ALI­MEN­TOS CON PRO­PIE­DA­DES IN­TAC­TAS

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

La ali­men­ta­ción cru­dí­vo­ra con­sis­te en la prác­ti­ca de con­su­mir ali­men­tos sin co­ci­nar, no pro­ce­sa­dos y a me­nu­do or­gá­ni­cos en un por­cen­ta­je bas­tan­te al­to (60-100%) de la die­ta.

Cuan­do ha­bla­mos de ali­men­tos cru­dos nos re­fe­ri­mos a to­dos aque­llos que se pue­den co­mer cru­dos y que, en reali­dad, son la ma­yo­ría: fru­tas, se­mi­llas de gi­ra­sol, sé­sa­mo; fru­tos se­cos co­mo las nue­ces; raí­ces co­mo las za­naho­rias y re­mo­la­chas; ve­ge­ta­les co­mo el re­po­llo, co­li­flor; bro­tes y en­sa­la­das de ho­jas, ta­llos, flo­res de za­pa­llo, etc.

Es­tos ali­men­tos que no han su­fri­do mo­di­fi­ca­cio­nes por la tem­pe­ra­tu­ra ejer­cen efec­tos muy be­né­fi­cos so­bre el or­ga­nis­mo hu­mano ya que man­tie­nen in­tac­tas sus pro­pie­da­des fí­si­co-quí­mi­cas y nu­tri­cio­na­les y son fuen­te de ele­men­tos esen­cia­les pa­ra el man­te­ni­mien­to de la sa­lud.

Be­ne­fi­cios Es bue­na pa­ra los pro­ble­mas di­ges­ti­vos, ca­ta­rros, des­ór­de­nes cu­tá­neos y otras do­len­cias. Pe­ro hay per­so­nas de di­ges­tión de­li­ca­da, o que no es­tán acos­tum­bra­das a la co­mi­da cru­da, que po­drían no to­le­rar­la bien. Al­gu­nos mé­di­cos na­tu­ris­tas re­co­mien­dan, se­gún los ca­sos, ha­cer dos co­mi­das cru­das y una co­ci­da, o dos co­mi­das co­ci­das y una cru­da.

En ca­da co­mi­da de­bes to­mar úni­ca­men­te ver­du­ras y fru­ta sin co­ci­nar. Se­lec­cio­na una can­ti­dad ra­zo­na­ble pa­ra sa­ciar tu ape­ti­to de fru­tas y ver­du­ras del tiem­po. Con­di­men­ta la en­sa­la­da con fru­tos se­cos, se­mi­llas, yogur ca­se­ro y un po­co de acei­te ve­ge­tal.

Be­be só­lo zu­mos de fru­ta ca­se­ros, in­fu­sio­nes o agua mi­ne­ral. Pue­des se­guir la die­ta de uno a sie­te días, o más, con la su­per­vi­sión de un pro­fe­sio­nal.

Un se­gui­mien­to es­tric­to de es­tas die­tas pro­vo­ca a ve­ces do­lo­res de ca­be­za o mo­vi­mien­tos de vien­tre.

Es­tos sín­to­mas son se­ña­les de que el cuer­po es­tá em­pe­zan­do a eli­mi­nar im­pu­re­zas. Nor­mal­men­te, los sín­to­mas irán se­gui­dos de una re­no­va­da sen­sa­ción de bie­nes­tar. Si es­tos sín­to­mas de cri­sis de cu­ra­ción re­apa­re­cen unas se­ma­nas más tar­de, vuel­ve a se­guir la die­ta cu­ra­ti­va du­ran­te unos días y des­apa­re­ce­rán pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.