Ja­pan­gel

Hobby Consolas - - EL SENSOR -

Si le preguntas a un ja­po­nés por qué los personajes (es­pe­cial­men­te las mu­je­res) de los pro­duc­tos de su tie­rra na­tal sue­len ir tan li­ge­ros de ro­pa, pro­ba­ble­men­te no se­pa res­pon­der­te. Y es que las ac­tua­les ge­ne­ra­cio­nes de ni­po­nes han cre­ci­do jun­to con es­te ti­po de di­se­ños. No ven es­ta se­xua­li­za­ción co­mo al­go ex­tra­ño ni fue­ra de lu­gar. No­so­tros for­ma­mos par­te de una cul­tu­ra bas­tan­te dis­tin­ta, por lo que es ló­gi­co que al­gu­nos de es­tos di­se­ños nos lla­men (de una u otra for­ma) la aten­ción.

Nor­ma­li­za­ción

Sa­bien­do que es­to es­tá nor­ma­li­za­do, no es de ex­tra­ñar que, por ejem­plo, en Akiha­ba­ra, sea co­mún ver a pa­dres pa­sean­do con sus hi­jos, pe­se a la pre­sen­cia de car­te­les pu­bli­ci­ta­rios enor­mes que mues­tran personajes se­mi­des­nu­dos.

Es­to tam­bién ocu­rre, co­mo se ve en la ima­gen, en la sec­ción de vi­deo­jue­gos de las tien­das, que sue­le es­tar re­ple­ta de por­ta­das y fi­gu­ras que, co­mo po­co, re­sul­tan lla­ma­ti­vas.

Cues­ta ima­gi­nar que es­tas situaciones se pue­dan dar en paí­ses oc­ci­den­ta­les. Pa­ra mues­tra, un bo­tón. Só­lo hay que ver las po­lé­mi­cas que sur­gie­ron en Oc­ci­den­te a raíz del di­se­ño de Quiet de MGSV, el cual tu­vo una re­cep­ción neu­tral, y has­ta po­dría de­cir­se que po­si­ti­va, en Ja­pón. Otro ejem­plo re­cien­te se­ría el del anun­cio de DOAX3; in­clu­so pá­gi­nas web que no te­nían re­la­ción al­gu­na con los vi­deo­jue­gos, jun­to con una can­ti­dad in­men­sa de usua­rios de re­des so­cia­les, ha­bla­ron (ne­ga­ti­va­men­te) del tí­tu­lo, til­dán­do­lo de “vi­deo­jue­go ma­chis­ta”. En cam­bio, en su país de ori­gen, na­die pu­so el gri­to en el cie­lo. En Ja­pón, es­tos jue­gos pue­den gus­tar más o me­nos, pe­ro la di­fe­ren­cia es que, sim­ple­men­te, deciden ignorar los te­mas que no son de su in­te­rés, en lu­gar de criticarlos sin com­pren­der­los. Re­sul­ta ob­vio que se tra­ta de un vi­deo­jue­go que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo el mer­ca­do mas­cu­lino, pe­ro hay otros mu­chos tí­tu­los (y has­ta gé­ne­ros, co­mo el oto­me) des­ti­na­dos al pú­bli­co fe­me­nino. Se po­dría re­su­mir en que, sim­ple y lla­na­men­te, el ja­po­nés me­dio pre­fie­re de­di­car su tiem­po a sus in­tere­ses, y no a los del res­to. De igual for­ma, di­fí­cil­men­te es­cu­cha­rás a un po­lí­ti­co cri­ti­car los vi­deo­jue­gos o ase­gu­rar que son la cau­sa de la vio­len­cia... De he­cho, tan­to el Co­mi­té Olím­pi­co co­mo el go­bierno ja­po­nés con­fían en que los esports for­men pron­to par­te de los JJ.OO., lo que da a en­ten­der su apo­yo a la in­dus­tria.

Ar­ti­fi­cios y Youtu­be

Es­ta acep­ta­ción de los personajes ar­ti­fi­cia­les por par­te de la so­cie­dad ja­po­ne­sa da lu­gar a situaciones de lo más va­rio­pin­tas, co­mo la re­cien­te ola de you­tu­bers 3D, es de­cir, usua­rios que usan pro­gra­mas co­mo MMD y mo­de­los 3D pa­ra gra­bar sus ví­deos, en lu­gar de mos­trar su pro­pio ros­tro. Cap­tu­ran e imi­tan en tiem­po real sus mo­vi­mien­tos me­dian­te dis­po­si­ti­vos de reali­dad vir­tual co­mo HTC Vi­ve, Ocu­lus Rift o Ki­nect, pa­ra así do­tar de “vi­da” a los personajes 3D. El con­te­ni­do que pu­bli­can no di­fie­re en de­ma­sía del que po­de­mos ver por aquí, pe­ro sor­pren­de la enor­me can­ti­dad de se­gui­do­res que tie­nen. La ma­yo­ría son chicas que uti­li­zan mo­de­los 3D con “pro­por­cio­nes po­co creí­bles” pa­ra lla­mar la aten­ción del pú­bli­co mas­cu­lino. Ob­via­men­te, tam­bién hay ca­na­les de es­te es­ti­lo in­tere­san­tes, co­mo el de A.I. Chan­nel.

A la som­bra de es­te éxi­to, han sur­gi­do otros mu­chos ca­na­les que tra­tan de imi­tar­los. Al­gu­nos uti­li­zan mo­du­la­do­res de voz jun­to con el per­so­na­je 3D, lo que ha­ce pen­sar que quien hay de­trás no es una mu­jer. De he­cho, se hi­zo vi­ral un ca­so en el que el pro­gra­ma que usa­ba el usua­rio en cues­tión fa­lló en mi­tad de un di­rec­to y de­jó al des­cu­bier­to su au­tén­ti­co ros­tro (efec­ti­va­men­te, era un hom­bre).

Otros pre­fie­ren reír­se de la si­tua­ción y ha­cen uso de la pa­ro­dia pa­ra gra­bar sus ví­deos, co­mo el de Vir­tual Kit­su­ne Mu­su­me You­tu­ber Oji­san (lit., Tío Hi­ja Zo­rro You­tu­ber Vir­tual), que no es­con­de en nin­gún mo­men­to su ver­da­de­ra iden­ti­dad: un hom­bre ha­cién­do­se pa­sar por una es­pe­cie de “ni­ña zo­rro”.

Los ja­po­ne­ses DECIDEN IGNORAR LOS TE­MAS QUE NO SON DE Su IN­TE­RÉS, EN LU­GAR DE CRITICARLOS

HC

Es­te ti­po de su­ge­ren­tes fi­gu­ras son el pan nues­tro de ca­da día en Ja­pón, sin que na­die se es­can­da­li­ce. Un blog que na­ce con la pro­me­sa ("Ya­ku­so­ku") de con­tar lo que pa­sa en Ja­pón... Co­rres­pon­sal en Tokio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.