No es una chus­ma des­ce­re­bra­da de or­co

El sis­te­ma Né­me­sis, que de­ter­mi­na la re­la­ción Mo­no­lith a la in­dus­tria y, en es­ta se­cue­la, se ha­dae­mapm­lioar­duo os­doi­bo­rec­mo­nan­loes­rao,rd­coot­sánm­dáos­lo p doe­den­ruoes­voass, fou­pe­cuion­naegsr­na­na­ra­rap­toi­vra­tasc­yiój­nug­daeb les.

Hobby Consolas - - ANÁLISIS -

Ca­da una de las cin­co re­gio­nes cuen­ta con una je­rar­quía or­ca muy de­fi­ni­da. Si in­te­rro­ga­mos a los lla­ma­dos gu­sa­nos, ob­te­ne­mos in­for­ma­ción so­bre ca­pi­ta­nes y cau­di­llos, a quie­nes po­de­mos eli­mi­nar o unir a la cau­sa.

Los ase­dios son la no­ve­dad más des­ta­ca­da, ya sea co­mo ata­can­tes o co­mo de­fen­so­res. Así, hay que arro­par­se con un buen ejér­ci­to y, en el se­gun­do ca­so, com­prar me­jo­ras, co­mo mu­ra­llas, tram­pas, bes­tias...

Ca­da or­co tie­ne unas for­ta­le­zas y unas de­bi­li­da­des que hay que te­ner en cuen­ta para de­rro­tar­lo con ma­yor fa­ci­li­dad. Si usa­mos las mis­mas téc­ni­cas con­tra él una y otra vez, aca­ba ha­cién­do­se in­vul­ne­ra­ble a ellas.

Las re­van­chas es­tán a la or­den del día: or­cos que vuel­ven de la muer­te, her­ma­nos de san­gre que nos la tie­nen ju­ra­da, hu­mi­lla­cio­nes... Ade­más, hay un to­que on­li­ne y po­de­mos ven­gar las muer­tes de otros ju­ga­do­res. Para do­mi­nar a los or­cos, hay que te­ner, co­mo mí­ni­mo, su mis­mo ni­vel. Si no, to­ca aver­gon­zar­los para re­du­cír­se­lo y vol­ver a dar­les ca­za. Al­gu­nos ≠ta­ble y no ce­den su po­der.

Para fa­ci­li­tar las in­cur­sio­nes, po­de­mos eli­mi­nar pri­me­ro a los lu­gar­te­nien­tes de una for­ta­le­za, lo que re­du­ce el ni­vel ge­ne­ral del em­pla­za­mien­to. Ade­más, po­de­mos in­fil­trar or­cos pro­pios para que trai­cio­nen al cau­di­llo.

En­viar a nues­tros or­cos a que cum­plan mi­sio­nes por su cuen­ta es al­go muy útil para que suban de ni­vel, aun­que se co­rre el ries­go de per­der­los. Tam­bién es­tán los po­zos de pe­lea, don­de so­bre­vi­ven los más fuer­tes.

La ges­tión de for­ta­le­zas tam­bién tie­ne com­po­nen­te on­li­ne. Así, po­de­mos re­tar a otros usua­rios a que to­men nues­tro cas­ti­llo, pla­ga­do de ca­pi­ta­nes y re­fuer­zos de­fen­si­vos. El éxi­to ga­ran­ti­za equi­po de ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.