RED DEAD RE­DEM­PTION II VANQUEROS EN EL HO­RI­ZON­TE

Rockstar, she­riff e hi­jo pró­di­go de los vi­deo­jue­gos, tie­ne es­tre­lla, y vol­ve­rá a sa­car­le bri­llo con un wés­tern que pa­re­ce sa­ca­do de una an­ti­gua pan­ta­lla de cine. PS4 - XBOX ONE AVEN­TU­RA PRI­MA­VE­RA

Hobby Consolas - - BIG IN JAPAN -

ue una com­pa­ñía sea muy per­fec­cio­nis­ta tie­ne un pre­cio. En el ca­so de Rockstar, es de cua­tro años y me­dio, el tiem­po que ha­brá pa­sa­do des­de el lan­za­mien­to de GTAV, en sep­tiem­bre de 2013, cuan­do Red­dea­dre­dem­ptio­nii se pon­ga a la ven­ta en pri­ma­ve­ra de 2018. Has­ta la an­te­rior ge­ne­ra­ción, la com­pa­ñía ges­tio­na­ba va­rias sa­gas si­mul­tá­nea­men­te, pe­ro el en­fo­que ha cam­bia­do a raíz del éxi­to de GTA On­li­ne, que ha he­cho que GTAV sea ya el se­gun­do juego más ven­di­do de la his­to­ria, con 62 mi­llo­nes de uni­da­des só­lo en for­ma­to fí­si­co. Du­ran­te esos años, los fie­les se har­ta­ron a pe­dir otra en­tre­ga de Red­dea­dre­dem­ption. Se anun­ció para oto­ño de 2017 y, fi­nal­men­te, por ese per­fec­cio­nis­mo de la em­pre­sa, se aca­bó re­tra­san­do... pe­ro ya ca­si es­tá aquí.

El se­cre­tis­mo en torno al pro­yec­to si­gue sien­do má­xi­mo, pe­ro, ha­ce unas se­ma­nas, se li­be­ró el se­gun­do trái­ler, que ha per­mi­ti­do co­no­cer sus lí­neas maes­tras. El juego con­ta­rá la his­to­ria del fo­ra­ji­do Art­hur Mor­gan y la ban­da de Dutch van der Lin­de mien­tras asal­tan y lu­chan por so­bre­vi­vir en el sal­va­je Oes­te. El gru­po con­ta­rá con una or­den de bus­ca y cap­tu­ra en tres es­ta­dos, y pa­re­ce se­gu­ro que Bill Wi­lliam­son se­rá otro de sus miem­bros. A prio­ri, se­rá una pre­cue­la, pues Dutch era el lí­der de la an­ti­gua ban­da de John Mars­ton y de él ha­bía que ven­gar­se en la an-

te­rior en­tre­ga. Sin em­bar­go, hay co­sas que es­ca­man, co­mo el nú­me­ro "II" del tí­tu­lo, la au­sen­cia de Mars­ton en los trái­lers o el sim­ple he­cho de que Rockstar ha­ya ido a al­go tan "fá­cil" co­mo una pre­cue­la. Se ru­mo­rea que el ar­gu­men­to po­dría abar­car más de una épo­ca, una es­pe­cie de "an­tes, du­ran­te y des­pués", y no se­ría de ex­tra­ñar, sa­bien­do có­mo se las gas­ta la com­pa­ñía. De he­cho, en el trái­ler, se ve a una mu­jer ru­bia cu­yo ros­tro re­cuer­da a Bon­nie Mc­far­la­ne, pe­ro, cro­no­ló­gi­ca­men­te, su edad no cua­dra­ría... Son con­je­tu­ras que, en to­do ca­so, no se con­fir­ma­rán has­ta que sal­ga el juego, pues la pri­me­ra en­tre­ga ya usó di­cho re­cur­so con su ma­gis­tral fi­nal.

El su­til ar­te de la su­ge­ren­cia

A di­fe­ren­cia de otras com­pa­ñías, que bom­bar­dean du­ran­te me­ses con no­tas de pren­sa y ca­rac­te­rís­ti­cas ni­mias ca­da vez que sa­can un juego, Rockstar sue­le dar los de­ta­lles de sus pro­yec­tos con cuen­ta­go­tas. Con Red­dea­dre­dem­ptio­nii, se re­pi­te el mo­dus ope­ran­di: só­lo he­mos po­di­do ver dos trái­lers y al­gu­nas imá­ge­nes suel­tas, pe­ro dan ya para ha­cer­se una idea de su en­ver­ga­du­ra. Para em­pe­zar, el ma­pa ten­drá una ex­ten­sión vas­tí­si­ma y po­dría re­cu­pe­rar al­gu­nos de los te­rre­nos de la an­te­rior en­tre­ga. Le­jos de ser un de­sier­to mo­no­cro­mo, ha­brá pue­blos, pra­de­ras, bos­ques, mon­ta­ñas ne­va­das, pan­ta­nos, ríos... Para re­co­rrer las lar­gas dis­tan­cias, ire­mos a ca­ba­llo, pe­ro ha­brá que ver si se les sa­ca par­ti­do a las di­li­gen­cias o al fe­rro­ca­rril. En cier­to mo­do, el juego be­be­rá más de GTA V que del pri­mer Red­dea­dre­dem­ption, por el en­fo­que de la his­to­ria. Mars­ton era un ex­ban­do­le­ro al ser­vi­cio del go­bierno con una lis­ta ne­gra de ma­lean­tes que neu­tra­li­zar, pe­ro Art­hur Mor-

gan y sus com­pin­ches se­rán unos de­lin­cuen­tes sin es­crú­pu­los. Así, los atra­cos a los ban­cos de la épo­ca ten­drán una gran pre­sen­cia en la aven­tu­ra, y tam­bién los asal­tos a tre­nes en mar­cha.

Da­da la am­bien­ta­ción ru­ral, la vi­da sal­va­je se­rá un ele­men­to esen­cial, y ha­brá aún más es­pe­cies que en la pri­me­ra en­tre­ga. Por aho­ra, se han vis­to osos, co­co­dri­los, al­ces, ove­jas, bú­fa­los o pe­rros, pe­ro se­gu­ro que ha­brá pu­mas, aves ra­pa­ces y quién sa­be cuán­tos pe­li­gros más. Co­mo no­ve­dad, dis­pon­dre­mos de un ar­co, lo que per­mi­ti­rá ca­zar pre­sas sin lla­mar la aten­ción tan­to co­mo lo ha­ría­mos con un ri­fle o un re­vól­ver.

Gtaon­li­ne se ins­pi­ró enor­me­men­te en el mul­ti­ju­ga­dor del pri­mer Red­dea­dre­dem­ption y, aho­ra, la ins­pi­ra­ción se pro­du­ci­rá en sen­ti­do in­ver­so. Por aho­ra, Rockstar só­lo ha di­cho que los usua­rios de PS4 con­ta­rán con con­te­ni­dos pre­fe­ren­cia­les, pe­ro se­gu­ro que la for­ma­ción de una ban­da de fo­ra­ji­dos con nues­tros ami­gos ga­ran­ti­za­rá no ya me­ses, sino años de di­ver­sión.

Una tie­rra en ex­pan­sión

En ma­te­ria téc­ni­ca, el juego de­ja­rá unos pai­sa­jes de in­far­to, cu­ya be­lle­za se ve­rá po­ten­cia­da por los efec­tos de ilu­mi­na­ción y la cli­ma­to­lo­gía. El mo­de­la­do de los per­so­na­jes qui­zá no im­pac­te tan­to co­mo el de otros jue­gos (no hay que ol­vi­dar su en­fo­que de mun­do abier­to), pe­ro tam­bién ra­ya­rá a un gran ni­vel, so­bre to­do por la na­tu­ra­li­dad de los ros­tros. Ade­más, ha­brá in­fi­ni­dad de ho­me­na­jes a clá­si­cos del wés­tern. Es ho­ra de res­ca­tar el som­bre­ro del armario, por­que los va­que­ros de Rockstar pron­to nos echa­rán el la­zo.

(se Es­ta vez, no só­lo ha­brá ar­mas de fue­go po­drán em­pu­ñar dos re­vól­ve­res al mis­mo tiem­po), sino tam­bién otras más ru­di­men­ta­rias, co­mo un ar­co, ideal para la ca­za si­gi­lo­sa. En­tre la fau­na con­fir­ma­da, hay osos, al­ces, co­co­dri­los, bú­fa­los... Si la pri­me­ra en­tre­ga más. tu­vo trein­ta es­pe­cies, aquí ha­brá in­clu­so

Las di­li­gen­cias se­rán una par­te im­por­tan­te de la am­bien­ta­ción. Ata­car­las o de­fen­der­las se­gu­ro que for­ma par­te de al­gu­na mi­sión. Los ca­ba­llos se­rán el me­dio de trans­por­te prin­ci­pal. Por lo vis­to en el úl­ti­mo trái­ler, con ha­brá al­gu­na me­cá­ni­ca especial de do­ma, lan­za­mien­to de la­zo de por me­dio. sus Rockstar siem­pre se ha re­sis­ti­do a que po­per­so­na­jes na­den, pe­ro, es­ta vez, qui­zá Co­mo da­mos mo­ver­nos co­mo pez en el agua. po­co, po­dre­mos cru­zar va­dos pan­ta­no­sos. El fe­rro­ca­rril, sím­bo­lo de la ex­pan­sión ha­cia el Oes­te, de­ja­rá se­cuen­cias de ac­ción se da es­pec­ta­cu­la­res. Ve­re­mos en qué me­di­da pre­sen­cia a los na­ti­vos ame­ri­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.