“EL PO­DER DEL MAR­KE­TING GAS­TRO­NÓ­MI­CO”

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - MESA RESERVADA - Por Pa­lo­ma Buj, Di­rec­to­ra de Mar­ke­ting y Co­mu­ni­ca­ción de Com­pa­ñía del Tró­pi­co

En pleno si­glo XXI, en una era do­mi­na­da por las mar­cas, la tec­no­lo­gía y una di­ver­si­dad ca­si in­fi­ni­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios al al­can­ce de los con­su­mi­do­res, ha­cer­se un hue­co en el mer­ca­do no re­sul­ta na­da fá­cil. Te­ner un pro­duc­to fan­tás­ti­co, una idea ex­tra­or­di­na­ria o un con­cep­to ori­gi­nal e in­no­va­dor, van a ayu­dar­te en el ca­mino, pe­ro si no sa­bes ven­der­lo, es­tás fue­ra.

Las em­pre­sas de todos los sec­to­res son a es­tas al­tu­ras ple­na­men­te cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de una bue­na es­tra­te­gia de mar­ke­ting co­mo uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les den­tro de su plan de ne­go­cio, y en el ca­so de la Res­tau­ra­ción y la Gas­tro­no­mía es­ta ne­ce­si­dad se ha­ce es­pe­cial­men­te evi­den­te. Ya no va­le úni­ca­men­te cui­dar los pre­cios, pres­tar aten­ción a las pro­mo­cio­nes o las ac­cio­nes en el pun­to de ven­ta, tus clien­tes po­ten­cia­les pue­den es­tar en cual­quier la­do y tú de­bes es­tar pre­sen­te allá don­de ellos es­tén. Es­to quie­re de­cir que tu es­tra­te­gia de­be ser am­plia y abar­car todos los ám­bi­tos, la par­te off li­ne y, aho­ra más que nun­ca, la par­te on­li­ne o di­gi­tal. Aun­que los tiem­pos cam­bien y con ellos la ma­ne­ra de ha­cer las co­sas lo cier­to es que el clien­te si­gue sien­do, o al me­nos de­be­ría ser, el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal del ne­go­cio. El clien­te, co­mo el res­to de las co­sas, tam­bién ha cam­bia­do, aho­ra tie­ne más op­cio­nes, más opor­tu­ni­da­des de ele­gir, más in­for­ma­ción y es­tí­mu­los y, so­bre to­do, se ha he­cho más exi­gen­te. Se ha vuel­to im­pres­cin­di­ble ofre­cer al­go más que un pro­duc­to, aho­ra ha­bla­mos de ex­pe­rien­cias, de un va­lor aña­di­do que te di­fe­ren­cia del res­to, que te ha­ce úni­co y que lle­va al con­su­mi­dor a ele­gir­te fren­te al res­to. Es­te con­cep­to di­fe­ren­cia­dor se­rá la co­lum­na ver­te­bral de tu es­tra­te­gia de mar­ke­ting y to­do lo que ha­gas de­be ir en con­so­nan­cia con él.

Fi­de­li­zar al clien­te es otro de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de to­das las mar­cas y una gran par­te del es­fuer­zo de tu es­tra­te­gia de mar­ke­ting de­be ir di­ri­gi­da ha­cia su con­se­cu­ción. De­bes ha­cer que el clien­te se sien­ta es­pe­cial, es­cu­char­lo y cui­dar­lo; él va a ser ade­más uno de tus pres­crip­to­res prin­ci­pa­les, y si siem­pre ha si­do im­por­tan­te su opi­nión, en un mun­do di­gi­tal don­de to­do el mun­do pue­de col­gar en la red su va­lo­ra­ción so­bre un ser­vi­cio u otro, lo es aún más. Sé trans­pa­ren­te, ama­ble y res­pon­de a las du­das, su­ge­ren­cias y co­men­ta­rios tan­to po­si­ti­vos co­mo ne­ga­ti­vos de tus clien­tes. Pa­ra­le­la­men­te a to­do es­to, la ima­gen es otra de las gran­des pro­ta­go­nis­tas ac­tua­les del mer­ca­do y de la so­cie­dad en ge­ne­ral, aho­ra to­do es vi­sual y por lo tan­to, tú, tu mar­ca y tu ne­go­cio, tam­bién de­béis ser­lo. Re­sul­ta fun­da­men­tal cui­dar la es­té­ti­ca y man­te­ner un es­ti­lo – guia­do prin­ci­pal­men­te por tu va­lor di­fe­ren­cia­dor – en todos los as­pec­tos de tu ne­go­cio, des­de el uni­for­me de los ca­ma­re­ros, la de­co­ra­ción del lo­cal o el di­se­ño de tu car­ta, has­ta la web y las re­des so­cia­les. Es­pe­cial­men­te en es­tos úl­ti­mos casos, re­la­ti­vos a tu ima­gen on­li­ne y sien­do es­tos ca­na­les una de las prin­ci­pa­les vías ac­tua­les de co­mu­ni­ca­ción con tus clien­tes, de­be­rás ser es­pe­cial­men­te cui­da­do­so con el con­te­ni­do que com­par­tes, tra­ba­jan­do siem­pre en la ca­li­dad del mis­mo, (fo­tos en al­ta de­fi­ni­ción, con un mis­mo fil­tro y es­ti­lo, tex­tos bien ela­bo­ra­dos, etc…), es­cu­chan­do, in­for­man­do e in­ter­ac­tuan­do ac­ti­va­men­te con tus se­gui­do­res. Es im­por­tan­te y to­tal­men­te im­pres­cin­di­ble in­ver­tir tam­bién en la for­ma­ción de tu equi­po. De­ben co­no­cer a la per­fec­ción la es­tra­te­gia de mar­ke­ting de la mar­ca y sa­ber po­ner­la en prác­ti­ca. De es­ta for­ma, un camarero pue­de te­ner la ca­pa­ci­dad de con­se­guir que el clien­te es­co­ja un de­ter­mi­na­do pla­to o se ani­me a pe­dir un pos­tre que no te­nía pen­sa­do con­su­mir si sa­be ven­der­lo de for­ma atrac­ti­va.

Todos es­tos as­pec­tos, por in­creí­ble que pa­rez­ca, in­ter­vie­nen en gran me­di­da en el éxi­to o fra­ca­so de tus lo­ca­les y son as­pec­tos fun­da­men­ta­les a te­ner en cuen­ta en tu es­tra­te­gia de mar­ke­ting. Así, por ejem­plo, a tra­vés del di­se­ño de nues­tra car­ta po­de­mos in­du­cir al con­su­mi­dor a que eli­ja el pro­duc­to que más nos in­tere­sa en lu­gar de otro.

En de­fi­ni­ti­va, aun­que no se tra­ta de una ta­rea fá­cil y por sí so­lo no lle­va­rá tu lo­cal al éxi­to, el mar­ke­ting gas­tro­nó­mi­co es una pie­za cla­ve pa­ra todos los res­tau­ran­tes, que no de­ja de evo­lu­cio­nar y adap­tar­se a los tiem­pos ac­tua­les y que sin lu­gar a du­das, fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.