OPI­NIÓN

Hobby Consolas - - ANÁLISIS - Por Da­niel Que­sa­da @Ty­cho_­fan

Dis­ta mu­cho de re­vo­lu­cio­nar, pe­ro trans­mi­te bien la épi­ca de la sa­ga (es lla­ma­ti­vo en lo vi­sual y so­no­ro, para ser un RTS) y pro­po­ne un con­trol bas­tan­te prác­ti­co para One. Es Play Anyw­he­re, así que po­déis ju­gar­lo en am­bas plataformas. Aun­que el desa­rro­llo de la cam­pa­ña prin­ci­pal es bas­tan­te clá­si­co den­tro de la es­tra­te­gia en tiem­po real, la gran no­ve­dad es­tá en el mo­do Blitz, en el que no te­ne­mos que preo­cu­par­nos de crear o me­jo­rar ba­ses, sino que te­ne­mos un ma­zo de car­tas que nos sir­ve para des­ple­gar in­fan­te­ría, na­ves, vehícu­los o ven­ta­jas en com­ba­te. El ob­je­ti­vo es con­quis­tar zo­nas del te­rri­to­rio y man­te­ner­las. Al mar­gen de es­to, las po­si­bi­li­da­des mul­ti­ju­ga­dor se am­plían con Death­match in­di­vi­dual o por equi­pos, en­fren­ta­mien­to de for­ta­le­zas o bien ob­je­ti­vos por equi­pos. Para do­mi­nar­los, hay que asi­mi­lar bien las for­ta­le­zas de las nu­me­ro­sas uni­da­des (hell­brin­gers, wart­hogs, scor­pions y, có­mo no, spar­tans, por ejem­plo) y ges­tio­nar la ener­gía y los su­mi­nis­tros que ob­te­ne­mos, para lan­zar po­de­res (ata­ques de mi­si­les, to­rre­tas, sa­na­ción) en ple­na ba­ta­lla. No es una es­tra­te­gia tan pro­fun­da co­mo en clá­si­cos de PC, pe­ro sa­brá sa­car vues­tro la­do "le­gen­da­rio".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.