Ja­pan­gel

Hobby Consolas - - BIG IN JAPAN -

Des­de sus pri­me­ros com­pa­ses, el cos­play ha te­ni­do un pa­pel cen­tral en la fe­ria. Em­pe­zó co­mo al­go mar­gi­nal, en los pa­si­llos que unen los pa­be­llo­nes, para aca­bar sien­do al­go ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, con su es­pa­cio para ha­cer­se fo­tos y con­ver­sar con los fans. In­clu­so las com­pa­ñías con­tra­tan a cos­pla­yers, por re­gla ge­ne­ral vein­tea­ñe­ras de buen ver, para am­bien­tar sus stands. Lla­ma la aten­ción que in­clu­so los stands más pe­que­ños ten­gan a un par de aza­fa­tas dis­fra­za­das y só­lo una per­so­na en­car­ga­da de guiar por la de­mo del juego. De he­cho, es una prác­ti­ca que pue­de ser has­ta con­tra­pro­du­cen­te, por­que hay vi­si­tan­tes que só­lo van a la ca­za de la foto de esas aza­fa­tas y cos­pla­yers, sin pres­tar si­quie­ra aten­ción a los jue­gos.

Otro de los ras­gos ha­bi­tua­les de la fe­ria han si­do las co­las, y ca­da com­pa­ñía las ges­tio­na de dis­tin­ta ma­ne­ra, aun­que lo más ex­ten­di­do es re­par­tir nú­me­ros de or­den o fran­ja de tiem­po es­ti­ma­da para to­do el día; cuan­do se ago­tan, na­die más pue­de pro­bar el juego de ma­rras. Es­te año, al­gu­nas com­pa­ñías, co­mo Bet­hes­da con The Evil­wit­hin2, op­ta­ron por un sis­te­ma dis­tin­to: só­lo se per­mi­tía ha­cer una co­la de unas vein­te per­so­nas, de mo­do que el res­to de­bía es­pe­rar fue­ra de la fi­la. Una vez en­tra­ban las vein­te per­so­nas al re­cin­to ce­rra­do don­de se pro­ba­ba el juego, se for­ma­ba una ava­lan­cha de "sál­ve­se quien pue­da" para lle­gar a la co­la a tiem­po. Es­te año, las co­las han si­do lar­guí­si­mas, y ca­si dos ho­ras an­tes de ce­rrar la fe­ria, to­das es­ta­ban ce­rra­das ya.

2017, ¿año de ¿la de­cep­ción?

La edi­ción de es­te año, sal­vo por un par de hon­ro­sas ex­cep­cio­nes y al­gu­nos stands muy bien am­bien­ta­dos (co­mo los de Cap­com y Squa­re Enix), ha si­do bas­tan­te de­cep­cio­nan­te. La ma­yo­ría de la su­per­fi­cie de la fe­ria es­ta­ba to­ma­da por jue­gos F2P para mó­vi­les, que son la ten­den­cia imperante aquí en Ja­pón. La co­sa no me­jo­ra mi­ran­do a los desa­rro­lla­do­res in­dies ni­po­nes. Aun­que dis­po­nían de un in­tere­san­te es­pa­cio (com­par­ti­do con oc­ci­den­ta­les), sa­lí de­cep­cio­na­do. Es­pe­ra­ba en­con­trar gran­des pro­me­sas que só­lo ne­ce­si­ta­ran un em­pu­jón para bri­llar... pe­ro lo úni­co que vi fue­ron no­ve­las vi­sua­les por do­quier, con el mis­mo ar­gu­men­to de siem­pre, o jue­gos de cor­te F2P para smartp­ho­nes, con pre­cio­sas es­ce­nas 2D e ilus­tra­cio­nes, pe­ro de du­do­so con­te­ni­do ju­ga­ble. Se­gún me co­men­tó uno de es­tos di­se­ña­do­res, es una prác­ti­ca co­mún en­tre los pri­me­ri­zos: rea­li­zar jue­gos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, por­que son muy ba­ra­tos de pro­du­cir y sue­len dar be­ne­fi­cio, para, así, aho­rrar y crear el vi­deo­jue­go que real­men­te desean.

Echan­do la vis­ta atrás, y re­cor­dan­do lo que una vez fue la in­dus­tria ja­po­ne­sa del vi­deo­jue­go, re­sul­ta tris­te ver en qué es­tá de­ri­van­do. En Oc­ci­den­te, hay de­ce­nas de desa­rro­lla­do­ras, tan­to de gran re­nom­bre co­mo in­de­pen­dien­tes, cen­tra­dos en crear ex­pe­rien­cias para los ju­ga­do­res "de siem­pre". En Ja­pón, y vis­to lo vis­to en es­ta fe­ria, las úni­cas com­pa­ñías que pa­re­cen com­pro­me­ti­das a pro­du­cir ex­pe­rien­cias para los ju­ga­do­res tra­di­cio­na­les son las que lle­van ahí to­da la vi­da. Los jó­ve­nes ni­po­nes no pa­re­cen in­tere­sa­dos en con­ti­nuar el le­ga­do de es­tas com­pa­ñías, ig­no­ran­do lo que hi­zo grande a la in­dus­tria del país en los 80 y los 90. Se es­tán ale­jan­do de sus raí­ces y, si no son ellos quie­nes las rie­guen, no sé quién lo ha­rá...

es­te año, LA FE­RIA ES­TA­BA TO­MA­DA POR JUE­GOS F2P PARA MÓ­VI­LES, QUE SON LA TEN­DEN­CIA IMPERANTE Aquí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.