el triun­fo de la nos­tal­gia

Jue­gos que mar­ca­ron una épo­ca re­gre­san en for­ma de re­ma­kes o de nue­vas en­tre­gas

Hobby Consolas - - SUMARIO - Por Ra­fael Az­nar @Ra­faik­ko­nen

La nos­tal­gia es un fac­tor co­mer­cial pri­mor­dial en prác­ti­ca­men­te cual­quier ám­bi­to. En una in­dus­tria cul­tu­ral tan re­la­ti­va­men­te jo­ven co­mo es la de los vi­deo­jue­gos, en par­ti­cu­lar, se va ha­cien­do más y más pa­ten­te cuan­tos más años pa­san. Por pu­ra ma­te­má­ti­ca, a me­di­da que se su­ce­den las ge­ne­ra­cio­nes de con­so­las, el vo­lu­men de pro­pie­da­des in­te­lec­tua­les cre­ce y, pa­ra­le­la­men­te, lo ha­ce el nú­me­ro de usua­rios de to­das las hor­qui­llas de edad, que pue­den ha­ber cre­ci­do con unas sa­gas u otras. Tal y co­mo es­tá con­fi­gu­ra­do aho­ra mis­mo el mer­ca­do, las com­pa­ñías es­tán res­ca­tan­do mu­cho del fon­do de ar­ma­rio que acu­mu­la­ron en los pri­me­ros años del si­glo XXI y en la dé­ca­da de los 90, es de­cir, po­nien­do en su pun­to de mi­ra a quie­nes aho­ra te­ne­mos, más o me­nos, en­tre vein­te y cin­cuen­ta años y, de al­gún mo­do, que­re­mos re­gre­sar a nues­tra in­fan­cia o ado­les­cen­cia. De­pen­dien­do del ca­so, ese ejer­ci­cio re­tro­ac­ti­vo pue­de te­ner co­mo des­ti­na­ta­rios a quie­nes no tu­vie­ron ac­ce­so a un de­ter­mi­na­do jue­go en su mo­men­to o a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro lo cier­to es que su pú­bli­co po­ten­cial es, prio­ri­ta­ria­men­te, quien ya lo dis­fru­tó an­ta­ño. Aun así, no hay que des­de­ñar el pa­pel edu­ca­ti­vo que pue­dan te­ner con sus hi­jos quie­nes sean ju­ga­do­res ve­te­ra­nos (en la re­dac­ción de Hobby Con­so­las, te­ne­mos unos cuan­tos ejem­plos de es­ta pa­ter­ni­dad mo­dé­li­ca). Sea co­mo sea, hay dos gran­des for­mas de ape­lar a la nos­tal­gia. Por un la­do, es­tán las pues­tas al día de clá­si­cos en for­ma de re­ma­kes, re­ima­gi­na­cio­nes, re­mas­te­ri­za­cio­nes o ports. Es la for­ma más rá­pi­da y fá­cil de ha­cer ca­ja, pues ya hay par­te del tra­ba­jo he­cha de an­te­mano, si bien lo an­ti­cua­do que pue­da es­tar el con­cep­to pue­de su­po­ner más o me­nos ajus­tes. Por otro la­do, es­tán las se­cue­las o las nue­vas en­tre­gas de sa­gas que es­ta­ban des­apa­re­ci­das en com­ba­te, que con­lle­van un pro­ce­so de pen­sar y crear des­de ce­ro, con el ries­go de que la esen­cia se per­vier­ta o no se sien­ta co­mo an­ti­gua­men­te.

Anun­cios con mu­cha so­le­ra

En los úl­ti­mos tiem­pos, he­mos de­di­ca­do va­rios re­por­ta­jes a es­te asun­to, a raíz de lan­za­mien­tos co­mo los de NES Mi­ni y SNES Mi­ni, Crash­ban­di­coot:n.sa­ne­tri­logy, So­nic­ma­nia, Shen­muei&ii y tan­tos otros jue­gos. Le­jos de que­rer ser ma­cha­co­nes, si vol­ve­mos a él en es­te nú­me­ro es por­que no pa­ra de ha­ber anun­cios al res­pec­to, y es­te mes ha ha­bi­do al­gu­nos tre­men­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos. Así, va­mos a po­der "re­par­tir" en Street­so­fra­ge4 (lo que leéis) des­pués de un cuar­to de si­glo es­pe­ran­do sen­ta­dos, Wind­jam­mers va a re­ci­bir una se­cue­la, Oni­mus­ha­war­lords re­gre­sa­rá re­mas­te­ri­za­do, Shen­mueiii por fin tie­ne día de lan­za­mien­to, Cap­com ha mos­tra­do una nue­va de­mo de Re­si­den­te­vil2...

To­dos que­re­mos dis­fru­tar de ex­pe­rien­cias iné­di­tas... pe­ro tam­bién re­me­mo­rar otros tiem­pos. Por eso, he­mos he­cho una pe­que­ña se­lec­ción de lo que hay que con­si­de­rar pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo, que vol­ve­rá a sa­car al ni­ño que to­do ju­ga­dor lle­va den­tro, ése que pien­sa que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.