Ho­tel La Vella Far­ga / Ex­clu­si­vi­dad en ple­na na­tu­ra­le­za

Ro­dea­da de pra­dos y bos­ques, una an­ti­gua ma­sía del si­glo XI res­tau­ra­da y de­co­ra­da por los pro­pie­ta­rios al­ber­ga es­te aco­ge­dor y ex­clu­si­vo ho­tel de 13 ha­bi­ta­cio­nes, un oa­sis de paz don­de el si­len­cio, la cal­ma y el con­fort con­vier­ten la es­tan­cia en una ex­per

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - SUMARIO -

Ubi­ca­do en el Pre-Pi­ri­neo ca­ta­lán, el Ho­tel La Vella Far­ga es un aco­ge­dor y ex­clu­si­vo ho­tel de lu­jo fru­to de la cui­da­do­sa reha­bi­li­ta­ción de una ma­sía tí­pi­ca ca­ta­la­na del si­glo XI ubi­ca­da en la co­mar­ca del Sol­so­nés, en me­dio de un pa­ra­je na­tu­ral es­pec­ta­cu­lar.

El ho­tel se en­cuen­tra en Lla­durs, un pue­ble­ci­to de la pro­vin­cia de Lérida de po­co más de 200 ha­bi­tan­tes si­tua­do a tan so­lo una ho­ra y me­dia de Bar­ce­lo­na, en la co­no­ci­da co­mo co­mar­ca de las mil ma­sías. Em­pla­za­da en una gran ex­pla­na­da con vis­tas a los cuatro vien­tos, La Vella Far­ga des­ta­ca co­mo una de las me­jo­res mues­tras de la ma­sía tra­di­cio­nal ca­ta­la­na.

Tras una cui­da­do­sa re­cons­truc­ción que cul­mi­nó en 2015, la an­ti­gua edi­fi­ca­ción de 1036, los es­ta­blos y la bo­de­ga han da­do pa­so a un ho­tel con en­can­to que con­ser­va los ele­men­tos y es­truc­tu­ras ori­gi­na­les, co­mo la ar­qui­tec­tu­ra de pie­dra, los con­tra­fuer­tes que apo­yan los grue­sos mu­ros y los sue­los de ma­de­ra.

De es­ti­lo so­fis­ti­ca­do y con­tem­po­rá­neo, el pro­yec­to de in­terio­ris­mo es obra del ma­tri­mo­nio pro­pie­ta­rio -Mar­tí An­grill y Gem­ma Ri­be­ra-, que ha de­co­ra­do con su­mo es­me­ro y cui­da­do to­das las es­tan­cias y es­pa­cios co­mu­nes del ho­tel a par­tir de mue­bles res­tau­ra­dos y pie­zas de an­ti­cua­rio. Des­ta­can un an­ti­guo ar­ma­rio de 1784, una ba­ñe­ra de már­mol de 1900 o un re­ta­blo ba­rro­co que pre­si­de la ca­ma en una de las ha­bi­ta­cio­nes. Las ha­bi­ta­cio­nes son to­das muy lu­mi­no­sas, có­mo­das, tran­qui­las y con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas a la na­tu­ra­le­za. De entre 23 y 38 m2, al­gu­nas tie­nen te­rra­za, por­che o in­clu­so jar­dín pri­va­do y están do­ta­das con to­das las co­mo­di­da­des de un ho­tel de lu­jo. Lle­van ca­da una el nom­bre de los an­ti­guos mo­ra­do­res de la ma­sía, ha­bi­ta­da tra­di­cio­nal­men­te por el ma­tri­mo­nio, los hi­jos y al­gún otro fa­mi­liar, alle­ga­do o tra­ba­ja­dor de la fin­ca co­mo po­dían ser la tía, el cu­ra, el obis­po, la pro­fe­so­ra o el mo­zo que ayu­da­ba en los tra­ba­jos de la ca­sa. Ca­da una es­tá de­co­ra­da y amue­bla­da de ma­ne­ra di­fe­ren­te y es el re­sul­ta­do de una per­fec­ta ar­mo­nía entre una ar­qui­tec­tu­ra me­die­val, sue­los de ma­de­ra y am­plios ba­ños. El in­te­rior que se res­pi­ra es, en de­fi­ni­ti­va, un ai­re con mu­cha per­so­na­li­dad, don­de la ca­li­dez y la so­fis­ti­ca­ción son pal­pa­bles en todos los de­ta­lles, adap­ta­dos al con­fort de un ho­tel de lu­jo. Por su par­te, el ex­te­rior de La Vella Far­ga se dis­tin­gue por sus ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos pro­pios de an­ta­ño, así co­mo los con­tra­fuer­tes que apo­yan los grue­sos mu­ros ori­gi­na­les de ma­sía del año 1036. Con vis­tas al in­men­so ver­de que ro­dea la fin­ca, se en­cuen­tra la pis­ci­na des­bor­dan­te cli­ma­ti­za­da; el jar­dín es un oa­sis de paz y be­lle­za don­de ár­bo­les agua, luz, ma­de­ra, pie­dra y hie­rro se com­bi­nan en per­fec­to equi­li­brio pa­ra crear es­te es­pa­cio úni­co, un lu­gar ro­dea­do de cam­pos y bos­ques mi­le­na­rios, don­de la his­to­ria y el di­se­ño ca­mi­nan de la mano.

En cuan­to al res­tau­ran­te de La Vella Far­ga, es un es­pa­cio muy sin­gu­lar que jue­ga con una atre­vi­da y ar­mó­ni­ca com­bi­na­ción de to­na­li­da­des don­de la luz na­tu­ral to­ma pro­ta­go­nis­mo du­ran­te el día y por la no­che se crea un am­bien­te cá­li­do muy cui­da­do.

Sus fo­go­nes pro­po­nen una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca ba­sa­da en una co­ci­na de au­tor, atre­vi­da y con pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad e in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. Entre se­ma­na, hay dis­po­ni­ble un me­nú de mer­ca­do, y los vier­nes por la no­che y los fi­nes de se­ma­na, la pro­pues­ta es una car­ta de au­tor o los dos iti­ne­ra­rios que el chef re­co­mien­da ba­sán­do­se en los pla­tos de la car­ta. Pa­ra los foo­dies que quie­ran de­gus­tar dis­tin­tas crea­cio­nes, la op­ción más acer­ta­da es es­co­ger el iti­ne­ra­rio gas­tro­nó­mi­co, que se com­po­ne de un ape­ri­ti­vo y nue­ve pla­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.