EL FU­TU­RO SE­RÁ FAB

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - EDITORIAL - C.M.

En la pró­xi­ma dé­ca­da ca­si la mi­tad de los es­pa­ño­les su­pe­rará el me­dio si­glo de vi­da y, ese seg­men­to de edad, ten­drá un 12% más de po­der ad­qui­si­ti­vo que cual­quier otro. Pa­ra el ho­ri­zon­te de 2050, ade­más, se es­ti­ma que es­tas ci­fras au­men­ta­rán has­ta su­po­ner ya el 54% de la po­bla­ción y 23,7 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. El do­mi­nio de es­ta nue­va “ge­ne­ra­ción pla­tino” es un fe­nó­meno co­mún al res­to de paí­ses de Eu­ro­pa don­de son ya el gru­po más nu­me­ro­so y acu­mu­lan un 70% de la ri­que­za des­pués de ali­ge­rar­se, con el pa­so de los años, de la to­ta­li­dad o bue­na par­te de sus car­gas fi­nan­cie­ras y fa­mi­lia­res.

Con es­te te­lón de fon­do, no es ex­tra­ño que los de­no­mi­na­dos Fifty and

be­yond o FaB -por el di­mi­nu­ti­vo fa­bu­lous- se ha­yan con­ver­ti­do en el ob­je­ti­vo co­di­cia­do y nue­vo fo­co de las es­tra­te­gias pa­ra las com­pa­ñías de todos los sec­to­res. Tam­bién ho­te­les y res­tau­ran­tes se han in­cor­po­ra­do a la ca­rre­ra por ga­nar­se y fi­de­li­zar a es­ta im­por­tan­te gru­po de po­bla­ción, que siem­pre ha exis­ti­do pe­ro que aho­ra tie­ne ex­pec­ta­ti­vas dis­tin­tas a sus an­te­ce­so­res. El re­to no es sen­ci­llo. Los ma­yo­res de 50 ac­tua­les son clien­tes ex­pe­ri­men­ta­dos y exi­gen­tes.

El pe­yo­ra­ti­vo tér­mino “cin­cuen­tón” es­tá en fran­ca re­ti­ra­da. Los ac­tua­les “cin­cuen­te­ros” se mues­tran or­gu­llo­sos de su edad y, se­gún des­ta­can los so­ció­lo­gos, se acep­tan tal co­mo son. Con­ce­den ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia a la nu­tri­ción, a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, a via­jar... y, en de­fi­ni­ti­va, a dis­fru­tar mu­cho me­jor de sus mo­men­tos de es­par­ci­mien­to. Son mujeres y hom­bres vi­ta­les; con ga­nas de vi­vir y un cier­to hor­mi­gueo ju­ve­nil que les em­pu­ja a afron­tar ca­da día con igual ilu­sión que en la ju­ven­tud. Go­zar de bue­na sa­lud, y por en­de de­di­car re­cur­sos a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, es prio­ri­ta­rio en su es­ca­la de va­lo­res por lo que mues­tran gran cu­rio­si­dad an­te ali­men­tos, be­bi­das o ac­ti­vi­da­des que les ayu­den a vi­vir me­jor. Están muy re­cep­ti­vos a nue­vas ex­pe­rien­cias de ocio y re­cu­rren, ca­da vez más, a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra in­for­mar­se so­bre qué ha­cer o dón­de ir. En de­fi­ni­ti­va: tie­nen cla­ro el “car­pe diem”, desean un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, han ad­qui­ri­do con­cien­cia me­dioam­bien­tal y bus­can ob­te­ner equi­li­brio in­te­rior.

Bajo es­tas pre­mi­sas ca­da vez más es­ta­ble­ci­mien­tos ofre­cen ese “plus” dis­tin­ti­vo. Hay más res­tau­ran­tes en las que gas­tro­no­mía y sa­lud van de la mano, im­pul­san­do pro­pues­tas de me­nús en los que se in­tro­du­cen nue­vos ali­men­tos o, in­clu­so, su­per­ali­men­tos. Apa­re­cen lo­ca­les con con­cep­tos que fu­sio­nan cul­tu­ras y se crean nue­vos mo­men­tos de con­su­mo. Mien­tras, en pa­ra­le­lo, triun­fan ho­te­les “so­lo pa­ra adul­tos”; una ten­den­cia que ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te en los úl­ti­mos 10 años a ni­vel mun­dial, lle­van­do a Es­pa­ña a ser uno de los paí­ses con ma­yor ofer­ta, ocu­pan­do ya la ter­ce­ra po­si­ción de es­te seg­men­to, so­lo por de­trás de Ja­pón y Bra­sil. To­das es­tas co­rrien­tes están di­na­mi­zan­do tan­to a la hos­te­le­ría co­mo sus sec­to­res afi­nes de equi­pa­mien­to y Food Service & Be­ve­ra­ge.

Ca­da cier­to tiem­po nue­vos gru­pos de usua­rios rom­pen las re­glas an­te­rior­men­te co­no­ci­das y obli­gan a los ne­go­cios a rein­ven­tar­se. Y pa­ra afron­tar es­ta per­ma­nen­te trans­for­ma­ción no exis­ten fór­mu­las má­gi­cas. Lo prin­ci­pal si­gue sien­do lo más bá­si­co: es­cu­char con aten­ción a los nue­vos ac­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.