ENER­GÍA VI­TAL

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

To­da­vía hoy, sal­vo con­ta­das per­so­nas, se ig­no­ra la fuer­za cu­ra­ti­va del sol. Y muy es­pe­cial­men­te la ig­no­ran los en­fer­mos, tan ne­ce­si­ta­dos de las ener­gías vi­ta­les inago­ta­bles que ema­nan de la luz so­lar. He­mos ais­la­do tan­to el cuer­po del la­do be­né­fi­co de los ra­yos so­la­res que nos pa­sea­mos por la vi­da con un cu­tis en­fer­mi­zo y des­co­lo­ri­do; es de­cir, el or­ga­nis­mo no re­ci­be las ener­gías del sol, in­dis­pen­sa­bles pa­ra vi­vir con sa­lud.

En otras pa­la­bras, ol­vi­da­mos que a la luz so­lar evo­lu­cio­na­ron nues­tros an­te­pa­sa­dos y así han vi­vi­do, has­ta ha­ce unos 3.000 años, la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes de la Tie­rra y, has­ta fe­chas cer­ca­nas, los úl­ti­mos pue­blos pri­mi­ti­vos.

Có­mo ha­cer la cu­ra so­lar La cu­ra so­lar se prac­ti­ca ex­po­nien­do el cuer­po des­nu­do o se­mi­des­nu­do a la luz del sol, to­dos los días que luz­ca en pri­ma­ve­ra, ve­rano, oto­ño y, en in­vierno, res­guar­dan­do del vien­to frío me­dian­te se­tos, pa­re­des, ca­jas de car­tón o ma­de­ra, et­cé­te­ra. En es­ta cu­ra de­ben per­se­ve­rar en el cur­so de to­do el año, sin in­te­rrup­ción, los en­fer­mos cró­ni­cos o con do­len­cias pa­ra las que los ba­ños de sol es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­dos.

Ba­ño de sol cu­bier­to con ho­jas ver­des El ba­ño de sol su­do­rí­fi­co es otro me­dio po­de­ro­so que in­tro­du­jo el gran hi­dro­te­ra­peu­ta Louis Kuh­ne. Se ha­ce cu­bier­tos con ho­jas ver­des y es muy efi­caz pa­ra di­sol­ver las ma­te­rias en­fer­mi­zas acu­mu­la­das por to­do el or­ga­nis­mo.

Ade­más de «la­var la san­gre» y lim­piar los te­ji­dos, es ideal pa­ra re­co­brar la fun­ción de la su­per­fi­cie cu­tá­nea. El ba­ño de sol su­do­rí­fi­co cu­bier­to con ho­jas ver­des pue­de ha­cer­se con ho­jas de col, o tam­bién de le­chu­ga, plá­tano, acel­ga y otras afi­nes, ex­cep­to con plan­tas tó­xi­cas o ve­ne­no­sas. Ele­gi­re­mos con pre­fe­ren­cia la col por­que es ase­qui­ble en el ve­rano y, so­bre to­do, por­que es real­men­te muy efi­caz pa­ra mu­chas afec­cio­nes ex­ter­nas.

Es­te ba­ño de sol su­do­rí­fi­co se lle­va a ca­bo cu­brien­do el cuer­po des­nu­do, sal­vo la ca­be­za, con ho­jas ver­des (so­bre to­do con las de la col, que ade­más de ser re­so­lu­ti­va con­tie­ne bas­tan­te agua). Al po­co ra­to de cu­brir­nos con las ho­jas, la piel co­mien­za a trans­pi­rar co­pio­sa­men­te y el or­ga­nis­mo se sien­te ali­via­do por­que se li­be­ra de los pro­duc­tos mor­bo­sos que en­su­cia­ban la san­gre y los te­ji­dos. Es un pro­ce­di­mien­to rá­pi­do e inofen­si­vo pa­ra atraer a los po­ros las sus­tan­cias ex­tra­ñas, cual­quie­ra que sea la do­len­cia que hu­bie­ran adop­ta­do.

El ba­ño de sol cu­bier­to con ho­jas de col u otras pa­re­ci­das úni­ca­men­te pue­de rea­li­zar­se con una tem­pe­ra­tu­ra tó­rri­da o ve­ra­nie­ga, es de­cir, siem­pre que el ca­lor per­mi­ta la su­da­ción aun­que es­té nu­bla­do; por lo general, se rea­li­za en­tre la se­gun­da quin­ce­na de ma­yo y la pri­me­ra de sep­tiem­bre en­tre las 11.00 y las 17.00 ho­ras.

En el cur­so de los ba­ños de sol su­do­rí­fi­cos cu­bier­tos con ho­jas ver­des, lo­ca­les o ge­ne­ra­les, la ca­be­za de­be es­tar siem­pre a la som­bra pro­te­gi­da con som­bre­ro o som­bri­lla. Igual­men­te, di­chos ba­ños se han de com­bi­nar con los ba­ños de sol par­cia­les o ge­ne­ra­les se­gún con­ven­gan en ca­da ca­so.

Es­te ba­ño se pue­de to­mar a dia­rio y du­ran­te una o dos ho­ras, pe­ro si se su­da pron­to es su­fi­cien­te con trein­ta o cua­ren­ta mi­nu­tos. Los ge­ne­ra­les se apli­can tres por se­ma­na y de­ben du­rar en­tre diez mi­nu­tos y una ho­ra. Con to­do, la du­ra­ción de­pen­de de có­mo aguan­te ca­da en­fer­mo el ba­ño; si se su­da rá­pi­da­men­te bas­ta con quin­ce o trein­ta mi­nu­tos. An­tes del ba­ño, con­vie­ne be­ber un va­so gran­de de agua, un zu­mo de fru­tas o una ti­sa­na su­do­rí­fi­ca pa­ra fa­vo­re­cer el su­dor y al ter­mi­nar hay que du­char­se o la­var­se la piel con agua fres­ca (nun­ca he­la­da). Es­tos ba­ños se to­le­ran mu­cho me­jor que los ba­ños de va­por general, pe­ro tam­po­co se de­be abu­sar de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.