8 LO QUE CO­ME­MOS

Integral Extra - - SUMARIO -

La co­mi­da es el com­bus­ti­ble que nos ha­ce fun­cio­nar, que nos da ener­gía, que cons­tru­ye el cuer­po y lo re­pa­ra. Co­mer es una ne­ce­si­dad pe­ro es tam­bién una fuen­te de pla­cer y for­ma par­te de nues­tra ac­ti­vi­dad so­cial. Mien­tras en mu­chas par­tes del mun­do la gen­te lu­cha por so­bre­vi­vir, en los paí­ses ri­cos los de­lei­tes cu­li­na­rios, la ru­ti­na do­més­ti­ca y otros fac­to­res so­cia­les han se­pa­ra­do nues­tros há­bi­tos ali­men­ta­rios de nues­tras ne­ce­si­da­des nu­tri­ti­vas reales. La pa­la­bra «ham­bre», el es­tí­mu­lo na­tu­ral pa­ra co­mer, ha si­do re­em­pla­za­da por la pa­la­bra «ape­ti­to» y por la cos­tum­bre. La co­mi­da, le­jos de au­men­tar nues­tra sa­lud, es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de cier­tas do­len­cias muy ex­ten­di­das, so­bre to­do en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, obe­si­dad, cán­cer y des­ór­de­nes di­ges­ti­vos –las lla­ma­das «en­fer­me­da­des de la ci­vi­li­za­ción». Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, in­ves­ti­ga­do­res y mé­di­cos han re­co­men­da­do al­gu­nos cam­bios die­té­ti­cos, y aho­ra son ya real­men­te mu­chas más las per­so­nas que si­guen es­tos con­se­jos. Pe­ro to­da­vía una gran ma­yo­ría no lo ha­ce has­ta que su­fren un pro­ble­ma se­rio en su sa­lud.

La si­tua­ción es cruel­men­te iró­ni­ca, pues­to que, a di­fe­ren­cia de lo que les ocu­rre a mi­llo­nes de per­so­nas en los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos, en Oc­ci­den­te exis­te co­mi­da sa­na en abun­dan­cia pa­ra to­dos. La die­ta, den­tro de to­dos los fac­to­res que de­ter­mi­nan una bue­na sa­lud, de­be­ría ser uno de los más fá­ci­les de con­tro­lar. Sin em­bar­go, a ve­ces… ¡cuán­to nos cues­ta!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.