YIN Y YANG

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

El tér­mino ‘ma­cro­bió­ti­ca Ma­kro­bios, unión en­tre ma­kros: gran­de, ex­ten­so, y bio­sis: vi­da) nos ha­bla del arte de la lon­ge­vi­dad y la vi­da sa­na que en épo­cas y re­gio­nes di­fe­ren­tes las per­so­nas han prac­ti­ca­do ba­sán­do­se en una re­la­ción equi­li­bra­da con el or­den de la na­tu­ra­le­za.

La ma­cro­bió­ti­ca es mu­cho más que una die­ta pa­ra vi­vir con me­jor sa­lud: es una fi­lo­so­fía de vi­da cu­yos acen­tos orien­ta­les (tan­to del taoís­mo chino co­mo de la cul­tu­ra tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa) se nos ofre­cen co­mo un ca­mino ex­ce­len­te pa­ra lo­grar el equi­li­brio fí­si­co, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual.

Hoy co­no­ce­mos la ma­cro­bió­ti­ca co­mo un sis­te­ma que per­mi­te re­sol­ver un buen nú­me­ro de tras­tor­nos me­dian­te la nu­tri­ción, si bien exis­ten mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do que la adop­tan sin pa­de­cer nin­gu­na do­len­cia, sim­ple­men­te co­mo una bue­na op­ción pa­ra ali­men­tar­se de ma­ne­ra más equi­li­bra­da y dis­fru­tar de una bue­na sa­lud y lar­ga vi­da.

Yin y yang A prin­ci­pios del si­glo XX, Geor­ges Oh­sa­wa dio for­ma en Ja­pón a la ma­cro­bió­ti­ca mo­der­na. Des­pués de am­plios es­tu­dios y aná­li­sis de las re­la­cio­nes que hay en­tre am­bien­te, ali­men­ta­ción y sa­lud, ela­bo­ró una fi­lo­so­fía de vi­da en la que la ali­men­ta­ción ocu­pa un lu­gar esen­cial. Oh­sa­wa in­te­gra­ría me­di­ci­na tra­di­cio­nal, fi­lo­so­fías orien­ta­les y me­di­ci­na oc­ci­den­tal, y ba­só su pro­pues­ta en el prin­ci­pio de “yin” y “yang”, un con­cep­to cos­mo­ló­gi­co tra­di­cio­nal que ha­bía apa­re­ci­do en Chi­na si­glos an­tes.

Apli­ca­do a los cam­pos más variados, el prin­ci­pio de yin y yang, las dos fuer­zas com­ple­men­ta­rias y opues­tas so­bre cu­yo mo­vi­mien­to se ri­ge el uni­ver­so, se di­fun­dió por to­do el Ex­tre­mo Orien­te, in­flu­yen­do tam­bién en la me­di­ci­na y en la ali­men­ta­ción tra­di­cio­na­les ja­po­ne­sas.

En la Na­tu­ra­le­za y el Uni­ver­so Yang es la con­cen­tra­ción de la ener­gía, la ten­den­cia al di­na­mis­mo, a la ac­ti­vi­dad, a lo po­si­ti­vo; fí­si­ca­men­te se ma­ni­fies­ta con la te­na­ci­dad, la fir­me­za, la du­re­za, la con­cen­tra­ción ac­ti­va, el ca­lor, el co­lor ro­joa­ma­ri­llo.

Yin es el va­cío de ener­gía, la ten­den­cia a la iner­cia, a la pa­si­vi­dad, a lo ne­ga­ti­vo; fí­si­ca­men­te se ma­ni­fies­ta con la in­con­sis­ten­cia, la di­la­ta­ción pa­si­va, el frío, el co­lor azul-ver­de.

Lo que co­me­mos Co­mo par­te de la Na­tu­ra­le­za y del Uni­ver­so, los se­res hu­ma­nos so­mos in­se­pa­ra­bles del en­torno, y la ali­men­ta­ción es el in­ter­me­dia­rio más im­por­tan­te. Lo que co­me­mos mo­di­fi­ca la ca­li­dad de nues­tra san­gre, de nues­tro cuer­po y de la men­te, y es eli­gien­do y pre­pa­ran­do cons­cien­te­men­te nues­tros ali­men­tos co­ti­dia­nos que nos adap­ta­re­mos y ar­mo­ni­za­re­mos con el am­bien­te que nos ro­dea. Tan­to Oh­sa­wa, co­mo Mi­chio Kus­hi –otro gran pio­ne­ro de la ma­cro­bió­ti­ca tal co­mo hoy la co­no­ce­mos– y mu­chos otros, pro­cu­ran en­se­ñar un mo­do co­rrec­to de ele­gir y pre­pa­rar los ali­men­tos si­guien­do le­yes de la Na­tu­ra­le­za, co­mo la de las fuer­zas de yin y yang, pa­ra per­mi­tir a ca­da per­so­na me­jo­rar la ca­li­dad de la pro­pia vi­da.

Ali­men­ta­ción ma­cro­bió­ti­ca: ¡fle­xi­bi­li­dad! La ma­cro­bió­ti­ca pro­po­ne que to­dos po­da­mos dis­fru­tar de una vi­da lar­ga y ple­na, vi­tal, rea­li­za­da… con un ti­po de ali­men­ta­ción que per­mi­te es­ta­ble­cer un equi­li­brio ar­mó­ni­co en­tre nues­tro am­bien­te in­terno, la san­gre, y el am­bien­te ex­te­rior.

La co­ci­na ma­cro­bió­ti­ca se ri­ge so­bre una se­rie de re­glas die­té­ti­cas a las cua­les po­de­mos ajus­tar­nos con cier­ta fle­xi­bi­li­dad, co­mo re­sul­ta­do de una bús­que­da con­ti­nua y per­so­nal, in­di­vi­dua­li­za­da, del pro­pio bie­nes­tar y equi­li­brio.

Exis­ten una se­rie de prin­ci­pios, pe­ro no exis­te una re­gla vá­li­da pa­ra to­do el mun­do. Se tra­ta de cri­te­rios ge­ne­ra­les que ca­da uno adap­ta­rá a sus pro­pias cir­cuns­tan­cias. La idea de la cual na­ce la die­ta ma­cro­bió­ti­ca es sim­ple y se ba­sa en el prin­ci­pio del equi­li­brio y de la ar­mo­nía: nues­tras ne­ce­si­da­des ali­men­ti­cias es­tán de­ter­mi­na­das por la si­tua­ción geo­grá­fi­ca y cli­má­ti­ca, por el ti­po de ac­ti­vi­dad de­sa­rro­lla­da y por nues­tra cons­ti­tu­ción.

Sa­ber co­ci­nar te­nien­do en cuen­ta es­tos fac­to­res (y no las con­sa­bi­das y ge­né­ri­cas ta­blas ca­ló­ri­cas y ali­men­ta­rias) nos lle­va a ser pro­ta­go­nis­tas a la ho­ra de ges­tio­nar la pro­pia sa­lud: es la nu­tri­ción que po­ne en mar­cha nues­tras ac­ti­vi­da­des vi­ta­les y que, usa­da con ne­gli­gen­cia y des­me­su­ra­da­men­te, pue­de tam­bién apa­gar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.