PES 2018

El mo­dus ope­ran­di de bar­to­meu, se­gún ko­na­mi

Hobby Consolas - - SUMARIO - Ps4 de­por­ti­vo pes team ko­na­mi Cas­te­llano Cas­te­llano 1-22 Fí­si­co: 54,95 € Di­gi­tal: 59,99 € Ya dis­po­ni­ble

Ver­sión ana­li­za­da gé­ne­ro desa­rro­lla­dor dis­tri­bui­dor ju­ga­do­res idio­ma tex­tos idio­ma Vo­ces for­ma­to / pre­cio lan­za­mien­to con­te­ni­do

Tal vez por ser "so­ci" de ho­nor, Ko­na­mi ha imi­ta­do las for­mas de la di­rec­ti­va del Ba­rça es­te ve­rano y ha lle­ga­do a la nue­va tem­po­ra­da sin ape­nas ca­ras nue­vas, fián­do­lo to­do al pul­món in­fla­do a pulso a lo lar­go de los úl­ti­mos cur­sos.

La ge­ne­ra­ción de PS4 y Xbox One ha su­pues­to la re­su­rrec­ción de PES y, tras afian­zar su ju­ga­bi­li­dad, la com­pa­ñía ja­po­ne­sa pa­re­ce ha­ber pues­to su fo­co en rea­li­zar acuer­dos co­mer­cia­les con de­ter­mi­na­dos clu­bes. Si el año pa­sa­do se fir­ma­ron con el Ba­rça, el Li­ver­pool o el Bo­rus­sia Dort­mund, es­ta vez se han am­plia­do a clu­bes me­nos gran­di­lo­cuen­tes, co­mo el Va­len­cia, el Ful­ham o Co­lo Co­lo. Es­to no es ca­sua­li­dad, pues se en­mar­ca en las nue­vas vías de ne­go­cio de la em­pre­sa. Los afi­cio­na­dos de esos equi­pos agra­de­ce­rán el mi­mo con el que han si­do re­crea­dos, pe­ro lo cier­to es que nos gus­ta­ría que el én­fa­sis se pu­sie­ra en se­guir me­jo­ran­do la ca­li­dad ju­ga­ble y au­dio­vi­sual del pro­duc­to, que es muy no­ta­ble, pe­ro que em­pie­za a su­frir evi­den­tes sín­to­mas de ago­ta­mien­to. Sin gran­des fi­cha­jes, es di­fí­cil pro­gre­sar.

Un on­ce de gran ca­li­dad

La suer­te de PES2018 es que, en lo ju­ga­ble, es un si­mu­la­dor co­mo la co­pa de un pino. Ade­más, se han he­cho pe­que­ños re­to­ques en la fór­mu­la que con­tri­bu­yen a ha­cer­lo más rea­lis­ta. El sis­te­ma de pa­ses fun­cio­na de ma­ne­ra muy flui­da, aun­que las en­tre­gas al hue­co a la es­pal­da de la de­fen­sa re­sul­tan de- pes2018 ma­sia­do efec­ti­vas. Es­to se sub­sa­nó el año pa­sa­do y aquí vuel­ve a ser una pe­que­ña ta­ra, uni­da a que los ju­ga­do­res ra­ra­men­te caen en fue­ra de jue­go. Por su par­te, los re­ga­tes y la lu­cha por la po­se­sión fun­cio­nan muy bien, con el po­si­cio­na­mien­to co­mo pie­dra an­gu­lar.

De ca­ra a la por­te­ría, los guar­da­me­tas han me­jo­ra­do mu­cho y ya no can­tan con cual­quier ti­ro des­de fue­ra del área, si bien les fal­tan re­fle­jos pa­ra al­gu­nos rema­tes a bocajarro o pa­ra re­in­cor­po­rar­se tras un re­cha­ce. Los dis­pa­ros con el pie fun­cio­nan de ma­ra­vi­lla, igual que los rema­tes de ca­be­za, pa­ra los que es fun­da­men­tal ges­tio­nar

es Un si­mu­la­dor co­mo la co­pa de Un pino, pe­ro, sin gran­des fi­cha­jes, re­sul­ta di­fí­cil se­guir pro­gre­san­do

igual que mes­si en la realidad, no ha si­do arro­pa­do con gran­des fi­cha­jes, pe­ro su ca­li­dad ju­ga­ble es­tá fue­ra de to­da du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.