La­bráss Res­tau­ran­te

Geo­me­tría po­li­fun­cio­nal

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - GALERÍA - La­bráss Res­tau­ran­te C/ Alon­so Cano, 84 - 28003 Ma­drid In­terio­ris­mo: Lau­ra Gar­cía-So­to Jiménez - www.lau­ra­gar­cia­so­to.com Fo­to­gra­fías: Ramón Ver­du­go

La in­terio­ris­ta ma­dri­le­ña Lau­ra Gar­cía-So­to, acos­tum­bra­da a los re­tos de hos­te­le­ría, es la ar­tí­fi­ce del desa­rro­llo y la eje­cu­ción del in­terio­ris­mo del nue­vo res­tau­ran­te La­bráss en Ma­drid, un nom­bre que ofre­ce pis­tas so­bre su con­cep­to prin­ci­pal: co­mi­da de ca­li­dad a la bra­sa. Una bue­na ma­te­ria pri­ma pa­ra dis­fru­tar, com­par­tien­do o no, con una pre­sen­ta­ción que ha­ce gui­ños a lo tra­di­cio­nal en un es­pa­cio que ema­na per­so­na­li­dad pro­pia.

Lí­neas lim­pias, sen­ci­llez, ca­li­dez y un pun­to de co­lor son las ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas del res­tau­ran­te La­bráss, un es­pa­cio con per­so­na­li­dad pro­pia en el que im­pe­ran las for­mas geo­mé­tri­cas y la fun­cio­na­li­dad. La im­por­tan­cia de la rec­ta, co­mo ele­men­to con re­le­van­cia en sí mis­mo, re­co­rre los ca­na­les que con­for­man el te­cho y que ba­ñan de co­lor azul, co­mo iden­ti­dad de mar­ca, to­do el re­cin­to.

Se tra­ta de un lo­cal de es­qui­na, don­de la fa­cha­da prin­ci­pal es­tá com­pues­ta, úni­ca­men­te, por los ven­ta­na­les a co­ta ce­ro. La ne­ce­si­dad ab­so­lu­ta de no in­te­rrum­pir la vi­si­bi­li­dad to­tal del es­pa­cio da lu­gar a la inexis­ten­cia de di­vi­sio­nes no permea­bles. Por es­te he­cho, se mez­clan los am­bien­tes de co­me­dor y ba­rra, uni­fi­can­do los usos. Los te­chos ayu­dan a sus­ten­tar con fuer­za es­te cri­te­rio. Su dis­po­si­ción lon­gi­tu­di­nal pro­por­cio­nan una sen­sa­ción de am­pli­tud y pro­fun­di­dad que con­du­ce la mi­ra­da a la grá­fi­ca que iden­ti­fi­ca el lu­gar don­de se es­tá, com­pues­ta por las rec­tas del te­cho, que se dis­po­nen dia­go­nal­men­te y se en­tre­la­zan.

Es­ta dis­po­si­ción mix­ta de los es­pa­cios, la mez­co­lan­za de me­sas al­tas y pa­ra co­mer eli­mi­nan la es­tra­ti­fi­ca­ción del uso y aú­nan las zo­nas más rá­pi­das con las que no lo son, aun­que man­te­nien­do la uni­for­mi­dad del con­jun­to. Por su par­te, la pre­sen­cia de la ma­de­ra na­tu­ral, ma­te­ria­les tex­ti­les y el co­lor de la ilu­mi­na­ción ha­cen tan­gi­ble un es­pa­cio aco­ge­dor y con­for­ta­ble, con mo­bi­lia­rio de di­se­ño y rea­li­za­do a me­di­da que le da un to­que ex­clu­si­vo y es­pe­cial.

Los re­ves­ti­mien­tos ver­ti­ca­les es­tán com­pues­tos prin­ci­pal­men­te por ma­de­ra y pa­pel tex­til vi­ní­li­co, que pro­por­cio­na un aca­ba­do de ca­li­dad y so­fis­ti­ca­ción, con una du­ra­bi­li­dad mu­cho ma­yor. Los ma­te­ria­les no­bles, co­mo los zó­ca­los de ma­de­ra de ro­ble o los es­ca­lo­nes de ma­de­ra alis­to­na­da de ro­ble, se ex­tien­den has­ta la ba­rra, co­ro­na­da con una en­ci­me­ra de gra­ni­to ne­gro.

El mue­ble ex­po­si­tor es en reali­dad un mue­ble se­pa­ra­dor, que pre­ten­de ali­ge­rar un ta­bi­que con­te­ne­dor de la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio, inun­dan­do de ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta ese pa­ño. Y vol­vien­do al con­cep­to geo­mé­tri­co prin­ci­pal, el sue­lo por­ce­lá­ni­co se ex­tien­de con­for­man­do un damero, co­mo una com­bi­na­ción de oc­tó­go­nos y cua­dra­dos que jue­gan en po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo a lo lar­go de to­do el es­pa­cio.

El mo­bi­lia­rio, fres­co y có­mo­do, pre­ten­de no fre­nar la vi­sión com­ple­ta del re­cin­to, con res­pal­dos ba­jos que no su­pon­gan nin­gún obs­tácu­lo. Si­llas de ma­de­ra y piel, si­llas ta­pi­za­das con una pin­ce­la­da de co­lor y ta­bu­re­tes com­po­nen la to­ta­li­dad de las pie­zas co­mer­cia­les. Por su par­te, los cor­pó­reos, ya sean ta­blas de cor­tar o fi­chas de scrab­ble fa­bri­ca­das a me­di­da, pre­ten­den do­tar de un de­ta­lle de­sen­fa­da­do al en­torno.

Una vez que el clien­te pa­sa a for­mar par­te de la ex­pe­rien­cia en el in­te­rior, la at­mós­fe­ra que per­ci­be, de­ter­mi­na­da en gran me­di­da por la ca­li­dad lu­mí­ni­ca y acús­ti­ca, trans­mi­te una sen­sa­ción “de ho­gar”. El te­cho, com­pues­to por pa­ne­les de con­glo­me­ra­do de par­tí­cu­las, tra­ta y con­si­gue me­jo­rar la acús­ti­ca del lo­cal y man­tie­ne el equi­li­brio con el res­to de ma­de­ras uti­li­za­das. Se tra­ta de una com­po­si­ción úni­ca con per­fi­le­ría fa­bri­ca­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­ta dis­po­si­ción. Y en cuan­to al pro­yec­to de ilu­mi­na­ción, rea­li­za­do por la di­se­ña­do­ra Ale­xan­dra Mar­tí­nez Le­mos del es­tu­dio Chu­la­vis­ta, cui­da y real­za las tex­tu­ras. La dis­po­si­ción del mo­bi­lia­rio se en­cuen­tra, asi­mis­mo, vin­cu­la­da a las lám­pa­ras sus­pen­di­das, mar­ca­do tam­bién por la ilu­mi­na­ción de acen­to con di­fe­ren­tes aper­tu­ras. Lu­mi­na­rias LED, con una tem­pe­ra­tu­ra de co­lor cá­li­da, y una ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta, ba­ñan los pa­ra­men­tos ver­ti­ca­les con un de­gra­da­ción sua­ve y con­ti­nua en el mue­ble ex­po­si­tor y en ba­rra y con­tra­ba­rra.

De­bi­do al am­plio ho­ra­rio del res­tau­ran­te, to­da la ilu­mi­na­ción p er­mi­te su re­gu­la­ción pa­ra ma­ni­pu­lar la in­ten­si­dad lu­mí­ni­ca se­gún las ne­ce­si­da­des del momento, adap­tán­do­se a to­das las oca­sio­nes. Las ven­ta­nas de fa­cha­da prin ci­pal eli­mi­nan la fron­te­ra en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior. El al­féi­zar pro­por­cio­na asien­to, co­mo ban­co co­rri­do, cuan­do es­tán ce­rra­das y se trans­for­ma en una ba­rra int er­mi­ten­te a dos am­bien­tes cuan­do las abri­mos.

Ya sea pa­ra to­mar una co­pa, un vino, pi­car o co­mer, la ex­pe­rien­cia se­rá com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.