MAR­CA PAÍS

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - EDITORIAL - C.M.

Des­de el ini­cio de la cri­sis el tu­ris­mo es uno de los fac­to­res que más es­tá con­tri­bu­yen­do en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la. El PIB del sec­tor des­de 2013 ha cre­ci­do por en­ci­ma del ge­ne­ral, te­nien­do a su vez un efec­to po­si­ti­vo so­bre el au­men­to de la de­man­da in­ter­na. Y po­de­mos ce­le­brar que, tras una va­ria­ción anual de un 4,9% en las lle­ga­das, en 2015 sean ya más de 68 mi­llo­nes los ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros que nos eli­gie­ron co­mo des­tino. Con es­te te­lón de fon­do po­si­ti­vo, el pa­sa­do año el gas­to de los tu­ris­tas en España au­men­tó un 6,5% res­pec­to a 2014, al­can­zan­do los 67.385 mi­llo­nes de eu­ros. Un des­em­bol­so, que en más de un ter­cio, tu­vo co­mo des­tino cu­brir las ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción du­ran­te la es­tan­cia.

Vien­do las ci­fras, no es ex­tra­ño que la gas­tro­no­mía ha­ya co­bra­do pro­ta­go­nis­mo co­mo uno de los ejes es­tre­lla de los dis­tin­tos paí­ses en su pro­mo­ción tu­rís­ti­ca. De he­cho, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo con­si­de­ra la for­ma pro­pia de co­ci­nar co­mo un ele­men­to es­tra­té­gi­co ca­paz de in­cli­nar la afluen­cia de via­je­ros ha­cia un des­tino u otro, en fun­ción de su atrac­ti­vo. Y en España, es­te as­pec­to, cuen­ta con un po­de­río in­du­da­ble fren­te a otros des­ti­nos. Nues­tra gas­tro­no­mía pa­sa por un momento ál­gi­do gra­cias tan­to al con­te­ni­do de su co­ci­na, que des­ta­ca por la ca­li­dad del pro­duc­to y su tra­ta­mien­to, co­mo por la di­ver­si­dad de la ofer­ta de for­ma­tos que des­plie­ga. Ca­paz de au­nar tra­di­ción e in­no­va­ción, al­ta co­ci­na o “low cost”; en es­te “momento dul­ce” has­ta nues­tra mo­des­ta “Ta­pa” ha con­se­gui­do un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to internacional, mien­tras son ca­da vez más los chefs es­pa­ño­les “ob­je­to de de­seo” de los co­men­sa­les in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, la cri­sis ha tes­ta­do los mo­de­los de ne­go­cio ren­ta­bles y sos­te­ni­bles en el tiem­po fren­te a los ex­pe­ri­men­tos fu­ga­ces, per­mi­tien­do que los que han su­pe­ra­do la reválida con éxi­to pue­dan ex­por­tar sus con­cep­tos.

Es­ta situación pro­pi­cia de nues­tra gas­tro­no­mía ha lle­ga­do de la mano de grandes pro­fe­sio­na­les que han tra­ba­ja­do en el desa­rro­llo y vi­si­bi­li­dad de la co­ci­na es­pa­ño­la por el mun­do. Pe­ro tam­po­co se­ría jus­to ob­viar el pa­pel fun­da­men­tal desem­pe­ña­do por los hos­te­le­ros que, sin es­tre­llas ni so­les, han sa­bi­do en­con­trar un lu­gar pa­ra su es­ta­ble­ci­mien­to apo­yán­do­se en el buen pro­duc­to y en los ele­men­tos dis­tin­ti­vos que apor­ta una de­co­ra­ción ori­gi­nal, los de­ta­lles del mo­bi­lia­rio, una co­ci­na a la me­di­da, la ilu­mi­na­ción per­so­na­li­za­da o una va­ji­lla cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­da... Seguramente no ha si­do fá­cil, pe­ro en po­cos años en España, gra­cias al buen tra­ba­jo de to­do un co­lec­ti­vo, he­mos pa­sa­do de con­tar con un cen­so de es­pa­cios ano­di­nos y opa­cos al triun­fo de la luz y la sen­sa­ción de aper­tu­ra que res­pi­ran un buen nú­me­ro de lo­ca­les que pue­den en­con­trar­se a lo lar­go y an­cho de la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Una trans­for­ma­ción que tam­bién ha im­preg­na­do a mu­chos clien­tes, que han pa­sa­do de es­pec­ta­do­res a par­tí­ci­pes di­rec­tos, de lo que “se cue­ce” en­tre fo­go­nes. España es un des­tino de pri­mer ni­vel tu­rís­ti­co y nues­tro sec­tor hos­te­le­ro pro­gre­sa ade­cua­da­men­te, apli­cán­do­se ca­da día en sor­pren­der con ca­li­dad y ori­gi­na­li­dad en los dis­tin­tos ni­ve­les que com­po­nen su am­plí­si­ma ofer­ta. Po­de­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos de co­mo se ha­cen las co­sas den­tro de nues­tras fron­te­ras y de ha­ber con­se­gui­do ex­por­tar nues­tro ta­len­to. El víncu­lo en­tre ali­men­ta­ción, gas­tro­no­mía y tu­ris­mo no só­lo ofre­ce una eco­nó­mi­ca vi­tal pa­ra el país, es tam­bién una pla­ta­for­ma úni­ca pa­ra for­ta­le­cer la ima­gen de Mar­ca España en el mun­do. Y en ese ob­je­ti­vo to­dos te­ne­mos al­go que apor­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.