PA­LIAR DÉ­FI­CITS DE NU­TRIEN­TES

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les son esen­cia­les pa­ra la vi­da, jun­to con el agua, los car­bohi­dra­tos, las pro­teí­nas y las gra­sas. Por es­te mo­ti­vo se les con­si­de­ra nu­trien­tes. Sin em­bar­go, co­mo se pre­ci­san en can­ti­da­des re­la­ti­va­men­te pe­que­ñas en com­pa­ra­ción con los cua­tro nu­trien­tes bá­si­cos, a me­nu­do se les co­no­ce co­mo mi­cro­nu­trien­tes.

Aun­que las can­ti­da­des son se­gu­ras (no cau­san to­xi­ci­dad), de­ben adap­tar­se a la es­ta­tu­ra y al pe­so de ca­da per­so­na. Quie­nes ne­ce­si­tan más nu­trien­tes de lo nor­mal son las per­so­nas ac­ti­vas y que ha­cen ejer­ci­cio, las que es­tán so­me­ti­das a mu­cho es­trés, las que es­tán a die­ta, las que es­tán en­fer­mas men­tal o fí­si­ca­men­te, las mu­je­res que to­man an­ti­con­cep­ti­vos ora­les, las per­so­nas que to­man me­di­ca­men­tos, las que es­tán re­cu­pe­rán­do­se de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, las que fu­man y las que con­su­men be­bi­das al­cohó­li­cas.

Ade­más de una die­ta ade­cua­da, exis­ten dos co­sas fun­da­men­ta­les pa­ra pre­ve­nir las en­fer­me­da­des: ha­cer ejer­ci­cio y te­ner una ac­ti­tud men­tal po­si­ti­va. Si us­ted si­gue una die­ta equi­li­bra­da, ha­ce ejer­ci­cio y tie­ne una ac­ti­tud men­tal po­si­ti­va, se sen­ti­rá bien y ten­drá más ener­gía: al­go que to­dos nos me­re­ce­mos.

Dis­po­ni­bi­li­dad El ob­je­ti­vo de los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios, tam­bién lla­ma­dos su­ple­men­tos die­té­ti­cos o nu­tri­cio­na­les, es apor­tar los nu­trien­tes que pue­den no ser con­su­mi­dos en can­ti­da­des su­fi­cien­tes. Los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios pue­den ser vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, aminoácidos, áci­dos gra­sos y otras sus­tan­cias que se pre­sen­tan en for­ma de píl­do­ras, com­pri­mi­dos, cáp­su­las, lí­qui­dos, etc. Los su­ple­men­tos es­tán dis­po­ni­bles en di­ver­sas do­sis y com­bi­na­cio­nes di­fe­ren­tes. Sin em­bar­go, só­lo se ne­ce­si­ta una cier­ta can­ti­dad de ca­da nu­trien­te pa­ra que nues­tro cuer­po fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te, por lo que can­ti­da­des más ele­va­das no tie­nen por qué ser ne­ce­sa­ria­men­te me­jo­res.

Nu­trien­tes y do­sis pa­ra man­te­ner una bue­na sa­lud An­tes de to­mar su­ple­men­tos con­sul­te con su mé­di­co o con un pro­fe­sio­nal de la sa­lud. Las do­sis re­co­men­da­das son pa­ra adul­tos y ni­ños que pe­sen más de 45 ki­los. Las can­ti­da­des pa­ra los ni­ños de­ben ade­cuar­se a su edad y a su pe­so. La do­sis pa­ra un ni­ño que pe­se en­tre 30 y 45 ki­los de­be equi­va­ler a tres cuar­tas par­tes de la do­sis de un adul­to; la de un ni­ño que pe­se me­nos de 30 ki­los (y que ten­ga más de seis años) de­be ser la mi­tad de la de un adul­to. A los me­no­res de seis años se les de­ben suministrar fór­mu­las nu­tri­ti­vas es­pe­cia­les pa­ra ni­ños pe­que­ños. Siem­pre se de­ben se­guir las ins­truc­cio­nes de la eti­que­ta re­la­ti­vas a las do­sis.

Si­ner­gia y de­fi­cien­cia Se­gún da­tos de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, la die­ta ha­bi­tual de al me­nos el 40% de su po­bla­ción só­lo con­tie­ne un 60% de las CDR de diez nu­trien­tes se­lec­cio­na­dos. Es­to quie­re de­cir que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la po­bla­ción (y la ci­fra pue­de ser in­clu­so ma­yor) pre­sen­ta de­fi­cien­cias de por lo me­nos un nu­trien­te im­por­tan­te.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por Food Tech­no­logy re­ve­ló que de las 37.000 per­so­nas en­cues­ta­das, la mi­tad pre­sen­ta­ba de­fi­cien­cias de vi­ta­mi­na B6 (pi­ri­do­xi­na), el 42% no con­su­mía su­fi­cien­te cal­cio, el 39% in­ge­ría can­ti­da­des in­su­fi­cien­tes de hie­rro, y en­tre el 25 y el 39% no ob­te­nía su­fi­cien­te vi­ta­mi­na C. Aná­li­sis adi­cio­na­les han re ve­la­do que las de­fi­cien­cias vi­ta­mí­ni­cas no afec­tan a to­do el or­ga­nis­mo, sino so­la­men­te a cé­lu­las es­pe­cí­fi­cas. Por ejem­plo, los fu­ma­do­res pue­den pre­sen- tar de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na C, pe­ro só­lo en los pul­mo­nes. Cuan­do se in­ten­ta co­rre­gir una de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­nas o de mi­ne­ra­les con­vie­ne sa­ber que los nu­trien­tes tra­ba­jan de ma­ne­ra si­nér­gi­ca. Es­to sig­ni­fi­ca que de­ter­mi­na­das vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les fun­cio­nan de ma­ne­ra con­jun­ta y ac­túan co­mo ca­ta­li­za­do­res por­que pro­mue­ven la ab­sor­ción y la asi­mi­la­ción de otras vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Pa­ra po­der su­pe­rar la de­fi­cien­cia de una vi­ta­mi­na o de un mi­ne­ral se re­quie­re la in­ter­ven­ción de otras vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les, y no, sen­ci­lla­men­te, in­ge­rir ma­yor can­ti­dad del nu­trien­te del cual hay dé­fi­cit. Por es­te mo­ti­vo, to­mar una vi­ta­mi­na o un mi­ne­ral de­ter­mi­na­do pue­de re­sul­tar in­efi­caz y has­ta pe­li­gro­so. Y, por es­ta ra­zón, siem­pre se de­be to­mar una fór­mu­la equi­li­bra­da de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, ade­más de los su­ple­men­tos in­di­vi­dua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.