mon­ta­ron sus má­qui­nas de ar­ti­lle­ría y em­pe­za­ron a bom­bar­dear la ciu­dad, uti­li­zan­do es­ta dis­trac­ción pa­ra apro­xi­mar arie­tes a las for­ti­fi­ca­cio­nes. Pa­ra ello, se vie­ron obli­ga­dos a cons­truir ram­pas so­bre el irre­gu­lar te­rreno, mien­tras los ju­díos fre­na­ban sus tra­ba­jos con va­le­ro­sos ata­ques. Pa­ra des­ani­mar­los, los ro­ma­nos cru­ci­fi­ca­ron a to­dos los enemi­gos cap­tu­ra­dos. Co­mo es­to no dio re­sul­ta­do, die­ron una vuel­ta de tuer­ca a la cru­ci­fi­xión tra­di­cio­nal cla­van­do a los des­di­cha­dos ju­díos en los ma­de­ros en es­tram­bó­ti­cas y do­lo­ro­sas pos­tu­ras.

Tras 15 días de lu­cha, los ro­ma­nos con­si­guie­ron de­rri­bar la pri­me­ra mu­ra­lla de Je­ru­sa­lén, la más ex­te­rior y débil de las tres que pro­te­gían la ciu­dad. Cin­co días des­pués abrie­ron una bre­cha en la se­gun­da. Los le­gio­na­rios se de­ja­ron lle­var por la fu­ria y en­tra­ron en tromba en las es­tre­chas calles sin ha­ber am­plia­do el pe­que­ño ac­ce­so abier­to. De to­das las ca­sas bro­ta­ron enemi­gos. En to­dos los ca­lle­jo­nes se de­san­gra­ban en so­le­dad ro­ma­nos in­ca­pa­ces de re­agru­par­se. Po­cos de los que cru­za­ron a te­rri­to­rio enemi­go pu­die­ron vol­ver a atra­ve­sar los mu­ros des­tro­za­dos. Ti­to or­de­nó que se for­za­se nue­va­men­te la bre­cha y se agran­da­se, con el fin de que sus sol­da­dos ac­ce­die­ran en ma­yor nú­me­ro y más rá­pi­da­men­te a la ciu­dad. Es­ta vez los ro­ma­nos tu­vie­ron éxi­to. Ya so­lo que­da­ba una mu­ra­lla por de­lan­te. Pe­ro era la más só­li­da, y con­ta­ba con dos bas­tio­nes inex­pug­na­bles: la for­ta­le­za An­to­nia y el Gran Tem­plo.

No des­tru­yáis el tem­plo

Los ro­ma­nos re­cu­rrie­ron a las tác­ti­cas de ase­dio ha­bi­tua­les. Le­van­ta­ron ram­pas, des­pe­ja­ron el te­rreno, aguan­ta­ron las ca­da vez más de­ses­pe­ra­das salidas de los ju­díos y, tras 17 días de in­ten­sa lu­cha, con­si­guie­ron pe­gar­se a la úl­ti­ma mu­ra­lla. An­tes de que los arie­tes la to­ca­ran, fue­ron des­trui­dos por la gen­te de Juan, que, des­de la for­ta­le­za An­to­nia, ha­bía ca­va­do tú­ne­les pa­ra lle­gar a las ram­pas de los ro­ma­nos y a sus má­qui­nas de ase­dio, hun­dien­do los tra­ba­jos de in­ge­nie­ría romana con in­creí­ble fa­ci­li­dad.

Ti­to or­de­nó re­cons­truir las ram­pas, pe­ro, al mis­mo tiem­po, pu­so a sus hom­bres a le­van­tar un mu­ro pa­ra ro­dear por com­

ple­to la ciu­dad. Es­te tra­ba­jo, apar­te de fre­nar las salidas de los si­tia­dos en bus­ca de pro­vi­sio­nes, con­tri­bu­yó a le­van­tar el áni­mo de los sol­da­dos, que com­pi­tie­ron por cons­truir más rá­pi­do y me­jor las sec­cio­nes de mu­ro que les to­có en suer­te. Aho­ra era la mo­ral de los ju­díos la que se hun­día. Al ver­se ro­dea­dos, as­fi­xia­dos por el ham­bre y en ma­nos de unos de­fen­so­res po­co de fiar, mu­chos de ellos es­ca­pa­ron de la ciu­dad bus­can­do pie­dad en el cam­po ro­mano. Un ru­mor pi­so­teó sus es­pe­ran­zas. En­tre los le­gio­na­rios em­pe­zó a ha­blar­se de un ju­dío que, al es­ca­par, ha­bía si­do des­cu­bier­to con una bue­na can­ti­dad de oro ocul­ta en el rec­to. Los ro­ma­nos de­du­je­ron que cual­quier fu­ga­do uti­li­za­ría el mis­mo sis­te­ma pa­ra sal­var sus ri­que­zas, así que co­men­za­ron a ra­jar las tri­pas de los ju­díos que sa­lían de Je­ru­sa­lén. Mien­tras to­dos aque­llos des­gra­cia­dos eran des­tri­pa­dos, la for­ta­le­za An­to­nia se vino aba­jo. Los ro­ma­nos no ha­bían lle­ga­do a to­car­la, pe­ro los tú­ne­les ex­ca­va­dos por los hom­bres de Juan pa­ra fre­nar las obras ro­ma­nas ha­bían afec­ta­do a sus ci­mien­tos. Ni ro­ma­nos ni ju­díos per­die­ron el tiem­po. Los pri­me­ros ini­cia­ron el asal­to tras or­ga­ni­zar­se con­ve­nien­te­men­te. Los se­gun­dos cons­tru­ye­ron un pa­ra­pe­to que fue su­pe­ra­do por los ro­ma­nos, que fi­nal­men­te se lan­za­ron so­bre el tem­plo. Allí dio co­mien­zo una lu­cha sin cuar­tel, más pro­pia de gla­dia­do­res que de sol­da­dos. En el pa­tio del edi­fi­cio se pro­du­jo una tre­men­da san­gría has­ta que los ro­ma­nos lo­gra­ron, gra­cias a su su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, ha­cer­se con el gran sím­bo­lo re­li­gio­so de los he­breos. O más bien de­rri­bar­lo, pues, en mi­tad del asal­to que per­pe­tra­ron tras la vic­to­ria, in­cen­dia­ron el edi­fi­cio pe­se a las ór­de­nes de Ti­to, que ha­bía pe­di­do ex­pre­sa­men­te que se res­pe­ta­se la cons­truc­ción. La vio­len­cia que si­guió a las lla­mas fue te­rri­ble. Los sol­da­dos se en­tre­ga­ron a una or­gía de sa­queo y des­truc­ción que creían me­re­cer tras los du­ros tra­ba­jos del ase­dio. Fue tan­to el oro que to­ma­ron que su va­lor ca­yó a la mi­tad en Si­ria al tér­mino de la gue­rra. Mien­tras los ciu­da­da­nos de a pie eran ex­ter­mi­na­dos, Si­món, Juan y sus hom­bres in­ten­ta­ron re­sis­tir en las ca­lle­jue­las, en ca­da ca­sa, con­vir­tien­do Je­ru­sa­lén en el Sta­lin­gra­do del mun­do an­ti­guo. Pe­ro al fi­nal Juan no pu­do sino ren­dir­se, sien­do

LA RE­SIS­TEN­CIA EN CA­LLE­JUE­LAS Y CA­SAS CON­VIR­TIÓ JE­RU­SA­LÉN EN EL STA­LIN­GRA­DO DEL MUN­DO AN­TI­GUO

con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua, y Si­món fue cap­tu­ra­do po­co des­pués. Je­ru­sa­lén que­dó arra­sa­da. Ti­to, tras un breve des­can­so, vol­vió a Ro­ma pa­ra dar par­te a su pa­dre y ce­le­brar un triun­fo jun­to a él. En el cur­so de ese triun­fo fue es­tran­gu­la­do Si­món bar Gio­ra co­mo pre­mio a su re­bel­día. Pe­ro la gue­rra aún no ha­bía ter­mi­na­do. Que­da­ba una cuen­ta pen­dien­te.

El mi­to de Ma­sa­da

Tras la caí­da de Je­ru­sa­lén en ma­nos ju­días al prin­ci­pio de la gue­rra, un gru­po de ju­díos ha­bía to­ma­do por sor­pre­sa la for­ta­le­za de Ma­sa­da a los ro­ma­nos. Allí se to­

pa­ron con una in­gen­te can­ti­dad de ar­mas, pro­vi­sio­nes y un in­te­li­gen­te sis­te­ma pa­ra al­ma­ce­nar agua de llu­via. Es­to, su­ma­do a que la for­ta­le­za se en­con­tra­ba en un pro­mon­to­rio ac­ce­si­ble so­lo por un par de es­tre­chos y em­pi­na­dos sen­de­ros, ha­cía del lu­gar una po­si­ción inex­pug­na­ble. Ma­sa­da iba a con­ver­tir­se en uno de los úl­ti­mos pun­tos de re­sis­ten­cia ju­día tras la con­quis­ta de Je­ru­sa­lén. Pa­ra to­mar­la, los ro­ma­nos re­cu­rrie­ron a to­do su in­ge­nio, cons­tru­yen­do una ram­pa de 196 me­tros de ba­se y 100 de lon­gi­tud, a tra­vés de la cual acer­ca­ron a los mu­ros sus má­qui­nas de gue­rra. Lo­gra­ron abrir una bre­cha y en­tra­ron pa­ra to­par­se con un es­ce­na­rio dan­tes­co. To­dos los ocu­pan­tes de la for­ta­le­za ha­bían pre­fe­ri­do sui­ci­dar­se an­tes que en­tre­gar­se a los ro­ma­nos. To­dos sal­vo una an­cia­na, una mu­jer y un pu­ña­do de ni­ños que se ha­bían es­con­di­do cuan­do co­men­zó la ma­tan­za. Era el año 73, y con es­te ho­lo­caus­to ter­mi­na­ba la pri­me­ra gue­rra de los ju­díos con­tra Ro­ma. Se­gún Tá­ci­to, en la co­ntie­nda mu­rie­ron 600.000 ju­díos. Fla­vio Jo­se­fo da una ci­fra pas­mo­sa­men­te exac­ta: 425.630. “Los cua­les mu­rie­ron por la fuer­za de las ar­mas, por el fue­go, por el ham­bre y por la pes­ti­len­cia”. Mu­chos su­per­vi­vien­tes per­die­ron su ho­gar y se dis­per­sa­ron por el Im­pe­rio. En Ju­dea per­ma­ne­ce­rían so­bre to­do los fa­ri­seos, más afi­nes a Ro­ma que cual­quier otro sec­tor de la po­bla­ción.

La re­vuel­ta de los de fue­ra

Tra­jano fue el si­guien­te en en­fren­tar­se a los ju­díos. El em­pe­ra­dor de ori­gen his­pano ha­bía de­ci­di­do in­va­dir Par­tia en 113, y se hi­zo con la ca­pi­tal, Cte­si­fon­te, pe­ro no lo­gró so­me­ter por com­ple­to la re­gión. Mien­tras lo in­ten­ta­ba, le re­ven­tó un con­flic­to en la re­ta­guar­dia. En 115, las co­mu­ni­da­des ju­días de Egip­to, la Ci­re­nai­ca y Chi­pre se le­van­ta­ron con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar la Tie­rra Pro­me­ti­da. La Ci­re­nai­ca, pro­vin­cia que in­cluía te­rri­to­rios de la ac­tual Li­bia y Cre­ta, con­ta­ba des­de ha­cía si­glos con una gran can­ti­dad de ju­díos. Allí, la re­be­lión, de pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas, fue en­ca­be­za­da por un tal An­dreas, pro­cla­ma­do rey de los ju­díos con el nom­bre de Lu­kuas. Al al­zar­se, los re­bel­des ase­si­na­ron a 220.000 per­so­nas y arra­sa­ron mul­ti­tud de tem­plos, edi­fi­cios y ca­rre­te­ras. Es­tas úl­ti­mas eran qui­zá el me­jor sím­bo­lo del po­de­río ro­mano, pues a tra­vés de aque­llas vías lle­ga­ban las tro­pas y la ci­vi­li­za­ción ro­ma­nas. Des­de la Ci­re­nai­ca, gran­des hues­tes de ju­díos pa­sa­ron a Egip­to, don­de sus co­rre­li­gio­na­rios se lan­za­ron en su ayu­da. Mien­tras, en Chi­pre, ba­jo el li­de­raz­go de un hom­bre lla­ma­do Ar­te­mio, fue­ron ase­si­na­das 240.000 per­so­nas, y la prin­ci­pal ciu­dad de la is­la, Sa­la­mi­na, fue sa­quea­da. Pe­ro era en el va­lle del Ni­lo don­de iba a ju­gar­se la gran par­ti­da. An­te la su­ble­va­ción ge­ne­ral, el pre­fec­to Lu­po ac­tuó en el ac­to. No obs­tan­te, su ce­le­ri­dad su­pu­so que una le­gión al com­ple­to fue­ra des­trui­da, así que Lu­po se vio obli­ga­do a mo­vi­li­zar a la po­

bla­ción egip­cia na­ti­va, con la que ob­tu­vo una vic­to­ria a las afue­ras de Men­fis. Tra­jano reac­cio­nó tam­bién. En pri­mer lu­gar, dio car­ta blan­ca a las gen­tes no ju­días de los te­rri­to­rios afec­ta­dos pa­ra que ani­qui­la­sen a los he­breos a su an­to­jo. Ade­más, en­vió tro­pas a Egip­to al man­do de Mar­cio Tur­bón con el ob­je­ti­vo de so­me­ter a los re­bel­des. El em­pe­ra­dor, te­mien­do que la re­be­lión se ex­ten­die­se por la ines­ta­ble Me­so­po­ta­mia, don­de ha­bía nu­me­ro­sos ju­díos des­de la épo­ca del exi­lio ba­bi­lo­nio, or­de­nó que to­dos ellos fue­ran ex­ter­mi­na­dos de ma­ne­ra pre­ven­ti­va.

La re­be­lión fue aplas­ta­da, pe­ro a cos­ta de que Tra­jano in­te­rrum­pie­se su cam­pa­ña de con­quis­tas y de­ci­die­se vol­ver a Ro­ma. No lle­gó a la ciu­dad. En­fer­mo, mu­rió en Se­li­ nun­te, Ci­li­cia, en agos­to de 117. Adriano he­re­dó su trono y la cues­tión ju­día.

A la ter­ce­ra no fue la ven­ci­da

En 132, Adriano po­nía fin a una ma­ra­vi­llo­sa es­tan­cia en su ad­mi­ra­da Ate­nas. Pla­nea­ba re­gre­sar a Ro­ma y des­can­sar un po­co cuan­do le lle­ga­ron no­ti­cias de nue­vas ma­tan­zas en Ju­dea. De creer a Dion Ca­sio, la ter­ce­ra gran re­vo­lu­ción ju­día tu­vo un ori­gen so­bre­na­tu­ral: “La tum­ba de Sa­lo­món, con­tem­pla­da con ve­ne­ra­ción por los ju­díos, se hi­zo añi­cos por sí so­la y se de­rrum­bó”. Al­go ten­drían que ver en el desas­tre las obras que Adriano ha­bía or­de­na­do rea­li­zar en Je­ru­sa­lén, que que­ría trans­for­mar en una nue­va ciu­dad con el nom­bre de Ae­lia Ca­pi­to­li­na. Qui­zá al­guien to­có un mu­ro que no de­bía jun­to a la tum­ba de Sa­lo­món al eje­cu­tar el pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co de Adriano y es­ta se des­plo­mó. De cual­quier mo­do, lo de la tum­ba y las obras en la ciu­dad no fue­ron las úni­cas afren­tas so­por­ta­das por los ju­díos. Adriano pla­nea­ba cons­truir un al­tar a Jú­pi­ter so­bre las rui­nas del tem­plo, ade­más de que ha­bía prohi­bi­do la cir­cun­ci­sión, al con­si­de­rar­la ve­ja­to­ria, y no se es­for­zó de­ma­sia­do por apa­ci­guar los áni­mos siem­pre al­te­ra­dos de los ju­díos con­quis­ta­dos.

Los pa­sos ini­cia­les da­dos an­te la re­be­lión fue­ron ne­fas­tos. El le­ga­do Ti­ne­yo Ru­fo con­si­de­ró los pri­me­ros bro­tes co­mo me­ros ac­tos de ban­di­da­je, sin en­ten­der que los ju­díos ha­bían apren­di­do la lec­ción de las gue­rras an­te­rio­res. Aho­ra se de­can­ta­ban

por las ac­cio­nes gue­rri­lle­ras, to­ma­ban po­si­cio­nes ven­ta­jo­sas y ex­ca­va­ban tú­ne­les a lo lar­go y an­cho de Ju­dea pa­ra es­con­der­se y ocul­tar tam­bién sus ar­mas y su­mi­nis­tros. Con es­te mé­to­do, los ju­díos pa­sa­ron a con­tro­lar gran par­te del te­rri­to­rio du­ran­te su le­van­ta­mien­to. Pu­blio Mar­ce­lo, go­ber­na­dor de Si­ria, en­vió re­fuer­zos, pe­ro ape­nas sir­vie­ron pa­ra fre­nar el avan­ce re­bel­de.

Prín­ci­pe de Is­rael

Co­mo en to­do buen le­van­ta­mien­to ju­dío, el pue­blo de Is­rael nom­bró un nue­vo rey. Se­ría Si­món bar Koj­ba, quien en las mo­ne­das que acu­ñó pro­me­tía “li­ber­tad” y “re­den­ción” a sus se­gui­do­res. Bar Koj­ba era con­si­de­ra­do por los ju­díos un me­sías, qui­zá el de­fi­ni­ti­vo, y lo­gró sos­te­ner la lu­cha con­tra los ro­ma­nos du­ran­te tres años. Era un lí­der du­ro, que cas­ti­ga­ba a los desobe­dien­tes, pe­ro tra­ta­ba co­mo her­ma­nos a sus sol­da­dos. Fuen­tes hos­ti­les a su fi­gu­ra, en es­pe­cial es­cri­to­res cris­tia­nos co­mo Jus­tino, ta­chan a es­te me­sías is­rae­lí de blas­fe­mo, cruel y ase­sino de cris­tia­nos, a los que su­pues­ta­men­te ha­bría es­car­men­ta­do si se ne­ga­ban a re­nun­ciar a Je­sús. Pa­ra en­fren­tar­se a es­te mis­te­rio­so per­so­na­je, Adriano hi­zo des­pla­zar­se des­de Bri­ta­nia a uno de sus me­jo­res ca­pi­ta­nes, Ju­lio Se­ve­ro, com­bi­nan­do su lle­ga­da con una in­ten­sa cam­pa­ña de re­clu­ta­mien­to. Se­ve­ro aco­rra­ló a las ban­das de Bar Koj­ba has­ta ani­qui­lar­las, las hi­zo mo­rir de ham­bre y sed, cer­ce­nó to­das sus vías de co­mu­ni­ca­ción y de­vas­tó la Tie­rra Pro­me­ti­da has­ta trans­for­mar­la en un erial.

El pun­to fi­nal de la co­ntie­nda lo pu­so el ase­dio de Be­tar, una po­bla­ción si­tua­da a unos diez ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Je­ru­sa­lén. Allí, Si­món bar Koj­ba ofre­ció una úl­ti­ma re­sis­ten­cia y fue de­ca­pi­ta­do du­ran­te el asal­to. Se­gún la le­yen­da, su ca­be­za fue en­via­da a Adriano, quien exi­gió que se le en­tre­ga­ra tam­bién el cuer­po. Cuan­do los le­gio­na­rios lo lo­ca­li­za­ron, se en­con­tra­ron con una gi­gan­tes­ca ser­pien­te en­ros­ca­da a su al­re­de­dor.

Las con­se­cuen­cias de es­ta de­rro­ta pa­ra los ju­díos fue­ron te­rri­bles. Ju­dea fue in­cor­po­ra­da a la pro­vin­cia de Si­ria Pa­les­ti­na, y Je­ru­sa­lén fue trans­for­ma­da en una co­lo­nia, pa­san­do a lla­mar­se Ae­lia Ca­pi­to­li­na. So­bre el tem­plo, co­mo ha­bía pro­yec­ta­do Adriano, se eri­gió un edi­fi­cio pa­ra hon­rar a Jú­pi­ter, acom­pa­ña­do de mul­ti­tud de otros tem­plos en ho­nor de to­do ti­po de dio­ses. Du­ran­te los com­ba­tes fue­ron ex­ter­mi­na­dos 585.000 ju­díos. In­con­ta­bles mu­rie­ron por ham­bre o en­fer­me­dad, o en los in­cen­dios desata­dos du­ran­te los ata­ques. Los su­per­vi­vien­tes fue­ron ven­di­dos co­mo es­cla­vos. Se lle­gó al pun­to de que un ju­dío pa­só a cos­tar me­nos que un ca­ba­llo, da­da la al­tí­si­ma ofer­ta que ha­bía en el mer­ca­do. Pe­ro tal vez la más te­rri­ble de las con­se­cuen­cias fue la prohi­bi­ción a to­do ju­dío de en­trar en Je­ru­sa­lén. El pue­blo de Is­rael ha­bía per­di­do la Tie­rra Pro­me­ti­da. Pa­sa­rían si­glos an­tes de que pu­die­ra re­cu­pe­rar­la.

TO­MA de Je­ru­sa­lén por Ti­to, Ni­co­las Pous­sin, 1638. En la pág. an­te­rior, ar­co de Ti­to en Ro­ma.

SE­GUN­DO TEM­PLO de Je­ru­sa­lén, ma­que­ta. A la dcha., un res­to: el mu­ro de las La­men­ta­cio­nes.

FOR­TA­LE­ZA de Ma­sa­da, so­bre una cum­bre. A la izq­da., Ti­to de vuel­ta en Ro­ma, por L. Al­ma Ta­de­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.